• Inicio Sugerir Modificar

Cómo ser John Malkovich


Cartel de Cómo ser John Malkovich

La vida de Craig Scwartz (John Cisack) está llegando al final de un ciclo. Craig es un marionetista callejero con un gran talento, pero él tiene la impresión de que su vida carece de sentido. Nueva York ha cambiado mucho, y la gente no le presta mucha atención. Lleva diez años casado con Lotte (Cameron Diaz), que trabaja en una tienda de animales y está obsesionada con su trabajo. Por las noches se trae el trabajo a casa y el matrimonio se ha instalado en la rutina. No tiene dinero, ya no sienten pasión... están atrapados.

Sin demasiadas perspectivas a la vista, Craig "dedos mágicos" encuentran un trabajo como administrativo en LesterCorp., una "pequeña" compañía situada en la planta 71/2 del edificio Mertin-Flemmer de Manhattan. Nada más empezar, conoce a la hermosa Maxine (Catherine Keener) que se converte en una obsesión para él. Para Craig, Maxine es un mero objeto en busca de cariño, una mujer que sólo desea ser amanda. Pero para Maxine, la relación con Craig es imposible.

Al verse rechazado, Craig se encierra en su despcho con sus archivos. En un momento de exasperación, cierra un archivador dando un golpe y una carpeta se desliza detrás. Al mover el archivador, descubre una pequeña puerta secreta. Craig la abre y descubre un pasillo secreto.

Con mucho cuidado, se desliza dentro, y de repente, un túnel húmedo y oscuro le aspira. Después, se produce un gran esplandor y Craig se da cuenta que ha descubierto un portal que da acceso a una experiencia única: ¡Ser John Malkovich!.

     Título original: Being John Malkovich
     Año: 1999
     Duración: 108 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Calificación: Mayores de 13 años

 
Nominaciones:
Oscar. Mejor director 2000
Oscar. Mejor actriz de reparto 2000
Oscar. Mejor guión original 2000

Comentario

Brillante y original argumento. Una delirante película cuyo guión roza el absurdo y que alcanzará altísimas cotas, sobre todo, al inicio del largometraje. Una vez descubierta y planteada la historia el interés decae, y es que el listón estaba puesto bien alto. Seguro que pocos se habrían prestado, como lo ha hecho John Malkovich, a ser el eje central de esta película.

CANAL COMPRAS