• Inicio Sugerir Modificar

Cachorro


Cartel de Cachorro

Cuando Violeta decide hacer un viaje por la India con su nuevo novio, deja a su hijo Bernardo de 9 años con su hermano Pedro, un atractivo dentista homosexual, desinhibido en sus relaciones y sin más responsabilidades que para con él mismo. Pedro cambiará su comportamiento para que su sobrino no perciba su desenfrenado ritmo de vida habitual. Sin embargo, el niño mantendrá una actitud de lo más natural, como si estuviera en su propia casa, sin incordiar ni entrometerse en nada.

Ahora Pedro tendrá que enfrentarse a un montón de cosas inesperadas para él (colegio, educación etc ...). Poco a poco la relación se hará más estrecha, a base de cariño, afecto y amistad, algo que Pedro nunca había tenido con nadie que no fuera con él mismo.

Todo es perfecto hasta que Dª Teresa, la abuela paterna de Bernardo, aprovecha la ausencia de Violeta para ver al crío y hacerle algunos chantajes sentimentales. La educación de un crío a su parecer no puede estar en manos de un homosexual.

     Título original: Cachorro
     Año: 2004
     Duración: 99 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 27/02/2004
     Distribuidora: Manga Films

 
Nominaciones:
Goya. Mejor actor revelación 2005

Comentario

Creo que a nadie se le escapa que en estos últimos años estamos asistiendo a una especie de desembarco de películas con temas o personajes homosexuales, supongo que como un primer paso necesario hacia una deseable normalización del asunto. Algunas de ellas han conseguido deslumbrar por la emoción, la sinceridad, la audacia y la originalidad con que estaban construidas sus historias y retratados sus personajes.

Pero, por el contrario, la corriente mayoritaria de ese supuesto cine gay tiene la limitación, a mi manera de ver, de que parece pensado para satisfacer unos cuantos estereotipos confortables: el homosexual ideal, guapo, culto, sensible, romántico, o, por otra parte, el gracioso con mucha pluma, ambos tipos amigos fantásticos para las chicas. Otro grupo importante de películas se limita a hacer comedia, a veces muy burda, con esos mismos estereotipos. Y, por último, están las que se centran en exponer una serie de problemas que se asocian fácilmente con la homosexualidad: la dificultad para asumir esa condición sexual, la discriminación, los amores no correspondidos o el mazazo del sida.

Como todo esto ya empieza a estar muy visto hay que ir pensando en nuevas historias, en personajes que se salgan de los retratos robot, en conflictos más complejos. En "Cachorro" nadie tiene ninguna dificultad especial para asumir su orientación sexual, hay amores no correspondidos, pero porque al protagonista le da la gana que así sea, y el sida aprieta pero no ahoga (el peor mazazo es que los que no lo padecen lo utilicen como arma arrojadiza.)

Y, encima, como colofón, hay que cuidar de un niño. Y no porque sea un derecho por el que lucha el protagonista (no es una película sobre héroes combativos que reclaman igualdad en todos los aspectos, o sea, no hay parejas de hecho ni leyes de adopción), sino porque la vida es muy complicada y a veces, muchas veces, hay que remangarse y ponerse a trabajar duro para sacar adelante las cosas que nos van llegando.

"Cachorro" quiere ser una historia de aprendizaje sentimental, de desconcierto, de vida sexual desenfrenada pero bien compaginada con la responsabilidad de cuidar a un chiquillo, de niños que enseñan cosas a los adultos y adultos que no saben qué podrían enseñarle a un niño, de equívocos absurdos y cómicos y de encrucijadas terriblemente dolorosas, de la vida y del compromiso con la vida, con la de uno mismo y con la de los que nos necesitan.