• Inicio Sugerir Modificar

La vida es un milagro


Cartel de La vida es un milagro

Bosnia, 1992. Luka, un ingeniero serbio de Belgrado, se ha instalado en un pueblo en medio de ninguna parte con su mujer cantante de ópera, Jadranka, y el hijo de ambos, Milos. Luka está preparando la construcción del ferrocarril que va a transformar la región en un paraíso turístico. Completamente absorto en su trabajo y cegado por su optimismo natural, está sordo al cada vez más persistente rumor de la guerra.

Cuando el conflicto estalla, la vida de Luka se ve alterada: su mujer, Jadranka, desaparece del brazo de un músico mientras que su hijo, Milos, es llamado al frente. Siempre optimista, Luka aguarda el regreso de su familia, pero Jadranka no vuelve. Milos es hecho prisionero y el ejército serbio nombra a Luka guardián de Sabaha, una joven musulmana que ha sido tomada como rehén.

Al poco tiempo, Luka se ha enamorado de Sabaha, pero la joven está destinada a ser intercambiada por un prisionero serbio: su hijo Milos.

     Título original: Zivot je cudo
     Año: 2004
     Duración: 154 min.
     Nacionalidad: Francia, Yugoslavia
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 21/01/2005
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

Shakespeare en los Balcanes

"LA VIDA ES UN MILAGRO, el amor de Luka y Sabaha, y el mismo personaje de Luka, tiene muchos elementos shakespearianos, al igual que muchas cosas que pasaron durante la guerra, pero además he tratado de abordarlo desde mi punto de vista personal y eso incluye aspectos de la vida que son divertidos o irónicos. Un dilema shakespeariano en un contexto balcánico no queda como quedaría en un contexto danés o inglés: siempre es un poco pagano. Por ejemplo, en las primeras versiones del guión, Jadranka no era una cantante de ópera, pero cambié algunas cosas para crear esas excéntricas situaciones en que la gente tiene la oportunidad de volverse loca y formar parte de otro mundo. Y esto es algo que pasa en la realidad: los Balcanes están llenos de gente con talento, individualmente, pero en el momento en que se integran en sociedad no funcionan".

Luka

"Me identifico mucho con el personaje de Luka: lo que me gusta de él es que no se deja llevar por el amor inmediatamente, intenta aplazar lo que siente por Sabaha porque desea que su hijo vuelva. Me gusta su forma de acercarse a ella, poco a poco. Yo habría hecho algo así. Y también me parezco mucho a él en su resistencia a admitir que había empezado la guerra. Cuando estalló, yo estaba en París y me pasé más de un mes negándome a admitir lo que estaba pasando".

La guerra

"No debemos ser pesimistas, sino que tenemos que ser muy realistas acerca de lo que vemos. En mi opinión, el siglo pasado fue el siglo de las guerras y los conflictos, pero había más esperanza que ahora. En el mundo en que vivimos, sin utopías, cada uno de nosotros tiene que construir su utopía personal, porque con cada espíritu, con cada alma que se salve, ganamos todos algo".

"La historia que se cuenta en LA VIDA ES UN MILAGRO sucede durante la guerra y creo que la propia historia de la guerra la hace incluso más ideológica porque fue una guerra muy sucia. No fue en absoluto parecida a como se vio por televisión, porque fue una visión tan superficial y manipuladora que no podemos creérnosla. Sobre todo, traté de profundizar en las reacciones humanas".

Cine clásico

"Para mí era difícil hacer una película de amor en tiempos de guerra, pero, para empezar, tuve la suerte de contar con dos rostros espléndidos: el de Slavko, que interpreta a Luka, que es la versión balcánica de Anthony Perkins, y el de Subaha, que resume la belleza rubia de las chicas eslavas. Además, me interesaba mostrar el curso de esos sentimientos y las relaciones con los demás personajes: el cartero torpe, el oficial que no sólo siente como un soldado, la vuelta de Jadranka y el regreso posterior de Milos, todo ello, con el fondo de la guerra, podía ser una mezcla explosiva. Era un reto que quise asumir. Hay gente que dice que es una película que parece antigua y creo que se podría definir como una película antigua contemporánea, en el sentido de que hemos resaltado las emociones en lugar de describir quién era o no culpable, lo que, en el caso de Occidente respecto a la guerra de Bosnia, era lo que estaba más de moda. En esta película hay una mezcla de géneros (de amor y de guerra): hay algunas escenas de guerra pero sólo como flashes, para dar una idea del contexto y reforzar las escenas íntimas, que también son muy difíciles. También me han dicho que mi película tiene un algo del cine de Frank Capra y para mí esto es un elogio, porque ése fue el mejor período de Hollywood y tanto su cine como el de Lubitsch representan para mí lo mejor de esa época. Por desgracia, ese tipo de cine se ha perdido, y unos pocos, entre los que me cuento, estamos luchando, como los últimos mohicanos, por recuperarlo. Es desolador comparar el cine norteamericano de los años cuarenta y cincuenta con el de los años ochenta y el actual. Al verlo, uno se pregunta si realmente es un progreso para la humanidad haber cambiado de esa forma tan estúpida, tan idiota. ¿O es la nueva ideología que emplea Hollywood al servicio de un mundo como gran empresa en el que lo mejor es no provocar en el consumidor -y no el ser humano, el ciudadano- ninguna reacción humana? Es falso que el mercado sea la única medida y el único regulador de nuestros procesos sociales y psicológicos. Es una idea falsa y no puede durar mucho tiempo".

CANAL COMPRAS