• Inicio Sugerir Modificar

Duplex


Cartel de Duplex

Alex (BEN STILLER) y Nancy (DREW BARRYMORE) son una joven y dinámica pareja neoyorquina con un futuro prometedor. Nancy trabaja para una prestigiosa revista, y Alex escribe su segundo libro; y lo que es más importante, se tienen el uno al otro. Sin embargo, hay algo de que no disponen: un hogar propio.

Un buen día un agente inmobiliario (HARVEY FIERSTEIN) les lleva a Brooklyn, donde inesperadamente dan con la casa de sus sueños: un encantador dúplex de los de antes, idóneo para ellos. ¿Quién puede resistirse a disponer de dos pisos, con habitación de servicio, despensa, y tres chimeneas que aún conservan los azulejos originales?

Sin embargo, el nuevo hogar presenta una particularidad que no se esperan: en el piso superior hay una inquilina de antigua renta fija, la Sra. Connelly (EILEEN ESSELL). A tenor de su avanzada edad y aparente salud precaria, Alex y Nancy confían que esta anciana no sea un verdadero problema... hasta que las artimañas de la resistente abuela someten a ambos a una enloquecida serie de situaciones estrafalarias y descabelladas.

     Título original: Duplex
     Año: 2003
     Duración: 97 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 26/03/2004
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Laurenfilm, S.A.

 

Comentario

La historia de DUPLEX surgió de la mente del guionista LARRY DOYLE, quien inicialmente se inspiró en hechos reales ocurridos en Francia. En 1965, un abogado de 47 años se avino a pagar 500 dólares de alquiler mensual por un espléndido apartamento que ocupaba una mujer de 90 años de edad, Jeanne Calment, hasta el momento del óbito de ésta. A partir de aquel momento, el abogado pasaría a ser el propietario de la casa.

Para desgracia del caballero, Calment resultó ser la mujer más longeva del mundo, pues alcanzó los 122 años. Su deceso fue en 1997, un año más tarde que el fallecimiento del abogado, a los 77 años.

"Ciertamente, aquí hay una valiosa lección de la vida que se vincula a mi historia" -nos dice Doyle.

Doyle recreó este punto de partida y sustituyó la localización francesa por Brooklyn. También se inspiró en personajes de su propio entorno, pese a que no hace mención de cuáles concretamente: "No quiero que se identifiquen exactamente las personas de las que he tomado cosas prestadas." -informa-. "Básicamente, se trata de amigos, vecinos, y familiares. Habrá algunos que se reconocerán plenamente cuando vean el film."

Cuando Doyle presentó por primera vez su idea a los productores BEN STILLER y STUART CORNFELD, por medio de su empresa, Red Hour Films, la respuesta fue entusiasta. "La idea de Larry resultaba muy fascinante" -nos dice Stiller-, "dado que la estructura en sí ofrecía enormes posibilidades. Nos encantó, tanto a Stuart como a mí; e inmediatamente pensamos que sería un film perfecto para DREW BARRYMORE. Siempre había querido trabajar con ella, y éste resultaba el proyecto perfecto."

Cornfeld añade: "Larry ya tenía toda la historia, los giros de la trama, el humor, todo... absolutamente desarrollado."

Larry y su presentación fueron igualmente bien recibidos por parte de Flower Films, la compañía de producción que Barrymore detenta junto con su socia Nancy Juvonen. Barrymore también estaba ansiosa por trabajar con Stiller, y vislumbró que esta película sería un proyecto divertidísimo para ambos. "Ben es una persona maravillosa, y siempre he admirado su trabajo; aquí estaba este fantástico reto, esta oportunidad de poder trabajar juntos creando estos personajes" -nos dice Barrymore.

Y añade: "Un aspecto esencial de esta historia es la química que debe haber entre Nancy y Alex; Este marido y esposa excéntricos experimentan cambios, resultan vapuleados, y pasan por muchas cosas, siempre juntos, uno al lado del otro."

NANCY JUVONEN conviene: "Lo que me impactó fue el modo en que la fuerza de la historia residía en los personajes, en esta pareja. Efectivamente, en cierto sentido, hay algo podrido en ellos debido a sus empeños materiales, pero podemos ver más allá; Vemos en el interior de sus corazones y almas y, en cierta manera, podemos identificarnos con ellos y reír ante sus frustraciones."

Con el entusiasmo y el apoyo tanto de Stiller como de Barrymore, así como de sus respectivos socios productores, Doyle empezó a escribir el guión. Tras unos pocos meses más, lo presentó a los productores, y la reacción fue abrumadoramente positiva. "El guión, página a página, latido a latido, era exactamente como Doyle nos lo había explicado en el despacho" -explica Barrymore-. "Y ello no sólo es bueno, es muy poco frecuente."

Con el guión ultimado, y disponiendo de los dos protagonistas principales, el director DANNY DeVITO se incorporó al proyecto. DeVito recuerda: "Recibí una llamada, me enviaron el guión, lo leí, y simplemente me pareció que se trataba de una historia llena de encanto y enormemente divertida. Drew y Ben ya llevaban trabajando en el proyecto desde hacía algún tiempo. Estaban metidos en sus respectivos papeles; había una enorme química entre ellos; ya eran una pareja con todas las de la ley."

Barrymore se muestra de acuerdo: "Ben y yo logramos conocernos mutuamente muy bien, por lo que como pareja que obviamente posee una completa historia juntos aplicamos todo lo que aprendimos el uno del otro en el trabajo de preproducción."

DeVito interpretó el material como una serie de posibilidades tremendamente cómicas. "Quería establecer la ironía en torno al hecho de tener este tremendo obstáculo: esa encantadora pero al tiempo absurdamente desafiante abuelita, la Sra. Connelly, que se halla en medio de lo que estás anhelando desesperadamente" -nos dice-. "Y finalmente te ves riéndote de ti mismo acerca de lo que podrías hacer para lograr lo que quieres."

Por supuesto, había el problema esencial de dar con la actriz adecuada para encarnar a esta provocativa anciana. Y se incorporó EILEEN ESSELL. "Se trata de un largometraje de tres personajes, y Eileen se reveló como todo un hallazgo" -nos dice DeVito-. "Buscaba una persona omnipresente. Su apariencia debía transmitir dulzura e inocencia, sin embargo, también debía haber en ella un lado ambiguo."

De Vito continúa: "Revisamos muchas cintas procedentes de Inglaterra, y Eileen apareció de súbito ante nosotros. Fue así de sencillo."

La productora Juvonen añade: "Eileen posee el tono adecuado para la Sra. Connelly. Es tan compleja como ella y le acompaña una maravillosa y lúcida astucia. Es una presencia que contrapesa al tiempo que complementa a los otros dos personajes."

Essell cuenta actualmente con 81 años; llevaba trabajando en los proscenios desde hacía trece cuando conoció a su marido, un autor teatral, y decidió abandonar su carrera para formar una familia. Aquél murió hace seis años; dos después del óbito, un amigo de su hijo le pidió que actuara en una pieza teatral, en la que fue "descubierta" por un agente. Desde entonces, no ha dejado de trabajar.

"Siempre he sido una actriz de carácter" -informa Essell-, "por lo que esta anciana es alguien que sentía que podía evocar desde el pasado; incluso he tenido en cuenta ciertas ancianas irlandesas que he conocido. Además, mi marido era irlandés."

Essell añade que también le ilusionaba la posibilidad de trabajar con DeVito. "Danny es actor" -continúa-, "Se identifica inmediatamente con lo que hay en la mente de uno. Además, fue encantador conocerle junto a su mujer, Rhea (Perlman), porque son gente con los que mi marido y yo nos divertimos mucho durante años en series como TAXI (1978) y CHEERS (1982)."

Para Barrymore, la relativa inexperiencia de Essell en el cine no hizo sino realzar su interpretación. "Es emocionante" -dice Barrymore-, "porque creo que se convierte realmente en este personaje ante tus ojos, y la razón está en su tremenda naturalidad."

"DUPLEX se rodó primeramente en estudios de Los Ángeles, con secuencias de exteriores tomadas en Manhattan y Brooklyn. En lo que es una coincidencia considerable, en cierta ocasión, el guionista Doyle vivió con su familia en el vecindario de Park Slope de Brooklyn que se ha usado en el rodaje. "Hace años, viví realmente en un dúplex de la zona" -recuerda-. "En medio de nuestro apartamento, había una escalera de caracol que llevaba al piso superior, donde había otro inquilino, lo que, naturalmente, generaba unos acuerdos de convivencia algo extraños. Pese a esto, era bello: el lugar idóneo para vivir en la ciudad, aunque actualmente estoy seguro de que se vería ridículamente caro."

"Se inspeccionaron un total de 80 estructuras dúplexs para el film" -informa el jefe de localizaciones, David Martin-. "Pronto se forjó un modelo a partir de cada localización, cada dúplex que visitamos, en los que sólo había una única familia viviendo que, además, era bien consciente de estar disfrutando de una calidad de vida ideal."

"Se trataba de un gran decorado" -informa Stiller-. "El equipo técnico construyó esos dos pisos: cada uno en un estudio distinto. Danny DeVito es un director a la antigua usanza, y por ello lo enfocó acertadamente: Todo era auténtico; cuando estábamos en este apartamento, uno se sentía como si estuviera realmente en una de esos antiguos inmuebles de piedra caliza roja, si no fuera porque todo estaba ligeramente mejorado. Por supuesto, a Danny le gusta efectuar toda suerte de planos interesantes que no podrían afrontarse en uno de esos antiguos edificios."

Exteriormente, los personajes de Alex y Nancy resultan reconocibles al instante por lo que respecta a sus objetivos urbanos y emprendedores. Sin embargo, cada uno de ellos participa de una idiosincrasia particular. Barrymore describe a su personaje, Nancy, como alguien "muy organizada; quizá demasiado organizada. Posee un corpus de planes muy estructurado en el que cada logro de la vida resulta anotado. Por ejemplo: Universidad (cumplido); hallar el hombre de sus sueños (cumplido); Matrimonio (cumplido); encontrar el lugar idóneo (cumplido); Carrera profesional (cumplido); tener hijos (cumplido)... y así con todo. Sin embargo, haber conseguido el dúplex le ocasiona un desbaratamiento en el orden de sus planes. Tanto ella como Alex se han precipitado un poco, económicamente, emocionalmente..., en todo."

Stiller añade: "Así es; en ese momento de sus vidas, quieren un poco más de lo que merecen. No dejan de querer y querer más; nunca aprecian el momento."

"Alex tiene unos hábitos quisquillosos cuando se trata de escribir o de intentarlo" -explica Doyle, demasiado familiarizado con los desafíos que plantea una carrera como escritor-. "Ha de disponer del entorno perfecto, ha de estar del humor adecuado, e incluso la temperatura ha de ser la justa; llegando al extremo de que le distraerá cualquier cosa, todo." Está claro que con la infernal vecina que vive arriba se ha encontrado con la horma de su zapato."

Tanto Barrymore como Stiller pueden identificarse con la experiencia. Barrymore recuerda: "Hace años, yo misma tuve algunos vecinos bastante desagradables cerca de Park La Brea, aunque no tanto como la Sra. Connelly en esta historia. Uno de estos vecinos me espiaba, bloqueaba mi plaza de parking, martilleaba mi suelo si mi equipo estéreo tenía el volumen más allá del 3. Se convirtió en algo personal, y fue horrible."

Sin embargo, la Sra. Connelly no resulta desagradable a primera vista. Se trata de un monstruo de naturaleza distinta. "Es agradable, pero no tanto" -dice Doyle-. "Es alguien muy real, aunque indestructible; es una fuerza de la naturaleza."

Barrymore añade: "Lo que resulta interesante del personaje de la Sra. Connelly es su tono. En realidad, uno no sabe si se trata de una persona pasiva agresiva, si es consciente de lo que está haciendo, o si es absolutamente inconsciente. Inicialmente, es alguien muy amable."

Para Essell, la principal motivación de la Sra. Connelly se resume en una sola palabra: "Supervivencia." "Con todos esos años viviendo sola en Nueva York, habiendo sido marinero su marido y, por tanto, alguien ausente la mayoría del tiempo, hay mucho pasado oculto que puede haberse traducido en pura astucia de supervivencia" -nos dice Essell.

En la película, ese instinto de supervivencia pone a prueba la voluntad del personaje de Stiller, Alex. Este actor, reconocido por sus dotes para la comedia física, consigue hacer una gran exhibición de las mismas a lo largo de todo el metraje, ya sea acurrucado detrás de una Sra. Connely que permanece desnuda mientras se baña, o chapoteando bajo una enorme gotera del techo. "La comedia bebe en cierto sentido de la tradición de los dibujos animados del Correcaminos" -nos dice-, "con el personaje del Coyote, a quien de algún modo siempre le estalla en la cara estrepitosamente, y merecidamente, la puesta en práctica de sus elaborados planes. Todo ello es muy físico; y se enmarca en la tradición del slapstick."

Otra tradición en la que DUPLEX se sitúa para mayores efectos cómicos es la del conflicto entre generaciones. Doyle explica: "Quería que la generación de la Sra. Connelly, una generación que afrontó un enorme sacrificio, entrara en conflicto, rivalizara y, por supuesto, ironizara con la generación de Alex y Nancy. Ésta última generación siente que tiene todos los derechos, que es lícito que el éxito sea suyo. Sacar provecho de su frustración material forma parte de la comedia americana."

Barrymore resume: "Al final, la Sra. Connelly nos ilustra acerca de nuestra propia felicidad. Y nada tiene que ver con el piso extra, el bello mobiliario y la gran promoción profesional. Hemos de aprender que el amor que nos profesamos mutuamente es más que suficiente. Así de simple."

CANAL COMPRAS