• Inicio Sugerir Modificar

Kandahar


Cartel de Kandahar

Nafas es una joven periodista afgana refugiada en Canadá. Su hermana pequeña vive en Afganistán y le manda una carta desesperada diciéndole que ha decidido quitarse la vida antes del eclipse de sol que se acerca. Nafas huyó de su país durante la guerra civil talibán. Decide volver a Kandahar para ayudar a su hermana e intenta cruzar la frontera entre Irán y Afganistán.

     Título original: Safar é Ghandehar
     Año: 2001
     Duración: 85 min.
     Nacionalidad: Irán
     Género: Drama.

 

Comentario

A continuación extraemos una parte de la carta que Mohsen Makhamalbaf, director de "Kandahar", envio al Sr. Khatami, presidente de Irán, referente a las consecuencias de la expulsión de los inmigrantes afganos de Irán; en concreto, la parte que nos presenta las estadísticas de la catástrofe que ha vivido el pueblo afgano:

1.-Durante los últimos veinte años, el hambre y la guerra han matado a 2,5 millones de afganos. Afganistán no ofrece condiciones adecuadas para la supervivencia, así, cualquier persona se enfrenta a diario a un 10% de probabilidades de una muerte cierta o a ser herida de gravedad. Por lo tanto, y desde hace veinte años sin interrupción, ha muerto o han matado a un afgano cada cinco minutos.

2.-Ha habido más de 6,5 millones de refugiados afganos en los últimos veinte años, lo que significa que más del 30% de la población se ha visto obligada a dejar su país. Estadísticamente, durante los últimos veinte años, un afgano ha debido salir de su país cada minuto obligado por la guerra o por el hambre.

3.-La emigración, así como la tasa de mortalidad, ha incrementado en los últimos años por causa de la terrible sequía y, según unas estadísticas recientes de Naciones Unidas, Afganistán deberá enfrentarse a una hambruna el año que viene. Siempre de acuerdo con estas estadísticas, la hambruna que se aproxima será más severa y devastadora que la que asoló África hace veinticinco años. Sin embargo, la comunidad internacional, siempre tan metida en asuntos de interés local, y a pesar de la gran eficiencia de los medios y de los servicios de información, prefiere ignorar esta catástrofe.

La destrucción del monumento del gran Buda preocupa más al mundo que la muerte de millones de afganos. El hecho de que la comunidad internacional prefiera ignorar la suerte de todo un pueblo, y se interese más por asuntos locales, no significa que nosotros, los iraníes, observemos impávidos la destrucción que se ha apoderado del pueblo afgano, un pueblo que, hace tan sólo 250 años, era parte de Irán, y de no haber tenido lugar una separación geopolítica, el dolor del pueblo afgano sería el nuestro.

4.-Si los afganos no se marchan, no les quedará más remedio que morirse de hambre o, como es el caso de unos cuantos, meterse en las mafias de las drogas y así sobrevivir o entregarse a las sectas radicales que siguen avivando el infierno de la guerra civil. Y este infierno, no lo dudo, afectará al pueblo iraní. Los afganos y los iraníes comparten una herencia cultural. La distancia entre nuestros pueblos ha sido recorrida muchas veces por los pequeños pies de los niños afganos, a veces, hacia nosotros, otras, alejándose de nosotros.

CANAL COMPRAS