• Inicio Sugerir Modificar

Mambo italiano


Cartel de Mambo italiano

"Mambo italiano"... Sólo hace falta seguir el ritmo, unirse al sensual baile latino y ver cómo los personajes llenan de vida la pantalla. Son italianos que residen en Montreal, pero podrían vivir en una comunidad italiana en cualquier capital del mundo.

Angelo (Luke Kirby) está a punto de cumplir los treinta, trabaja en una agencia de viajes, pero quiere ser guionista de televisión. Nino (Peter Miller), su mejor amigo, es un respetado agente de policía de treinta y bastantes años. María y Gino (Ginette Reno y Paul Sorvino), los padres de Angelo, emigraron a Canadá en los años cincuenta y se casaron después de su llegada al "nuevo mundo", un mundo al que nunca se han acostumbrado. Anna (Claudia Ferri), la hermana mayor de Angelo, es una maestra solterona que tiene debilidad por las pastillas y el dramatismo. Lina (Mary Walsh) es la madre de Nino, una viuda tan empeñada en mandar y controlarlo todo que tendría a Mussolini a raya.

El mundo de María y de Gino se derrumba cuando su hijo decide mudarse a un piso. "¿Qué tiene de malo vivir con tus padres hasta que te cases?". Dan un suspiro de alivio cuando se enteran de que Nino, el amigo de infancia de Angelo, compartirá el piso con él. Pero su alegría se esfuma cuando se dan cuenta de que Nino y Angelo son algo más que compañeros de piso, son (¡horror!) amantes. Se arma la marimorena (a la italiana). La indignación es más fuerte que el horror. Es necesario meter a los chicos en vereda. "Tutta la famiglia" se pone en pie de guerra.

¿Podrán Angelo y Nino soportar la gigantesca embestida? ¿Tendrán la fuerza suficiente para vivir en pareja? ¿Podrá Nino resistirse a los encantos de la voluptuosa Pina (por Sophie Lorain)? ¿Encontrará Angelo el valor de salir del armario de una vez por todas, enfrentarse a su familia y aceptarse a sí mismo?

     Título original: Mambo italiano
     Año: 2003
     Duración: 88 min.
     Nacionalidad: Canadá
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 22/10/2004
     Distribuidora: Lolafilms Distribucion

 

Comentario

Sólo una persona muy familiarizada con la comunidad italiana de Montreal sería capaz de capturar su modo de vida de forma tan sucinta. El autor de la obra de teatro, Steve Galluccio, es un canadiense trilingüe con raíces italianas hundidas directamente en "La pequeña Italia" de Montreal que sabe perfectamente lo que se cuece en el barrio. Se mete con las viejas costumbres y tradiciones con el afecto y respeto de alguien que las ha vivido. El guión está salpicado de momentos sacados de la vida real, de graciosas anécdotas, conversaciones y recuerdos de tías, tíos, abuelas y abuelos melodramáticos. "La mayoría de las veces", nos dice Steve, "ni se daban cuenta de que eran graciosos, era su modo de ser".

Steve quiere dejar muy claro que no se burla de la cultura italiana en general, sino más bien de una cultura producto de las oleadas de trabajadores italianos que llegaron a Montreal en los cincuenta y los sesenta. Alejados de las tradiciones de sus antepasados, rechazaron las de su tierra de adopción, sobre todo por la barrera del idioma y crearon una nueva cultura que tomó cosas del viejo y del nuevo mundo. En su lucha por abrirse camino en medio de una sociedad totalmente ajena, era de gran importancia que un buen chico italiano se casara con una buena chica italiana, ¡y que el cielo ayudase a aquellos que no lo hacían!

Steve se apoyó en toda una ristra de caracteres secundarios sacados de su familia y amigos. Una vez terminada la obra, tenía entre manos una historia llena de sorpresas, poblada de personajes encantadores, conmovedores, divertidos y muy humanos.

El futuro director de la película, Émile Gaudreault, fue de los primeros en leer la obra. Al joven director, que a la postre estaba preparando su primer largometraje (Nuit de noces), le encantó, y le hizo prometer a Steve que él dirigiría la película. Steve, pensando que era una broma, aceptó. Pero estaba equivocado. Émile presentó el proyecto a la productora con la que estaba trabajando, Denise Robert, de Cinémaginaire. Ésta se dio cuenta inmediatamente del potencial cómico de la historia y ofreció un adelanto para hacerse con los derechos para cine. Steve se encontró con una obra de teatro aún sin estrenar y con el guión ya vendido. A continuación, Émile consiguió que el venerado autor teatral Michel Tremblay no sólo leyera la obra de teatro, sino que la tradujera gratis.

CANAL COMPRAS