• Inicio Sugerir Modificar

El gato


Cartel de El gato

Sally (Dakota Fanning) y Conrad (Spencer Breslin), diferentes como el día y la noche, han acabado con la paciencia de su madre soltera, Joan Walden (Kelly Preston). Las travesuras de Conrad han hecho que su madre se esté pensando seriamente la sugerencia de su vecino y pretendiente Lawrence Quinn (Alec Baldwin) de enviar a su hijo a una academia militar. Sally tiene una conducta mejor pero no tiene amigas porque ninguna soporta su carácter mandón, que le lleva a regañar sin cesar a su hermano y a pergeñar listas de "Cosas que hay que hacer" que actualiza continuamente.

La madre trata de mantener la paz en el hogar y al mismo tiempo desarrolla con éxito una carrera en una agencia inmobiliaria dirgida por el germófobo Sr. Humberfloob (Sean Hayes). Pero ese día Joan tiene que organizar una fiesta de empresa y, harta de las trastadas de Conrad, lanza un real decreto materno: Sally y Conrad no podrán salir de casa mientras ella esté en el trabajo y les queda prohibido romper nada o hacer la más mínima travesura. Los chicos se quedan sin nada que hacer, más allá de mirar por la ventana mientras su cuidadora, la señora Kwan (Amy Hill), dormita en el salón.

Entonces es cuando llega un invitado inesperado, un genuino animal juerguista que les hace una revelación inesperada que cambiará sus vidas: "Está bien divertirse... pero hay que saber cómo hacerlo". ¿Alguien quiere jugar?

     Título original: The cat in the hat
     Año: 2003
     Duración: 85 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 07/02/2004
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Universal Pictures Spain S.L.

 

Comentario

Publicado en el año 1957 "The Cat in the Hat" sigue siendo uno de los libros infantiles más queridos, así como uno de los diez títulos de literatura infantil más vendidos en formato de tapa dura. Una iniciativa empresarial poco usual en la época llevó a las editoriales Houghton Mifflin y Random House a encargarle a Theodor S. Geisel (alias Dr. Seuss) un libro de lectura para niños que emplease un vocabulario de 220 palabras nuevas. Houghton Mifflin quería introducir el libro en las escuelas mientras que Random House aspiraba a venderlo en el mercado doméstico. El mercado escolar se mostró reticente al libro, pero las familias lo adoptaron con entusiasmo y el esfuerzo pionero de Geisel le sirvió para convertirse en uno de los más cotizados autores e ilustradores de libros infantiles del mercado.

El productor Grazer y el director Ron Howard acometieron con éxito la adaptación de "El Grinch". Ello sirvió para convertir a Grazer en una persona de confianza a la hora de depositar en sus manos otras propiedades literarias controladas por la compañía legataria del escritor, Dr. Seuss Enterprises. No hubo ningún problema a la hora de cederle los derechos de "The Cat in the Hat" al hombre que había sabido trasladar a la pantalla el verso de Seuss y de paso ampliar el mundo del escritor para que se ajustase a las necesidades del nuevo medio visual, creando de paso todo un éxito de taquilla internacional.

Grazer recuerda haber leído el libro de pequeño: "Nos criamos con estos libros. Tienen un tema universal y sus ilustraciones disparan la fantasía infantil, dejando en tu mente una huella tan positiva como imperecedera. Cuando me di cuenta de que tenía la oportunidad de llevar al cine, primero El Grinch, y luego The Cat in the Hat, decidí hacer todo lo que estuviera en mi mano para lograrlo".

Mike Myers guarda también recuerdos nostálgicos del libro: "Mi primer recuerdo del Dr. Seuss es el "libromóvil" de Toronto, una librería circulante de donde solíamos sacar sus libros. Mi madre era actriz y nos leía los libros a mí y a otros niños, que venían a escucharla porque lo hacía muy bien. El primer libro de Seuss que recuerdo es "The Cat in the Hat", sigue siendo mi favorito. Me encantaron las ilustraciones y mi madre me lo leía con su acento inglés de Liverpool. Quizá sea por eso mi libro favorito de todos los tiempos".

Myers comenta que al escribir el libro en 1957 Geisel quería sugerir que había que saber divertirse de forma responsable. Ese mensaje tiene aún más sentido hoy en día, dada la cantidad de distracciones tecnológicas a las que tiene acceso un niño del siglo XXI. Una cosa era decirle a un niño de los años 50 que no viera tanto la tele (cuando sólo podía elegir entre tres canales), pero si intentamos decirle a un niño de hoy en día que no use el ordenador, el cable, los video juegos y todo lo demás...

Grazer comenta: "Lo que hace el Gato es decirle a esos niños aburridos que pueden divertirse sin recurrir a las formas de distracción habituales. Les dice que esa capacidad está en su interior y que tienen que aprender a apreciarla. Les ayuda a encontrar diversión y alegría en cosas que estaban dando por supuestas y que incluso despreciaban. En realidad el Gato es una especie de anarquista elegante..."

Grazer volvió a llamar a los guionistas de El Grinch (Alec Berg, David Mandel y Jeff Schaffer) y les dio claras instrucciones para que expandieran el libro de 1.620 palabras escrito por Seuss: "Lo más importante de esta película es que se trata de un homenaje al Dr. Seuss, así que no podemos estropear su obra. Casi todo el mundo tiene recuerdos de infancia de ese libro. Y los padres siguen leyéndoselo a sus hijos hoy en día".

Grazer era consciente del rango icónico del libro de Seuss. Pero al contar con el dotado Myers para ponerse en las zarpas del juerguista felino, vio la ocasión de acercar el relato a una nueva generación de espectadores, muchos de los cuales pueden no haber leído el libro.

Una vez puesta en marcha la conversión en guión del libro de lectura primaria, se decidió encargar la dirección a Bo Welch, un reputado director artístico, nominado en cuatro ocasiones para el Oscar, que haría así su debut como realizador. El reto de transformar un relato en dos dimensiones en una fantasía fílmica tridimensional que llenase la pantalla parecía adecuado para un hombre como Welch, que ha creado mundos mágicos en películas como Bitelchús, Men in Black o Eduardo Manostijeras.

Welch comenta: "La oportunidad de trasladar "The Cat in the Hat" a la pantalla es como una invitación a un gran mundo nuevo: puedes desatar tu imaginación sin verte limitado por las leyes físicas. La historia tiene un lado absurdo y divertido que hemos querido recrear con todo detalle, desde la interpretación de los actores hasta el diseño mismo de la película. Todo debe encajar dentro del inmaculado mundo de Seuss".

Grazer dice: "Bo ha traido consigo sus notables dotes de director artístico. Ello le permite supervisar la creación del asombroso mundo del Gato -una realidad exagerada y una paleta de llamativos colores de caramelo- y al mismo tiempo orquestar la integración de una serie de grandes personajes".

CANAL COMPRAS