• Inicio Sugerir Modificar

Lost in La Mancha


Cartel de Lost in La Mancha

Lost In La Mancha puede que sea el primer "un-making off". En un género que existe para anunciar las películas antes de su estreno, Lost in La Mancha presenta un giro inesperado: es la historia de una película que no existe. En lugar de echar un vistazo tras las escenas, Lost in La Mancha ofrece una mirada única y profunda a la más dura realidad de hacer una película. Con dramas que van desde los conflictos personales a tormentas épicas, esto es una constatación de la desintegración de una película.

     Título original: Lost in La Mancha
     Año: 2002
     Duración: 93 min.
     Nacionalidad: EE.UU., Reino Unido
     Género: Documental.
     Distribuidora: Laurenfilm, S.A.

 

Comentario

En Septiembre de 2000, cuando las cámaras empezaron a rodar la adaptación de Terry Gilliam de Don Quijote, la producción ya había tenido un pasado con altibajos, incluyendo diez años de desarrollo del proyecto, una serie de productores y dos intentos previos de empezar la película. Gilliam ya había conseguido la difícil tarea de financiar los 32 millones de dólares de presupuesto en Europa, una proeza que le daría libertad frente a las restricciones creativas de Hollywood. El duro viaje no fue, de todas formas, inconsecuente con la carrera de Gilliam: sus más de quince años de historia batallando con la maquinaria de Hollywood lo etiquetaron, como Quijote, como un visionario soñador que se enfurece contra fuerzas gigantescas.

Uniendo al equipo de producción, con sede en Madrid, ocho semanas antes del rodaje, los directores de Lost in La mancha, Keith Fulton y Louis Pepe fueron testimonios tanto de los éxitos como de los fracasos. Los problemas surgen rápidamente: el equipo multilingüe lucha para comunicar ideas detalladas -los actores continúan ausentes, ya que están acabando su trabajo en otros proyectos, y todo, desde caballos sin entrenar hasta el ruido ambiental, que no estaba debidamente filtrado- amenazó la película. Pero a pesar de todo existe la palpable excitación de que las ideas de Gilliam finalmente darían sus frutos: el equipo visionó las pruebas de metraje de los gigantes merodeadores; los "marionetistas" ensayaron con una tropa de marionetas a tamaño natural; Gilliam y Johnny Deep hicieron una puesta en común sobre el guión. Al tiempo Jean Rochefort se colocaba su armadura de Quijote con éxito.