• Inicio Sugerir Modificar

Open Water


Cartel de Open Water

OPEN WATER, basada en hechos reales, nos introduce en las vacaciones de una joven pareja, Daniel y Susan (Daniel Travis y Blanchard Ryan), en una isla. Antes de que cojan el vuelo que les llevará hasta allí, el espectador sabe que la relación entre Daniel y Susan pasa por un momento especialmente tenso debido al estilo de vida de ambos, centrado excesivamente en el trabajo; necesitan unas vacaciones más de lo que creen.

A la mañana siguiente, la pareja, submarinistas titulados, cogen un barco de buceo que les llevará a explorar el arrecife. El barco está lleno de veraneantes, y, debido a unos errores de comunicación fortuitos, tras sólo cuarenta minutos de buceo aproximadamente, la pareja se queda rezagada y el grupo regresa sin ellos.

El resto es la historia de la terrible experiencia que vivirán: muertos de frío, solos y a kilómetros de la costa, la pareja flota a la deriva en unas aguas infestadas de tiburones.

OPEN WATER nos enseña lo poco que solemos valorar nuestras cómodas vidas y nuestras relaciones y nos recuerda lo frágil y vulnerable que es el hombre moderno frente al inmenso e indiscriminado poder de la naturaleza.

     Título original: Open Water
     Año: 2003
     Duración: 79 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama. Intriga
     Fecha de estreno: 13/08/2004
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Deaplaneta S.L.

 

Comentario

El director y guionista Chris Kentis y la productora Laura Lau comenzaron este proyecto con la dificultad que entraña rodar una película basada en hechos reales (una pareja que practica el submarinismo en aguas tropicales es abandonada por error por el resto del grupo en mitad del océano) y acabaron creando un ingenioso thriller lleno de angustia y tensión. OPEN WATER, que se rodó en fines de semana y días festivos, no recurre a efectos especiales de mala calidad o creados por ordenador. Por el contrario, los actores Blanchard Ryan y Daniel Travis dedicaron más de 120 horas a bucear, a treinta y dos kilómetros mar adentro, entre todo tipo de fauna marina, incluidos auténticos tiburones de carne y hueso que confieren a la película una veracidad escalofriante.

El filme capta un impresionante espectro de luz oceánica, desde un hipnótico color aguamarina hasta una amenazante oscuridad, y nos recuerda lo emocionante que resulta asustarse con los miedos más primarios, concretamente el miedo a lo que creemos que puede acechar justo debajo de la superficie.

OPEN WATER nos enseña lo poco que solemos valorar nuestras cómodas vidas y nuestras relaciones y nos recuerda lo frágil y vulnerable que es el hombre moderno frente al inmenso e indiscriminado poder de la naturaleza.

Al igual que Susan y Daniel, los artífices de OPEN WATER también poseen el diploma de buceo en mar abierto y también son pareja. A diferencia de Susan y Daniel, Laura Lau y Chris Kentis están casados y tienen una hija. "La tensión entre la pareja en la película -declaró Lau para la revista Salon durante el Festival de Cine de Sundance 2004- ¡no tiene nada que ver con nuestro matrimonio!"

CANAL COMPRAS