• Inicio Sugerir Modificar

El hundimiento


Cartel de El hundimiento

Berlín, abril de 1945. Una nación está a punto de sufrir su hundimiento. Una encarnizada batalla se libra en las calles de la capital. Hitler y su círculo de confianza se han atrincherado en el búnker del Führer. Entre ellos se encuentra Traudl Junge, secretaria personal de Hitler. En el exterior, la situación se recrudece. A pesar de que Berlín ya no puede resistir más, el Führer se niega a abandonar la ciudad. Mientras el sangriento peso de la guerra cae sobre sus últimos defensores, Hitler prepara su despedida final. Horas antes de suicidarse juntos, él y Eva Braun contraen matrimonio. Sus cadáveres deben ser incinerados para que no caigan en manos del enemigo. Muchos otros optan por el suicidio. Cuando la situación se hace insostenible, Magda Goebbels envenena a sus seis hijos y seguidamente su esposo y ella se quitan la vida. Poco después, Traudl Junge y otros supervivientes consiguen escapar en el último momento...

     Título original: Der untergang
     Año: 2004
     Duración: 150 min.
     Nacionalidad: Alemania
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 18/02/2005
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Deaplaneta S.L.

 
Nominaciones:
Goya. Mejor película europea 2006

Comentario

Cuando el escritor y productor Bernd Eichinger leyó las galeradas del libro Der Untergang (El hundimiento: Hitler y el final del Tercer Reich), del historiador Joachim Fest, supo que había dado con el elemento dramático necesario para la película que llevaba décadas soñando con hacer y que nunca había podido debido a su alcance. El libro de Fest se centra en los últimos días del Reich, y Eichinger se dio cuenta de que la horrible epopeya de Hitler y de su pueblo durante los últimos doce años en el poder se reflejaba en aquellos últimos doce días en el búnker. "Los últimos días nos muestran claramente cómo el fanatismo de masas funcionó en los primeros años del régimen y cómo siguió reinando hasta su triste final", explica Eichinger.

Por la época en que leyó el de Fest, Eichinger leyó también otro libro muy importante, las memorias de Traudl Junge, la secretaria personal de Hitler, titulado Hasta el último momento: la secretaria de Hitler cuenta su vida. "Fest me aportó el marco temporal, y Traudl Junge el personaje que lo aglutinaría todo", explica.

EL HUNDIMIENTO es la primera película alemana que trata abiertamente el tema de Hitler desde Der Letzte Akt (1956), de G. W. Pabst, narrada desde el punto de vista de un simple soldado alemán interpretado por Oskar Werner. El director de EL HUNDIMIENTO, Oliver Hirschbiegel, afirma: "En lo que respecta a la historia del cine alemán, estamos abriendo brecha, ya que no existe ningún marco de referencia cinematográfico. Después de leer el libro supe que si me comprometía a hacerlo, tendría que ser un compromiso total, pues iba a vivir dos años de mi vida en el Tercer Reich, con todos esos personajes y esa ideología primitiva... Se me ponían los pelos de punta. Mi esposa me aconsejó que no lo hiciera. Sin embargo, sabía que no me quedaría tranquilo, y en mi corazón, antes de aceptar el proyecto, sabía que ya me había abierto a él..."

El actor Bruno Ganz fue la primera opción del director para interpretar el personaje de Hitler. Hirschbiegel le envió el guión junto con un ejemplar del libro de Joachim Fest. Ganz vio la película de Pabst, en la que el actor de teatro Albin Skoda interpreta a Hitler. Esta película le convenció de que era posible interpretar al dictador. "Normalmente buscas diferencias con el original, pero esta interpretación tenía vida propia, yo veía a aquel Hitler y pensaba: "esto no es una imitación, es actuación". Uno puede acercarse a este ser monstruoso a través de la fantasía y de la lectura. Para mí fue decisivo darme cuenta de que era posible."

Eichinger recuerda que, durante las pruebas de pantalla en Munich, "Bruno estaba un poco preocupado, y le sugerí que probara a hacerlo caracterizado. Y funcionó enseguida. Cuando la sesión de maquillaje terminó, Bruno salió con el traje (se había preparado muy bien para la prueba de pantalla) y el efecto fue tan impresionante que todo el equipo se quedó en silencio. Cuando más tarde le enseñamos la grabación dijo, con ese aire un poco dubitativo típico de los suizos: "sí, creo que debería hacerlo"." Ganz coincide con él: "Yo mismo estaba bastante perplejo de ver lo mucho que me había acercado a Hitler, al menos en la apariencia. Y luego se apoderó de mí esa pura ambición que todos los actores tenemos: quería aquel papel."

Ganz, a pesar de ser de origen suizo, se hizo enseguida con la voz de Hitler, pero no repitiendo una y otra vez sus discursos, sino estudiando una cinta magnética única de siete minutos en las que conversaba tras una comida y que fue grabada en secreto por un diplomático finlandés y sacada clandestinamente de Alemania durante la guerra. El acento fue la parte fácil.

El actor cuenta: "Recuerdo perfectamente una escena en la que tenía un niño en el regazo que estaba cantando la canción Kein schöner Land in dieser Zeit. Sabes que ese niño y sus hermanos serán asesinados poco después por sus propios padres, los Goebbels. Era horrible. Es uno de esos momentos en los que de verdad te gustaría salir corriendo. También hubo otros momentos difíciles, rodando algunas escenas y con algunos diálogos, como las arengas terriblemente antisemitas. Pero cuando decidí aceptar el papel, sabía en lo que me metía."

El resto del elenco es una especie de "quién es quién" del cine alemán contemporáneo. Todos ellos abordaron sus papeles con un cuidado exquisito.

Para Alexandra Maria Lara, que interpreta a Traudl Junge, la secretaria personal de Hitler, es una cuestión de comprensión. "Intenté imaginarme lo que aquella joven, a la que en realidad le habría gustado ser bailarina, debió de sentir durante aquellos oscuros días de la guerra -explica-. Y cómo debió de sentirse al darse cuenta paulatinamente de la espantosa pesadilla de la que era parte (¡ella, que admiraba a su jefe y lo veneraba casi como a un padre!) ¿Que si puedo entender a Traudl? Tengo que entenderla para interpretarla. Aunque, ante un tema tan complejo, ésta es una pregunta difícil. Me pareció fascinante enfrentarme a esta mujer y al papel que debía interpretar, y también poder ofrecer una visión distinta de este trágico episodio de la historia alemana, pero esta vez con mis propias preguntas e ideas. Un enfoque de este tipo te hace preguntarte cosas, y eso es bueno. En su libro, Hasta el último momento, Traudl Junge dejó claro que la juventud no era una excusa, y que si en aquel momento no sabía nada de la exterminación de los judíos fue porque no quiso. No intentó eludir la culpa y, después de la guerra, nunca se sintió inocente. Respeto a Traudl Junge, porque supo enfrentarse a ella misma y cambiar a través de la reflexión."

A Thomas Kretschmann, que interpreta a Fegelein, el oficial de las SS, el proyecto le pareció demasiado interesante como para rechazarlo. Hacía poco había interpretado a un oficial nazi en El Pianista, de Roman Polanski, y afirma: "Yo quería dejar atrás este tipo de papeles, pues ya había tenido suficiente. Pero cuando leí el guión me pareció tan bueno, tan preciso, que me sentí atrapado por él. Contrasta la locura del búnker con la realidad del pueblo sufriendo. Me alegro de haber participado en esta película." Kretschmann estudió a fondo para preparar su papel. "Como cuñado de Hitler (Fegelein se había casado con la hermana de Eva Braun), se las apañó para trepar hasta la cima. Era un cabrón. Está claro que había muchos otros como él, pero Fegelein era un cabrón especial. De todo lo que he podido leer sobre él se deduce que siempre actuó por su propio interés. También era algo así como "el caprichito de las nenas", un tipo al que las mujeres querían y los hombres odiaban."

"Yo formo parte de la generación cuyas familias estuvieron directamente afectadas por la guerra -afirma Christian Berkel, que interpreta al doctor Schenck-. Mi padre era médico militar y fue capturado por los rusos, igual que Schenck. La familia de mi madre era judía, y todos, excepto mi abuela y dos primos, fueron asesinados durante el Holocausto. Para mí significó mucho participar en esta película."

El papel del ministro de Propaganda de Hitler, Josef Goebbels, fue un encargo difícil para el actor Ulrich Matthes. "Como actor, tienes que caracterizar a los personajes (incluso a los que te imaginas como monstruos, como demonios malvados) como personas. No puedes "interpretar" al mal. Goebbels no se consideraba malvado, y ésta fue para mí la mayor dificultad, dejar a un lado mis prejuicios morales como ser humano informado y encarnar al personaje como actor."

Corinna Harfouch explica el atractivo que tuvo para ella el papel de Magda Goebbels. "Lo que me interesaba de verdad era la idea de cómo el amor de madre, el instinto más básico que hay, el de proteger a tus hijos, puede torcerse, pervertirse tanto, dentro de ese paradigma de fanatismo. La escena más difícil, por supuesto, fue aquella en la que doy el somnífero a los niños. Como actriz, pude ver desde fuera lo lejos que me podía llevar esta escena. No quería llegar hasta allí, tenía los nervios a flor de piel antes de rodarla. Fue muy intenso."

Se construyó una réplica completa del propio búnker en un estudio de sonido de Bavaria Studios, cerca de Munich. Aquel mismo estudio había acogido el rodaje de otra película pionera sobre la Segunda Guerra Mundial, Das Boot (El submarino) de Wolfgang Petersen. Al igual que el submarino de este precedente, el búnker de EL HUNDIMIENTO era un escenario de cuatro paredes. Los actores y el equipo de rodaje pasaron semanas en el interior de este claustrofóbico búnker, decorado con asombrosa fidelidad. Según Bernd Lepel, el director artístico, "no había margen para la fantasía, para la interpretación libre. Nuestra apuesta fue por la autenticidad y logramos el efecto deseado. El escenario del búnker era realmente claustrofóbico. Se construyó de forma que la cámara no tenía por dónde moverse, siempre estaba en medio. Normalmente se llevaba en mano. Sólo empleábamos luz natural, ya que teníamos un techo fijo, sin grandes instalaciones eléctricas por arriba. Queríamos que el público percibiese la fétida claustrofobia del búnker".

En las tomas exteriores se aplicaron los mismos principios para la iluminación. En palabras del director Hirschbiegel, "La noche tenía que ser noche de verdad, y ahí estaba el mayor problema. En el Berlín de 1945 no quedaba ninguna farola que funcionara. No había otra cosa que la luz del fuego, los fogonazos de los cañones y la luz de la luna. Como fuente de luz empleamos un globo que nos servía de luz natural. Por suerte, el nuevo material de Kodak de alta velocidad es extremadamente sensible."

Para las escenas exteriores, los cineastas tuvieron que encontrar lugares de rodaje que recordaran al Berlín de abril de 1945. "Fuimos a varios sitios, como Bulgaria, la República Checa y Rumania -afirma Eichinger-, pero en San Petersburgo encontramos las calles perfectas. Es increíble lo que se parece a Berlín en la guerra. Allí trabajaron muchos arquitectos alemanes, y eso se nota enseguida."

A finales de 1941, el ejército alemán aisló San Petersburgo, cuando era Leningrado, de Moscú. Durante el invierno de 1941-42, la ciudad estaba totalmente cercada y allí se produjo entonces una de las peores hambrunas de la historia. Más de un millón de personas murieron de hambre. Leningrado sucumbía a una muerte lenta y atroz. Al comenzar la guerra, la ciudad tenía una población de 3'5 millones de habitantes. Sólo sobrevivieron 600.000.

Eichinger recuerda cómo fue trabajar en Rusia: "Rodar en San Petersburgo fue toda una aventura. Trabajar en las localizaciones siempre es una aventura. Pero esta vez la dinámica fue más emocionante, debido a la horrible destrucción que esta ciudad sufrió a manos de los nazis." El director describe así el verse ante 700 extras rusos vestidos con uniformes nazis en las calles de San Petersburgo para recrear la caída de Berlín: "Sólo nos acompañaba el equipo de rodaje alemán básico y nos pusimos a trabajar con un numeroso equipo ruso. Se portaron de maravilla. La gente era estupenda. Personalmente, creo que poder hacer juntos una película ahora, en esta ciudad, acerca de este tema, dice mucho de lo lejos que hemos llegado."

"Queríamos rodar esta película en alemán, con actores alemanes y un director alemán -apostilla-. El régimen nazi y la Segunda Guerra Mundial son, sin lugar a dudas, los acontecimientos más tenebrosos, los más traumáticos, de la historia de Alemania. Mi generación nació después de la guerra pero, por supuesto, se trata también de nuestra historia, y tenemos que vivir con ella. Creo que ya era hora de que los cineastas alemanes se atrevieran a llevar este material a la pantalla. Debe quedar en las mentes de todas las generaciones que la intolerancia, el racismo y el fanatismo conducen inexorablemente a la perdición."

CANAL COMPRAS