• Inicio Sugerir Modificar

Sexo, pudor y lágrimas


Cartel de Sexo, pudor y lágrimas

Carlos (Víctor Huggo Martín) y Ana (Susana Zabaleta) viven en un apartamento en el 7° piso de un edificio situado en el corazón de la Ciudad de México. Ana parece necesitar más cariño del que Carlos le da. De repente, Tomás (Demián Bichir), amigo de ambos, llega del extranjero después de varios años de ausencia.

Andrea (Cecilia Suárez) y Miguel (Jorge Salinas) viven en el edificio de enfrente, también en el 7° piso. Andrea está aburrida de la indiferencia y las múltiples aventuras de su marido, y ha desarrollado un singular talento para dramatizar e improvisar escenas de celos en público . Miguel, hastiado, la desprecia sin ninguna inhibición. En una fiesta se encuentran con María (Mónica Dionne), a quien Miguel invita a hospedarse en su casa.

La presencia de los huéspedes acelera lo que es inevitable entre las parejas de ambos apartamentos: infidelidad y sus consecuencias, separaciones y reconciliaciones promiscuidad y continencia, deseos y rechazos; pero sobre todo, la búsqueda desesperada del amor. Los hombres terminan en un piso y las mujeres en el otro Y desde ellos, se espían mutuamente.

     Título original: Sexo, pudor y lágrimas
     Año: 1999
     Duración: 106 min.
     Nacionalidad: México
     Género: Comedia.

 

Comentario

"Sexo, pudor y lágrimas" un gran éxito del cine mexicano del año, aplaudida por crítica y público (más de 9 millones de espectadores), es un proyecto de Antonio Serrano a partir de su propia obra de teatro, y obtuvo el Premio del Público en la XIV Muestra de Cine Mexicano en Guadalajara, manteniéndose en cartel un tiempo record.

Para su adaptación cinematográfica, sin embargo, se apostó por un reparto nuevo. "La decisión de realizar la película con otros actores obedece a dos razones: primero, aquellos dejaron de tener 30 años; y segundo, la historia vuelve a ser virgen, los personajes salen a la calle y son explorados bajo las miradas de unos actores, algunos ya famosos y otros por serlo en el cine que le proporcionan una perspectiva diferente", dice Serrano.

A diferencia de la obra de teatro, los escenarios naturales cobran un importancia vital en la historia. "La Ciudad de México se vuelve un lugar fantástico, en donde lo mismo puedes ver un par de departamentos de dos millones de dólares, que bajo de ellos un tianguis en el que se venden chicharrones, y metros más allá a unos voladores de Papantla. Estos contrastes visten mucho a la película y hacen que los personajes luzcan de una manera distinta al teatro", dice Xavier Grobet, el director de fotografía.

CANAL COMPRAS