• Inicio Sugerir Modificar

Serendipity


Cartel de Serendipity

Cierto bullicioso día de compras del invierno de 1990, Jonathan Trager se cruza con Sara Thomas. Son dos extraños en medio del gentío de la ciudad de Nueva York cuyos pasos han coincidido llevados por el loco torbellino festivo, cayendo presos de una mutua e irrefrenable atracción. Aunque cada uno de ellos está comprometido con su respectiva pareja, Jonathan y Sara emplean toda la tarde vagando por Manhattan, sin saber en todo ese tiempo el nombre del otro.

Para cuando la velada llega al inevitable final, ambos sienten la necesidad de decidir el siguiente paso a dar. Cuando un turbado Jonathan sugiere intercambiar números de teléfono, Sara se detiene bruscamente y propone una idea que deja en el destino las riendas del futuro. Si resultan estar predestinados a permanecer juntos, le dice Sara, hallarán el modo de reencontrarse. Cuanto menos, ese es el plan. Sin embargo, la suerte no apunta en tal dirección.

Algunos años después, las vidas de Jonathan y Sara han emprendido direcciones drásticamente distintas, hallándose ante la perspectiva de casarse con otra persona. De una vez por todas, ha llegado la hora de la verdad para ambos al tratar de satisfacer la curiosidad localizándose mutuamente por todos los medios posibles.

     Título original: Serendipity
     Año: 2001
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 25/01/2002

 

Comentario

Hablando sobre los personajes, los actores nos ofrecen sus impresiones acerca de Jonathan y Sara. Cusack expone: "Se trata de un hombre corriente. Es el productor de un espectáculo deportivo, pero en realidad anhela ser un realizador de documentales. Está a punto de casarse, sin embargo, no ha olvidado todos esos signos que le recuerdan aquella velada tan especial con Sara. Así que le pide a su amigo que haga con él una última locura antes de casarse, la cual consiste en ayudarle a encontrar aquella chica con quien, hace años, estuvo durante ocho ininterrumpidas horas.

Beckinsale nos dice de su personaje: "Me atrajo el hecho de que se trata de una oportunidad para encarnar alguien que en cierto momento de su vida es muy categórica acerca de lo que cree y, sin embargo, también resulta poco racional, y una ferviente creyente en el destino. Más tarde, en la próxima ocasión en que aparece, se ha deshecho completamente de tales creencias, y entonces deberá emprender el viaje para encontrar el punto medio. Le asalta un puñado de sentimientos estrechamente vinculados a aquel primer encuentro con Jonathan, lo que después le hará preguntarse qué le está sugiriendo el universo, y decirse que acaso está cometiendo errores. Por lo que se plantea que quizá hubiera debido ser más constante, buscando a Jonathan, años atrás, y decide emprender un último intento."

Beckinsale recuerda la primera impresión acerca de la historia y su trabajo en el proyecto. "Me pareció que el guión era muy interesante. Era divertido y poco corriente y sabía que John Cusack estaba contratado, lo que también contribuía a hacerlo atractivo." Una vez que las cámaras empezaron a rodar, Beckinsale se sintió incluso más impresionada con su oponente masculino. "John es sencillamente extraordinario. Es tan capaz de improvisar, de ajustarse a lo requerido, y de cambiar, que resulta verdaderamente emocionante. Y posee un espléndido y divertido sentido del humor. Por así decirlo, ha sido un bonito modo de hacer que creciera la relación."

El actor Jeremy Piven encarna a Dean, el mejor amigo y compañero de conspiraciones de Jonathan. La auténtica amistad entre Cusack y Piven se remonta a la infancia de ambos en Chicago, cuando actuaban en una obra para el Piven Theatre Workshop, fundado por los padres de Jeremy. A lo largo de sus respectivas carreras, han trabajado juntos en nueve largometrajes. Su vieja amistad ha contribuido grandemente en las escenas que comparten para esta película, como el propio Piven expresa: "Johnny y yo somos amigos desde siempre. Así que si no podemos encarnar a unos viejos amigos necesito ponerme a reparar tejados o empezar a hacer bocadillos para los técnicos, pues eso es lo que somos, y lo que deberíamos poder interpretar." Cusack añade: "Simplemente nos lo pasamos en grande. Mucho de lo que connota el acto de actuar tiene que ver con desarrollar un lenguaje telegráfico con alguien. De tal modo que si se está trabajando con una persona a quien se conoce de hace mucho, se tiene inmediato control sobre todo lo referente a esa historia."

CANAL COMPRAS