• Inicio Sugerir Modificar

Buena vida - Delivery


Cartel de Buena vida - Delivery

Hernán tiene 24 años y un precario trabajo de mensajero.

Desde que su familia emigró a España huyendo de la crisis por la que atraviesa Argentina, vive solo en su casa familiar, ahora vacía y llena de recuerdos.

Está enamorado de Patricia (Pato), una empleada de una estación de servicio que está buscando hospedaje. Hernán se ofrece a alquilarle una habitación de su propia casa.

Al poco tiempo de convivencia comienza una relación amorosa aparentemente idílica. Pero, sorpresivamente, la familia de Pato llega desde una ciudad del interior y se alojan por una noche.

     Título original: Buena vida - Delivery
     Año: 2004
     Duración: 94 min.
     Nacionalidad: Argentina
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 04/03/2005
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

La película sufrió los efectos de la crisis de 2001 y está claro que si hubiésemos podido terminarla antes de ese año habría sido otra película (la adaptación final se hizo en 2002 y obviamente hubo que incluir pequeñas situaciones que identificaban ese momento).

Recibimos la primera cuota del INCAA y comenzamos la preproducción en septiembre de 2001. Como la segunda cuota no llegaba, tuvimos que suspender el proyecto.

Decidimos retomarlo en una fecha que nos parecía buena, noviembre de 2001. El país iba de mal en peor. Llamamos al INCAA para saber qué pasaba con la cuota pendiente y nos aconsejaron tomarnos unas vacaciones. Unos días después el INCAA se quedó sin director y por el país pasaron cinco presidentes.

Después de la gran crisis de diciembre, retomamos las actividades en el mes de marzo.

Existió otro pequeño problema: el dólar se había disparado a 3 pesos. Pero igualmente decidimos comenzar.

Se presentó otro pequeño inconveniente: el dinero estaba en el banco y no había manera de sacarlo. Tuvimos que parar.

El poco dinero que quedaba pudimos retirarlo del banco, pero el dólar había subido a 3,5 pesos y seguía subiendo. Había que filmar rápidamente. Con equipo técnico nuevo decidido a trabajar en esas condiciones, retomamos la preproducción y en el mes de julio del año 2002 finalmente rodamos.

Parte de la película fue uno a uno, esto quiere decir que se hacía una toma y no se podía repetir porque el material fílmico era carísimo.

La filmación fue realmente complicada, sin tiempo y con poco dinero. Por las condiciones en que filmábamos, tuve que descartar escenas; hubo muchos condicionamientos que hicieron que toda la película fuera cámara en mano, cámara fija o con trípode: no nos podíamos arriesgar con travellings o cosas que ocasionaran tener que filmar otra toma, porque no teníamos material fílmico. De todas formas, yo cuidé mucho las actuaciones y el guión, más allá de tener que sacrificar otras cosas.

Como no había quedado como quería y además no se podía terminar, presentamos el trabajo a distintas fundaciones del exterior con la esperanza de poder terminarla.

Decidí mudarme y hacer un curso de "cómo criar y exportar caracoles". Cuando estaba recolectando y armando el galpón necesario para reproducción de los escargots me llegó un mail de Francia y luego de Holanda, eran las fundaciones del Fonds Sud Cinéma y el Hubert Bals de Rotterdam que habían seleccionado el proyecto para su terminación. También el INCAA nos dio el dinero que faltaba y pudimos terminar la película, que, más allá de contar una historia tan particular, con muchos detalles de nuestra cultura, me parece que tiene elementos muy universales.

CANAL COMPRAS