• Inicio Sugerir Modificar

Al diablo con el diablo


Cartel de Al diablo con el diablo

Elliot Richards, es un bienintencionado asesor de soporte técnico inepto en lo tocante a las relaciones sociales que está enamorado de Alison Gardner, una compañera de su trabajo. Desgraciadamente para él, ella ni siquiera sabe que está vivo. Desesperado por conseguir que Alison lo ame, Elliot hace un pacto con el Diablo, en forma de divertida y guapísima mujer con un travieso sentido del humor. A cambio del alma de Elliot, la tentadora diablesa le promete que le va a conceder siete deseos.

Para empezar, Elliot quiere ser rico, poderoso y estar casado con Alison. Cuando se despierta a la mañana siguiente, descubre que lo es más aún de lo que nunca hubiera podido imaginar; es un capo colombiano de la droga. No hay problema, piensa, porque aún le quedan otros seis deseos más. ¿Qué tal ser el hombre más sensible del mundo? Concedido, sólo que Elliot terminará siendo un pobre loco, zoquete y llorón. ¿Y qué tal ser una estrella del baloncesto de más de dos metros? Elliot bate ahora todos los récords de la NBA, aunque desgraciadamente su "equipamiento" no da la talla.

Elliot está aprendiendo a base de golpes lo cuidadoso que ha de ser a la hora de pedir sus deseos. Porque el Diablo, siempre un paso por delante de él, le está concediendo sus deseos de una forma un tanto cómica y subversiva, convirtiendo cada una de sus nuevas vidas en un infierno.

     Título original: Bedazzled
     Año: 2000
     Duración: 100 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Calificación: Todos los públicos

 

Comentario

El director Harold Ramis y su socio, el productor Trevor Albert, eran entusiastas admiradores del original "Bedazzled", una caricatura de la leyenda de Fausto y Mefistófeles, protagonizada por Peter Cook y Dudley Moore, y dirigida por Stanley Donen. Sin embargo, Ramis y Albert reconocían que había que poner al día la historia. "Nos encanta lo que hicieron Stanley, Peter y Dudley", dice Albert. "Pero es algo que se hizo hace 30 años, y se han producido muchos cambios culturales desde entonces".

El papel de Elliot exigía un actor con una versatilidad fuera de lo común, pues el personaje sufre varias transformaciones dramáticas, cada una de las cuales requería una interpretación diferente. Ramis estuvo más que encantado con su elección. "Brendan Fraser tiene el alma de un inadaptado en el cuerpo de un héroe", explica. "Es guapo y tiene una fuerza y una energía tremendamente físicas, aunque también puede ser realmente simple, completamente insignificante y sencillo".

Aunque el mito, la literatura y el teatro han representado durante mucho tiempo al Diablo como un hombre (o al menos con rasgos masculinos), Harold Ramis tenía otra cosa en mente. Más bien su mujer: "Realmente fue ella quien tuvo la idea de hacer que el Diablo adoptara forma de mujer", señala. "Estábamos hablando una noche acerca de quién podría interpretar al Diablo. Estaba nombrando a diferentes actores hasta que al final dijo: ¿Por qué el Diablo no puede ser una mujer? La idea tiene un montón de resonancias emocionales y psicológicas. Después de todo, la mayoría de los hombres se sienten molestos con las mujeres. Y al estar las mujeres logrando el poder de verdad en nuestra sociedad, pensé que por qué no una Diablesa".

Ramis quería también evitar los conceptos tradicionales del bien y el mal, y el fácil estereotipo que puede resultar de jugar con ambos. "Nuestro Diablo no es un villano", insiste. "Ella es más pícara que mala. Además, quería que fuera guapa, realmente sofisticada y mucho más mundana que Elliot".

Para elegir a la Tentación, Ramis tuvo la envidiable tarea de preparar una lista de lo que él llama las mujeres más "de rompe y rasga" de Hollywood. "Elizabeth Hurley encabezaba esa lista", dice Ramis. "Y cuando vino a reunirse con nosotros, tenía la clase de espíritu cómico que se requería. Elizabeth es muy sofisticada, muy sexual y poderosa, y tiene una maravillosa alegría de vivir. Siempre pensé que Elizabeth y Brendan podrían funcionar perfectamente juntos, porque él resulta tan inocente y puro en cierto sentido, y Elizabeth parece tan mundana…". Trevor Albert añade: "Elizabeth tiene una energía y un aire que son cautivadores, potentes y imponentes".

El Diablo va a llevar a la vida de Elliot una respuesta a su susurrada súplica "Dios mío, daría todo lo que tengo por tener a esa mujer [Alison] en mi vida". La actriz australiana Frances O’Connor interpreta al tercer miembro del triángulo de la película.

CANAL COMPRAS