• Inicio Sugerir Modificar

The station agent (Vías cruzadas)


Cartel de The station agent (Vías cruzadas)

Finbar McBride sólo quiere estar solo y que le dejen tranquilo, pero para él, nacido con enanismo, pasar inadvertido es una tarea casi imposible. La forma en que Fin se ha defendido siempre de la curiosidad que despierta es llevar una vida aislada presidida por una única pasión: los trenes.

Tras la muerte de su único amigo y compañero de trabajo, Fin se instala en una estación de tren abandonada en el campo, en Nueva Jersey, para vivir como un ermitaño.

Pero, al igual que les pasó a los jefes de estación que vivieron allí antes que él, Fin no tarda en verse involucrado en las vidas de algunos de sus vecinos: Olivia Harris, una artista que intenta superar una tragedia familiar, y Joe Oramas, un vendedor de perritos y hamburguesas de origen cubano con talento culinario y una sed insaciable de conversación.

En la olvidada estación de ferrocarril, este trío tan dispar empieza a forjar unos lazos singulares, que en última instancia revelan que incluso el aislamiento es mejor compartido.

     Título original: The station agent
     Año: 2003
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 27/02/2004
     Calificación: Mayores de 7 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

El guión

"La estación de tren de Newfoundland me sirvió de inspiración para el guión de THE STATION AGENT. La vi mientras me dirigía en coche a visitar a mi hermano que acababa de comprar una casa junto a un lago en la parte occidental de Nueva Jersey. Había algo en esa estación abandonada que sobrevivía en medio de ninguna parte que me impresionó. Parecía una reliquia del pasado. Localicé a la persona propietaria de la estación y me introdujo en la subcultura de los fanáticos del ferrocarril (railfans), que están obsesionados con la historia y la cultura de los ferrocarriles norteamericanos. Me pareció fascinante el papel desempeñado por el ferrocarril para poner en contacto a la gente de este país".

Los actores

"Escribí los tres personajes principales de Fin, Olivia y Joe expresamente para los actores que los interpretan. Yo había dirigido a Peter Dinklage en una obra Off Off Broadway [teatro alternativo, más radical que el Off Broadway] que coescribí, titulada The Killing Act; Bobby Cannavale y yo habíamos actuado juntos en el teatro, y en cuanto a Patricia Clarkson, soy un gran admirador suyo. Para otros papeles llamé a un montón de actores amigos míos de Nueva York, y en otros casos recurrí a un director de reparto".

"Desde que dirigí a Peter Dinklage en la obra de teatro The Killing Act, hace seis o siete años, nos hicimos amigos, pero al principio desarrollé el papel de Fin sin tener en la cabeza a Peter. Yo estaba interesado justamente en crear un personaje que pretende aislarse. Pero una noche, tomando unas copas con Peter, me sorprendió cuánta atención atraía por su enanismo y la habilidad que tiene para aislarse cuando quiere. Inmediatamente pensé en el personaje de Fin, que es en sí mismo un maestro de la desconexión. Me he dado cuenta de que la gente hace lo mismo en diferentes niveles y momentos, movida por el instinto tan humano de apartarse de la sociedad cuando algo te hiere, de que te dejen solo; la cuestión es cuánto tiempo".

"Vi a Patricia Clarkson en la obra de Richard Greenberg Three Days of Rain en Nueva York, en la época en que empecé a escribir el guión. Desde ese momento tuve su voz en mi cabeza. Ella y yo tenemos el mismo agente, así que en cuanto terminé el guión se lo entregué a él para que se lo pasara a Patty. Ella lo leyó y se incorporó enseguida al proyecto".

La experiencia de dirigir

"Había momentos en el set en que me parecía que el mundo se hundía a mi alrededor y veía a mis actores sentados junto al lago, fumando un cigarrillo y riéndose. Lo que yo quería en ese momento era correr hacia ellos gritando: '¡Soy uno de vosotros! ¡No quiero seguir interpretando este papel!'. Son muchas las cosas que pasan en el set que requieren tu atención y es un gran reto estar a la altura. Luego llegó el proceso de montaje, que fue terrible y maravilloso. Por un momento, lo único que podía ver eran mis errores; luego, enseguida pude darme cuenta de las posibilidades que había. Me ayudó mucho el apoyo del montador: hubo una buena colaboración entre nosotros durante el proceso. Creo que los dos nos dimos cuenta de que, sólo con las actuaciones y la fotografía ya teníamos algo muy especial".

Los trenes

"Los trenes representan una conexión con nuestro pasado, una época en que viajar era mucho más agradable, más elegante, más romántico, pero también son una especie de excitación infantil por viajar y explorar. Viajar en tren es diferente porque se puede mirar el paisaje por el que pasas. Si conduces un coche o vas en avión, te pierdes los detalles".

CANAL COMPRAS