• Inicio Sugerir Modificar

American splendor


Cartel de American splendor

Harvey (Paul Giamatti) es un empleado de un hospital local de Cleveland. Su única escapatoria de la monotonía diaria son las discusiones con sus compañeros de trabajo que abarcan temas tan dispares como la música, el declive de la cultura americana, los nuevos sabores de caramelos o la vida en sí misma. Casualmente conoce a Robert Crumb (James Urbaniak), un diseñador de postales amante de la música. Cuando algunos años después, Crumb se hace famoso gracias a sus cómics underground, la idea de que el cómic puede ser también una expresión artística para adultos lleva a Harvey a escribir su propia tira cómica. Así surge "American Splendor", un retrato irónico del estilo de vida de la clase obrera americana con todas sus imperfecciones. Publicado por primera vez en 1976, el cómic de American Splendor convirtió a Harvey en un autor de culto durante los años 80.

     Título original: American splendor
     Año: 2003
     Duración: 101 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 11/03/2005
     Distribuidora: Karma Films Spain

 

Comentario

American Splendor nos sumerge en la vida y el particular universo de Harvey Pekar, un ciudadano de clase obrera, un poco cascarrabias y con una vida bastante rutinaria: trabaja como empleado de archivo de un hospital, vive en un apartamento en Cleveland, ciudad donde nació y creció, ha tenido dos fracasos matrimoniales; y cultiva varios pasatiempos e intereses que le ayudan a pasar el tiempo.

Innatamente pesimista e hilarantemente expresivo, Harvey Pekar opina, se queja, pelea, y en ocasiones cuando ve o experimenta algo positivo, sabe apreciarlo. Su humanidad y curiosidad, al igual que su humor mordaz son algo intrínseco a su personalidad.

Publicado por primera vez en 1976, American Splendor dio origen al género autobiográfico dentro del cómic.

Un cómic acerca de nada más, y nada menos, que los momentos diarios que comprenden la vida de un hombre, American Splendor es uno de los cómics más aclamados de todos los tiempos. Ha influido a numerosos artistas contemporáneos de cómics. Entre las personalidades influidas se encuentran nombres como Gilbert Hernandez ("Love & Rockets") y Joe Sacco ("Palestine"), quien reconoce abiertamente su deuda al modelo naturalista de Pekar.

La colección de Pekar también ha sido reconocida dentro de los círculos literarios, y en 1987 "American Splendor" obtuvo un American Book Award (Premio del Libro Americano). Además de sus cómics, Pekar ha escrito extensamente acerca de música y literatura, defendiendo con frecuencia a artistas olvidados o pasados por alto dentro de los círculos literarios.

Entre 1966 y 2001, año en que se jubiló, a la vez que escribía, Harvey trabajaba a jornada completa en el archivo del hospital.

Un ejemplar de " American Splendor" siempre contendrá escenas cotidianas de la vida de Pekar: búsqueda de llaves, una conversación con su esposa Joyce sobre lo mal que friega los platos. Y aún hay más. Habrá viñetas con personas que Pekar ha conocido; escenas que presenció en la calle; monólogos sobre asuntos sociales, políticos y filosóficos. Porque él no es un caricaturista, Pekar ha buscado a colaboradores para ilustrar sus historias. Con el paso de los años, estos ilustradores se han convertido en artistas prominentes como R. Crumb, Drew Friedman and Jim Woodring.

Los fans de Pekar pueden no ser muy numerosos, pero son muy apasionados. Uno de ellos es el productor Ted Hope, cuya filmografía incluye títulos independientes e innovadores como Happiness, The Brothers McMullen, The Wedding Banquet, La Tormenta de hielo y En la habitación. Hope descubrió el trabajo de Pekar siendo un adolescente, cuando frecuentaba la sección más underground de las tiendas de cómics. Un día leyó un ejemplar de "American Splendor" ilustrado por Robert Crumb y descubrió un cómic completamente distinto a todos los que había leído hasta entonces. Recuerda Hope, "era extraordinario porque era autobiográfico. Y trataba sobre los asuntos más mundanos de la vida, a la vez que intentaba encontrar la belleza y trascendencia de lo cotidiano." De este modo Ted Hope se convirtió en uno más de los fieles lectores de Harvey Pekar que devoraban cada nuevo ejemplar de "American Splendor".

En 1980, ya se habían producido varias intentos para llevar "American Splendor" al cine. Ted Hope había participado en algunas de esas tentativas pero rechazó todas ellas al considerar que ninguna de ellas atrapaba la esencia del trabajo de Pekar.

En 1998, los derechos de "American Splendor" volvieron a estar disponibles una vez más. Gracias al ilustrador y animador Dean Haspiel, que ya había trabajado tanto con Pekar como con Ted Hope, surgió la conexión necesaria para trasladar la historia a la gran pantalla.

Obtener un buen guión y que éste se ajustara fielmente al cómic no era una tarea fácil. Ted Hope encontró que la aleatoriedad y la naturalidad que daban ese toque tan especial a "American Splendor" también resultaban bastante problemáticas para su adaptación cinematográfica. "No hay un verdadero arco dramático; son esencialmente momentos pequeños. Lo que funciona en seis viñetas, en una o dos páginas de un cómic bidimensional no puede sostener una película entera".

Todo pareció aclararse cuando Hope fue a Cleveland a visitar a Pekar, a su esposa y colaboradora Joyce Brabner, y a su hija adoptiva Danielle Batone. "Estaba claro que no podría hacerse una película acerca de Harvey sin su presencia. Harvey tiene una personalidad tan dinámica, única y particular que necesariamente tenía que formar parte del proyecto. Otra cosa que Hope vio claro tras visitar a la familia es que American Splendor no era solo la historia de Harvey; sino de él, de Joyce y de Danielle".

Ted Hope se puso en contacto con el duo formado por Shari Springer Berman & Robert Pulcini, conocido para sus excéntricos documentales Off the Menu: The Last Days of Chasen's and The Young and the Dead. Berman & Pulcini habían escrito también dos guiones muy admirados sobre dos individuos no demasiado convencionales: el compositor mexicano y líder del grupo musical Esquivel y sobre el extravagante restaurador de Hollywood Prince Michael Romanoff.

Y, como Pekar y Brabner, ellos además de trabajar juntos también eran marido y mujer. Para Hope, estos cineastas eran la opción perfecta para hacer una película sobre la vida y el trabajo de Harvey Pekar, por lo que les mandó algunos números publicados de El les mandó algunos asuntos de "American Splendor".

Como documentalistas, Berman y Pulcini quedaron impresionados por la representación cómica de la vida de la clase obrera, un área que ellos habían explorado en sus películas. Además, por otra parte, esas historias habían sido filtradas por la sensibilidad aguda hilarante e implacablemente sincera de Pekar.

Comenta Robert Pulcini, "no hay demasiados ejemplos de una voz interior tan verdadera, donde alguien muestre su vida de una manera tan honesta. Harvey hace eso exactamente. Es tan honesto que incluso se muestra ansioso por mostrar todos los aspectos negativos de su personalidad. No se molesta en ocultar ninguna de sus emociones; unas veces es horrible y otras se muestra muy sentimental. Me encanta ese aspecto de su personaje".

Ahí estaba el irresistible Pekar deslustrado, modesto, e improvisando provocadoramente en todo momento. Al igual que en todas sus apariciones en el programa de David Letterman en la NBC. "Eso fue lo que nos hizo aceptar el trabajo" afirma Shari Berman. "Después de ver una cinta con sus apariciones en el programa de Letterman comprendímos que se trataba de un individuo increíblemente compulsivo y eso nos atrapó definitivamente"

Berman & Pulcini se familiarizaron completamente con Pekar y su trabajo antes de empezar a trabajar en el guión de la película. Leyeron y releyeron 25 años del trabajo de Pekar y, tras establecer una relación telefónica muy fluida, los guionistas decidieron pasar un fin de semana con Pekar y Brabner en Cleveland.

Por su parte, Pekar y Brabner estaban muy contentos con la percepción y comprensión obtenida por los guionistas sobre toda la materia. Comenta Brabner, "estabamos convencidos de que haríamos realmente bien trabajando con un equipo formado por un matrimonio, porque esta no es una historia sobre un tipo solitario. Es una historia acerca el matrimonio y como llegar a ser una familia".

Al regresar a Nueva York, Berman & Pulcini se pusieron a trabajar en el guión. Cuando reunieron sus viñetas favoritas del cómic, comenzaron a perfilar el armazón narrativo. Explica Berman, "El elemento que establecimos como punto de partida de la historia era la relación entre un hombre y su medio de expresión artística, que en el caso de Harvey, eran los cómics.

Es la historia de un hombre que encontró una vida a través de los cómics. Harvey encontró su inspiración creadora; la fama; un propósito para vivir y un legado, que era muy importante para él; una esposa, una hija y creó una familia; y consiguió vencer una enfermedad todo ello gracias a los cómics."

Al mismo tiempo, los cómics de Pekar ofrecían a la gente algo verdadero, gracioso y entretenido. Sus historias estaban elaboradas con las cosas más simples y sencillas que causarían en la mayoría de nosotros disgusto, consternación o placer. Llegaban a cualquiera que en alguna ocasión se hubiera sentido como un intruso o como un marginado, dice Pulcini. "Para mí, Harvey es el estereotipo de toda persona con capacidad artística y creadora que se encuentra atrapado en un trabajo donde no puede desarrollarse, pero a pesar de todo, encuentra la forma de expresarse".

La película, es tan original e imaginativa como los cómics en los que se basa. Un híbrido formal, que combina la adaptación cinematográfica, el biopic, la animación, y los elementos documentales. Al integrar metraje documental con entrevistas, la película no sólo ofrece una visión del Harvey Pekar real,además nos invoca interés en el las cosas del día a día que forman buena parte de su trabajo.

"Realmente vimos esto como una adaptación de los cómics," observa Pulcini. "Harvey detesta las reglas, y creo que eso se refleja en su trabajo. Tratamos de encontrar un vehículo que reflejara la rebeldía con la que Harvey hacía sus viñetas."

Los guionistas sentían que su papel creador era el reflejó del de los caricaturistas que ilustraban las historias de Pekar en "American Splendor." Señala Berman, "cada artista dibuja un Harvey diferente. Por eso nosotros pensamos que en la película podíamos contar con un actor que interpretara a Harvey; a Harvey Pekar en el formato documental como el Harvey verdadero; y a un Harvey animado. Esto no es fruto de la casualidad; trabajar así se lo debemos a American Splendor".

La participación del verdadero Pekar en la película tuvo que plantearse a la hora de hacer el casting. Comenta Pulcini, "no se trataba tanto de que quisiéramos alguien que se pareciera mucho a Harvey, lo que queríamos era que la transición entre el actor que interpreta a Harvey y el Harvey verdadero, fuera lo menos llamativa posible especialmente en lo que a energía y postura se refiere. El verdadero Harvey tiene un extraño magnetismo que hace que te fijes en él, y el actor que fuera a interpretar su papel debía tener esa misma energía. Todo esto lo reunía Paul Giamatti. Su audición para interpretar a Havey Pekar fue de lo más natural. Paul evitó cualquier clase de imitación y logró capturar perfectamente la esencia de Harvey, que está presente incluso en su lenguaje corporal."

Giamatti representó el papel con una intrigante combinación entre el personaje del cómic y el individuo real. "Básicamente represento la versión de Harvey que aparece en el cómic - el personaje que el verdadero Harvey creó y puso en los cómics", comenta el actor. "Harvey es una persona muy interesante, increíblemente listo y autodidacta. El ha leído todo. Es uno de los grandes naturalistas americanos, y considero que su trabajo tiene ese mismo tipo de calidad; mostrando la vida casi de un modo clínico. Eso también es muy poético".

Hope Davis interpreta a la esposa y colaboradora de Harvey Pekar, Joyce Brabner. Berman recuerda que ella y Pulcini vieron a muchas actrices para el papel, pero hasta que Davis llegó no les gustó ninguna. "Muchas de ellas leían el papel como si se tratara de una neurótica neoyorquina, y Davis lo entendió e interpretó de un modo muy diferente. Ella no trataba de provocar carcajadas. Y aunque mucho de lo que hace en la película es muy gracioso, ella llevó a Joyce a un nivel más profundo".

Davis puntualiza, "Joyce es probablemente el personaje más completo que he interpretado nunca. Ella es muy intelectual, una persona muy testaruda y franca. Ella y Harvey son personas fascinantes, y en el guión ellos también son retratados de una forma muy divertida".

Completando los personajes principales se encuentran James Urbaniak como Robert Crumb, viejo amigo de Harvey Pekar y el hombre en quien éste se inspiró para empezar a escribir cómics; y Judah Friedlander como Toby Radloff, compañero de trabajo de Pekar.

Berman recuerda como, "en ocasiones cuando me daba la vuelta veía a Paul Giamatti sentado junto a a Harvey a Toby Radloff al lado de Judah Friedlander y a Hope Davis próxima a Joyce Brabner. Era como si todos los dobles estuvieran colgados a nuestro alrededor. Para nosotros, era una de las situaciones más extrañas que jamás habíamos vivido."

Joyce Brabner afirma que, "Paul y Hope hacen un trabajo increíble al representarnos en pantalla." Recuerda una de las primeras visitas que hizo con Pekar al set de rodaje: Giamatti estaba grabando una escena en un café. "Hacíamos dobles-tomas," recuerda Brabner riéndose. "No podíamos dejar de mirar alrededor nuestro y repetir qué hace allí Harvey" en alusión a Paul."

Ohio, lugar de nacimiento de Harvey Pekar acogió el rodaje de American Splendor que duró cinco semanas (Noviembre - Diciembre 2001). Para poder desarrollar el naturalismo visual del cómic, los directores se inspiraron en películas de los años setenta como: Fat City, The French Connection, and The Deer Hunter. Berman & Pulcini trabajaron junto al prestigioso cineasta Terry Stacey (Wendigo, Things Behind the Sun), para conseguir esa paleta de colores rojizos, azules y verdes descoloridos para las porciones narrativas de la película.

Berman reconoce que Stacey propuso también diferentes maneras de incorporar los motivos visuales de cómic a la película. "Terry miraba las viñetas y los dibujos del cómic y rápidamente se sentía realmente inspirado por elementos específicos que allí encontraba. Por ejemplo, uno de los artistas siempre dibujaba a las personas silueteadas y fue él quien propuso grandes ideas acerca de cómo podríamos tener una escena donde alguien estuviera silueteado."

Berman & Pulcini rodaron las secuencias documentales de la película en un set instalado en Cleveland. "Nosotros no quisimos que el metraje documental compitiera con la mirada arenosa y real de la narrativa," explica Pulcini. "Decidimos crear estos ambientes artificiales para la parte documental, colocando apropiadamente unas pocas cosas dentro del plano. Harvey hace esto en algunas viñetas del cómic; él escoge e incluye en sus viñetas algunas cosas que considera importantes."

La animación, los títulos y los efectos especiales fueron realizados por Gary Leib y John Kuramoto de la compañía Twinkle de Nueva York. Leib y Kuramoto eran antiguos admiradores del trabajo de Pekar y conocían perfectamente el cómic de "American Splendor". De hecho, recrearon tan sumamente bien el tono ilustrativo del cómic que los directores decidieron agregar más toques de animación a la película. Berman afirma, "Gary y John se desafiaron a sí mismos para hacer algo especial. Y propusieron ideas originales sobre cómo encajar la animación dentro de la película de una forma totalmente orgánica, para que no pareciera simplemente un pegote colocado sobre la película."

También se prestó una atención especial a la banda sonora de la película. Necesidad surgida de debido a la fama de Pekar como crítico de jazz y como coleccionista de vinilos. Pekar también formuló un par de peticiones musicales para la banda sonora de la película. Una de ellas era la inclusión de un tema de Joe Maneri, músco de jazz a quién Pekar colocó en el primer puesto de su lista de músicos de los 90. Y la otra, era "Ain't That Peculiar" de Marvin Gaye. "Es uno de mis temas favoritos de R&B," sentencia Pekar. "Es un tema precioso, Gaye hace un gran trabajo, es una composición perfecta en la que todo encaja. Desde 1980 mucha gente ha tratado de hacer películas sobre mi trabajo y en todas ellas se incluía 'Ain't That Peculiar' dentro de la banda sonora".

La canción se convirtió en el centro de la película. Dice Pulcini, "Es una frase tan maravillosa que resume a la perfección lo que Harvey hace. Y pensamos que esta canción sería perfecta para el momento en el que Harvey encuentra su voz creadora."

Por último, es la voz de Harvey Pekar el verdadero alma de American Splendor. "Harvey nos hizo prometer una cosa, que nosotros no ataríamos todo de tal forma que diera lugar al típico final feliz hollywoodiense," recuerda Berman. "Él quiso que nosotros fuéramos honestos. El dijo, que no quería que le hicieramos un tipo gramouroso ni atractivo, no quiero que me convirtáis en alguien que no soy.' Y por eso terminamos la película con su voz en off diciendo, Yeah, I got this movie made.

Danielle Batone, la hija adoptiva de Pekar y Brabner aprueba el resultado final de la adaptación de American Splendor al cine. "A mí me gusta," dice Batone, que tiene ahora 15 años. "La vida diaria es más complicada, pero para tratarse de una película está francamente bien."

American Splendor se estrenó en 2003 en el Festival de Sundance, donde ganó el Gran Premio del Jurado. Pekar fue muy sincero cuando habló con el periódico de su pueblo natal, The Cleveland Plain Dealer, el 26 de enero de 2003, el día después de la entrega de premios. "Estoy realmente muy contento," declaró. "No sé mucho sobre premios o sobre cuánto pueden significar, pero estoy muy feliz por todas las personas que han trabajado en esta película. Ellos son muy, muy agradables, brillantes, y muy talentosos. Si todos los días estuviera en contacto con personas así, nunca estaría deprimido."

Con American Splendor terminada, Ted Hope espera poder hacer llegar a Harvey Pekar y toda su obra a una audiencia más amplia. "Los cómics realmente son una parte muy importante de mi vida; siempre han estado íntimamente ligados a mí," dice con cariño. "Pero realmente, lo mejor que podía hacer era pasárselos a buenos amigos míos, que sabía que no podían acceder fácilmente a ellos, y ni siquieran sabían de la existencia de American Splendor. Esa era una de las razones por las que quise hacer la película: introducir Harvey Pekar a todas las personas que no le conocían. Porque se trata de un gran poeta, una gran persona, que nos aporta otro punto de vista sobre la vida que no es demasiado frecuente."

Hope continúa, "Harvey es también alguien que representa la verdadera integridad. Él nunca quiso formar parte de la cultura convencional; ni por elección ni por fuerza de voluntad, solía hacer aquello que podría haberle ayudado. Se autorretrata - y a todos aquellos que forman parte de su vida - con una humanidad y honradez tremendas. No trata de ocultar nada, y tampoco se avergüenza de decir lo que piensa. Pienso que eso es muy alentador."

CANAL COMPRAS