• Inicio Sugerir Modificar

Sólo un beso


Cartel de Sólo un beso

Casim es un joven escocés de origen paquistaní. Es un buen disc jockey y apasionado de la música. Sueña con abrir un club propio con su mejor amigo, Hammid, un sueño que se toma muy en serio. Ha estudiado contabilidad, pero no quiere ejercer. Sus padres, Tariq y Sadia, emigraron al Reino Unido en los años sesenta, procedentes de Pakistán. En Glasgow, donde la familia se ha instalado, tienen una tienda de comestibles y prensa. Tariq y Sadia, musulmanes devotos, han decidido que Casim se case con su prima Jasmine, la sobrina preferida de Sadia. La boda debe celebrarse a los pocos meses, y Tariq está haciendo una obra de ampliación de su casa para que la pareja viva allí.

Casim tiene dos hermanas: Rukhsana, la mayor, conoce a un joven del agrado de sus padres, con el que llegará a comprometerse. La pequeña, Tahara, de dieciocho años, es la más directa de la familia; típica escocesa rebelde, está terminando sus estudios secundarios en un instituto católico cercano. Una de sus profesoras es Roisin, una joven que da clases de música.

Cuando Casim y Roisin se conocen, sienten una fuerte atracción y empiezan una relación en secreto. Para ellos, que él sea musulmán y ella católica no supone ningún problema, pero pronto se ve claramente que las diferencias religiosas y culturales sí lo son para otras personas, especialmente para la familia de Casim.

     Título original: Ae fond kiss
     Año: 2004
     Duración: 108 min.
     Nacionalidad: Reino Unido, Italia, Alemania
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 14/01/2005
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

SÓLO UN BESO es una historia de amor en la que la intensidad del vínculo entre Casim y Roisin contrasta fuertemente con la desconfianza que su unión provoca en sus respectivos ambientes.

"Es interesante cómo los padres quieren que sus hijos se casen con alguien que sea como ellos. Esta idea tiene raíces muy profundas", señala el guionista Paul Laverty, que se planteaba explorar justamente "la forma en que la gente consigue librarse de las convicciones de sus padres. Es una decisión seria, que generalmente tiene amplias repercusiones".

También es una película sobre la identidad que se impone irresponsablemente a un individuo por su propia familia o por su comunidad. Para Laverty, es asombrosa la facilidad con que etiquetamos a un chico como "musulmán" o "católico" sin tener en cuenta lo que ese chico pueda pensar de su vida y de su cultura.

Paul Laverty decidió escribir una historia sobre los vínculos religiosos y tradicionales en conflicto con los deseos del corazón, partiendo de dos dolorosas experiencias, cuyos efectos, más o menos distantes en el tiempo, subyacen claramente en el proceso de creación de SÓLO UN BESO: la partición de la India el 15 de agosto de 1947 y el atentado a las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York el 11 de septiembre de 2001.

Al principio, la división en dos naciones distintas, India y Pakistán, fue bien acogida por algunos musulmanes como una solución para los conflictos interreligiosos. Pero se produjo una migración en masa en la que se obligó a los hindúes a abandonar sus tierras y viajar hacia el sur, mientras que los prófugos musulmanes se desplazaron hacia el norte. Miles de personas, al pasar la frontera, fueron asesinadas a lo largo del camino, especialmente las mujeres. Mientras tanto, lejos, en Escocia, parientes y amigos no podían hacer otra cosa que esperar noticias.

El personaje de Tariq Khan, el padre del protagonista, era uno de esos fugitivos musulmanes y sus recuerdos están marcados por la violenta y caótica experiencia de aquella migración forzada. Incluso en nuestros días, rodeado por el afecto de su familia, en su casa confortable y respaldado por su pequeño y próspero negocio, Tariq se siente reacio a los cambios, inamovible e introvertido.

En 2001, el 11-S, el guionista Paul Laverty estaba en Estados Unidos y se quedó impresionado por lo vacío de los informativos, el recurso inmediato a una reacción nacionalista y por la casualidad de las consecuencias. "De improviso, una de cada cuatro viviendas exhibía una bandera estadounidense; también había pequeñas banderas en todos los coches. Luego me enteré de que un sij (¡un sij!), había sido asesinado en una estación de servicio en Arizona". [Después de la independencia de la India, los sijs se encontraron con la división de su estado entre la India y Pakistán. Después de una guerra sangrienta contra los musulmanes en 1965, los sijs de Pakistán tuvieron que emigrar a la India].

Un amigo de Laverty le envió un correo electrónico desde Glasgow para contarle que su sobrina tenía miedo de salir de noche porque una chica de su escuela había sido atacada y le habían arrancado el pañuelo con el que se cubría la cabeza. "Najimee forma parte de esta ciudad, siempre ha vivido aquí. Es increíble cómo un acontecimiento así puede cambiarlo todo. En ese momento entendió que no tenía importancia que hubiera vivido allí toda la vida porque siempre sería tratada como una extranjera".

Por su parte, Ken Loach, con esta película, vuelve a Glasgow y a Escocia después de Mi nombre es Joe y Felices dieciséis: "No era mi intención hacer una trilogía sobre la Escocia moderna sino hacer tres historias distintas, tres narraciones sobre la vida en Escocia occidental".

Para el papel de Casim, el único varón idolatrado por sus padres, Loach eligió a un desconocido, Atta Yaqub, modelo ocasional y que acababa de terminar sus estudios. Nunca se había enfrentado a una interpretación seria pero reunía todas las características del protagonista romántico que el director buscaba para su protagonista.

En cuanto al personaje de Roisin, inicialmente se había pensado en una joven escocesa, pero Eva Birthistle, nacida en Dublín, se hizo con el papel y convenció a Loach. Para esta actriz ya consolidada (en su filmografía figuran títulos como Borstal Boy, de Peter Sheridan; A por todas, de Conor McPherson; Coolockland, de Ronan Carr y Brian Tucker, o Bloody Sunday, de Paul Greengrass), "a Ken le gusta elegir actores que se acerquen lo más posible a los personajes que tienen que interpretar, y de hecho me identifico con muchas de las reacciones de Roisin. Si en algunas ocasiones yo sentía que no habría reaccionado así, se lo comentaba a Ken, porque a él le gusta oír lo que opinamos y se fía mucho de lo que surge espontáneamente durante la filmación".

Para Ken Loach, SÓLO UN BESO "es una película acerca de cómo la gente se define a sí misma. La comunidad oriental de Glasgow era un mundo del que yo no sabía casi nada. He escuchado mucho y he preguntado mucho, para poder entender el ambiente y encontrar denominadores comunes. En realidad, las dinámicas fundamentales de las familias son las mismas: la diferencia está en cómo se expresan. Para entender bien esto, hay que saber escuchar y saber preguntar. Espero que al público le guste la complejidad de la historia y que le despierte el deseo de reflexionar sobre ella. Ésta es una película que plantea más preguntas que respuestas. Quizá eso sea lo más importante".

CANAL COMPRAS