• Inicio Sugerir Modificar

Supertramps


Cartel de Supertramps

Chung-I Fly (una paloma asiática), Paulov (una rata del este de Europa) y Ramón (una cucaracha caribeña) liderados por un gato negro pulgoso llamado Tano, forman un grupo de expatriados que sueñan con salir de la miseria en la que se ven condenados a vivir por su naturaleza. Pero todo cambia en una fría noche de Navidad. Cuando Nora, una esnob y arrogante gata cae accidentalmente desde el camión de mudanzas que le lleva a su nuevo hogar. Nuestro grupo de expatriados pronto descubrirán que se ofrece una suculenta recompensa por devolver a Nora sana y salva a su casa. Tano de repente ve la solución a todas sus desdichas; Nora regresará con sus dueños y ellos recogerán la recompensa. Sin embargo, las cosas no son tan fáciles, desde que Nora, con su habitual frivolidad, ha sido deslumbrada por la excitante vida de la calle, no quiere ni oir hablar de volver con sus dueños. ¿Cómo puede una gata tan terca ser llevada a su casa sin que se resista? Tano inventa una extravagante misión: Ellos deben salvar el mundo antes de noche vieja. Nora, guiada por su deseo de aventura se embarcará con ellos en esta increíble misión, sin saber que eso le llevará a su casa.

     Título original: Supertramps
     Año: 2004
     Duración: 70 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Animación.
     Fecha de estreno: 22/12/2004
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Barton Films, S.L.

 
Nominaciones:
Goya. Mejor película de animación 2005

Comentario

Uno de los factores que más va a diferenciar este largometraje de otros será la técnica usada en la que paisajes reales son mezclados con personajes 3D. En este sentido, el resultado final estéticamente estará a mitad de camino entre "Rebelión en la granja" (animación con arcilla) y "Toy Story" (3D). Y en este trabajo, se presta especial atención a la iluminación, para conseguir que los personajes y escenarios queden completamente integrados. Tanto en los modelos como en los personajes, se ha perseguido la estética colorista, pero siempre quedando dentro de unos códigos realistas. Los paisajes, y los cambios que sufren, marcarán los cambios en la aventura; la historia nos muestra un grupo de vagabundos que van hacia los vecindarios más ricos de la ciudad para entregar a Nora a sus dueños. En este sentido, a lo largo de la película, las callejuelas desgastadas y los edificios decrépitos dan paso a inmaculadas avenidas e impresionantes mansiones. La mezcla es lo que mejor define el estilo de la película. La música, paisajes, edificios, personajes,... absolutamente todo está marcado por un eclecticismo que refuerza el realzado mensaje integrado en la historia. Ah! Y si leyendo que esta historia se sitúa en Navidad, alguien ha pensado que va a haber una sobredosis de Santa Claus, árboles de Navidad, luces multicolor, etc., están muy equivocados. Excepto en los precisos momentos, no hay referencias estéticas a esta época del año. Después de todo, esos personajes viven lejos de estas celebraciones. La Navidad cumple una función en su espacio (los personajes tienen que salvar el mundo antes de media noche de noche vieja) sin exagerar en la estética de la película.

Siguiendo la línea empezada por GLUP, el anterior trabajo fruto de la colaboración entre las compañías de producción Irusoin y Dibulitoon, la intención de este segundo largometraje será tratar un tema de contenido social, y llevarlo al público familiar de un modo simple e increíble. De la misma forma que la anterior producción eligió el reciclaje como tema, este proyecto vino de la idea de narrar una fábula sobre la alienación y la pobreza. El siguiente paso fue buscar un colectivo que podría funcionar como un reflejo de lo que ocurre en la realidad humana. No tuvimos que ir lejos. Solo mirando al mundo animal, nos encontramos un colectivo que es fiel reflejo de lo que son las personas destituidas en nuestra realidad. Nos referimos a las ratas, palomas, cucarachas, gatos callejeros,... Estos animales vagan sin dirección por la ciudad. Les vemos y nos asustan, cuando en realidad viven más asustados que nosotros. Escasamente tienen algo que comer, así que se alimentan de lo que tiramos o lo que les damos. Están sucios, ya que están condenados a vivir entre la basura y suciedad que generamos. Y además nos desagradan. Son los verdaderos marginados de la sociedad. Ellos son los verdaderos sin techo del mundo animal. Por otro lado, no hemos querido dejar de lado lo que esta alienación significa, más y más, unido con el fenómeno de la inmigración. Por esta razón, la mayoría de los protagonistas de la historia vienen de diferentes lugares. A través de este curioso grupo de personajes marginales, intentamos hacer llegar a los niños (y a toda la familia en general) la situación en que cierta parte de la sociedad vive. Y todo sin caer en la falsa moral, sino con una divertida historia que atrapa al espectador, y siempre con respeto.