• Inicio Sugerir Modificar

Sin aliento


Cartel de Sin aliento

La meta que se ha propuesto Rennie Cray (Jim Caviezel) es vengar el asesinato de su mujer, Olivia. Lleva cinco años recorriendo el país, en su coche Plymouth Barracuda de 1968, siguiendo los pasos del hombre que atropelló a su esposa.

James Fargo (Colm Feore) es un asesino fascinante y escalofriante cuyo cuerpo destrozado se ha quedado reducido a una mezcla de carne humana, prótesis, correas y arneses. Ha transformado su Cadillac Eldorado de 1972 en una extensión de su propio cuerpo, en una máquina asesina que utiliza para hostigar y torturar a los inocentes conductores de las carreteras americanas.

Rennie, a su vez, es perseguido por Macklin (Frankie Faison), un investigador de delitos de tráfico consciente de que Fargo, al acercarse cada vez más a su presa, va perdiendo la capacidad de distinguir entre el bien y el mal.

Molly Poole (Rhona Mitra) lleva tanto sufrimiento en su equipaje personal que podría llenar el maletero del Barracuda de Rennie. Un corto viaje a casa tras un ensayo del coro se convierte en una experiencia traumática que al colocará en el punto de mira de Fargo. Marcada por la foto que éste le hace, Molly descubre que es la única superviviente de un gigantesco choque en cadena que Fargo provoca en un túnel.

     Título original: Highwaymen
     Año: 2003
     Duración: 80 min.
     Nacionalidad: Canadá
     Género: Terror. Intriga
     Fecha de estreno: 06/08/2004
     Distribuidora: Tri Pictures, S.A.

 

Comentario

El director Robert Harmon, cuyo preciso montaje de impresionantes escenas peligrosas convirtió el thriller Carretera al infierno (1986) en una película clásica, aporta al largometraje Highwaymen el alma y la sustancia y nos recuerda el estilo de rodaje de los años sesenta. Ambienta este thriller íntimo en las enormes llanuras y silencios de las carreteras americanas sin interrumpir su visión con demasiado diálogo. "Rennie y Fargo dicen aproximadamente 700 palabras cada uno", señala el director. "Buscaba crear grandes contrastes en un mundo no sólo real sino hiperreal, con el sonido de los motores que rompen el silencio natural donde sólo se oye el ruido del viento en los campos de maíz, los grillos y los pájaros".

Jim Caviezel acababa de completar su vuelta de entrenamiento número 140 en el circuito Indy 500 cuando Harmon se puso en contacto con él para hablar del proyecto: "Se trata de algo más que coches", comenta Caviezel, protagonista de La pasión de Cristo. "La película tiene además una ética muy profunda. Explora las imperfecciones del hombre y la posibilidad de su redención".

Como estudiante de ética y dueño de un Lamborghini, Caviezel no sólo aporta conocimientos útiles para el personaje del atormentado Rennie Cray sino también un gran respeto por los coches y por la habilidad de esos especialistas que son capaces de conducir de forma segura a gran velocidad.

Rennie Cray es un héroe clásico que busca venganza, al estilo de las películas del Oeste. Ha decidido tomarse la justicia por su mano y ha dedicado cinco años de su vida a la búsqueda del asesino de su mujer. Para él es una situación muy clara.

CANAL COMPRAS