• Inicio Sugerir Modificar

Kaena, la profecía


Cartel de Kaena, la profecía

En lo más profundo del universo, había dos planetas que parecía mantenían una extraña danza, como si un lazo invisible los tuviera unidos en sus evoluciones. Astria era la luna vegetal de TALLES IV. Rebosaba de savia y suministraba a sus habitantes, los selenitas, todo cuanto necesitaban.

Sin embargo, un acontecimiento estaba a punto trastornar súbitamente aquel aparente equilibrio. Una nave vecariana para exploraciones espaciales, irremisiblemente dañada, acababa por precipitarse sobre Astria. A bordo se hallaba Vecanoï, el cerebro artificial de la nave. Como consecuencia de la explosión que siguió al choque entre Vecanoï y el planeta Astria, se produjo una extraña reacción que engendró a Axis, una excrecencia vegetal muy poderosa que empezó a crecer desde las entrañas de Astria causando un absoluto cataclismo en el ecosistema del planeta. Toda la savia del planeta empezó a converger hacia la monstruosa planta, favoreciendo un crecimiento impensable de la misma que al tiempo privaba a los selenitas de una sustancia vital para su supervivencia.

La tripulación vecariana resultó totalmente aniquilada, bien por la explosión de la nave, bien por la hostilidad de los selenitas. Sólo hubo dos supervivientes del desastre que escaparon en una cápsula de emergencia. Buscaron refugio en Axis, que paulatinamente se estaba convirtiendo en una planta inmensa.

Seiscientos años más tarde, Axis había conseguido un tamaño gigantesco, y todo indicaba que se dirigía hacia TALLES IV. Habitado por predadores muy peligrosos, se había convertido en un mundo extremadamente hostil y despiadado. Un lugar que se había hecho incluso más duro para sus moradores debido a la creciente escasez de savia.

     Título original: Kaena: La prophétie
     Año: 2003
     Duración: 85 min.
     Nacionalidad: Francia
     Género: Animación.
     Distribuidora: Laurenfilm, S.A.

 

Comentario

- ¿Cómo se materializó el proyecto de KAENA, LA PROFECÍA?

Cuando fundé CHAMAN Productions, dos jóvenes autores, Chris Delaporte y Patrick Daher, se presentaron ante mí con un proyecto de videojuego. Me sentí inmediatamente atraído por la potencia y el rico contenido del universo descrito en KAENA, LA PROFECÍA, y me di cuenta de que aquél era exactamente el tipo de proyecto que tenía en mente cuando fundé CHAMAN. De hecho, en un principio no albergaba ninguna ambición relacionada con la producción de un largometraje. Cuando empezamos a trabajar en el proyecto de KAENA, LA PROFECÍA, nuestro principal objetivo estaba en la realización de un especial de 52 minutos para televisión. Sin embargo, la primera vez que mostramos el piloto, recibimos una respuesta abrumadoramente favorable. Las reacciones de los expertos en la industria fueron del tipo "Deberías hacer un largometraje de esto." Dado que yo no era un productor cinematográfico, me mostré muy escéptico. Con objeto de poner a prueba aquel consejo unánime que se nos brindó, seguimos adelante con una proyección de KAENA, LA PROFECÍA ante un público real. Produjimos las imágenes de KAENA, LA PROFECÍA en un formato de altísima definición, y luego lo trasladamos a 35 mm. Más tarde, alquilamos una sala cinematográfica en los Campos Elíseos de París, e invitamos a 200 personas para que nos aportaran su feed-back. Como que esta segunda recepción también fue unánimemente favorable, creímos que ya era suficiente para "intentarlo." Debido a nuestra carencia de historia en la industria cinematográfica, sabía desde un principio que teníamos que trabajar con mucha entrega para intentar lograr apoyo para KAENA, LA PROFECÍA. Nos acercábamos a un tipo de mercado que funcionaba agresivamente en manos de nombres como Dreamworks, Fox, y Disney. Durante la realización de KAENA, LA PROFECÍA, me vi obligado a aplicar un enfoque distinto al de nuestra estructura de producción laboral. Teníamos que demostrar nuestras habilidades técnicas y que podíamos proceder igual de bien que las grandes compañías cinematográficas de EE.UU. Invertimos la mayoría del presupuesto para la preproducción produciendo pilotos y trailers con el objetivo de mostrar imágenes de KAENA, LA PROFECÍA a públicos de todo el mundo. Uno de los momentos culminantes de aquella actividad promocional acerca de KAENA, LA PROFECÍA fue la aprobación de uno de los productores cinematográficos más importantes de Japón, Tohokushinsha. En el stand que teníamos en Mipcom, percibí que un caballero japonés miraba las imágenes de KAENA, LA PROFECÍA. Cuando me dio su nombre, Banjiro UEMURA, me miró fijamente a los ojos, dándose cuenta que no le había reconocido. Se fue, para regresar un poco después con un obsequio: un reloj y un libro de Tohokushinsha, y con ello me dijo: "Definitivamente, están ustedes en el buen camino." Fue un gran honor recibir tal aprobación de uno de los más grandes profesionales de la industria desde hace muchísimos años. Para mí, esta experiencia fue equivalente a ver a Steven Spielberg adentrarse en el stand diciéndome: "Eh! Estás haciéndolo de primera." El resultado de todos estos esfuerzos y del alto potencial de KAENA, LA PROFECÍA se ha traducido en un gran entusiasmo por la película en todo el mundo. Ya nos hemos asegurado los canales de distribución en los EE.UU., Canadá, y Francia, lo que resulta particularmente insólito para una producción europea.

- ¿Cuáles son las innovaciones que KAENA, LA PROFECÍA ha introducido en la industria de la animación cinematográfica?

Uno de los aspectos singulares de KAENA, LA PROFECÍA es el target de público al que va dirigido. KAENA, LA PROFECÍA trata de atraer la atención de un público al que nunca se ha apuntado de modo directo en el mundo de la animación 3D. En lugar de dirigirse a los niños entre 8 y 12 años, como hacen la mayoría de los largometrajes de animación, KAENA, LA PROFECÍA se escribió para los adolescentes, consumidores de videojuegos y de cómics. Los personajes y el argumento son un poco más sofisticados que las sencillas animaciones pensadas para los pequeños de ocho años. Aquí no se trata de buenos contra malos, pues Kaena vive en un mundo más realista donde los buenos pueden dejar de serlo en ciertos momentos, y los malos pueden tornarse buenos. Pero es incluso más importante el hecho de que KAENA, LA PROFECÍA contiene un tema que todos los adolescentes deben afrontar: el viaje desde la infancia a la edad adulta. Kaena es un personaje que desafía las convenciones y creencias transmitidas por las autoridades a la búsqueda de sus propias verdades e identidad personal. Por este motivo, gracias al interés que despierta entre los adolescentes de todo el mundo, KAENA, LA PROFECÍA se reviste de una universalidad cultural.

Otra característica excepcional de KAENA, LA PROFECÍA reside en su estilo de representación. El entorno gráfico de este film es diferente de lo que se ve en Disney o Warner Brothers. Hemos sido muy concretos en cuanto al look. Así como a Disney y Warner se les reconoce rápidamente por sus respectivas líneas, KAENA, LA PROFECÍA no puede confundirse con ningún otro estilo de animación cinematográfica.

El sistema de producción gráfica que hemos adoptado es igualmente insólito para la industria cinematográfica. De hecho, KAENA, LA PROFECÍA es el primer film que se ha producido por entero usando tecnología gráfica por ordenador en PC.

- ¿Cuántos profesionales han trabajado en el largometraje?

Además de los autores y del equipo de dirección de la producción, habrá habido más de 70 artistas gráficos por ordenador (animadores, modelistas, animadores de efectos especiales, etc...). La mayoría estaban con nosotros en París, pero también los ha habido en un estudio de Canadá, dedicados particularmente a la animación.

- ¿Podría hablarnos más acerca del famoso "toque francés"?

En Francia, tenemos la gran fortuna de poder combinar tres factores básicos para lograr crear contenidos verdaderamente excepcionales. En primer lugar, tenemos una cultura en artes visuales de muchos siglos que ha generado enormes pintores, grandes directores de cine y, ahora, excelentes artistas gráficos por ordenador. En segundo lugar, un sistema educativo muy fuerte en el campo de la imagen. Y en último lugar, en general, un mercado muy vivo tanto en la industria del videojuego como en la del audiovisual.

Actualmente, Francia posee una infraestructura educacional realmente de primera clase, con escuelas que disfrutan de prestigio internacional. Ése es el caso de "Les Gobelins", que forma a animadores de gran talento los cuales a menudo se incorporan en estudios norteamericanos como Dreamworks, ILM, o incluso Disney. Otra escuela es "SupInfocom, que forja artistas gráficos por ordenador de lo mejor de Europa, objeto de galardones en todos los festivales. Esas escuelas -y otras- titulan a gente muy preparada que puede contratarse y encajar perfectamente en el entorno de un equipo de producción.

Esos talentos pueden contribuir vivamente a la ebullición de los mercados audiovisuales e interactivos trabajando en proyectos cada vez más excitantes. Si pensamos retener en Europa a estos profesionales, todo cuanto necesitamos en realidad es la capacidad de producir largometrajes usando gráficos por ordenador al 100%. Actualmente, éste es con probabilidad el reto más intenso para cualquier artista gráfico por ordenador. Pues bien, esto es lo que ¡¡estamos afrontando!!

Estoy plenamente convencido de que el éxito de un largometraje como KAENA, LA PROFECÍA puede preparar el terreno para muchos nuevos estudios independientes que podrán preparar proyectos de largometrajes y desarrollar en consecuencia el "Toque francés" ¡¡en Francia!!

- ¿Por qué pospusieron la distribución del video juego de KAENA, LA PROFECÍA?

Mantuvimos el videojuego en espera porque no sabíamos con certeza la fecha de estreno del largometraje; no queríamos desarrollarlo actuando precipitadamente. Queríamos estar seguros de la plataforma informática que usaríamos. Cuando la producción tomó cuerpo, el videojuego de KAENA, LA PROFECÍA se distribuyó para Playstation 2, Dreamcast y PC coincidiendo con el largometraje.

- ¿Cuál es el significado de la palabra CHAMAN?

En las sociedades tribales, el chamán era el vínculo de unión entre la tierra y el cielo, entre las fuerzas de la naturaleza y las sobrenaturales. También estaba capacitado para predecir el porvenir. Era un brujo, un mago,... un visionario.

- ¿Cuál es la filosofía de CHAMAN?

Nuestra intención es devenir precursores, pioneros... poder ocupar un lugar importante en un mercado con futuro. Pero por encima de todo, queremos dar una oportunidad al talento creativo.

CANAL COMPRAS