• Inicio Sugerir Modificar

Crueldad intolerable


Cartel de Crueldad intolerable

Miles Massey (George Clooney), un famoso abogado de Los Ángeles especializado en casos de divorcio que lo tiene todo, incluso llega a tener dos de todo. A pesar de una lista de clientes que dejaría impresionado a cualquiera, de su increíble historial profesional, de haberse granjeado el respeto de sus colegas y de haber redactado un contrato sin resquicios (el "acuerdo prematrimonial Massey") nombrado por él, ha llegado a una encrucijada en su vida. Saciado de éxito, el aburrimiento se ha apoderado de él y busca nuevos retos.

Todo cambia cuando Miles conoce a su igual, la devastadora Marylin Rexroth (Zeta-Jones). Marylin se convertirá pronto en la ex mujer del cliente de Miles, Rex Rexroth (Edward Herrmann), rico constructor y donjuán empedernido. Marylin tiene a Rex entre la espada y la pared gracias al trabajo realizado por Gus Patch (Cedric The Entertainer), un investigador privado nada barato. Ahora tiene ganas de disfrutar de la independencia económica que obtendrá con el divorcio, pero gracias a la habilidad de Miles, se quedará sin nada.

Marylin no se rinde y decide pagarle con la misma moneda. Parte de su plan es casarse con Howard Doyle (Billy Bob Thornton), un multimillonario del petróleo. Miles y Wrigley (Paul Adelstein), su socio, se hunden cada vez más al enfrentarse directamente con Marylin. Las tácticas sucias, los engaños y una atracción innegable van en aumento en esa clásica batalla de los sexos protagonizada por Marylin y Miles.

     Título original: Intolerable Cruelty
     Año: 2003
     Duración: 100 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 24/10/2003
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: United International Pictures

 

Comentario

Hace unos ocho años que nació la idea de CRUELDAD INTOLERABLE. Joel Coen, director y guionista, hablando del eterno tema de la batalla de los sexos nos dice: "Por suerte es un material que no envejece". "Así es", recalca Ethan Coen, productor y guionista. "El hecho de que hayan pasado ocho años no afecta en absoluto".

El proyecto inicial empezó sin los Coen, pero se interesaron por el proyecto y decidieron firmarlo. "Al principio, fue un guión encargado por la Universal y se quedó olvidado en el estudio", nos dice Joel explicando por qué pasó tanto tiempo antes de que se llevara a la gran pantalla. "Volvió a nosotros hará cosa de un año cuando George Clooney demostró interés por el proyecto. Esa combinación hizo que nos interesara dirigirlo".

Joel habla de la historia y de los decorados: "A primera vista, es una comedia acerca de unos abogados. Los Ángeles, su cultura y Beverly Hills son una parte importante de la idea y de la comedia". "Como muchas comedias alocadas, habla de gente rica", nos dice Ethan. "En lo que respecta a la fotografía, decorados, vestuario, todos los aspectos exteriores, está muy arriba en el escalafón".

Puede parecer extraño que Joel y Ethan Coen produzcan y dirijan una comedia apoyada en estrellas de Hollywood si nos acordamos de que sus trabajos anteriores incluyen Barton Fink, con la que ganaron la Palma de Oro, Fargo, una comedia negra merecedora de un premio de la Academia, y O Brother, nominada a los Oscar.

Sin embargo, para el productor Brian Grazer, galardonado con un Oscar, con películas como Dulce hogar...¡a veces!, El profesor chiflado y Mentiroso compulsivo en su haber, era una oportunidad irresistible para salirse del tipo de las grandes comedias basadas en estrellas que ha hecho hasta ahora.

Grazer nos dice: "Joel y Ethan son los mejores y más puros cineastas de esta época. Tenemos una comedia romántica con dos superestrellas y a eso le añadimos la irreverencia de los Coen. Esa irreverencia, inyectada al romance, hace que todo se vuelva muy sexy y totalmente impredecible". "Desde luego, nunca habíamos hecho algo tan glam", añade Ethan "Intentamos ser un poco diferentes, pero el resultado tampoco es único", recalca Joel.

A pesar de las apariencias, tanto Catherine Zeta-Jones (que interpreta a Marylin Rexroth) como Geoffrey Rush (el productor televisivo Donovan Donaly), piensan que la película tiene el toque Coen.

"Hay algo de humor negro", comenta Zeta-Jones. "Son maestros de este tipo de humor, es una parte inherente de su cine, de sus guiones".

"Cada una de sus películas es una invitación a visitar otro planeta", dice Rush, "aunque sepamos que cada uno de estos planetas está dentro del sistema solar de los hermanos Coen". Hablando de la última adición al sistema solar, Rush añade: "Al leerlo, uno se da cuenta inmediatamente de que es un guión brillante, muy bien construido. Enseguida le meten a uno en ese mundo, ya hay carcajadas en la segunda página. No hay muchos guiones que consigan algo así".

El glamour de Hollywood no es la única novedad en el proyecto para Joel y Ethan. Se les conoce por escoger el reparto entre sus actores habituales, pero aquí, las circunstancias que rodeaban al guión hicieron que el reparto se saliera un poco de lo común.

"En casi todas las películas que hemos realizado, ya pensábamos en un actor cuando escribíamos el papel", nos explica Joel. "En este caso, no escribimos el guión para nosotros y no ha ocurrido así". Excepto George Clooney, Richard Jenkins y Billy Bob Thornton, los otros actores nunca habían estado en una producción de los hermanos Coen. "La verdad, ha sido uno de los atractivos de esta película", reconoce Joel. "Ha sido una oportunidad para trabajar con caras nuevas".

Grazer, el veterano productor, nos comenta: "Joel y Ethan tienen muchas facetas brillantes y una de ellas es el arte del reparto. Una de mis metas era tener a George Clooney en una de mis películas y creo que la química entre George y Catherine no podría ser más perfecta. Además, trajeron a otros brillantes actores galardonados por la Academia como Geoffrey Rush y Billy Bob Thornton".

A pesar de no haber sido escrito para él en un principio, el papel de Miles Massey parecía irle como un guante a George Clooney. Cuando se trata del tradicional estilo de comedia romántica, sabe andar en la cuerda floja entre protagonista romántico y cómico. "George decidió que su personaje era un descendiente de Everett McGill, su papel en O Brother", nos dice Ethan. "Es un tipo con mucha labia, bastante satisfecho de sí mismo". "A Everett le preocupaba mucho el pelo", observa Clooney comparando los dos personajes. "A Miles sólo le importan sus dientes. Siempre se hace limpiezas de boca, siempre está metido en el dentista, y eso me hizo mucha gracia".

Se escogió a Catherine Zeta-Jones para hacer de primera actriz en el papel de Marylin, una mujer multifacética, frente a Clooney. Hablando de su coprotagonista, Clooney dice: "Es exactamente eso, una primera actriz. Es una mujer imponente, entra en una habitación y todo se ilumina". Zeta-Jones, hablando de Clooney y de su presencia en la pantalla, dice: "Aporta una energía tremenda, su actitud es amable y del todo irresistible. Además, por encima de todo, creo que la química entre George y yo funcionó desde el principio".

En cuanto a los personajes de Miles y Marylin, Clooney comenta: "Son románticos, acaban juntos porque desconfían el uno del otro". "Son antagonistas desde el momento que se conocen," añade Zeta-Jones, "pero se intuye que deben acabar juntos". "Cada uno quiere poder más que el otro y eso da pie a unos diálogos geniales entre los dos", nos dice Zeta-Jones hablando de las conversaciones de los personajes. "Es uno de los grandes atractivos mientras juegan al gato y al ratón".

"En cuanto al personaje de Marylin, una belleza serena que no tiene suerte en el amor, Zeta-Jones cree que no se da cuenta del efecto que hace en las personas que la rodean y por eso surgen muchas situaciones cómicas. "No tiene ni idea de los estragos que causa a su alrededor", nos explica. "Marylin va a lo suyo sin darse cuenta de que le sigue un huracán".

Una vez escogidos los dos protagonistas, aún quedaba por encontrar el conjunto de abogados, amigos y adversarios. Una de las víctimas de Miles en los tribunales es Donovan Donaly, un productor de televisión que pasa por una mala racha y que lo pierde todo a favor de la infiel de su mujer cuando se divorcian gracias a la labia de Miles.

Originalmente, ese personaje debía ser inglés, pero eso cambió después de que se escogiera a Geoffrey Rush, un actor nacido en Australia, para el papel. Rush recuerda: "Les dije que para el público americano, los actores australianos siempre son famosos y son los protagonistas. Piensan en Russell Crowe, Guy Pearce, Heath Ledger. Me pareció que podríamos enseñar otra faceta de las personas que salen de mi país si ese productor de culebrones, una especie de alimaña, era australiano. La idea les gustó".

El papel de Gus Petch, interpretado por Cedric The Entertainer, tiene mucho que ver en el fracaso de Marylin, a pesar de ser ella quien le contrata en primer lugar para seguir a Rex. Sin embargo, Miles también le contrata para que investigue el pasado de Marylin y así poder sacar un testigo sorpresa en el juicio de Rexroth contra Rexroth.

"Gus Petch", según nos dice Ethan, "es un investigador privado especializado en divorcios. Lo suyo es pillar a uno de los cónyuges engañando al otro. No sé por qué, pero sólo Cedric podía hacer el papel".

"Petch es un poco demasiado serio", dice Cedric hablando del personaje. "Es un poco demasiado 'militar retirado', aunque nunca estuvo en el ejército, como mucho en la marina mercante o quizá fuera un general del Ejército de Salvación. Cree que todos deben respetarle por su trabajo. Al final, Gus adopta un estilo muy Hollywood en vista de los acontecimientos".

Otro personaje genial y con mucho humor en este cuento de matrimonio y divorcio es Rex Rexroth, un rico constructor de centros comerciales, interpretado por Edward Herrmann, un actor al que se conoce tanto en teatro como en la gran y pequeña pantalla. "Cuando leí el guión por primera vez", recuerda Herrmann, "me pareció una auténtica locura. No sé quién está más chalado de todos, es de morirse de risa. Había al menos cinco papeles que me gustaban, pero Rex me pareció genial".

Rex, un optimista nato no demasiado listo, gustó a Herrmann por diversas razones, aunque una era muy obvia: "Le encantan los trenes", dice Herrmann, "y a mí me gustan los trenes eléctricos. Le gusta jugar con trenes y con chicas que llevan una gorra de maquinista y poco más. Es adorable". "La mayoría de los planos de Ed incluyen a chicas de pecho generoso vestidas con la menor ropa posible. Se lo ha pasado muy bien".

Ya en el mundo de las declaraciones y agravios encontramos al letrado Freddy Bender, uno de los oponentes más frecuentes de Miles y en este caso, el abogado de Marylin. Hablando de por qué se escogió a Richard Jenkins para ese papel, Ethan dice sin parpadear: "Cuando necesitamos a un abogado, solemos llamar a Richard Jenkins".

El personaje de Howard Doyle, interpretado por Billy Bob Thornton, tiene un lugar importante en este guión lleno de sorpresas, engaños e imprevistos. "Es un personaje secundario, pero no nadie le olvida", comenta Joel. "Escogimos a Billy Bob por cuestión de autenticidad. Hace el papel de un hombre del sur de Tejas".

Billy Bob Thornton describe el personaje de Howard Doyle como "un tejano vulgar e ignorante". Añade: "Se supone que el personaje se pasa un poco, pero no se sabe por qué hasta mucho después".

Paul Adelstein, un actor relativamente nuevo en la escena de Hollywood, se quedó con el papel de Wrigley, el socio de Miles. "Nos costó encontrar al actor para el papel de Wrigley", recuerda Ethan.

"Paul vino, hizo la prueba, estuvo genial. Esperamos un poco, pero acabamos dándole el papel", recuerda Joel con una sonrisa.

Al enterarse de la noticia, Paul "daba saltos de alegría". "No quiero exagerar", nos dice, "pero siempre había soñado con trabajar con ellos. Sus películas están llenas de personajes geniales y, como actor, eso me atrae mucho".

Wrigley es otro de esos personajes geniales. "Adora a Miles, le idolatra", nos dice Adelstein hablando de su papel. "Todo lo que tiene está relacionado con lo que tiene Miles, su reloj, sus trajes. Por ejemplo, Miles tiene un Porsche del 2002, Wrigley conduce un Porsche de 1975. Es un abogado implacable especializado en divorcios, un gran profesional, pero siempre llora en las bodas porque es un tierno".

El reparto también incluye a Julia Duffy en el papel de Sarah Sorkin, divorciada varias veces, la mejor amiga de Marylin y su confidente; Stacey Travis en el papel de Bonnie, la mujer de Donovan; Jack Kyle en el papel de Ollie Olerud; Jonathan Hadary en el papel del barón Krauss von Espy; e Irwin Keyes en el papel de Joe "Sin aliento", el matón patoso.

Esta "auténtica comedia", según Joel, se desarrolla en Los Ángeles, donde todo reluce y deslumbra. "Podría transcurrir en cualquier otro lugar", nos explica, "pero creo que sería diferente porque la película depende mucho de actitudes y estilos de vida típicos de Los Ángeles".

Leslie McDonald, encargada del diseño de producción (trabajó con los Coen como directora artística) recuerda: "Básicamente, querían algo 'normal'. Hay unos pocos personajes con extraños fetichismos que quizá vayan un poco más allá de lo que se considera 'normal', pero todo es muy típico del Beverly Hills actual, de Los Ángeles y del Caesars' Palace en Las Vegas".

"El hecho de que transcurra en el momento actual me parece interesante", dice Ethan. "Desde el punto de vista de la producción, es mucho más fácil de rodar que una película de época. No hace falta crear un mundo desde cero como nos ocurrió en nuestras dos últimas películas".

Casi toda la película ha sido rodada en la zona de Los Ángeles, desde Encino a Malibú, pasando por el centro de Los Ángeles y San Marino. Los Jardines Botánicos de la Biblioteca Huntington sirvieron de decorados para la lujosa boda de Marylin y Howard. La sala donde Rex tiene sus trenes, el gimnasio y el apartamento de Wrigley están rodados en la famosa mansión "Paramour" en Silverlake. Además de los decorados naturales, también hicieron falta cuatro platós en "The Lot" en Hollywood para recrear el despacho de Miles y la sala de conferencias.

"El bufete de Miles es el mejor de la ciudad; queríamos reflejarlo. Nada más entrar, uno se da cuenta de que podría estar en la portada de cualquier revista", comenta el diseñador. La sala del tribunal donde Miles vapulea a Marylin también se recreó en un plató.

"Necesitábamos algo imponente para la interpretación, los movimientos que conlleva la escena", nos explica McDonald. "Tardaríamos varios días en rodar la escena, era muy importante. No podíamos ocupar tanto tiempo la sala de un tribunal auténtico".

Además de McDonald, diseñadora de producción, muchos miembros del equipo técnico son viejos colaboradores de los hermanos Coen: Roger Deakins, director de fotografía; Roderick Jaynes, montador; John Cameron, coproductor; Mary Zophres, diseñadora de vestuario, y el compositor Carter Burwell.

"Roger, en muchos aspectos, es nuestro colaborador más cercano", nos dice Joel hablando de Deakins que trabaja con los hermanos desde Barton Fink. "No se nos ocurriría hacer una película sin él".

En cuanto al tipo de producción, Deakins comenta: "Decidimos que sería una película de aspecto más convencional, más brillante. Queríamos nitidez, colores. En muchos aspectos, esta película es mucho más simple que las otras que hemos hecho. Ésta se concentra mucho en los personajes, en sus caras. Queríamos ver a los actores en ese intercambio de diálogos rapidísimos. En ese aspecto, es una comedia mucho más directa que El hombre que nunca estuvo allí e incluso Fargo".

El estilo más convencional también tuvo que ser tomado muy en cuenta por Mary Zophres, la diseñadora de vestuario. Desde un principio, decidió basar el vestuario de los personajes en el tono inherente al guión. "Creo que el look de esta película es más habitual de lo que he hecho para ellos antes", recalca Zophres. "Se basa en la realidad, aunque hay personajes que se realzan más que otros".

"En lo que se refiere a George acordamos que tenía más sentido que su personaje tuviera siempre el mismo look y que sólo los trajes variasen un poco", nos explica Zophres. "No podíamos limitarnos a un solo diseñador de moda para el vestuario de Catherine porque cambia constantemente de aspecto en el transcurso de la historia".

"Es ropa muy elegante", nos dice Catherine Zeta-Jones hablando del vestuario para el personaje de Marylin, "aunque se pasa un poco de cuando en cuando". "Es interesante ver lo que Mary ha hecho con el vestuario del personaje de Catherine; la ropa cuenta una historia", comenta Joel. "No es que llame mucho la atención, pero todo lo que lleva dice algo".

"Cada prenda tiene un elemento dramático", dice Mary Zophres. "No es ropa ostentosa. Escogimos ropa muy nítida, muy sexy y con colores llamativos". "Marylin tiene muy buen gusto a la hora de vestirse y de decorar una casa, pero tiene un gusto pésimo a la hora de escoger maridos", añade Catherine Zeta-Jones.

El look de Marylin es más complicado mientras que el de Miles es simple, elegante y discreto. "Tenía muy claro desde el principio que el personaje que interpreta George es muy clásico", nos dice Mary Zophres. "Estábamos todos de acuerdo en que debía vestir de forma conservadora, pero con estilo y gusto. Aun así, hay algunos elementos humorísticos en la ropa de George". "Ya que hablamos de un vestuario discreto", dice Ethan con una sonrisa, "Mary consiguió que George Clooney se pusiera un kilt".

A pesar de que el matrimonio, el divorcio y los estragos resultantes pueden llegar a ser temas de peso, "también pueden convertirse en la base de una comedia", nos explica Ethan. "Una mujer de corazón duro, un hombre con poca cabeza, (George es el hombre con poca cabeza y Catherine, la mujer con el corazón duro) siempre han sido personajes de comedia".

Y Ed Herrmann aprovecha para añadir: "Lo genial es lo que dicen de los abogados especializados en divorcios y de la maquinaria del divorcio".

"Espero que el público disfrute viéndola, se ría y que cuando lleguen a su casa, reflexionen acerca del matrimonio", dice Catherine Zeta-Jones con una sonrisa. "No toma partido por o en contra del matrimonio, pero no dudo que todo el mundo encontrará un paralelo con algún conocido".

"A mí me parece una historia de amor que gustará a todo el mundo", comenta Grazer. "Todos nos morimos de ganas de ver a George y Catherine juntos, pero se intercambian unos cuantos golpes en el proceso".

"Creo que la película es tanto pro matrimonio como pro divorcio", comenta Ethan con diplomacia.

Bien, pero, ¿se puede predecir el resultado de la relación entre Miles y Marylin?

"Me parece que hay un final feliz", contesta Ethan.

Finalmente, hablando de la reacción del público, Joel comenta: "Bueno, ojalá se rían. No olvidemos que es una comedia".

CANAL COMPRAS