• Inicio Sugerir Modificar

Master and commander: Al otro lado del mundo


Cartel de Master and commander: Al otro lado del mundo

Russell Crowe es el capitán Jack "El afortunado" Aubrey, famoso por ser un capitán muy intrépido de la Armada Británica, y Paul Bettany es el cirujano de a bordo Stephen Maturin. Su barco, el H.M.S Surprise, es atacado de repente por un enemigo muy superior. Con el Surprise seriamente dañado y gran parte de su tripulación herida, Aubrey se debate entre el deber y la amistad cuando emprende una persecución de alto riesgo que le llevará por dos océanos, para interceptar y capturar a su adversario. Se trata de una misión que puede darle fama o destruir al Afortunado Jack y a su tripulación.

En el curso de esta epopeya de los personajes, la película viaja por el mundo, desde las costas de Brasil a las tormentosas aguas del cabo de Hornos, virando hacia el sur en medio de la nieve y el hielo hasta el otro lado del mundo y pasando por las remotas riberas de las islas Galápagos (convirtiéndose en la primera película de la historia que se ha rodado allí).

     Título original: Master and Commander: The far side of the world
     Año: 2003
     Duración: 138 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Aventuras.
     Fecha de estreno: 28/11/2003
     Calificación: Mayores de 7 años
     Distribuidora: 20Th. Century Fox Home Entertainment Epaña, S.A.

 
Nominaciones:
Oscar. Mejor película 2004
Oscar. Mejor director 2004

Comentario

MASTER AND COMMANDER: Al otro lado del mundo está dirigida por Peter Weir sobre la base de un guión del propio Weir y de John Collee, basado en las novelas de Patrick O’Brian. Las novelas de “Aubrey y Maturin” de O’Brian, así llamadas por sus personajes centrales, fueron consideradas por Richard

Snow, en The New York Times como “las mejores novelas históricas escritas jamás”. David Mamet, también escribiendo en The Times, definió a O’Brian como uno de los mejores novelistas en lengua inglesa de los últimos treinta años. En cuanto al personaje creado por O’Brian, el capitán Jack Aubrey, The Times

señaló posteriormente que el actor Russell Crowe “parecía haber nacido para interpretar este personaje”.

El proyecto dio sus primeros pasos hace más de diez años cuando dos figuras legendarias, el productor de Hollywood Samuel Goldwyn, Jr. y el famoso escritor Patrick O’Brian, tuvieron conversaciones preliminares acerca de trasladar a la pantalla grande algunas de las historias de O’Brian sobre Aubrey y Maturin. Goldwyn fue la primera persona que vio el enorme potencial cinematográfico del

trabajo de O’Brian y convenció al escritor, que no había ido al cine durante años, de que el medio podría hacer justicia a las aventuras del capitán Jack Aubrey y el doctor Stephen Maturin.

La película a la que se ha dado lugar una década más tarde está basada en los personajes más importantes presentados por primera vez en el libro de O’Brian, Capitán de mar y guerra, pero también emplea el amplio esquema narrativo de la décima de las veinte novelas Aubrey y Maturin, La costa más lejana del mundo. Peter Weir pensaba que esta última contaba con una estructura de historia más directa, cinematográfica y adaptable al lenguaje cinematográfico (Nuestros héroes son atacados por un enemigo muy superior al que deben perseguir; ¿pero hasta adónde y a qué precio?)

Utilizar la estructura narrativa de La costa más lejana del mundo permitía además centrar la película casi por completo en el mar, un enfoque singular y original que Peter Weir consideraba la clave para capturar la letra y el espíritu de las novelas de O’Brian. La película emplea la técnica cinematográfica más puntera y una obsesiva atención a la precisión y el detalle para hacer retroceder de verdad a los espectadores en el tiempo y no, como se suele hacer hoy en día, yendo a un mundo de alguna manera ficticio, dejándoles vivir una aventura a bordo de un barco de la Armada de Nelson hace doscientos años.

Desde la madera haciéndose astillas durante un ataque al paso del cabo de Hornos en medio de una violenta tormenta, o el calor de las calmas ecuatoriales, MASTER AND COMMANDER: Al otro lado del mundo embarca a la gente en una aventura en alta mar como nunca antes se había hecho en el cine.

Pero pese a todo ese espectáculo, es la atención a los personajes y la emoción lo que diferencia a Patrick O’Brian y Peter Weir de otros narradores de historias que han surcado estas aguas.

La magna obra de los veinte volúmenes de Patrick O’Brian, que refleja toda una vida de investigación, fue la piedra de toque para Peter Weir. El director nunca cejó en su empeño de capturar hasta el mínimo detalle la precisión y el espíritu del mundo y los personajes de O’Brian, y logra un nivel de realismo histórico sin precedentes en esta película.

“La prosa de Patrick O’Brian es maravillosa”, dice Weir. “Se trata de un escritor de primer orden. Desde luego, éste era uno de los mayores retos a la hora de adaptar su obra. Cuando adaptas un libro, las palabras se caen de la mesa y tienes que sustituir la prosa por imágenes. Ha sido un enorme reto lograr

contar visualmente esta historia de forma que se hiciera justicia a las palabras de O’Brian”.

Cuando Weir y Collee empezaron a escribir el guión, clasificaron los libros de O’Brian bajo los epígrafes: “Divisiones”, “Tripulación”, “Diálogos de Jack y Stephen”, etcétera. Estas referencias eran luego fotocopiadas y convertidas en libros; “chuletas a mano” para el reparto y el equipo técnico, señala Weir.

“Yo mismo, estaba rodeado de artefactos de la época mientras trabajaba en el guión; espadas, hebillas de cinturón, mapas.. esperando que me visitaran las musas”, prosigue Weir. “La música era otra gran ayuda, cuando andaba a tientas tratando de encontrar la forma de regresar a la época”.

Según el guionista John Collee, MASTER AND COMMANDER: Al otro lado del mundo, ambientada en su mayor parte a bordo del barco Surprise, es un reflejo de la consumada habilidad de Weir para crear mundos bien acotados y llenos de vida. “Es una cosa que Peter hace excepcionalmente bien, como hizo en Único testigo y El show de Truman. Quería crear un universo flotante en MASTER AND

COMMANDER: Al otro lado del mundo”.