• Inicio Sugerir Modificar

No puedo perderte por algo tan tonto como el sexo


Cartel de No puedo perderte por algo tan tonto como el sexo

En el pueblo obrero de Pawtucket, Rhode Island, Timothy Dunphy (Shawn Hatosy) tiene un hogar roto, un perro de tres patas y una total atracción por los problemas. Sus amigos no tienen futuro, pero él está a punto de conseguir uno, le guste o no. Tras chocar contra un coche de la policía aparcado, su padre (Alec Baldwin) le envía a la escuela pre-universitaria - donde está fuera de lugar, en situación de inferioridad y sobretodo en clara minoría.

Sus compañeros y su novia de la escuela (Amy Smart) podían haber ido al instituto toda su vida, pero nada les había preparado para alguien como él.

     Título original: Outside Providence
     Año: 1998
     Duración: 92 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.

 

Comentario

Mucho antes de "Algo pasa con Mary" (There's Something About Mary), Peter Farrelly se encontraba escribiendo algo mucho más personal, íntimo y profundo - aunque al mismo tiempo terriblemente divertido. Su primera novela, "No puedo perderte por algo tan tonto como el sexo" (Outside Providence), se acabó mucho antes de que él y su hermano Bobby se convirtieran en el equipo de cineastas de comedia más de moda en Hollywood. La historia, extraída de sus propias experiencias personales al crecer en Rhode Island en los 70, mezcla una sincera historia sobre la familia y los amigos con elementos absurdamente divertidos marca de fábrica de los hermanos Farrelly, como pueden ser perros lisiados, la loca persecución a las mujeres, extrañas funciones corporales y actos sexuales que acaban fracasando.

Años más tarde, Michael Corrente, amigo de su natal Rhode Island, le propuso convertir la novela en un guión. En ese momento, Corrente era un novato autor teatral y los Farrelly estaban trabajando en un guión llamado "Dos tontos muy tontos", por lo que el proyecto tuvo que esperar, pero teniendo muy claro desde el principio que los tres participarían en el guión pero que Corrente sería el encargado de dirigir la película.

"Mucho de lo que pasa en la película es verdad - y dejamos de lado un montón de cosas que eran verdad pero que eran tan escandalosas que nadie las hubiera creído," comenta Corrente. Una de las historias increíbles pero verdaderas de la película es el momento catalítico en que la preocupada madre de Dunph quitó a disparos los adornos de Navidad del árbol.

La imagen provino de la propia infancia de Corrente. "Unas Navidades me regalaron uno de esos rifles "Rifleman". Mi madre se había criado en una granja y era una gran tiradora. También era un poco excéntrica, pero de una forma divertida. Empezó a enseñarme como cargar el arma y la siguiente cosa que vi fue como la tomaba con las bolas del árbol de Navidad. Entonces fue el turno de mi padre y estuvieron disparando hasta que no quedó ni una bombilla en el árbol. Nosotros estabamos allí sentados pensando que se habían vuelto locos. Recordando esto, se me ocurrió que se podría llevar este divertido momento a un nivel más peligroso y extraño. Se convirtió en una forma conmovedora de mostrar como la madre de Dunph está realmente fuera de control y lo profundo que esto le afecta."

Otra escena procedente de los recuerdos de Corrente es cuando el viejo Dunphy expresa un extraño momento de ternura al enseñar a su hijo a anudarse correctamente la pajarita. "Eso mismo pasó entre mi padre y yo." Admite Corrente. "Lo recordé y escribí la escena en unos veinte minutos."

Alec Baldwin comenta sobre la película: "Fue divertido conocer a gente que realmente estaba invirtiendo sus ahorros personales en la película. Muchas veces parecía que el dinero que utilizábamos para poder rodar al día siguiente procedía de alguno de los visitantes al rodaje. No era raro que acabara una escena y Corrente me llamara y me presentara a un cardiólogo o un vendedor de coches Subaro llamado Angelino o Nunzio y yo hablara con ellos y les contara cosas de la película. Después continuábamos el rodaje. Fue una experiencia maravillosa y muy divertida."

Una buena y nostálgica colección de los éxitos de los años 70 adorna la banda sonora de "No puedo perderte por algo tan tonto como el sexo", incluyendo clásicos del rock'n'roll como "Take It Easy" de los Eagles, "Won't Get Fooled Again" de los Who, "Band On the Run" de Paul McCartney y Wings y por supuesto el inmortal himno de la juventud "Free Bird" de Lynyrd Skynyrd.

CANAL COMPRAS