• Inicio Sugerir Modificar

Mothman, la última profecía


Cartel de Mothman, la última profecía

Todavía trastornado por la muerte de su esposa en un extraño accidente automovilístico, el periodista John Klein sufre una avería en su coche en mitad de la noche. Al pedir ayuda, descubre sosprendido que se encuentra en un pequeño pueblo de West Virginia, A cientos de kilómetros de donde creía estar.

La sheriff local le informa de que una serie de inexplicables sucesos han tenido lugar en los últimos tiempos. Después de analizar varios casos y de consultar al especialista en temas paranormales Alexander Leek, el excéntrico Klein empieza a creer en la posibilidad de que tras los hechos se encuentre la presencia de Mothman, una misteriosa y legendaria criatura, anticipadora de desastre y muerte.

John se enfrenta con la experiencia más increíble de su vida, obsesionándose hasta el punto de ver cuestionadas sus más profundas convicciones y creerse en el umbral de un universo aterrador y desconocido.

     Título original: The Mothman Prophecies
     Año: 2002
     Duración: 114 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Intriga.
     Fecha de estreno: 08/03/2002
     Calificación: Mayores de 13 años

 

Comentario

Basada en los hechos reales acaecidos en Point Pleasant, Virginia, tal como los relata el libro de John Keel del mismo título.

A pesar de que la película retiene los detalles básicos del libro, el productor ejecutivo Richard S. Wright le permitió al director, Mark Pellington, la posibilidad de mantener el enfoque de la película en la historia humana y conservar su impacto psicológico. "La gente ha intentado hacer una película del Mothman como mínimo desde que se publicó el libro de Keel", dice Wright. "Muchos escritores lo han intentado pero es un tema muy difícil de tratar correctamente. Mark Pellington es quien ha conseguido imaginarse el modo de hacerlo."

Wright continúa explicando que "ya desde un principio decidimos alejarnos de los ovnis y conservar acontecimientos que considerábamos más interesantes, como la gente que ve luces extrañas en el cielo o las llamadas telefónicas de raras voces. Para nosotros, el Mothman es una presencia. No buscamos la versión de látex de La mujer y el monstruo". La nuestra es mucho menos obvia pero más aterradora." Tal y como Pellington dijo al equipo cuando se inició la producción, "nunca diremos 'criatura' o 'monstruo'. Nunca se ha manifestado de la misma forma a todas las personas, a pesar de que existen similitudes."

La historia de Mothman

Todo se inicia a principios del siglo XX, cuando un área exterior a Point Pleasant es designada como Reserva Natural de McClintic. Entre otras cosas, se trataba de un santuario de pájaros. A causa de los esfuerzos realizados por la Segunda Guerra Mundial, parte de la reserva fue destrozada y convertida en un depósito de municiones donde se construyeron cerca de 100 "iglúes" de cemento y acero para albergar explosivos.

Más tarde, el terreno fue vendido a distintas fábricas, entre ellas manufactureras de pólvora, químicas e incluso bioquímicas. El área pronto fue conocida por los habitantes como el área TNT, y más tarde se convirtió en un popular lugar de reunión donde la gente joven "aparcaba" y organizaba fiestas. Ésta es el área donde sucedieron la mayoría de las apariciones de Mothman.

En el verano de 1966, las apariciones empezaron a tener lugar alrededor del río Ohio. Una mujer informó de que había visto algo parecido a una mariposa gigante, de unos seis pies de longitud. Otra tarde un grupo de sepultureros vieron a lo que describieron como un "ser humano marrón" volando por entre los árboles. Más adelante, en el mismo mes de noviembre, un hombre de Salem, Virginia Occidental, vio dos objetos rojos revoloteando sobre el campo. Su pastor alemán fue tras ellos y nunca más volvió.

Al siguiente anochecer, dos parejas casadas iban en coche por el área TNT. Divisaron una figura que uno de ellos describió como un ser con forma de hombre pero más grande, quizás de seis pies y medio de altura, con enormes alas en su espalda. Su mujer se fijó en sus grandes ojos rojos, parecidos a los reflectores de un coche. El hombre que iba al volante arrancó el coche y, según relató, empezó a conducir "a más de cien millas por hora". Llegados a este punto, la criatura desplegó sus alas y empezó a volar detrás del coche. Una de las mujeres que iba en el automóvil se dio cuenta de que tenía una envergadura de más de diez pies y que, en verdad, no parecía estar batiendo las alas. También afirmó que hacía un ruido muy chirriante, "como una rata gigante".

Las dos parejas se dirigieron directamente a la oficina de policía del condado de Mason para informar de lo que habían visto. El suplente Millard Halstead los acompañó de nuevo al área TNT y explicó que cuando pasó por el punto en que las parejas vieron por primera vez a la figura, la radio de su coche de policía hizo un sonido desvirtuado, similar a una cinta de cassette funcionando muy deprisa. No encontró nada, volvió a su oficina y redactó el informe. A la mañana siguiente aparecieron muchos más informes, y cada uno de ellos afirmaba que el mismo "pájaro", como le llamaban, había sido visto sobrevolando el área.

A la mañana siguiente, el sheriff George Johnson convocó una rueda de prensa y todos los testimonios fueron entrevistados por los reporteros. El 16 de noviembre de 1966, Mary Hyre, redactora del Point Pleasant Register, persona descrita con todo detalle en el libro de John A. Keel, enviaba por telegrama la historia a Associated Press. Fue un redactor de este periódico quien llamó a la criatura el "Mothman".

Gracias a la cantidad cada vez mayor de reportajes, la reserva empezó a recibir pronto un desfile de miles de visitantes cada noche. Los equipos televisivos empezaron a establecerse en la antigua planta generadora con la esperanza de conseguir metraje de la terrorífica criatura. La mayoría de las personas sólo querían ver al extraño ser; algunos querían entrar en contacto con él y otros solamente deseaban cazarlo.

Mientras muchos estaban convencidos de que debía ser un extraterrestre de otro mundo, algunos creían que debía ser una especie de ángel que intentaba transmitirnos un mensaje. Otros teorizaron sobre el hecho de que no era más que un fenómeno de la naturaleza, un pájaro perdido desplazado de los iglúes, forzado a vivir entre la química y después mutado a través del alimento. En otras palabras, el Mothman era la personificación de nuestras transgresiones ecológicas.

En los meses siguientes se narraron más y más apariciones en el área de Point Pleasant. Al Point Pleasant Register no le faltaban historias que contar. Algunas personas simplemente veían a la criatura, otras la podían escuchar e incluso algunas podían sentir su presencia en forma de un temor abrumador. Muchos informaron de que las visiones siempre iban acompañadas por premoniciones de desastres inevitables. Pero todo el mundo hablaba de las mismas características básicas, incluyendo sus ojos, incandescentes e hipnóticos.

Las historias culminaron el 15 de diciembre de 1967, con el desastre de Silver Bridge. Después de esto, cesaron todas las apariciones. Aquellos que especulan sobre la conexión entre los sucesos se dividen en dos opiniones. ¿Pudo el Mothman causar la catástrofe que se llevó a 47 vidas aquel día, o apareció como aviso del inminente desastre? Quizás enfrentados a la tragedia y al dolor humano, los habitantes del área de Point Pleasant no buscaron más al extraño visitante. Las apariciones se han repetido desde entonces, pero no con la frecuencia con la que lo hacían durante el período entre noviembre de 1966 y diciembre de 1967. Incluso existen informes de que la criatura fue vista en los días precedentes a otros acontecimientos trágicos en el mundo, incluyendo el terremoto de la ciudad de México en 1985 o el accidente nuclear de Chernobyl de 1986.

La historia de Silver Bridge

El 30 de mayo de 1928 fue inaugurado el puente del río Ohio, como fue llamado oficialmente. El tramo, de una longitud total de 1.750 pies, era en todos los aspectos una puerta hacia el sudeste. Cruzaba el río Ohio por el primer corredor norte/sur de la época, uniendo el pueblo de Point Pleasant, Virginia Occidental, con la aldea vecina al otro lado del río, Gallipolis, Ohio. Planeado originalmente como un puente colgante construido con cable de acero de vidrio, en su lugar los diseñadores optaron por utilizar un nuevo e innovador diseño usando una suspensión de cadenas con tirantes-l tratada con calor.

Poco antes de las 5 de la tarde del 15 de diciembre de 1967, un semáforo de la parte del puente de Ohio no funcionó correctamente. Éste permitía que el tráfico se moviera de Ohio a Virginia Occidental, pero no en el sentido contrario. Los coches empezaron a chocar en el puente mientras éste empezaba a oscilar y a balancearse en medio del frío anochecer de invierno, pero eran movimientos que los habitantes ya esperaban de este tramo de dos carriles. Más de 60 personas quedaron amontonadas en sus coches aguantando los 2 grados bajo cero del exterior.

Aquellos que sobrevivieron a los siguientes segundos recuerdan sus conversaciones y su atención sobre el puente cuando éste empezó a hacer un horripilante sonido, como una puerta chirriante, muy fuerte, y la sacudida se tornó más violenta. Sabían que el puente siempre se sacudía - pero no de este modo. Sin aviso, uno de los enlaces de acero de la cadena colgante, el tirante unido a la C-13, cayó. Cuarenta años de tráfico, los elementos y la negligencia causaron una gran pérdida. El ojete se partió y el resto fue una reacción en cadena. Los testimonios dijeron que el puente osciló violentamente primero hacia un lado, después hacia el otro, y que a continuación toda la estructura empezó a derrumbarse lentamente.

El anclaje de la parte del puente de Ohio se desprendió y el puente, aún suspendido parcialmente por el resto de la cadena de tirantes, se estremeció por toda la superficie, haciendo caer vehículos y pasajeros unos 100 pies abajo, a las heladas aguas. Mientras los coches empezaban a hundirse dentro del agua cerca de 40 pies, la superestructura de acero se desintegró. Primero se vino abajo por el lado de Ohio: la torre, con una altura de 90 pies, se desmoronó hacia el agua y luego el puente empezó a hundirse por la parte de Virginia Occidental, llevándose consigo toneladas de acero y de hormigón que cayeron encima de los coches que se encontraban en el río. En sólo 45 segundos, la estructura que se había convertido en una señal clave de Point Pleasant y el valle del río Ohio había desaparecido completamente debajo del agua.

El último de los 44 cuerpos en ser rescatado fue encontrado seis meses después del desastre; los cuerpos de dos víctimas más nunca fueron recuperados. Hoy en día, 46 ladrillos, cada uno de ellos con el nombre de una de las víctimas grabado, pavimentan el suelo que mira hacia el río donde una vez se alzó el puente. Una investigación de cuatro años determinó que la causa de la caída fue la fatiga del metal.

CANAL COMPRAS