• Inicio Sugerir Modificar

Dark blue


Cartel de Dark blue

En Norteamérica, los policías juran hacer cumplir la ley y defender a los inocentes. Pero cuando se está en la calle la única ley es la del sálvese quien pueda. Y fue en la calle en donde el policía Eldon Perry (Kurt Russell) aprendió el oficio.

Perry es un veterano policía de Los Angeles, una de las ciudades más duras del mundo. Forma parte del cuerpo de élite del SIS (Special Investigations Squad, Patrulla de Investigaciones Especiales) y se le conoce por la dureza de sus métodos, su mal carácter y su determinación para hacer lo que sea con tal de conseguir que la justicia se cumpla. Perry no es muy amigo de seguir el reglamento y tiende a excederse cuando está de servicio... hasta que otro policía jura acabar con él.

El SIS recibe el encargo de investigar un cuádruple homicidio que ha alcanzado gran repercusión y Perry se encarga del caso junto al novato Bobby Keough (Scott Speedman). En la investigación que realiza con Perry, Keough descubre pronto la triste realidad de una práctica policial que incluye intimidación y corrupción.

El subdirector Holland (Ving Rhames) es el único agente del departamento capaz de plantarle cara al SIS y a su poderoso director, Jack Van Meter (Brendan Gleeson). El SIS funciona como una piña frente al exterior y nadie se había atrevido a desafiar su funcionamiento, hasta ahora. Mientras Perry y Keough se dedican a resolver el homicidio, Holland decide acabar con la forma que tiene Perry de tomarse la justicia por su mano.

A lo largo de un período de cuatro días, el brutal asesinato y un proceso judicial cargado de tensión racial ponen en marcha una cadena de sucesos explosivos que resuenan por toda la ciudad de Los Angeles. A todo esto, Perry y Keough circulan por los agitados barrios de South Central en pos de unos asesinos sin escrúpulos, pero también deben enfrentarse a sus propios demonios que resultan ser más letales que los criminales que persiguen.

     Título original: Dark blue
     Año: 2002
     Duración: 118 min.
     Nacionalidad: EE.UU., Alemania
     Género: Acción.
     Fecha de estreno: 05/03/2004
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: United International Pictures

 

Comentario

El personaje central de DARK BLUE es el fascinante Eldon Perry, que protagoniza un argumento de crimen y corrupción, conflictos raciales y sociales, y redención, teniendo como fondo el veredicto sobre el caso Rodney King y los disturbios sociales que produjo. Es una película compleja, con muchas historias paralelas, que toca una amplia variedad de temas, pero la fuerza de la historia proviene del proceso personal que emprende Perry para encontrarse a sí mismo... y del precio que tiene que pagar por ello.

El guión de David Ayer a partir de una historia del aclamado novelista James Ellroy fue escrito teniendo en mente expresamente al actor Kurt Russell. Por fortuna, en cuanto Russell leyó el guión decidió aceptar el papel. Le atraía el personaje y pensó que le ofrecía un reto excitante como actor.

Pero cuando leyó el guión el proyecto carecía aún de director y Russell decidió esperar hasta estar seguro de que el guión iba a caer en buenas manos. Eldon Perry podía convertirse en un personaje demasiado politizado o demasiado unidimensional y Russell esperaba que encontrasen un director que supiera desarrollarlo de forma adecuada. Pasaron varios años pero, por fin, el director Ron Shelton se comprometió con la película y el proyecto comenzó a caminar. Dice Russell: "Cuando supe que dirigiría Ron y escuché el concepto que tenía de la película, tive claro que había llegado el momento de hacer la película".

Dice el productor Chubb: "Fue la presencia de Ron lo que hizo que Kurt se sintiera seguro de que la película no iba a ser demasiado política y de que su personaje iba a tener un tratamiento adecuado". El director Shelton explica así lo que le atrajo del proyecto: "Me gustó mucho el guión. Me interesaba la noción de una trama policiaca con un fondo político. Es una historia que tiene muchos niveles y un gran conflicto dramático. No se trata de una vulgar película de tiroteos". Shelton, Ayer y Russell unieron sus esfuerzos para refinar el guión, haciendo que la historia se centrase en el personaje de Eldon Perry. Dice Shelton: "Quería humanizar a Eldon sin comprometer el lado oscuro que tiene el personaje. Queríamos convertirle en un hombre que ha entablado un combate con el diablo, y lo está perdiendo".

El personaje del agente Perry le ofrecía a Russell la ocasión de explorar un tipo de personaje que no ha solido interpretar: "Perry es una variación sobre el tipo de papeles que he hecho en mi carrera. Esta película narra una historia contemporánea con personajes realistas, y no se puede ser más "real" de lo que lo es Perry. Es la persona más real que he interpretado nunca: es un carácter completamente redondo. Es policía y trabaja para el ayuntamiento y para la comunidad, pero también es lo más políticamente incorrecto que se puede ser. Es un tipo que se ha educado en la calle. No conoce límites. Y durante los cuatro días que describe la película, se da cuenta de hasta qué punto ha sobrepasado los límites".

Pese a sus obvios defectos, Russell piensa que Perry tiene algo que atrae a la gente: "Eso es lo que le hace peligroso. La gente como Perry tiene siempre un lado atractivo. Pero tiene también un lado explosivo. Será interesante ver en qué momento de la película decide el espectador ponerse en contra de Eldon. Ver qué parte de él aceptan y qué parte rechazan. Es un personaje peligroso, puedes llegar a odiarlo, pero bien puede gustarte también. En última instancia espero que el espectador sienta algo de compasión y de simpatía por él".

Russell continúa: "Eldon Perry es famoso en su departamento por una serie de razones, no todas ellas buenas. Y él sufre las consecuencias de eso. Pero comprende que hay cosas que no las va a hacer nadie si no las hace él. Él es capaz de hacerlas, y vaya sí las hace. Otra cosa es si deberían hacerse o no".

El joven y novato Bobby Keough es lo opuesto al personaje de Russell, como dice éste mismo: "El espectador depositará su confianza y sus mejores deseos en el personaje que encarna Scott Speedman. Deseará que sea capaz de elevarse sobre esta sima de malos pensamientos y malas acciones".

Como Keough es un recién llegado al cuerpo de policía, Speedman lo interpreta con cierta ingenuidad e inexperiencia: "Bobby se encuentra con algo que resulta ser demasiado para él. Intenta encontrar su lugar en todo ese embrollo de personajes. Quiere ser un policía respetado, quiere formar parte del equipo del SIS. Su tío, que es su ídolo, dirige el departamento y Bobby está tan desesperado por merecer su aprobación que acaba haciendo cosas que nunca debería haber hecho".

Dentro del SIS, Perry es el mentor de Keough y para Speedman llegan a formar una especie de familia: "Como Bobby es sobrino del director del SIS, hace mucho que conoce a Perry. Son como hermanos pero Keough mira a Perry con idolatría y cree que es el mejor en su trabajo. Está chiflado, pero cumple con la misión que le encomiendan y tiene una forma de actuar única y personal. Bobby es capaz de lo que sea con tal de agradarle".

Para Russell, Keough es uno de los pocos personajes positivos moralmente de la película: "A veces una persona buena se ve en una situación en la que debe tomar una decisión y a veces se toma la equivocada. Bobby no es un mal chico. Quiere hacer el bien. Pero funciona en el mundo real y acaba haciendo cosas que no están bien".

Para Speedman uno de los beneficios de trabajar en la película fue sin duda la ocasión de trabajar con Russell: "Es asombroso ver a Kurt en acción. Ha sido muy amable y no le ha importado dedicar parte de su tiempo a compartir conmigo todo lo que sabe de este negocio. Ving Rhames también es estupendo. Le gusta improvisar cuando se está rodando: la escena puede estar quedando bien, pero él intentará llevarla un poco más allá. Se tira al suelo, se excede, sobreactúa... es genial. Si ruedas una escena con él es imposible no espabilar, te obliga a fijarte bien en todo lo que hace. Ha sido una experiencia maravillosa".

Ving Rhames, que hace el papel del subdirector Holland, se sintió atraído por la atención que se presta en el guión a las cuestiones sociales: "Esta película toca un tema de relevancia social. Y lo que viene a decir es que en este mundo las cosas cambian para que todo siga igual... Holland es un hombre que vive en conflicto. Tiene el dilema de ser un hombre negro vestido de azul (su uniforme de policía). Si el departamento de policía está corrompido, ¿qué pinta él metido ahí dentro? Es un hombre no desprovisto de defectos, ha cometido adulterio, pero quiere obrar de forma correcta. A mí me recuerda un poco el personaje de Serpico (interpretado por Al Pacino en la película dirigida por Sidney Lumet en 1973): es un afroamericano dispuesto a enfrentarse a todo el sistema. En ese sentido me pareció un personaje atractivo".

Rhames es conocido por su afición a la improvisación y aquí se encontró con unos compañeros de reparto dispuestos a aceptar el reto: "Kurt Russell es un actor de actores. Está muy abierto a la idea de improvisar. Le gustaba que le sugirieran diferentes formas de enfocar una escena, porque en este caso estaba interpretando un personaje que es lo más opuesto a él que pueda concebirse. La idea era tratar de hacer ese personaje más humano, pero sin dejar de mostrar sus defectos, su talón de Aquiles. Creo que Kurt ha hecho un gran trabajo con este papel".

Michael Michele hace el papel de Beth, antigua amante de Holland. Pese a intentar evitarlo, Beth se acaba enamorando de Bobby Keough. Dice Chubb: "Probamos a varias actrices pero Michael tenía la combinación justa de gracilidad y fuerza. Además conectó enseguida con Scott Speedman, logrando que la relación que se establece entre ellos pareciese muy real. Después de verla a ella no tuvimos que seguir buscando".

Es la tercera vez que hace el papel de policía, así que Michele está familiarizada con el uniforme azul oscuro: "Tengo experiencia con las armas. Sé cómo hay que andar y cómo hay que hablar. Conozco la personalidad de una mujer policía, es un terreno en el que me siento cómoda. La historia romántica es otra cosa. La historia de amor de Beth es muy inocente y sucede de forma muy rápida, con el telón de fondo de los disturbios producidos por el caso de Rodney King. Hay dos polos opuestos en juego. Por un lado, el caos de los disturbios en los que se ven involucrados civiles y policías. Y por otro lado están esa pareja de policías, una mujer afro-americana y un hombre blanco, que se enamoran. Espero que la gente no se fije en el color de su piel: si olvidan la cuestión de la raza, verán que es una historia muy inocente de atracción, de amor, de pasión, física y sexual, todo a la vez".

Speedman piensa que para Bobby Beth representa la verdad. "Bobby va de un lado para otro tratando de agradar a todo el mundo, tratando de ser aceptado en el grupo. Y encuentra a esta mujer que le dice, Eres tú, tú eres la persona que amo. Beth encarna la pureza en la película. No hace más que decirle a Bobby quien es él realmente, se lo repite una y otra vez, pero él no sabe escuchar".

El reparto se completa con Brendan Gleeson en el papel del corrupto Jack Van Meter; el rapero Kurupt, en el papel de Orchard; Dash Mihok (Sidwell); Master P (Maniac); Jonathan Bank (Barcomb); Khandi Alexander (Janelle Holland) y Lolita Davidovich en el papel de Sally Perry.

Russell comenta: "Se ha hecho todo lo posible para que cada personaje brille con luz propia. Son personajes bien dibujados e interpretados por actores magníficos. ¿Qué más se puede pedir? DARK BLUE es una película hecha por amor. No dispusimos de todo el dinero del mundo para rodarla. El equipo de la película y los actores también han hecho causa común para llevar el proyecto a buen puerto".

Parte del éxito de un proyecto así depende de la atención que se preste a los detalles. Shelton contrató como asesor técnico a Bob Souza, antiguo detective de la policía de Los Angeles: "Souza nos ayudó a clavar los detalles del trabajo policial. Nos ayudó a recrear los procedimientos reales y a humanizar a los personajes de los policías. Para mí era importante que la película no fuese una caricatura de buenos y malos".

Dice Souza: "Se trata de una historia de ficción, pero me resulta muy cercana. Presenta policías de robos y homicidios así como de la sección de investigaciones especiales. Me he empeñado en que todo resultara fidedigno desde un punto de vista técnico. No en vano llevaba veinte años en el cuerpo, en robos y homicidios, antes de retirarme".

Souza empezó a trabajar en la fase de pre-producción con los diversos departamentos para asegurarse de que se trataba de una reconstrucción real de cómo era la policía hacia 1992. También trabajó con Michele y Speedman: "Querían ver como funciona un policía realmente en su vida diaria. Los llevé a una comisaría".

Dado el polémico contenido de la película, la policía de Los Angeles no se mostró muy dispuesta a colaborar en el rodaje. Speedman, por ejemplo, no pudo acompañar a los policías de patrulla: "Era una de las cosas que más me excitaban del proyecto, ir de patrulla por la ciudad. Pero no pudo ser".

Dice Chubb: "El retrato que se hace en la película de la policía de Los Angeles es polémico, pero no es una película anti-policía. A lo largo de la historia de la ciudad ha habido muchas ocasiones en que los contribuyentes se han negado a pagar suficientes impuestos para mantener una fuerza de policía efectiva, sobre todo en las zonas de nivel socio-económico más bajo. Los problemas que surgen de trabajar sin fondos suficientes durante décadas han hecho que se pague un coste humano, tanto de policías como de ciudadanos. La acción de nuestra película se inscribe en ese vacío".

Todo el reparto elogia la labor del director Ron Shelton. Rhames describe así su enfoque: "Es simple y clásico. Sabe cómo encontrar los matices de los personajes y de las situaciones para que tanto unos como otras resulten cargados de veracidad".

Michele comenta: "Es un gran escritor. Y un gran director. O sea, que tiene un doble golpe. Se coloca detrás de la cámara y sabe dirigir el rodaje magníficamente pero también es un experto con las palabras y sabe qué frases colocar en boca de un actor para que la cosa funcione. Es maravilloso trabajar con alguien que a sus virtudes como director suma las de escribir bien".

Russell añade: "Me gustan muchas de las películas de Ron. En este oficio manda el director y él conoce bien su oficio. Su estilo es el adecuado para el tipo de historia que está contando aquí. Hay tragedia, drama, un poco de humor: esta película tiene de todo. Sabe encontrar el sentido de cada momento en esta gran saga y lo orquesta todo manteniéndose fiel al espíritu de James Ellroy. Ha hecho un trabajo increible".

Todos los que han hecho la película confían en que ésta producirá un efecto importante en el espectador y servirá para inspirar discusiones. Dice Shelton: "Quisiera que el espectador se involucre en la historia que estamos contando y nos siga en esta visita al oscuro mundo de los policías, con sus problemas y sus soluciones. Este es un oficio duro. Quiero que el espectador siga la historia de un policía que se hunde en el infierno y que se involucre tanto que desee que sea capaz de salir de él. También quiero que piense en la corrupción y el racismo. Si consigo que piensen en todas estas cosas en el camino de vuelta a casa, entonces podré decir que he hecho bien mi trabajo".

CANAL COMPRAS