• Inicio Sugerir Modificar

XXL


Cartel de XXL

Fali es un chaval de veinte años que vive con su madre y trabaja como repartidor en un supermercado, una tapadera perfecta para ejercer de gigoló entre las amas de casa más desatendidas. Su sueño es comprarse un cochazo de lujo, y por eso ahorra celosamente todo lo que gana. Mientras llega el momento, Fali deambula por el barrio con sus amigos Paco el Oso, Laski y Bolinga. También ellos aspiran a grandes cosas; Paco es guardia de seguridad y entrena para ser boxeador. Laski todavía no ha visto una mujer de cerca, pero no deja de pensar en el sexo; tanta práctica en solitario le ha convertido en un auténtico activista del amor propio. Bolinga, estudiante de segundo de Psicología, aspira a convertirse en empresario horticultor en la ilegal rama de la marihuana casera.

Fali sigue su plan de ahorro hasta que César, hostelero con posibles, le ofrece un camino más rápido para conseguir el coche de sus sueños: trabajar en el pequeño emporio Cesar Palace, un mini centro comercial dotado de cafetería, vídeo club, billares y estanco. Además de encargarse de la sección porno del videoclub, Fali tendrá que "entretener" a la empleada Lidia, amante del jefe, para que Andrea, su mujer, no sospeche nada raro. La recompensa que le ofrece es demasiado jugosa: su propio BMW.

Poco a poco, la vida de Fali se va liando; sus colegas ven en él a un triunfador, por eso le piden que participe como socio inversor en negocios de riesgo que incluyen apuestas en peleas ilegales o plantaciones de marihuana. Al mismo tiempo, Lidia empieza a hacer planes de futuro sin saber que el indomable Fali está cayendo a su vez en las garras de un fascinante amor veinteañero hacia Andrea, la mujer del jefe. Por si fuera poco, su vecina Teresa también se ha fijado en él como objetivo a largo plazo para cazarlo como marido.

Con el cochazo asegurado, Fali vive su mejor momento; está liado con Andrea y siente algo especial por ella, aunque también se acueste con Lidia o Teresa. Ha entrado en el negocio agrícola de su amigo Bolinga como socio capitalista. La vida le sonríe, está en la cima del mundo. Pero, a veces, hasta las cosas más enderezadas pueden torcerse...

     Título original: XXL
     Año: 2004
     Duración: 105 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 05/11/2004
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Tri Pictures, S.A.

 

Comentario

"XXL cuenta la historia de unos chavales que tienen un concepto de la vida radical, primitivo y sin filtros. Forman una piña liderada por Fali, el típico macarrilla seductor, de esos que no te caen mal ni cuando te mandan a la mierda porque saben hacerlo con encanto. Luego está El Oso, típico armario con el cerebro más pequeño que el de un mosquito, El Bolinga, que se supone que es el estudiante, o El Laski, típico onanista feliz de serlo. El Fali vive sin agobios de sus repartos y trabajillos, pero entra en el mundo de los adultos y se da cuenta de que ya no puede pensar con la polla sino que debe hacerlo con la cabeza. Y si las cosas van mal, el único refugio que tiene es el grupo.

Siempre me ha parecido que el lenguaje y los pensamientos más primarios de los chavales que vemos en las películas no son reales. El reto era crear unos personajes que hablaran como los de la vida real; por eso suenan tan fuerte. Mi gran obsesión era no cambiar ni un ápice del lenguaje; si esta historia resulta creíble, lo es por las burradas que dicen, algo difícil de oír en un cine, como que da miedo ser tan políticamente incorrectos....

El comportamiento de esta pandilla no tiene nada de ejemplar pero te ríes con ellos: ¿Por qué? Quizás porque tampoco nos tomamos la vida tan en serio o, por lo menos, nos la tomamos en su justa medida, sin dramatismos. Al fin y al cabo, la única enfermedad de estos tipos es la juventud. Y eso se cura con la edad. XXL trata de hablar de muchas cosas, pero sin que se note, sin pontificar.

Yo diría que no tenemos más pretensión que hacer pasar un rato agradable al espectador, que viva una historia y se conmueva con los personajes; que cuando salga del cine, además de habérselo pasado bien, vaya cayendo en todo lo que ha visto, que nada es banal...

Coño, y eso que empecé diciendo que no teníamos pretensiones."