• Inicio Sugerir Modificar

Glup. Una aventura sin desperdicio


Cartel de Glup. Una aventura sin desperdicio

Comprar, usar y tirar"; ésta es la máxima de un mundo en el que los objetos no duran más de lo que canta un gallo. Las tiendas se vacían y los vertederos se llenan. Alicia es testigo de primera mano de este lamentable fenómeno, ya que sus padres, se desprenden despreocupadamente de objetos con sólo unos pocos meses de "vida". Pero no todo está perdido mientras haya gentes como Tomás, un viejo chatarrero amigo de Alicia, quien la inicia en el valioso arte del reciclaje. De la mano de Tomás, nuestra protagonista aprende el verdadero valor de las cosas, llegando incluso a arreglar una vieja radio con sus propias manos.

Las cosas se complican cuando la madre de Alicia decide echar a la basura la radio reciclada de su hija y sustituirla por otra nueva, más sofisticada per menos personal. Cuando Alicia descubre lo sucedido, salta decidida al camión de la basura para recuperar su radio. Enseguida se da cuenta que desconoce hacia dónde se dirige el camión, pro lo que, con la ayuda de la música de su radio, improvisa una canción con la que pueda recordar el camino de vuelta a casa. Sin embargo, al llegar al inmenso vertedero de las afueras de la ciudad, Alicia cae accidentalmente en las profundidades del mismo, quedando inconsciente.

Alicia despierta en mitad de una ciudad que se encuentra en el corazón del vertedero. Pero ésta no es una ciudad cualquiera; los edificios que se agolpan a los lados de las calles son en realidades montones de basura, y los habitantes, a pesar de comportarse con personas de carne y hueso, son objetos desechados por sus antiguos dueños. En un lugar repleto de viejos trastos, todo es nuevo para Alicia. Además, el golpe recibido en la caída, la ha dejado en un estado de amnesia profunda por lo que Alicia se encuentra perdida y sin salida en medio de una especie de Nueva York de la basura, sin saber de dónde viene ni cómo ha ido a parar allí.

En unas calles que le son totalmente ajenas, Alicia se topa por accidente con un Tostador que va camino de las plantas de reciclaje para hacer realidad sus sueño de convertirse en cámara de fotos. Sin embargo, una gabardina-detective, de nombre Glup, aparece tras él para pararle los "pies" y alertarle del peligro que corre de caer en manos de Don Bater. Razones para preocuparse no le faltan a Glup, ya que Don Bater es el tirano del vertedero, al a vez que servidor del aún más temible Horno incinerador.

Don Bater, con la ayuda de sus ineptos secuaces, Rollo y Desatascador, pretende hacerse con la mayor cantidad de basura posible con el fin de dar de comer a su amo y no desatar su furia. Para ello utiliza como tapadera su club en el cual se ofrecen actuaciones musicales como reclamo para lo recién llegados al vertedero. Estos acuden en masa, ansiosos por disfrutar de un rato de entretenimiento. Pero lo que no se esperan es que el que entra en dicho club, no vuelve a salir. Son Bater consigue basura, y el Horno sacia su hambre. Por eso es fácil de entender la aversión que siente Don Bater por el reciclaje. Esto supondría la disminución de la basura y el aumento inversamente proporcional de la furia del Horno Incinerador.

"¡Hay que acabar cuanto antes con el reciclaje y con todos los que lo apoyan!", reivindica Don Bater. Es por ello que defensores del reciclaje como Glup y Tostador son el blanco prioritario para las fechorías de Don Bater. Alicia se une a sus nuevos compañeros de viaje, quienes quizás puedan ayudarle a volver a casa. Estando en compañía de ellos escucha a lo lejos una melodía que le es familiar, y de improviso empieza a recordar detalles sobre su persona. ¡Se trata de su vieja radio reciclada! ¡Debe recuperarla de ipso-facto!.

Desgraciadamente, Don Bater se ha apoderado de la radio de Alicia y, furioso (¿es un objeto reciclado, habrase visto!), se dispone a destruirla. Glup y Alicia deberán impedirlo ya que su música es lo único que permite a Alicia recordar quién es y cómo volver a su casa con la canción que improvisó en el camión de basura.

Alicia se "infiltra" en la morada de Don Bater gracias a sus dotes artísticas, que dejan prendado al villano. Éste está seguro de que la facilidad de improvisar canciones de Alicia, así como su dinamismo a la hora de bailar pueden ser un reclamo irresistible para la basura. Pero ¿Cómo convencer a la niña para que colabore en sus planes?. Don Bater descubre lo valiosa que es la radio para Alicia, por lo que la pone a buen recaudo para que no se haga con ella y amenaza con destruirla si Alicia no se pone a su servicio.

Alicia deberá contar con la ayuda de Glup y los suyos, para salir de esta difícil situación. Finalmente, no sólo logran recuperar la radio, sino que conseguirán que los objetos el basurero encuentren un camino hasta las nuevas Plantas de Reciclaje, frustrando así las pérfidas intenciones de Don Bater. Alicia vuelve junto a sus padres, dejando atrás a unos amigos con los que ha compartido mil y una aventuras.

     Título original: Glup. Una aventura sin desperdicio
     Año: 2003
     Duración: 70 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Dib.Animad.
     Fecha de estreno: 02/04/2004
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Barton Films, S.L.

 
Nominaciones:
Goya. Mejor película de animación 2004