• Inicio Sugerir Modificar

El último minuto


El reloj avanza hacia EL ÚLTIMO MINUTO, pero nadie lo sabe. Nadie, excepto Billy Byrne (Max Beesley). Él no tiene que preocuparse: es joven, atractivo y con talento, la última maravilla, al menos eso es lo que dicen los "glitterazzi" (periodistas del famoseo) londinenses en las calles, en los clubs, en los negocios. Pero resulta que los "glitterazzi" se equivocan y Billy Byrne se hunde en un segundo. Su mundo estalla; su autoestima se hace añicos. De pronto, está en una montaña rusa que se hunde en el submundo de Londres... un peligroso territorio de asesinos, ladrones y representantes artísticos.

THE LAST MINUTE (EL ÚLTIMO MINUTO) es un cuento lleno de oscura comicidad acerca de la fama, la decepción y el alto precio del fracaso.

     Título original: The last minute
     Año: 2001
     Duración: 97 min.
     Nacionalidad: Reino Unido
     Género: Acción.
     Distribuidora: Alta Films, S.A.
    Encuentrala en Amazon  

 

Comentario

Tras el éxito de Blade, protagonizada por Wesley Snipes y Stephen Dorff, el director británico Stephen Norrington recibió numerosas ofertas de los estudios de Hollywood para su siguiente proyecto. Su anuncio de que iba a producir una comedia negra de bajo presupuesto que se rodaría en Londres causó una auténtica conmoción en Hollywood, pero se trataba de una progresión natural, según su colaborador habitual, el productor Matthew Justice.

THE LAST MINUTE era un guión que Norrington había escrito en 1996. Tanto él como Matthew Justice habían trabajado en el campo de los efectos especiales, y Death Machine (1994) fue su primera colaboración en un largometraje. El rodaje fue duro pero muy gratificante y de él surgió que Norrington fuera contratado como director de una película llamada The Mutant Chronicles, que Justice iba a producir, pero el largometraje nunca llegó a completarse. Según Justice, la interrupción del proyecto, en el que se llevaba trabajando un año y en el que ya había mucha gente implicada, afectó profundamente a Norrington, que tuvo que estar sin hacer nada durantes unos meses, lo que para un hombre tan personal y creativo como él era una eternidad. Sin embargo, a los seis meses de la interrupción de The Mutant Chronicles, Norrington fue contratado para dirigir Blade, y Matthew Justice se incorporó también como productor de efectos especiales y posproducción. Blade fue todo un éxito y llevó a Norrington al panteón de los directores visionarios de Hollywood.

Después de la experiencia de trabajar con un gran presupuesto en Hollywood, Norrington quería explorar las posibilidades creativas de manejar un bajo presupuesto para tener control creativo. Según Justice, la idea inicial del proyecto era ir a Londres y tratar de hacer una película británica de calidad, divertida, ligera. Encontrar la financiación adecuada para un proyecto tan personal era vital para Norrington y Justice, pues el director no estaba dispuesto a que nadie interfiriera en el guión. Finalmente, el principal productor de Blade les presentó a Steve y Chris Blackwell, de Palm Pictures, se llegó rápidamente a un acuerdo y se empezó a rodar, tal y como querían Stephen Norrington y Matthew Justice: con libertad creativa, con un equipo técnico joven, lleno de talento y entusiasmo, con grandes actores y en la ciudad de Londres.

CANAL COMPRAS