• Inicio Sugerir Modificar

Báilame el agua


Cartel de Báilame el agua

David y Carlos, son dos veinteañeros cansados de convencionalismos deciden vivir en la calle por propia iniciativa, buscándose la vida día a día. Durante una de sus poco inspiradas improvisaciones musicales en el metro, David descubre a una chica quien, poco a poco, se irá convirtiendo en una obsesión para él...María. También ella odia su trabajo y su vida vulgar, quiere escapar y pronto se lanzará a la calle con David.

A partir de ese momento la vida les arrastra, les engulle y las situaciones se van complicando cada vez más como un torbellino que les conducirá sin remedio al abismo, o quizá no. Quedarán compañeros en el camino, otros lograrán escapar. Pero suceda lo que suceda, Davis nunca abandonará a María.

     Título original: Báilame el agua
     Año: 2000
     Duración: 104 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.

 

Comentario

Para el guionista de la película, Daniel Valdés, " "Báilame el agua" es David, el artista adolescente que se deja el alma en cada palabra que escribe en su cuaderno, pero también David, el camello en ciernes, David, el que vive con la ironía cosida a la boca y el que llora por dentro en cada mirada; el que ama a María nada más presentirla, y el que folla con otra como si le fuera la vida en ello.

En "Báilame el agua" el principio es siempre naif y el final eternamente demoledor. Todo es contradicción. Nada se salva. Ni siquiera María, la chica de la historia, la chica de todas las historias, dulce y cuchillo, tornado y calma, santa y puta, Madre Coraje de su niño David y frágil como una princesita de cuento, feliz a ratos y triste siempre, capaz de confiar ciegamente en un extraño que le entrega un poema urgente -David, claro- e incapaz de abrirse por completo a nadie porque teme la vida, si, teme el sufrimiento y la soledad y la muerte; sálvame, David, dice María sin creer las palabras que le pueblan la boca. y yo entiendo que nadie debería enamorarse de una chica que se diferenciara un ápice de María.

Antes del rodaje de la película, quizá hubiera hablado de ciertos temas para describir este microcosmos hinchado a 35. Palabras altisonantes con amor,sexo, adicción o pobreza hubieran formado parte de mi discurso. Ahora, al ver ese mundo hecho fotogramas, sólo se me ocurre hablar de personas. De pequeñas historias cruzadas. Porque ahora todos los personajes de "Báilame el agua" existen, los veo hechos carne de sinceridad insultante, carne plagada de relaciones de dependencia que pudren dentadura o tripas o corazón, según golpee primero el hambre o el caballo o María. Y todo gracias a la magia de unos actores que han dado carne a los alientos de sus personajes, les han dotado de una densidad tangible que a veces me asusta. Me asuta porque ya no puedo imaginar otro David que no tenga el rostro sereno de Unax, otra María sin el mohín en los labios de Pilar, un Carlos que no mire de refilón como Juan.

Una batidora de sentimientos acompasados por unos actores que no actúan, sino son; imágenes con el lirismo de la sencillez, besos con la ciudad alrededor que centellea a toda velocidad, las llorosas traiciones amorosas y amistosas, los días sin rumbo de unos freaks nunca arrepentidos, la liberta como única posesión, la redención a través de la culpa, la realidad de la calle...Esto, todo esto y sólo esto, es "Báilame el agua"."