• Inicio Sugerir Modificar

El coche de pedales


Cartel de El coche de pedales

Durante la Semana Santa del año 59, en el tragicómico paisaje social de la España radiofónica y con bombillas de pocos watios, transcurre la fábula de la crónica sentimental de un niño de nueve años: Pablito.

Pablito desea el coche de pedales que ve en un escaparate cerca de su casa. Su familia -clase media con mala suerte-, sufre la sorda presión familiar de la otra parte de la familia -clase media con buena suerte y mejores influencias-. El deseo del coche y la esperanza de conseguirlo que le alientan sus padres llevan al niño, hucha en ristre, a un viaje extraño al abigarrado y sorprendente mundo familiar lleno de mentiras y chantajes. Pablito sobrevive sentimentalmente en ese ambiente gracias a su capacidad para obtener en la imaginación las respuestas que sus padres y sus educadores no le brindan. Pablito creará su propio final feliz.

     Título original: El coche de pedales
     Año: 2003
     Duración: 94 min.
     Nacionalidad: España, Portugal
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 16/01/2004
     Calificación: Todos los públicos

 

Comentario

Los años 50 españoles han tenido su representación en el cine bajo el peso de la censura de la época, que obligaba a hablar metafóricamente, a eludir temas, o a presentar otra realidad cinematográfica. Hubo que esperar a los 60 para que aparecieran perlas como el Cochecito, el Verdugo, o escándalos como Viridiana, que convivían con una mítica Sara Montiel, estandarte del cine español. Algunas comedias costumbristas con carga social se irán filtrando junto a otro cine anodino reflejo de una sociedad anodina que no podía representarse a si misma tal como era. El franquismo cotidiano ha sido eludido o sustituido por otro paisaje encubridor de una realidad española de medio pelo, subdesarrollada moral y espiritualmente.

CONVIENE REPASAR DE VEZ EN CUANDO

La propuesta del guión de El coche de pedales, sin pretender ser en primer término una crónica social, sí brinda un paisaje social realista sobre cuyo fondo transcurre la acción central de la película: La historia de un niño - una mirada inocente- que trata de entender cual es su estatus, el de su familia, y que trata igualmente de entender los usos y costumbres de la sociedad en la que le ha tocado vivir. La crónica de un viaje desde la inocencia hasta la madurez.

"TUS PADRES NO MIENTEN NUNCA"

La mentira institucionalizada en la familia, es el paradigma de la mentira social, e invitan ineludiblemente a aceptar por parte del niño - personaje protagonista- a la mentira como instrumento social de convivencia. Es decir, el niño tiene que saber mentir para poder conseguir sus fines y para poder seguir habitando y ser aceptado en el mundo de los adultos.

A su alrededor triunfadores y perdedores, vencedores y vencidos, conviven esgrimiendo cada cual las hieles de su propia supervivencia.

Un tratamiento tragicómico del tema nos establece una distancia irónica sobre lo que podía ser simplemente una crónica, y sin embargo nos ayuda a dar realismo a una historia producto de la ficción. Con el trasfondo de una crónica sociológica, hay una trama sentimental que universaliza la andadura del niño intentando conseguir los criterios adecuados para estar en el mundo que le ha tocado vivir.

"El día de mañana dirás : ¡qué razón tenía mi padre !"

La relación del niño con su familia, la necesidad infantil de reconocer modelos de comportamiento en sus padres, las tentaciones del Angel de la Guarda, o la exhortación de un discurso y un entorno integrador : Diego Valor, la casposa politiquería del Colegio o de la Organización Juvenil Española, hacen que el niño, náufrago de criterios de comportamiento ande a la deriva intentando aferrarse a su familia mas inmediata para poder supervivir, pero le cuesta saber cómo son exactamente sus padres, y tampoco está seguro de que sean su tabla de salvación.

"Antes se coge al mentiroso que al cojo"

El enfoque del guión del coche de pedales, trata de ser condescendiente con los mentirosos. Esto que puede parecer moralmente incorrecto es éticamente necesario en el contexto de la película, y es quizá el eje central de su exposición y su paradoja. Mentir para sobrevivir.

"Tengo el reloj en hora con Radio Nacional"

La radio, es el paisaje sonoro de la película, pero también el pulso social de la época: "El Parte", "el Rosario", "la Novela", "los concursos", "Pepe Iglesias El Zorro"... Sus programas coexisten con las tramas cotidianas, como coexisten las músicas de marchas militares o procesionales, los pasodobles de banda municipal, o el ciego de la esquina que quizá de la suerte de un momento a otro a la medianía española que piensa que algo o alguien arreglará las cosas, y que " !qué vida ésta !".

La otra "Resistencia"

Del franquismo puede hacerse una historia sobre la resistencia: la política, la de combate contra la dictadura, puede hacerse también la otra cara: la de la propia resistencia del franquismo como tal, como dictadura. Pero hay otra "resistencia" mas gris, mas doméstica, menos brillante, mas callada y anónima que es la de quienes simplemente viven sin brillantez, la de los que simplemente se enfrentan con el día siguiente, y conviven con toda la iconografía de la época, en todas sus diferentes formas de representación, que contribuyen a creer que eso iba a seguir así "per in secula seculorum".

De esa otra cara de la moneda, habla el guión de la película "El coche de pedales", una historia tamizada por la ironía pero que pretender mostrar una fauna ibérica que si uno mira en los archivos cinematográficos, o en los periódicos de la época, puede llegar a pensarse que nunca existió. Los NODOS... eran tan convincentes!