• Inicio Sugerir Modificar

The Cooler


Cartel de The Cooler

Bernie Lootz (William H. Macy) es un perdedor, un hombre con una mala suerte tan contagiosa que trabaja en el casino Shangri-La de Las Vegas para "enfriar" las mesas más calientes de los jugadores que ganan demasiado a menudo. Bernie lleva años utilizando ese talento único de perdedor para poder pagar sus deudas, que está a punto de saldar. Pocos días antes de irse de la ciudad, conoce a Natalie (Maria Bello), una camarera algo mayor pero muy atractiva. Para sorpresa de ambos, Bernie y Natalie se enamoran, pero el director del casino donde trabaja Bernie, Shelly Kaplow (Alec Baldwin), un hombre de la vieja escuela, está decidido a que no se vaya.

     Título original: The Cooler
     Año: 2003
     Duración: 103 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 23/04/2004
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 
Nominaciones:
Oscar. Mejor actor de reparto 2004

Comentario

Para debutar en la dirección, el guionista Wayne Kramer ha elegido contar la historia de un hombre con una mala suerte contagiosa, porque él sabe bien lo que es tener mala suerte y cree que hay gente que es especialmente gafe.

"Hubo una época en mi vida en que sentía que si algo podía ir mal, iría espantosamente mal. Soy de esa clase de personas cuyo equipaje siempre se pierde cuando viajan en avión. Cuando vivía en Sudáfrica y me tocó hacer el servicio militar, doce de nosotros fuimos enviados a Angola y yo fui el único que tuvo malaria... y además la pasé dos veces".

Kramer empezó a trabajar hace cuatro años en THE COOLER con Frank Hannah como coguionista. A Hannah, que suele ir a Las Vegas, se le ocurrió ambientar la historia en el casino, convencido de que hay gente que puede gafar una mesa. "Bernie es un ejemplo extremo de lo que creo que pasa en la vida real. Es lo que hace de él un personaje único".

Pero THE COOLER no sólo habla de gente con mala suerte: es una película sobre cómo dos personas que se enamoran pueden ejercer una profunda influencia mutua que cambie sus vidas.

Cuando Kramer y Hannah empezaron a escribir el guión, siempre tuvieron presente a William H. Macy para el papel de Bernie Lootz, sin tener ni idea de si él lo aceptaría, así que cuando pasaron el guión a los representantes del actor y éste aceptó si encontraban financiación casi no se lo podían creer. "Nos sentimos emocionados cuando Bill dijo que haría nuestra película, pero mucho más cuando nos dijo que pensaba que, en el fondo, THE COOLER era una historia de amor".

"A lo largo de mi carrera he interpretado a muchos perdedores, en realidad, demasiados, así que había decidido dejarlos por un tiempo, pero cuando leí el guión de THE COOLER me gustó la idea de que la suerte de Bernie se transformara a través del amor, y a mí siempre me han gustado las historias de amor", dice William H. Macy.

Pero aunque ya habían incorporado al proyecto al actor de sus sueños, tardarían tres años en conseguir financiación.

Cuando Kramer y Hannah decidieron escribir conjuntamente el guión, Kramer estaba tan apasionado por el material que se sintió inclinado naturalmente a dirigirlo él mismo, pero cuando el guión empezó a circular parecía que la gente quería que lo dirigiera cualquiera excepto Kramer. Finalmente, Kramer conoció al productor Sean Furst, que ya tenía experiencia en apoyar a directores noveles y que consiguió la incorporación de ContentFilm al proyecto de THE COOLER, con el mismo Kramer como director. Quizá la suerte de Kramer estaba empezando a cambiar...

Los productores sugirieron el nombre de Alec Baldwin (que ya había coincidido dos veces con Macy: en State and Main y en Ghosts of Mississippi -Fantasmas del pasado-) para el papel del director del casino.

"Los personajes de Shelly y Bernie tenían que tener un pasado y claves comunes, y creo que entre Bill y yo hay algo así. Pueden surgir cosas estupendas de un tándem interpretativo si los actores tienen una idea parecida acerca de sus personajes. En cierto modo, Shelly necesita a Bernie, y Bernie a Shelly. Tanto Bill como yo podíamos interpretar a hombres con esa relación de amor-odio", dice Alec Baldwin.

Para el director, "Alec entendió inmediatamente el personaje de Shelly, intuía cosas complejas como los remordimientos que podría tener, o cosas simples como las ropas que podría ponerse. Shelly es el lado nervioso, peligroso de Alec Baldwin, como su personaje en Glengarry Glen Ross, y lo interpreta como el clásico hombre duro de los años cincuenta y sesenta, como Robert Mitchum o Lee Marvin".

Por su parte, la actriz Maria Bello, que interpreta a la camarera Natalie, asegura: "No recuerdo haber visto en el cine ningún malo tan emocionante y complejo como Shelly. Baldwin es un consumado profesional y un verdadero artista. Yo estaba preocupada por la escena de discusión con él, pero todo resultó muy fácil gracias a su ayuda. Me animó mucho. Fue encantador". Y de su personaje, señala: "Natalie es una mujer que ha cometido un montón de errores y que está desilusionada de la vida, pero que aprende a amar y a aceptarse a través del amor que siente por otra persona con tantos problemas, errores y decepciones como ella".

Un elemento fundamental en una película como ésta es el propio casino: "THE COOLER debía ambientarse en un local de ficción, el Shangri-La, como los viejos casinos que no tienen en absoluto la mentalidad de un parque de atracciones. Son sitios que están abiertos las veinticuatro horas y están iluminados permanentemente, pero con luces muy tenues para que los clientes puedan jugar en el anonimato. Los jugadores clásicos van a sitios así. "El personaje de Shelly odia la idea de que el casino se convierta en un centro comercial a lo grande. Para él, el casino Shangri-La es exactamente como el paraíso perdido de la película de Capra, Horizontes perdidos, intacto, perfecto. Las Vegas ha perdido su elegancia y buena parte de su mística. Era un sitio para gente adulta, donde la gente llevaba traje y vestidos de noche para ir al casino; eso formaba parte de la diversión, del glamour. Todo eso se acabó", dice el director.

Llevó algún tiempo encontrar un casino en Las Vegas que pudiera servir como escenario. Como dice Kramer: "Ningún casino iba a suspender ni un segundo sus provechosas operaciones para algo tan trivial como una película". Hasta que el coproductor Elliott Rosenball localizó un casino de Reno -el Flamingo- que iba a ser renovado, y podrían disponer del local como si fuera un estudio. Y como el local hacía honor a su nombre, hubo que variar sus colores brillantes y transformar su sabor vagamente tropical en los interiores de inspiración asiática del Shangri-La.

CANAL COMPRAS