• Inicio Sugerir Modificar

La promesa


Cartel de La promesa

Un matrimonio desgastado por el paso de los años, el desamor de un marido insensible y agresivo, la falta de hijos y una práctica irracional y enfermiza de la religión son los pilares que sostienen la atormentada vida de Gregoria, pese al intento de escapar de ella al amparo de una Providencia que parece indiferente a su dolor.

Sin embargo, el encuentro con un hombre al borde de la muerte le hará ver que todavía puede alcanzar la felicidad. Las palabras del moribundo, proféticas y esperanzadoras, le harán tomar una decisión que cambiará para siempre su destino. Libre del lastre que soportó los últimos 20 años, Gregoria se lanza al encuentro de una nueva identidad.

Con el nombre de Celia emprenderá una vida diferente, lejos de la que hasta ahora ha sido su casa, en el seno de una acomodada familia gallega con un hijo de siete años que se convertirá en el motor de su vida. La intensa relación que se establece entre ellos despertará en Celia un extraño instinto que la incita a proteger al niño de cualquier persona y circunstancia que considere amenazante, aun a costa de su propia vida. Lo que Celia no sabe es que el verdadero peligro no se encuentra en quienes conviven con el pequeño, sino en ella misma, atormentada por sus particulares fantasmas.

     Título original: La promesa
     Año: 2004
     Duración: 105 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama. Intriga
     Fecha de estreno: 13/08/2004
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

LA PROMESA es un viaje por el territorio de la locura. Pero locura es una palabra utilizada para definir un territorio demasiado amplio, demasiado profundo, demasiado particular.

A veces la locura es la consecuencia de problemas químicos en la mente de un sujeto, otras veces, el problema principal proviene de una carencia de relaciones humanas o sociales. (Me refiero a casos como el retratado por Werner Herzog en el enigma de Kaspar Hauser). Casi siempre, se trata de una combinación de ambos factores. Naturalmente esta película no es un informe médico, pero intenta mostrar cómo la violencia, la falta de comunicación y la falta de amor pueden provocar distorsiones en la percepción de tal nivel, que se pueden convertir en lo que llamamos locura. Esto puede ocurrir tan sólo unos segundos -tiempo suficiente para matar a la esposa o al marido- o permanecer para siempre en una mente predispuesta.

Sea como fuere, siempre es una experiencia dolorosa, porque en nuestra capacidad para entender nuestras percepciones, para descodificar las señales que nuestros sentidos ofrecen a nuestras mentes reside el centro de nuestra existencia. Cuando tenemos dificultades para interpretar cualquiera de nuestras percepciones, el miedo aparece rápidamente. Sólo tenemos que pensar en cómo interpretamos los sonidos que oímos durante la noche, sobre todo si dormimos en un lugar desconocido y solitario... Cuando aparece el miedo, la posibilidad de malinterpretar las cosas aumenta considerablemente. Así es como un copo se puede convertir en una bola de nieve. Esto es lo que le ocurre a Celia, y eso es lo que pretendemos que la audiencia experimente cuando le hacemos creer lo que no es cierto, aunque Celia lo crea.

Ésta es la aventura que queremos vivir, una experiencia emocionante, adentrándose en una forma diferente de reconstruir la realidad y en la aventura de reconocer que nuestra percepción ha sido burlada y aquello que creíamos cierto, era únicamente una ilusión que habíamos creado.