• Inicio Sugerir Modificar

El año del diluvio


Cartel de El año del diluvio

Un verano especialmente caluroso de los años cincuenta Sor Consuelo (Fanny Ardant), la dinámica y valerosa superiora de una orden religiosa dedicada a la medicina caritativa, se plantea la creación de un nuevo asilo de ancianos. Para ello se echa al monte en busca de unos millones de pesetas que espera conseguir de Augusto Aixelá (Darío Grandinetti), un terrateniente rico y mujeriego que habita en las proximidades del pueblo. Así se inicia una relación pasional y tormentosa que contemplan con asombro, entre otros, el cabo de la guardia civil, el tonto del pueblo y jardinero del convento (Eloy Azorín) y el apuesto Balaguer (Ginés García Millán), jefe de una pequeña partida de “maquis” que opera en las montañas y que anda también en busca de dinero, aparentemente para financiar la revolución. El destino y unas fuertes tormentas de verano complicarán aún más la cosa, poniendo en entredicho la estructura religiosa, política y social del lugar, y llevando a Sor Consuelo a un paroxismo romántico que no olvidará hasta el último día de su vida.

     Título original: El año del diluvio
     Año: 2004
     Duración: 85 min.
     Nacionalidad: Francia, Italia, España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 28/04/2004
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Gonafilm Tv

 
Nominaciones:
Goya. Mejor guión adaptado 2005

Comentario

Desde que cayó en sus manos el proyecto de "El año del diluvio" la actriz Fanny Ardant se mostró entusiasmada en interpretar el papel de Sor Consuelo. A pesar de todos los avatares de producir una película independiente en nuestros días, Fanny ha estado al pie del cañón en todo momento dispuesta a interpretar el personaje de Sor Consuelo, una monja que se empeña en ser humana.

Quizá la principal característica de su personaje es que, como la mayoría de los seres humanos inteligentes, lo quiere todo. Quiere su vida religiosa sacrificada y difícil y no está dispuesta a renunciar, en un momento dado, a su condición de mujer. "El año del diluvio" es una película de personajes situada en un momento histórico determinado, como "Il Postino" o "El pianista"; aporta un punto de vista diferente, apoyado por el soberbio humor de Eduardo Mendoza, sobre personajes arquetípicos bajo cuya realidad se rasca en profundidad hasta desentrañar sus mecanismos más humanos y descubrir hasta qué punto se sorprenden ellos mismos.

Pasiones humanas desde luego, y también amor entre enemigos, y también pasiones extraordinarias, como la de esta Sor Consuelo que, segura de que va a condenarse por un solo pecado, continúa una vida de disciplina y trabajo sabiendo que, para ella, es todo inútil. La película pretende negar que una monja sea sólo una monja, un "maqui" solamente un bandolero y un señor terrateniente solamente una persona seria y responsable. Que debajo de estos tópicos se esconde toda la riqueza - y la risa- del ser humano.