• Inicio Sugerir Modificar

Cabin Fever


Cartel de Cabin Fever

Como un ultimo adiós al instituto, Jeff, Karen, Paul, y Bert se embarcan en unas vacaciones a lo mas profundo de las montañas. Conduciendo a toda velocidad y con la música a todo trapo, llegan a una remota cabaña para agotar sus últimos días de juventud antes de entrar para siempre en el mundo adulto. Todo marcha sobre ruedas hasta que alguien se pone enfermo…

La piel de Karen empieza a llenarse de ampollas y a quemarse como si algo creciera dentro de ella. Asustados ante el horror, el resto de los compañeros asisten incapaces al deterioro de la chica. Temerosos de ser contagiados, empiezan una lucha contra la enfermedad que les llevara a enfrentarse y matar a todo aquel que se acerque a él aunque sea su mejor amigo. Los supervivientes tendrán que buscar ayuda antes de que el virus les mate.

     Título original: Cabin Fever
     Año: 2002
     Duración: 94 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Terror.
     Fecha de estreno: 28/11/2003
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Vertigo Films

 

Comentario

El Guionista y Director Eli Roth sobre "Cabin Fever"

Siempre he sido un fanático del cine de terror. Películas como Posesión Infernal de Sam Raimi, La Cosa (El Enigma de Otro Mundo) de John Carpenter y Pesadilla en Elm Street de Wes Craven tenían un terror intransigente y llevaron mi infantil imaginación a lugares tan oscuros que nunca antes supe que existían. Aspiré a hacer una película de terror que tuviera un miedo que resonara, que permaneciera en el público mucho tiempo una vez que salieran del cine.

En algún momento a mediados de los años 80 mis directores de cine de terror preferidos se graduaron en cine de gran estudio, las películas de terror se hicieron con menos cuidado y menos arte y el género que una vez alimentó la industria cinematográfica se paralizó. A finales de los años 70 las películas de terror se escribieron basándose en la siguiente premisa: ¿qué es terrorífico? A finales de los años 80 las películas de terror se escribían basándose en esta otra premisa: ¿cómo podemos matar a este grupo de chicos?

Me propuse hacer una película que fuera una vuelta al apogeo del terror de finales de los 70 principios de los 80. No sería una comedia, sería una scary movie que utilizaría el humor tanto para liberar tensiones como para meter a la gente en la película. Espero haber tenido éxito y que el público se divierta tanto viéndola como nosotros nos hemos divertido haciéndola.

La Inspiración para "Cabin Fever"

La idea para "Cabin Fever" vino cuando estaba trabajando en una granja de caballos en el sur de Islandia cuando tenía 19 años. Había estado limpiando una cuadra y cogí una infección en la piel de la cara. Me desperté a mitad de la noche rascándome la mejilla, pensando que me había picado un mosquito. Me miré la mano y vi trozos de piel. A la mañana siguiente intenté afeitarme, y literalmente me arranqué media cara. La parte mas extraña fue que aunque lo hice no me dolió, en realidad satisfizo el extraño picor que tenía debajo de la piel. Fui a un dermatólogo, que a juzgar por la mirada horrorizada y perpleja de su cara, no había visto nada así antes. Me recetó una crema y afortunadamente se curó. (Desde ese día estoy obsesionado con los productos para el cuidado de la piel como resultado de aquel accidente).

El Guión

Poco tiempo después de mi incidente cutáneo, vi un artículo sobre una bacteria que devora la carne humana en tan solo 24 horas. Escribí la película basándome en mis propios miedos por enfermar y en como tratar la pregunta: ¿Puede llevarme al médico? Me encantaría pensar que soy la clase de persona que podría conducir en esa situación pero si alguien está tan enfermo como para no poder conducir entonces no los quiero en mi coche. Este es el dilema que condujo el guión y cada personaje trata este tema de una manera diferente. Creo que la gente se puede asombrar con algunas de las cosas que estos chicos hacen pero espero que no esté tan lejos de alcanzar el hecho de que ellos se vean a sí mismos haciendo esas mismas cosas.

Escribí el primer borrador y se lo enseñé a mi amigo Randy Pearlstein con el que ya había hecho unos 30 cortos en la Escuela de Cine de la Universidad de Nueva York. Recuerdo que esperaba que Randy sintiera mucho miedo pero al poco tiempo de darle el borrador le pude oír como se reía en la otra habitación. Terminó de leerlo y con lágrimas en los ojos dijo: "Es lo mas divertido que he leído jamás". Yo no podía entender de que estaba hablando. ¡Era un virus que se comía la carne! ¿Cómo podía eso ser gracioso?

Randy señaló algunos defectos tanto en la estructura como en los personajes de la historia. Le conté lo que quería comunicar y me dijo, "Lo que me estás describiendo da miedo, pero eso no aparece en el borrador". Lo que empezó como una sesión de apuntes pronto se volvió una intensa colaboración de cuatro semanas escribiendo y rescribiendo, y es gracias a Randy que el guión el lo que es hoy en día. Randy tiene una increíble facilidad para los diálogos y para la narración así que combinamos personajes y reestructuramos la historia completamente hasta llegar a lo que es la película. Pusimos énfasis en la idea principal que todas mis películas favoritas tienen: ¿Qué es terrorífico?

Casting y Ensayos

Creo que hay un tope en lo que un escritor puede dar a un determinado papel y cuando tienes un actor que entiende el personaje completamente tus posibilidades se expanden hasta el infinito. Creo que nos han bendecido con los actores de esta película.

Encontrar a los actores fue mas difícil de lo que había pensado al principio. Vi que David Lynch contrataba a los actores simplemente hablando con ellos y esa es mi forma preferida de hacer una audición. Sin embargo, nunca tienes tiempo para hablar con todo el mundo así que con algunas personas tienes la oportunidad de tener una conversación pero con otros no. De una simple conversación con Jordan Ladd supe que era perfecta para el papel de Karen. Cuando James DeBello no quiso levantarse cuando se lo pedí, simplemente con la mirada que me echó me dijo que sería el tipo que interpretaría a Bert. Rider Strong sonrió en la audición sin dirección alguna y se ganó el trabajo en el momento.

En una película como "Cabin Fever"·que tiene lugar al principio en un bosque, sabíamos que necesitábamos actores que no fueran del todo adecuados para el papel, sino que fueran fáciles de tratar y no les importara ni trabajar muchas horas ni la sangre. Los actores realmente fueron mas allá de lo que se les requería y el hecho de tener actores que estaban tan bien preparados y listos para dar todo podía haberme perjudicado como director.

También tuvimos la suerte de poder trabajar con un número de actores locales de Carolina del Norte que nunca hubiéramos encontrado si hubiésemos rodado en cualquier otro lugar. Entre los actores que hicieron su debut en la pantalla con esta película están Robert Harris (el viejo Cadwell), Hal Courtney (Tommy) y Richard Boone (Fenster). Cada uno de estos actores crearon un personaje memorable con su presencia en pantalla. Es tan emocionante descubrir actores que nadie ha visto anteriormente.

Ensayamos con los actores una semana antes de empezar a rodar y principalmente contamos historias sobre nuestras fobias a los gérmenes. Al final de la semana todos habían conseguido encontrar tics, frases, palabras y momentos que definían realmente a su personaje. Sabíamos que las relaciones en pantalla tienen que parecer reales o la película no funcionará. Afortunadamente los actores se llevaban bien y eso se reflejaba en la pantalla.

El aspecto de la película

Queríamos que la película tuviera el aspecto de las películas de terror de finales de los 70 principios de los 80 pero sin llegar a parecer de bajo presupuesto. El cinematógrafo Scott Kevan y yo decidimos rodar a pantalla completa siguiendo la sugerencia de George Folsey Jr, que estaba supervisando el montaje mientras que Ryan Folsey terminaba otra película. George dijo que de esa forma lograríamos ese aspecto cinemático que queríamos. Pensamos que para que funcionara en la película teníamos que sentir como estos chicos están verdaderamente colgados en medio de la nada, y él sintió que realmente la pantalla completa mostraría ese sentimiento. Estos chicos están rodeados de árboles muertos, no hay ningún sitio a donde ir.

En la preproducción nos sentamos junto a los diseñadores Franco Carbone y Scott Kevan,y buscamos en libros de arte y en fotografías, especialmente en los trabajos de Francis Bacon y Joel Peter Witkin. Encontramos un color y un esquema de iluminación muy específico para la película, moviéndonos de espacios abiertos, brillantes y amplios a otros oscuros y claustrofóbicos según el virus evolucionaba. Franco tiene tal conocimiento del color y la textura y Scott tal control sobre el color y la luz que los dos unieron sus trabajos perfectamente. Cuando trabajas con artistas con tanto talento como Franco y Scott puedes señalar un cuadro como "Woman in Darkened Theater" de Edward Hopper y ellos dicen "esa es Marcy cuando está en la cama". De alguna manera, y eso va mas allá de mí, ellos pueden recrear el mismo color, la misma luz y el mismo tono del cuadro de una forma minimalista y preciosa.

Violencia y Humor

Siempre he tenido lo que la gente llama un sentido del humor enfermizo. Mientras que la violencia en la vida real para mí carece de toda comicidad, disfruto enormemente con películas que son tan violentas y molestas que para mí se vuelven divertidas. Quería hacer una película que tuviera un cierto nivel de violencia pero sin cruzar el límite de la explotación. "Cabin Fever" trata la destrucción de las amistades usando el cuerpo como una metáfora de ese deterioro. Para conseguir esto con efectividad, tenemos que ver a esos chicos muriendo. Sin embargo, si enloquecemos demasiado, entonces la película se convertiría en una de efectos especiales mas que ser de terror.

Siempre he tenido la impresión que el humor es una válvula importante y segura en las películas de terror. Con "Cabin Fever" intentamos dar a la audiencia una oportunidad para respirar, sentirse segura y liberar tensiones, de tal manera que podemos asustarles cuando menos se lo esperan. Sin embargo, tampoco quisimos ir demasiado lejos con el humor, por miedo a que el público no se tomara la película en serio. David Lynch me enseñó que se puede encontrar el equilibrio entre el humor y el terror, y que los dos están muy relacionados. Necesitas tener escenas en las que los miembros del público tengan una excusa para poner el brazo alrededor de tu chica, pero también necesitas escenas en las que poder sacudir fuertemente ese brazo dormido o en las que limpiar el sudor de las manos.

Partiendo de este ejemplo, queríamos que "Cabin Fever"fuera una película que estuviera en la delgada línea que separa lo grotesco de lo absurdo. Así que intentamos dejar que el humor surgiera orgánicamente de las situaciones terroríficas, aunque siempre insistimos en que tanto los personajes como la película en sí se toman la situación muy en serio.

CANAL COMPRAS