• Inicio Sugerir Modificar

La maldición del escorpión de jade


Cartel de La maldición del escorpión de jade

CW Briggs (Woody Allen), el rey de los investigadores de seguros de Nueva York en 1940, o cuanto menos eso es lo que no cesa de decirle a la nueva experta en eficiencia de la empresa, Betty Ann Fitzgerald (Helen Hunt). Briggs hace alarde de ser capaz de arruinar cualquier treta de seguros penetrando en la mente del malhechor, pero ahora, debido a los poderes hipnóticos del "Escorpión de Jade", es la mente de un malhechor la que penetra en Briggs.

     Título original: The curse of the Jade Scorpion
     Año: 2001
     Duración: 114 min.
     Nacionalidad: Alemania, EE.UU.
     Género: Comedia.

 

Comentario

En "La maldición del escorpión de Jade", Woody Allen regresa a la época de los años 40 para deleitar al público con una idea en torno a la que había estado pensando durante cierto tiempo: la hipnosis en boga que parecía tener encandilada la era del jazz, y que todavía atrae a la gente en nuestros días.

"Woody siempre dice que tiene más ideas de las que puede afrontar" -subraya la productora Letty Aronson--. "De igual modo que muchas de sus películas, "La maldición del escorpión de Jade" es un film de época, sin embargo, como muchas de sus cintas situadas en las décadas de los 30 y 40, sus contenidos resultan muy vigentes, lo que explica por qué funcionan entre el público actual."

"Se trata de una idea que quería realizar desde hace tiempo" -comenta Allen-. "Nunca me han hipnotizado; tampoco ha habido una razón concreta para ello. Sólo era un punto de partida divertido, y el resto, todo cuanto diera de sí la situación."

Y lo que dio de sí resultó ser una divertida aproximación a los deseos prohibidos, tanto los amorosos como los ilegales. ¿Es plenamente cierto que no existe ningún poder de sugestión que pueda obligarnos a hacer algo que realmente no queramos hacer... en particular cuando se trata de asuntos amorosos?

Todo ello se aproxima claramente a la manera en que se desenvolvía el papel de la mujer en el mundo masculino de los 40. Aunque, a primera vista, sus personajes funcionan como arquetipos, Allen se desembaraza de ello cuando los protagonistas dejan caer la máscara, y exponen sus auténticas personalidades.

"Ciertamente, Jill, el personaje de Elizabeth Berkley, es un prototipo clásico de los 40" -dice Allen-. "Encarna a la secretaria sexy, un auténtico producto de las películas de aquella época. Y todo parece indicar que la Betty Ann Fitzgerald de Helen Hunt es la mujer más fuerte."

Sin embargo, sólo a primera vista, como destaca Helen Hunt: "Como mujer en su puesto de trabajo, no puede ser más contundente para la época, lo que no era muy frecuente por aquel entonces."

Pese a una actitud profesional aparentemente acerada, "Fitz", tal y como la nombran a menudo, se ve implicada junto a su jefe, el Sr. Magruder, en un asunto clandestino, en medio de un idilio amoroso tan arriesgado entonces como ahora. Esta dualidad era una de las cosas que a Hunt le atrajeron más de su personaje. "El amor que le profesa es su mayor debilidad" -dice Hunt-. "Fitz sufre ese punto de ceguera cuando se trata de los hombres y el amor, igual como les sucede a muchas mujeres. Todo cuanto es capaz de mantenerse en su lugar ante los hombres en la oficina, es incapaz de repetirlo en su vida personal. Eso es lo que hace grande encarnar a ese personaje. Debido a su fuerza y sexualidad, es una chica que acaba hecha verdaderamente un lío, que termina literalmente en una cornisa. No se trata de alguien tan controlada como trata de aparentar."

Pese a una prueba prácticamente desastrosa, Allen sabía que quería a Berkley para el papel de Jill, diciendo: "Siempre he admirado a Elizabeth y deseado trabajar con ella, porque posee un sentido del ritmo realmente prodigioso, y sabía que podía ser muy divertida."

El director emite un reconocimiento idéntico para con las otras protagonistas: "Helen es una actriz de lo más sorprendente; verdaderamente, vertió en el personaje mucho más de lo que estaba escrito. Y ¿qué puedo decir acerca de Charlize? Es divertida, sexy, inteligente, y nació precisamente para encarnar a una femme fatale de los años 40" -añade-.

La mayoría de los hombres del reparto principal son antiguos discípulos de Woody Allen en películas anteriores, con una notable excepción: Dan Aykroyd, quien encarna al jefe y amante ilícito de Betty Ann Fitzgerald. Pese a que sus caminos se han cruzado en varias ocasiones a lo largo de los años, Allen y Aykroyd no habían tenido nunca la oportunidad de colaborar juntos, con todo y que -ambos se precipitan a subrayarlo- no ha sido por falta de interés.

La película ha vuelto a congregar el equipo técnico que colaboró recientemente con Allen en "Granujas de medio pelo", entre los que se cuentan el Director de fotografía Zhao Fei, el Diseñador de producción Santo Loquasto, la montadora Alisa Lepselter, la Diseñadora de vestuario Suzanne McCabe, y las Directoras de reparto Juliet Taylor y Laura Rosenthal.

CANAL COMPRAS