• Inicio Sugerir Modificar

Inconscientes


Cartel de Inconscientes

Barcelona, 1913.

Alma es quizá una de las mujeres más modernas de su tiempo. Su padre, el Dr. Mira, es el neurocirujano más prestigioso del país. Su marido, el Dr. León Pardo, ejerce también la medicina como psiquiatra. Ese verano ha visitado Viena, donde se ha puesto al servicio del revolucionario Dr. Sigmund Freud y sus escandalosísimas y avanzadísimas teorías sobre la histeria y la sexualidad.

Todo empieza la tarde en que Alma llega a casa y encuentra a su marido con los ojos llenos de lágrimas, dispuesto a desaparecer de su vida y de la de los demás. Sin dar más explicaciones que unos balbuceos incomprensibles, León huye, dejando a Alma sola y a punto de dar a luz.

Salvador es el cuñado de Alma, también psiquiatra. Pese a estar casado con la hermana de la protagonista, Salvador, un hombre mucho más conservador que León, está profundamente enamorado de ella. De ahí que, cuando Alma le pide que la ayude a encontrar a su marido desaparecido, él no pueda negarse, pese a que su lógica le indique que se va a meter en un lío terrible.

La única pista a seguir es un manuscrito sobre la histeria y la sexualidad femenina basado en cuatro pacientes:

Una actriz con manía persecutoria, una psicótica que intentó asesinar a su marido, una mujer con grave crisis de identidad sexual... y una desconocida que ha descubierto en su pasado un terrible secreto. Siguiendo esos indicios, Alma y Salvador inician una aventura a lo Sherlock Holmes, donde la hipnosis, el amor, el peligro y todos los tabúes imaginables se entrecruzan.

     Título original: Inconscientes
     Año: 2004
     Duración: 108 min.
     Nacionalidad: España, Alemania, Portugal
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 27/08/2004
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 
Nominaciones:
Goya. Mejor guión original 2005
Goya. Mejor interpretación femenina de reparto 2005
Goya. Mejor diseño de vestuario 2005
Goya. Mejor maquillaje y peluquería 2005
Oscar. Mejor música original 2006

Comentario

Teresa de Pelegrí, Dominic Harari y yo nos hemos juntado en tres ocasiones para escribir un guión. Del primero salió una película, Novios, que mostraba con humor la pintoresca parafernalia que se monta alrededor de las bodas. Nuestro segundo guión, Sin vergüenza, encaró de una manera directa -y también con humor- el mundo de los actores y su compromiso con las emociones y la sociedad (tema, por cierto, en estos momentos muy en boga). Con este tercer guión, INCONSCIENTES, abordamos desde la comedia el mundo del psicoanálisis, exorcizando al mismo Freud ("in person") y a los grandes pioneros que en nuestro país abrieron camino al estudio de la mente (un camino que, primero la dictadura de Primo de Rivera, y años más tarde la guerra civil, abortaron).

INCONSCIENTES transcurre en la Barcelona de 1913; una Barcelona moderna, cosmopolita, un punto peligrosa y absolutamente abierta a los cambios que aguardan a la vuelta de la esquina.En esa Barcelona, un año después del hundimiento del Titanic, y un año antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, se desarrolla una insólita historia de amor entre Alma, quizá la mujer más moderna de su tiempo, completamente entregada a las revolucionarias teorías del Dr. Freud, y su cuñado Salvador, quizá el hombre más conservador de su tiempo, neuropsiquiatra de profesión, totalmente convencido de que, para los seres humanos, las emociones y los sentimientos son sólo desórdenes endocrinos.

Esas dos maneras de ver la vida han sido el gran motor que nos ha inspirado a Teresa, a Dominic y a mí a la hora de plantear la película. Eso, y el paralelismo de ese 1913 con el 2004 de hoy (91 años después). En ese dichoso año se inventaron el sujetador, el éxtasis y los crucigramas. El tango invadía Europa, Alfonso XIII acababa de rubricar un decreto que permitía el acceso de las mujeres a la universidad, y, en paralelo, un grupo de científicos e intelectuales se sumían en la indagación de los profundos laberintos de nuestra sexualidad.

En Cataluña, muchos les habían abierto camino: Mariano Cubí, Ramón Turró, Pi Sunyer. Un camino que cristalizó en el Museu Social, y más tarde en el Institut de Orientaciò Profesional, auténtica y desconocida cuna de la psicología en nuestro país.

Hacer de todo eso una comedia de época pero muy moderna donde el amor y el humor se confunden es nuestra meta. Difícil, pero las cosas difíciles nos apasionan. Será por lo mucho que tenemos de "inconscientes".