• Inicio Sugerir Modificar

Catarsis


Cartel de Catarsis

Luisa es una poeta joven que se enfrenta al dilema de transigir con la poesía oficial o seguir un camino más arriesgado y vanguardista.

La tentación llega en forma de prestigioso concurso para jóvenes poetas: el Rimbaud. Ganarlo supondría para Luisa su consagración como nuevo valor de la poesía española. Para ello, cuenta con el apoyo y los contactos de su editor y amigo, Enrique.

Éste le sugiere que presente un poema realista y humano, al gusto de la poesía que se suele premiar en estos concursos.

Sin embargo, desde hace algún tiempo, Luisa ha optado por seguir una línea hermética y fría, iniciando un camino totalmente opuesto a su línea anterior. Ahora solo le interesa la llamada poesía de la experiencia.

Luisa se siente muy cercana a aquellos poetas y artistas que bordearon el abismo y la locura en sus obras y en sus propias vidas: Van Gogh, Artaud, Sylvia Plath, Anne Sexton, Kafka...

Durante los siete días anteriores a la fecha en que expira el plazo del concurso, Luisa buscará su purificación, su CATARSIS, en un intento heroico de borrar del mapa todas aquellas presiones y represiones educativas, familiares y sociales que lastraban hasta entonces su creación.

     Título original: Catarsis
     Año: 2004
     Duración: 92 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.

 

Comentario

Catarsis nació/surgió como un vómito con forma de provocación, de exabrupto, de liberación.

Es el fruto de la búsqueda de un medio o herramienta a través de la cual poder expresar y encontrar una deseada nueva vida, una gozosa purificación, un paso de página... Un final.

Asunto recurrente en mi vida. Dicen que casi siempre uno quiere contar la misma historia. Creo que Catarsis bien podría ser la continuación o el desarrollo de una de mis anteriores películas: Ataxia.

Este largometraje es una innovadora, arriesgada y vanguardista apuesta por intentar hacer cine en España, desde unos planteamientos creativos, morales y económicos muy distintos a los establecidos por la industria cinematográfica convencional.

Sin embargo, ahora que todo el proceso productivo parece estar concluyendo, descubro que casi nada de lo deseadamente buscado, lo he podido conseguir. Sólo angustia y desazón.

Vuelvo a estar tan "enfermamente" emponzoñado como siempre.

Ha sido un trabajo agotador, en donde resolver los innumerables problemas era la principal apuesta diaria. Los riesgos y los miedos han contaminado continuamente el proceso creativo.

He consumido excesiva energía, han sido demasiados los favores pedidos hasta bordear el agotamiento.

En todo este proceso he dejado muchas cosas por el camino... Ya lo he perdido casi todo.

A veces he llegado a pensar que Catarsis es mi trabajo más personal e intransferible hasta la fecha; sin embargo, la generosidad, el esfuerzo y la dedicación que todos mis colaboradores -actores y técnicos- y amigos han puesto en esta película, me obligan a tener que afirmar rotundamente que Catarsis es un trabajo colectivo y universal. Y como siempre -también en este caso- un largometraje es la suma de bastantes circunstancias y casualidades ajenas a la propia creación.

A pesar de que he dejado toda mi ilusión y mucha vida en esta obra, sólo temo y siento haber podido defraudar o no haber estado a la altura de la confianza que todo el equipo depositó en mí.

Ojalá que todos vosotros os sintáis felices y orgullosos de haber apostado por esta arriesgada aventura. De lo contrario, os pido mis más sinceras disculpas y os doy mi más emotivo agradecimiento por vuestras generosas aportaciones.

Hasta la Catarsis final.