• Inicio Sugerir Modificar

Hasta que la muerte los separe


Cartel de Hasta que la muerte los separe

Cuando los futuros consuegros Steve Tobias (MICHAEL DOUGLAS) y Jerry Peyser (ALBERT BROOKS) se conocen por primera vez al celebrar el compromiso matrimonial de sus hijos, se arma una buena.

El Dr. Jerome Peyser es un afable podólogo con una rutina diaria bien organizada para evitar todas las posibles fuentes de estrés. En su funcional riñonera (bastante pasada de moda, por cierto) guarda un vaso higiénico por si necesita un sorbo de agua cuando esté fuera de casa, caramelos por si su azúcar baja unos cuantos puntos entre comidas, y una alarma personal de seguridad - sólo para casos de emergencia.

Mientras tanto, su futuro consuegro, el temerario agente de la CIA Steve Tobias, se mueve por la vida como un misil. Su rutina de trabajo consiste en esquivar balas, robar jets privados y negociar con contrabandistas internacionales de armas.

El impredecible estilo de vida de Steve ya ha llevado a su ex-mujer Judy (CANDICE BERGEN) a retirarse a meditar en busca de una vida más tranquila y hace que la relación con su hijo Mark (RYAN REYNOLDS) sea de lo más tensa. Y ahora, a raíz del feliz enlace que se avecina, le está provocando al padre de la novia, Jerry, un caso serio de tembleque prenupcial.

Las dramáticas entradas y salidas en escena de Steve, sus crípticas referencias a una refugiada rusa llamada Olga y su pelea con un pistolero en los aseos del restaurante donde ambas familias se conocen por primera vez, hacen que Jerry tenga la inquietante impresión de que la perfectamente planeada boda de su hija (LINDSAY SLOANE) le va a explotar en la cara. Por lo que a Jerry respecta, dejar entrar a Steve en su familia implica tomarse la expresión "hasta que la muerte nos separe" al pie de la letra.

Antes siquiera de poder intentar anular esta boda que le unirá al consuegro más loco del planeta, Jerry se ve repentinamente envuelto en el caos que rodea a Steve y le arrastra hacia una serie de arriesgadas aventuras que llevan a estos dos seres opuestos a recorrer medio mundo. Y para colmo de males está la compañera de Steve, Angela (ROBIN TUNNEY), una eficaz agente que no oculta su hostilidad hacia el poco colaborador doctor, que, para bien o mal, les acompaña en su aventura.

Pero cuando sus hijos están en peligro, Jerry y Steve descubrirán que realmente pueden ser un equipo efectivo en este divertidísimo remake de la comedia de 1979 Los suegros.

     Título original: The In-Laws
     Año: 2003
     Duración: 95 min.
     Nacionalidad: EE.UU., Alemania
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 10/10/2003
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Aurum Producciones S.A.

 

Comentario

Inspirada en la comedia de 1979 titulada Los Suegros, Hasta que la Muerte los Separe es la historia de dos padres con estilos de vida y personalidades radicalmente diferentes que se unirán en la víspera de la boda de sus hijos. Paralelamente uno de ellos - que, ¡ojo!, discreción porque casi no se nota...., es miembro secreto de la CIA - está intentando concluir un caso muy importante que podría afectar a la seguridad de innumerables vidas en todo el planeta, sin mencionar que podría armar un serio lío en los planes de la boda de la joven pareja. Sin embargo, ahí es donde acaban las similitudes con la película original.

Para mantener la frescura de la historia, los productores pidieron al director Andrew Fleming, conocido por su trabajo en películas tales como Aventuras en la Casa Blanca y Jóvenes y brujas, que se hiciese cargo del proyecto. "Andy trajo una perspectiva joven y única a la película," explica Gerber. "Sus películas no son genéricas ni predecibles. Estábamos buscando a alguien que tuviese un punto de vista diferente de lo que es una película de colegas y contamos con Andy para una visión sofisticada y original" "Con Andy," añade Todman, "la comedia está integrada en la película; nunca se interpone en la historia".

Fleming, que se sintió inicialmente atraído por la irreverencia de la historia, ve las bodas como "una mina de oro de inspiración cómica. Se convierten en algo tan complejo como máquinas gigantes que van dando tumbos por su propio poder. Incluso si los aspectos técnicos se realizasen sin ningún problema, siguen quedándote dos familias extrañas que se supone que deben instantáneamente unirse y amarse los unos a los otros, y ese no suele ser el caso. Sólo tomamos todo ese estrés y los excesos emocionales y los multiplicamos por diez."

Respecto a cómo sobrevivir a los problemas con tus propios suegros, Albert Brooks ofrece este práctico consejo: "Lo mejor es encontrar alguna forma de que te gusten tus suegros o como poco aceptarlos, no importa cómo lo hagas, pero tienes que hacerlo."

STEVE: "VAMOS, JERRY. SOMOS FAMILIA."

JERRY: "NO SOMOS FAMILIA. Y DEJA DE DECIR ESO."

Ya cautivado por la historia, Fleming estaba aún más seducido por la perspectiva de tener a Michael Douglas y Albert Brooks como dúo. "Las bodas vuelven a la gente maníaca; pierden el contacto con la realidad," dice. "Se supone que son actos solemnes pero suelen acabar en psicodrama. Tener en el centro de este psicodrama a Michael y Albert era demasiado bueno como para dejarlo pasar".

Famoso por sus interpretaciones en películas tales como Traffic, Jóvenes prodigiosos y Wall Street (por la que ganó un premio de la Academia), Douglas ha demostrado ser igualmente apto para la comedia, desde Tras el corazón verde a la cruel sátira La guerra de los Rose, y estaba ansioso por volver al género. "Hace tiempo que no hago una comedia," dice Douglas, que afrontó el personaje de Steve Tobias con entusiasmo. "Hasta que la Muerte los Separe tiene un humor más amplio que ninguna película que yo haya hecho antes, y era un gran desafío para mí. Es relajante no tener que mantener ese nivel de constante tensión que tienes en un drama."

Eso no significa que hacer comedia sea coser y cantar. Comparando la experiencia de Hasta que la Muerte los Separe con sus interpretaciones teatrales, Douglas señala ese extraño sentimiento de interpretar en el vacío, algo particularmente desconcertante cuando estás esperando una risa. "Hice algunas obras de teatro en el pasado, y cuando dices 'bla bla bla,' hay un correspondiente 'ja ja ja' del público y tú sigues adelante," dice, poniéndolo en términos rítmicos. "Aquí, en el plató, tu dices 'bla bla bla' y hay un silencio sepulcral. Cuesta un poco acostumbrarse. En esos momentos, ver a Fleming en el monitor tapándose la boca con la mano, aguantándose la risa, realmente ayudaba."

En cuanto a su personaje, Douglas explica, "Steve es un agente secreto, negocia con traficantes de armas y de drogas, les tiende elaboradas trampas, y eso significa generalmente comportarse igual que ellos durante gran parte del tiempo. La emoción y el riesgo se han apoderado de su vida y él ha estado negando sus responsabilidades hacia su familia. Tiene buenas intenciones, pero es un adicto a la adrenalina que se vuelve un poco salvaje y tiende a olvidar las cosas que realmente importan en la vida. Como resultado, está separado de su mujer y ha llegado a un punto en el que casi ha olvidado que su hijo se va a casar."

Douglas alaba a Brooks por ayudarle a encontrar el tono de su relación en pantalla, hallando ese nivel de energía e intercambiando frases. "Albert es tan distintivo, tan preciso en su ritmo," dice. "Es un maestro en encontrar la inflexión correcta o la expresión que marca la diferencia entre conseguir una sonrisa o una carcajada. Mi mayor problema en esta película fue intentar mantenerme serio, especialmente cuando Albert estaba haciendo sus escenas con David Suchet (el villano Jean-Pierre Thibodoux). Mientras tanto, Andy me animaba a buscar ideas para Steve. Hacer una película como ésta te permite descubrir qué hay de divertido en ti que quizás tú ni siquiera sabías".

Albert Brooks fue la primera elección para interpretar a Jerry Peyser. "La trayectoria de Albert como actor, escritor y director, y antes de eso como humorista, es fenomenal. Pone sobre la mesa años de trabajo brillantes," dice Gerber. "Cuando hablamos sobre quién debería ser la otra mitad de la ecuación, fue unánime la elección de Albert porque es un auténtico genio cómico".

"El casting en este tipo de películas llenas de bromas te asegura el éxito o el fracaso", señala el productor Joel Simon. "No puedes tener personalidades similares en estos papeles, y eso se extiende a los gestos, al modo de hablar e incluso a la apariencia física. Muchos de los momentos más divertidos de la película son las expresiones de Albert. Son oro puro. Le miras y ves que claramente se está derrumbando. Mientras tanto, miras la cara calmada de Michael y sabes que están pasando muchas cosas detrás de esos ojos - está planeando, midiendo, pensando cómo manipular la situación. Es una combinación perfecta, incluso sin palabras."

El entusiasmo de Brooks por la historia era tal que llegó a una reunión con los cineastas ya metido en el papel, recitando las frases de Jerry en el guión, y desbordante de ideas sobre cómo mejorar el papel.

"Que conste," dice bromeando Gerber, "que no estamos completamente seguros de cuáles de las fobias de Albert eran reales y cuáles creó sólo para la película."

"Jerry es un hombre feliz, un tipo serio y convencional; casado desde hace mucho tiempo," Brooks subraya la estabilidad de su personaje. "Es serio en su trabajo, quizás se tome unas vacaciones una vez cada cuatro años, como mucho. La boda de su hija es la cosa más excitante que le ha pasado en años. Por encima de todo, es un tío que lleva su vida tal y como le gusta, y entonces el personaje de Michael irrumpe en ella y se arma el lío padre. Le guste o no, Jerry se convierte progresivamente en parte del mundo de Steve y se aleja más del mundo que conocía. Nunca lo admitiría pero, visto en retrospectiva, probablemente es algo bueno".

"Cada minuto que Jerry pasa con Steve es terrible," dice Brooks. "Está convencido de que este tío es un perdedor, después está convencido de que es un criminal y finalmente, una especie de lunático. Desde el primer momento, cuando Steve llega tarde a la cena todo empieza a ir hacia abajo- o hacia arriba, si tenemos en cuenta que la primera vez que están juntos solos, Steve le noquea y se despierta en un jet robado. Naturalmente, Jerry odia los aviones. Tiene estadísticas que prueban lo inseguros que son."

Era esencial para Brooks equilibrar la naturaleza extravagante de las situaciones con una caracterización sólidamente creíble, explicando que "hay escenas en esta película donde la comedia es muy amplia, así que tengo que encontrar una manera de volverme loco y aun así mantener los pies en la tierra para no parecernos a los Three Stooges. El público tiene que creer que éste es un podólogo aterrorizado que está siendo obligado a tirarse en paracaídas desde un edificio altísimo en el centro de Chicago -- no sólo un actor siendo gracioso."

Brooks alaba a Fleming por darle la libertad para desarrollar plenamente la presencia escénica de Jerry. "No hubiese aceptado el trabajo si no confiase en el director. Esta clase de comedia no es sólo trabajar sin red - es como trabajar sin un suelo. Necesito poner todo lo que tengo en cada escena y sentirme satisfecho de que, tres meses más tarde, cuando Andy esté sentado en la sala de montaje sepa lo que está bien y lo que no."

Trabajar con Douglas fue otro gran desafío para Brooks. "Teniendo en cuenta que es una película de colegas," dice, "me interesaba saber qué compañero tendría. Michael es uno de los grandes. Yo le llamo un "colega virgen" porque nunca había hecho algo así antes."

Todman apunta que "La camaradería entre nuestros protagonistas era un elemento crítico, porque esencialmente interpretan un dúo durante toda la película," y Fleming está de acuerdo, añadiendo que, "Michael y Albert son antagonistas perfectos, porque ambos son intensos y tienen una gran energía, pero es una energía completamente opuesta. Uno es alfa y el otro es beta, uno es el ying y el otro el yang. No puedes imaginar a sus personajes relacionándose a ningún nivel."

"Al principio", admite Fleming, "estaba algo preocupado por dirigir a estrellas de este calibre, teniendo en cuenta que Douglas y Brooks se han distinguido no sólo por su trabajo como actores sino también como directores. "En comparación", dice modestamente, "ésta es la primera película que he hecho que no incluye una escena en las taquillas después de la clase de química. Estaba un poco nervioso, pero resultó que sólo son un par de bobos como todos los demás." En realidad, el mayor reto del director fue tratar de no reírse a carcajadas en el plató. "Es poco profesional reírse durante una toma. Afortunadamente, pudimos editar esos momentos en que realmente no me pude contener."

No era el único. Como Brooks afirma acertadamente, "Tienes que divertirte haciendo una comedia o algo va mal".

Mientras tanto, compartiendo las actividades clandestinas de Steve Tobias está su compañera Angela Harris (interpretada por Robin Tunney, que ganó un premio de la MTV por su papel protagonista en el thriller cómico de 1996 Jóvenes y brujas, dirigida por Andrew Fleming).

"Angela y Steve intercambian bromas y su relación es un poco frívola-- o al menos ella piensa eso," revela Tunney. "Cuando Jerry entra en escena, Angela está celosa de este llorica que de repente recibe toda la atención de Steve, y en parte también son celos profesionales, porque llega en medio de un trato que ella y Steve llevaban meses planeando, y él no tiene ni idea de lo que hace. Cuando Steve empieza a querer sinceramente a Jerry, eso la pone aún más furiosa."

Para Tunney, el mayor atractivo del papel era la oportunidad de trabajar frente a dos grandes estrellas. "Albert es un icono de la comedia americana y fue un honor compartir la pantalla con él, y, honestamente, ¿quién no quiere estar en una película con Michael Douglas?"

Parte de su entrenamiento para el papel incluía lecciones de kick-boxing para algunos de los movimientos que se le pedía que hiciera, incluyendo una escena en la que, Tunney admite arrepentida, golpeó en la espinilla a Michael Douglas . "Fue horrible. Quiero decir, ¿qué haces cuando le zurras en la espinilla a una estrella de cine internacional, y muy fuerte? Él fue muy cortés, por supuesto, y supongo que aún confiaba en mí después de todo porque me dio algunos consejos sobre cómo manejar mi arma en otra escena."

Para los papeles de Mark y Melissa, la joven pareja que ve cómo sus planes de boda son alternativamente micro-dirigidos y casi destruidos por sus padres, los cineastas eligieron a Ryan Reynolds y Lindsay Sloane, que ya habían trabajado anteriormente con Fleming: Reynolds en Aventuras en la Casa Blanca, y Sloane en la serie Grosse Pointe.

"Mi personaje ha pasado toda su vida escondiendo el hecho de que su padre es un agente secreto de la CIA," explica Reynolds, "y ahora ni siquiera puede decírselo a su prometida, lo que le provoca un enorme conflicto. Mark y su padre tienen una relación conflictiva, a pesar de que obviamente se preocupan el uno por el otro. Steve realmente nunca ha estado ahí para su hijo y ahora le está compensando en exceso entrometiéndose en los planes de boda y volviendo loco a Mark, a su futura mujer, y a su familia. Te hace preguntarte cuánto tiempo más podrá aguantarlo Mark."

Fue difícil para el joven actor controlarse la primera vez que se encontró cara a cara con uno de sus ídolos, Albert Brooks. Reynolds revive el momento, "Iba de camino a los ensayos. Cuando cogía el ascensor, el que subió conmigo era Albert Brooks. Lo primero que salió de mi boca fue 'sabes, yo he, haah eh yah buh bu beh" No tenía ningún sentido. Afortunadamente, después comprendí que tenía una gran oportunidad para preguntarle todo lo que solía pensar mientras veía sus películas. Estaba justo ahí, a mi lado, y podía decir "Así que, Albert, cuando estabas teniendo esa conversación telefónica en Lost in America, ¿quién estaba al otro lado?' Fue genial."

Como Melissa, el desafío de Sloane era equilibrar su genuino afecto por su padre con su creciente frustración al verle convertir su simple boda al lado del océano en una suntuosa producción. Mientras tanto, está sopesando su amor por Mark frente al comportamiento crecientemente errático de su padre. "No es tan fácil como decir 'éste es un personaje neurótico,'" dice Sloane, "porque Melissa es una buena chica - es sólo que su padre la está volviendo loca. Se ha convertido en espectadora de su propia boda. Creo que mucha gente se sentirá identificada, porque estoy segura de que esto pasa todo el tiempo - los novios quieren algo simple y los padres lo sacan todo de quicio. Entonces, cuando le añades el elemento caótico del padre de su prometido, todo escapa completamente fuera de su control."

Los cineastas pensaron en Candice Bergen para el papel de Judy, la ex-mujer de Steve Tobias - posiblemente la única persona del mundo que intimida al aventurero agente. Judy hace su entrada en la cena de ensayo con una sonrisa extasiada y la poco convincente seguridad de que, "sólo porque odio al padre de Mark no significa que vaya a estar incómoda en la boda."

"Éste era un papel muy difícil de elegir," dice Fleming. "Judy es una especie de personaje chiflado, pero de una manera comedida; está un poco desconcertada y su recién descubierta devoción por la meditación no ha hecho mucho por suavizar su temperamento. Era importante que quien la interpretara tuviese un fuerte sentido de humanidad para no resultar antipática. Tuvimos suerte de conseguir a Candice - es una actriz de primera. Por supuesto," añade, "le agradecemos que se hundiera con nosotros en este mundo de locura y humillación, pero salió airosa de la situación."

"Me encantaba la idea de trabajar con Michael y Albert," dice Bergen, "que son una inspirada y completamente inesperada pareja, pero fue el guión lo que realmente me atrajo. Pensé que estaba escrito de manera muy inteligente. Era también increíblemente divertido - me partía de risa cuando lo leí, cosa que raramente hago."

En lo que concierne a su papel, Bergen apunta que Judy es una chiflada agradable. "Acaba de volver de un retiro y está asistiendo a terapia para recuperarse después de sobrevivir a una vida volátil junto a Steve. Definitivamente, tiene problemas con su ex-marido. Ella está fastidiada. Creo que podemos imaginar que era un matrimonio muy tóxico", dice con una sonrisa pícara, "ocasionalmente redimido con buen sexo."

La producción reunió felizmente a la actriz con su antiguo vecino Michael Douglas, quien confiesa, "He estado enamorado de Candy desde que tenía 14 años y ella vivía con sus padres en la misma calle que mi padre. Trabajar juntos nos dio la oportunidad de rememorar viejos tiempos."

Uniéndose al reparto principal de Hasta que la Muerte los Separe está el versátil David Suchet en un infrecuente papel cómico como el megalómano Jean-Pierre Thibodoux, "un trabajito sucio" tal y como Douglas lo describe.

El casting de Suchet fue poco ortodoxo. Mientras estaba en los Estados Unidos para un proyecto con la HBO, el nativo de Londres fue requerido por su agente para participar en una lectura para un papel en una película protagonizada por Michael Douglas, con el que había trabajado en el thriller Un crimen perfecto. Suchet creyó entender que sólo tendría que dejarse caer para darle a la voz de Thibodoux el apropiado acento francés para que los cineastas pudieran juzgar cómo quedaba el personaje. "David es extraordinario," dice Todman. "Vino a la lectura como un favor y todavía no habíamos elegido el papel. Estuvo brillante. Todo el mundo se enamoró de él, hizo que nos riéramos y no había ninguna duda- ahí estaba nuestro villano loco. Le ofrecimos el papel ese mismo día. Afortunadamente, pudo hacer algunos ajustes en su agenda".

Como Thibodoux, Suchet desprende una mezcla de amenaza mortal y encanto angelical, trastornando a sus asociados a cada minuto. Fleming reconoce la vertiente positiva, diciendo, "Si fuese una persona verdaderamente oscura o temible - lo cual David es muy capaz de comunicar - hubiese lastrado toda la película. Así que tiene que ser temible y divertido a la vez. Tienes la sensación de que éste es un tío muy peligroso, aún cuando te quieres reír en su cara."

"Está completamente fuera de control, un personaje extraordinario" dice Suchet, que interpreta al villano de un modo comedido, como un hombre que no tiene ni la menor idea de que su loco comportamiento es inapropiado. "Es un sociópata que lee libros de Deepak Chopra para intentar controlar su temperamento y no matar a todo el que se encuentra. Cuando conoce a Jerry, que le es presentado como un legendario criminal llamado Fat Cobra, es un amor a primera vista para Thibodoux, lo que complica el trato que el personaje de Michael le está supuestamente proponiendo".

"No he hecho mucha comedia en mi carrera, normalmente soy el villano, el tipo duro," admite Suchet, "así que esto ha sido un descanso para mí y muy divertido".

Tras su perfecta audición, los cineastas no perdieron tiempo en asegurarse a Maria Ricossa para el papel de la infinitamente comprensiva mujer de Jerry, Katherine. "El personaje de Katherine no es sencillo," asegura Fleming. "Está casada con un tío controlador y obsesivo que también puede ser increíblemente entrañable. ¿Qué tipo de mujer puede estar junto a un hombre así, ver su lado bueno y hacer que la relación dure a largo plazo? Cuando María llegó, tenía una calidez genuina. Era divertida. Sobre todo, decía las frases de una manera que nos hizo creer que realmente amaba a ese hombre".

"Jerry es travieso y el papel de Katherine es, esencialmente, tratar con él," dice Ricossa. "Ella le adora a pesar de que tiene mil excentricidades; ella es la influencia calmante en su vida, incluso cuando no sabe muy bien lo que está pasando o de qué está hablando él".

CANAL COMPRAS