• Inicio Sugerir Modificar

Intacto


Cartel de Intacto

Federico y Sam son dos hombres con suerte. Federico sobrevivió a un terremoto y tiene el poder de arrebatar la suerte a quienes le rodean: tiene el

     Título original: Intacto
     Año: 2001
     Duración: 108 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Intriga.
     Calificación: Mayores de 18 años

 
Premios:
Goya. Mejor dirección novel 2001
Goya. Mejor actor revelación 2001
Nominaciones:
Goya. Mejor interpretación masculina protagonista 2001
Goya. Mejor fotografía 2001
Goya. Mejor interpretación masculina de reparto 2001
Goya. Mejor dirección de producción 2001
Goya. Mejor dirección artística 2001
Goya. Mejor efectos especiales 2001

Comentario

. Sam es un superviviente del holocausto judío y regenta un casino en mitad de un desierto de lava. Un día Federico reta a Sam y éste le expulsa del paraíso, le quita el don.

Años más tarde, Federico cree haber encontrado en Tomás, el único superviviente de un accidente aéreo, el instrumento de su venganza. Enseñándole a controlar la fortuna, podrá utilizarle para volver al casino y enfrentarse al Dios del Azar.

Juntos comienzan un viaje iniciático, una sucesión de pruebas cada vez más duras y extrañas en las que la apuesta más alta es la suerte de los demás; suerte que, en este juego, queda atrapada en una simple fotografía. Todo marcha bien hasta que Sara, una policía superviviente del accidente de tráfico que acabó con su familia, se obsesiona con descubrir qué hay detrás de estos juegos clandestinos en los que la muerte y la suerte se confunden. En los que sólo uno puede quedar intacto.

Personajes:

Leonardo Sbaraglia es Tomás

Atracador de bancos. Único superviviente de un accidente aéreo. Tomás es una página en blanco y posee una prodigiosa capacidad para vivir en el presente. Práctico, mantiene sus necesidades muy simples; si necesita escapar, escapa; si para ello tiene que seguir a Federico y jugar a unos juegos extraños, lo hace. No sabe dónde termina el viaje. No le importa. Cuando acabe tendrá los medios para salir del país y continuar con su vida donde el accidente la interrumpió. Si por el camino surge alguna vomplicación, Tomás tiene los recursos para resolver lo que sea... y eso no lo saben ni Sara ni Federico.

Eusebio Poncela es Federico

Agente de Seguros. Recluta a gente con el raro talento de ser demasiado afortunados. Los introduce en una red clandestina de juegos. ¿Para qué? "Enriquecernos, ¿Qué sino?" Eso les dice. La verdad es que lleva quince años buscando a la persona que pueda enfrentarse a Sam, el puto dios del azar, y ganarle. Quince años queriéndose vengar del hombre que por no enfrentarse a él le arrancó su propia suerte y lo expulsó del paraíso. Tomás es el instrumento perfecto para su venganza.

Mónica López es Sara

Inspectora de Policía. Insomne. Cuando Tomás entra en su vida, algo muy oscuro, algo que ha tratado de ahogar durante años, despierta. No puede soportar la buena fortuna de ese ladrón, no la merece. Lo sabe porque ella también tuvo "la suerte" de sobrevivir a la muerte de su familia. Hasta ahora no ha encontrado la forma de expiar su culpa... entonces Tomás escapa... y Sara

sale en su busca, para hacerle pagar por todo.

Antonio Dechent es Alejandro

Matador retirado. Adicto al miedo. Deja de torear cuando se da cuenta que su buen fario lo protege, que ya no arriesga nada en la plaza. Le pierde el respeto al toro y su arte, su vocación, muere... entonces nace el jugador y, con él, la compulsión, la necesidad de apostarlo todo en cada partida para volver a sentir el terror a enfrentarse a algo más poderoso que él y, tal vez, vivir para contarlo.

Max Von Sydow es Sam

El hombre más afortunado del mundo, el dios del azar, se refugia en un Hotel Casino perdido en un valle de lava a donde llegan los que quieran probar suerte contra él. Lleva allí más de treinta años jugando por su vida. Nadie le ha podido ganar. Sam ya lo perdió todo en Dachau cuando era niño: familia, amigos... la

razón. Él fue el primero en entender la naturaleza terrible de su buena suerte. Descubrió que si el precio por sobrevivir es sacrificar a tus seres amados, tu suerte hará que lo pagues sin dudarlo un instante. El recuerdo y la culpa lo atormentan.