• Inicio Sugerir Modificar

Descubriendo Nunca Jamás


Cartel de Descubriendo Nunca Jamás

Todo comienza cuando el famoso dramaturgo escocés J.M. Barrie observa cómo su última obra cautiva y sorprende a la refinada sociedad eduardiana de la Inglaterra del siglo XIX. Barrie es un genio de la literatura, pero está aburrido de abordar siempre los mismos temas en sus novelas, así que necesita encontrar una fuente de inspiración urgentemente. Hasta que un día, inesperadamente, la encuentra mientras pasea tranquilamente con su San Bernardo, Porthos, por los jardines londinenses de Kensington. Allí, Barrie tropieza con la familia Llewelyn Davies: cuatro niños huérfanos de padre y su bellísima madre, que acaba de quedarse viuda.

A pesar de que la severa abuela de los niños, Emma du Maurier, no lo aprueba y del resentimiento de su propia esposa, Barrie se hace amigo de la familia. Entretiene a los chicos haciendo juegos de magia, disfrazándose, haciendo travesuras y crea para ellos mundos imaginarios de castillos y reyes, indios y vaqueros, y piratas y náufragos. Transforma las laderas de las colinas en galeones, los palos en poderosas espadas, las cometas en hadas madrinas y a los chicos de la familia Llewelyn Davies en "Los Niños Perdidos del País de Nunca Jamás".

Y de esas emociones incomparables y las ansias de aventura que reinan en la infancia surgirá la obra maestra más atrevida y famosa de Barrie, "Peter Pan". Al principio, su compañía de teatro parece reticente. Su leal productor Charles Frohman teme que Barrie se arruine con esa fantasía infantil, pero Barrie comienza los ensayos y deja a los actores en estado de shock con sus extrañas exigencias: volar por el plató, hablar con hadas luminosas o vestir trajes de perro o de cocodrilo.

Cuando Barrie está a punto de presentar el mundo de "Peter Pan", un trágico revés de la fortuna hace que el escritor y sus seres queridos se vean obligados a entender lo que significa vivir de verdad.

     Título original: Finding Neverland
     Año: 2004
     Duración: 106 min.
     Nacionalidad: Reino Unido, EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 11/02/2005
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Buena Vista Internacional.

 
Nominaciones:
Oscar. Mejor película 2005
Oscar. Mejor actor 2005

Comentario

El director Marc Forster estaba buscando una historia que tuviera algo de magia. Y en ese momento el productor nominado a los Oscar Richard Gladstein le envió el guión de David Magee para "FINDING NEVERLAND" (DESCUBRIENDO NUNCA JAMÁS). A Forster le apasionó la historia, que inventa las circunstancias y los sentimientos que subyacen en la creación y en el desarrollo de Peter Pan, un cuento que ha cautivado a millones de personas en todo el mundo.

"FINDING NEVERLAND" (DESCUBRIENDO NUNCA JAMÁS) está inspirado en la amistad de J.M. Barrie con la familia Llewelyn Davies, que existió de verdad, y está imbuida de los mismos temas que han logrado que la obra "Peter Pan" de Barrie sea tan famosa: el poder de la imaginación, la nostalgia de la inocencia de la niñez y el deseo de creer que la magia está presente en la vida diaria.

Forster nos habla del guión: "Para mí, la película es una historia sobre el poder de un hombre que es capaz de trasladar a las personas a otro mundo gracias al poder de su imaginación. También trata la arraigada necesidad de ilusión, de sueños y de creencias que tenemos los seres humanos y que nos sirven de inspiración en los momentos más trágicos de nuestras vidas. En mi opinión, habla del poder de transformación de la imaginación, que es capaz de convertirte en una persona mejor, aunque nadie tenga fe en ti".

Para Richard Gladstein, "FINDING NEVERLAND" (DESCUBRIENDO NUNCA JAMÁS) supuso "una oportunidad única de crear una película que combina los sentimientos más íntimos y personales con un increíble estallido de imaginación e inventiva". Y añade: "Es una historia tanto para el niño y como para el adulto que todos llevamos dentro".

El guión de David Magee para "FINDING NEVERLAND" (DESCUBRIENDO NUNCA JAMÁS) es una adaptación de la galardonada obra del dramaturgo Allan Knee "The Man Who Was Peter Pan", que consiste en una serie de conversaciones imaginarias entre Barrie y los chicos de la familia Llewelyn Davies. La productora Nellie Bellflower había visto la obra en un taller de teatro de la localidad y quedó fascinada. Se la envió a Magee enseguida. Bellflower nos lo cuenta: "La obra de Allan Knee es una historia conmovedora sobre un hombre que se convierte en la figura paterna para estos niños y que los ayuda a superar una terrible tragedia. Siempre me ha gustado 'Peter Pan' y la obra de Allan me pareció un punto de partida fascinante para explorar la creación de 'Peter Pan' y sus temas universales".

Magee continúa: "El guión que he escrito no es una narración real de lo que le ocurrió a James Barrie cuando escribió Peter Pan. El propósito de mi historia es hablar de lo que significa madurar y hacerse responsable de las personas que te rodean. Espero que los espectadores entiendan que la película es un homenaje respetuoso al genio creativo de Barrie y que salgan del cine con la sensación de que los seres humanos podemos madurar sin perder por completo la inocencia y la magia de la niñez".

Magee también opina que la historia se iba haciendo más conmovedora y personal a medida que la escribía. Él mismo nos lo explica: "Mi primer hijo estaba a punto de nacer cuando empecé a trabajar en el guión y mi padre estaba a punto de morir tras una ardua batalla contra el cáncer, así que dedicaba mucho tiempo a pensar en lo que significa madurar y tomar conciencia de que el tiempo vuela. En mi opinión, la historia trata sobre un hombre que por fin empieza a hacer frente a los problemas de su propia vida".

Y continúa: "Como escritor, también me gusta explorar el modo en que la vida inspira el arte y cómo el arte, a su vez, transforma nuestras vidas. Se dice que los artistas se aferran a su niñez más tiempo que el resto de nosotros, pero hay momentos a lo largo de la vida de cualquier persona en que la niñez nos pesa tanto que necesitamos expresarla a través de la narración y el arte. La maestría de Barrie en 'Peter Pan' reside en que supo expresar tanto la alegría de la niñez cómo la sensación agridulce que experimentas cuando la dejas atrás. Tomó esta experiencia tan real y universal y la transformó en algo fabuloso, especial".

A sugerencia de la que entonces era ejecutiva de Miramax, Michelle Sy, Nellie Bellflower envió un borrador del guión al productor Richard Gladstein. Sy contactó con Gladstein y el proyecto se puso en marcha en Miramax. Se desarrolló el guión y empezó la búsqueda del director. Un golpe de suerte hizo que Gladstein viera una proyección de la galardonada "Monster's Ball" de Marc Forster, que narra la terrible historia de amor entre el guarda de una prisión y la viuda de un delincuente con una ternura y una emotividad en estado puro. Gladstein nos lo cuenta: "La profundidad del personaje y la sutileza de las interpretaciones me convenció de que Marc podría aportar un toque único y especial al proyecto".

Según Gladstein, los realizadores se inspiraron en las propias palabras de Barrie para desarrollar el guión y buscar al director. "Barrie escribió unas instrucciones breves para los actores: 'Todos los personajes, sean adultos o niños, deben tener aspecto de niños, eso es lo único importante'. Y le tomamos los palabra para crear la película. Incluso transcribimos esas instrucciones en varios borradores del guión a modo de prólogo para que todos los actores y el equipo entendieran el objetivo".

Johnny Depp es uno de los protagonistas de "FINDING NEVERLAND" (DESCUBRIENDO NUNCA JAMÁS). Depp acaba de recibir un Globo de Oro y una nominación a los Oscar y, como la mayoría de los actores más destacados del panorama actual, mantiene su espíritu infantil vivo y coleando. Esto es lo que Marc Forster opina de Depp: "Johnny esconde en su interior un niño muy accesible, por eso es el actor perfecto para encarnar a un hombre que se niega a crecer. Se nota por los papeles que escoge. Ha aportado un matiz muy especial al papel y ha conseguido rendir homenaje al hombre que ambos creemos que quería ser Barrie".

Depp también se sumergió en el papel con la ayuda de un profesor de voz con auténtico acento escocés, que utiliza para adoptar un aire de hombre tranquilo que, en algunos aspectos, siempre seguirá siendo un misterio. "Johnny emana un aura de misterio muy natural en su retrato de Barrie, con lo que despierta la curiosidad de los espectadores respecto a lo que le pasa por la cabeza", señala Richard Gladstein.

Depp disfrutó especialmente del modo en que el amor inconfeso que existe entre su personaje y el de Kate Winslet impulsa la historia de "FINDING NEVERLAND" (DESCUBRIENDO NUNCA JAMÁS), un amor que no desemboca en una historia de amor típica. El actor nos habla de ello: "El ritmo de la película no es lento cuando se espera que lo sea. No se transforma en una historia de amor entre dos personas destinadas a estar juntas o algo así. Por el contrario, se trata de una relación mucho más complicada y tierna entre dos personas que se necesitan con una intensidad que no se puede expresar con palabras".

Sin embargo, lo que más atrajo a Depp fue la magia de la historia de "Peter Pan". "Es la obra de un auténtico genio", afirma el actor. "Una obra maestra de la imaginación y el resultado de una inspiración sin igual. Es una de esas escasas obras perfectas que existen en el mundo y que permanecerán por siempre, además de una oportunidad magnífica para explorar de dónde pudo proceder una historia tan intensa".

Para Kate Winslet, trabajar con Johnny Depp ilustra la tesis de la película de que todo el mundo puede disfrutar a la espontaneidad y la emoción de regresar a la niñez. "¡A Johnny se le daba tan bien transformarse en un niño en el plató que me daba la sensación de estar trabajando con cinco niños! Nos hacía reír constantemente con su ingenio, justo lo que necesitábamos para recrear el espíritu de la historia".

A Winslet, que ha estado nominada a los Oscar en tres ocasiones (por "Sense and Sensibility" [Sentido y sensibilidad], "Titanic" e "Iris") el mundo de "Peter Pan" no le resulta nuevo. Interpretó a Wendy en una obra de teatro cuando sólo tenía 15 años y siempre le ha intrigado el fantástico universo del País de Nunca Jamás. Cuando leyó el guión de "FINDING NEVERLAND" (DESCUBRIENDO NUNCA JAMÁS), el personaje que le llamó la atención fue Sylvia du Maurier, una fiera y bohemia madre de una encantadora panda de niños en una época de gran formalismo social.

La actriz nos describe su personaje: "El personaje de Sylvia es muy interesante, porque es una madre muy moderna en una época en la que la forma de tratar a los niños sólo estaba empezando a cambiar. La mayoría de la gente todavía pensaba que a los niños no hay que escucharlos y los mantenía apartados de los problemas de los adultos. Sin embargo, Sylvia ve las cosas de otro modo y se nota en el modo en que está educando a sus hijos. Se interesa mucho por la educación de sus hijos y los anima a ser espíritus libres. Me encanta que sea tan inconformista".

Y continúa: "Sin embargo, hay que tener en cuenta que Sylvia acaba de quedarse viuda y que esconde mucho dolor y rabia en su interior. En mi opinión, esa es una de las razones por las que James M. Barrie siente tanto interés por ella. Él es un personaje extraordinario totalmente diferente de la mayoría de los hombres del círculo social en el que se mueve ella. Se siente atraída hacia él como si fuera un imán, y no porque él la seduzca, sino porque le permite acceder a su increíble mundo de fantasía. En resumidas cuentas, se trata de una historia de amor, pero del amor que siente Barrie por toda la familia".

Aunque apenas existe información sobre la vida de Sylvia du Maurier, como sí es el caso de Barrie, todavía se conservan algunas de las cartas que ella escribió. Winslet se emocionó al enterarse de que uno de los aspectos de su historia es totalmente cierto: decidió no recibir tratamiento para el cáncer. Sylvia quiso proteger a sus hijos, evitar que fueran testigos de cómo se iba debilitando su salud y ahorrarles el sufrimiento que le causarían los dolorosos tratamientos. "En mi opinión, es el acto de valentía más extraordinario que he visto jamás", afirma la actriz. Y continúa: "Quiso que la vida continuara como siempre mientras ella se apagaba lentamente. Hizo un sacrificio enorme por sus hijos".

Para Marc Forster, Winslet ha sido una revelación en su papel. "Es madre, así que tiene mucha práctica con los niños, además tiene los pies sobre la tierra. Físicamente, se nota que es madre y eso era muy importante para mí; sobre todo cuando fallece al final, porque se siente la inmensa sensación de pérdida que embarga a los niños".

Otro personaje que desempeña un papel clave en la creación de Barrie de "Peter Pan" es Charles Frohman, el rico empresario estadounidense que apoyó a Barrie durante la mayor parte de su carrera y que termina financiando una obra fantástica nada convencional que teme que fracase estrepitosamente. El verdadero Charles Frohman --conocido como "el Napoleón del teatro"-- era famoso por su habilidad para encontrar nuevos talentos y no sólo se asoció con Barrie sino también con escritores de la talla de Oscar Wilde y W. Somerset Maugham. Él fue el descrubridor de estrellas de Broadway como John Drew, Ethel Barrymore, E.H. Sothern, Julia Marlowe, Maude Adams y Henry Miller. (Desgraciadamente, Frohman murió en el apogeo de su carrera, cuando un submarino alemán hundió el transatlántico Lusitania. Al parecer, sus últimas palabras recordaron a "Peter Pan" y fueron: "¿Por qué tener miedo de la muerte? Es la aventura más bella de la vida").

El oscarizado Dustin Hoffman aceptó el papel de Frohman en parte por trabajar con Forster y Depp. El famoso actor nos lo explica: "He querido trabajar con Marc Forster Desde que vi 'Monster's Ball'. También sabía que Johnny Depp iba a encarnar a James Barrie y para mí Depp es uno de los mejores actores jóvenes del momento. Tiene una calidad que admiro profundamente, hace todo lo posible para que no convertirse en una estrella. Se arriesga con los papeles que elige e intenta no convertirse en un guaperas oficial, a pesar de lo atractivo que es".

A Hoffman también le intrigó lo mucho que contribuyó Frohman a hacer realidad los sueños del artista, sin importarle los riesgos. "Lo que me atrae de Frohman es que se muestra bastante reticente a producir 'Peter Pan', una obra con hadas, piratas y cocodrilos que le parece imposible que guste a los sofisticados amantes del teatro de Londres. Sin embargo, Frohman tuvo la habilidad de descubrir al genio y entendió que, por definición, los genios lo son por hacer algo que no se ha hecho antes, algo que los catapulta a la fama. Dejó que Barrie se arriesgara y valió la pena".

Uno de los papeles más complicados de la película es el de la solitaria esposa de Barrie, interpretada por Radha Mitchell, que ya había trabajado con Forster en "Everything Put Together". Mitchell sintió una profunda empatía por Mary, una mujer atrapada en un matrimonio difícil. "Puede que Mary parezca fría, pero lo que ocurre es que está angustiada porque está enamorada de un hombre con el que no conecta por mucho que lo intente", señala Mitchell. Y añade: "Quería que su situación se viera con claridad y mostrar lo frustrada que se siente por esa distancia que existe entre ella y su marido. Ya sabía que, como director, a Marc no le gustan los estereotipos. Quiere interpretaciones muy reales y naturales, lo que me planteaba un interesante reto con Mary".

No podemos olvidar a los cuatro chicos con los que Barrie abandona la realidad todos los días para trasladarse al reino de los cuentos de hadas y las leyendas. Los realizadores fueron conscientes desde el principio que el casting de los chicos Llewelyn Davies era crucial.

Después de realizar múltiples audiciones, redujeron el grupo de seleccionados a unas docenas de jóvenes actores excepcionales. A continuación, en lugar de realizar lecturas individuales, los realizadores formaron grupos de actores para que leyeran juntos y descubrir si existía esa química tan inexplicable entre ellos --una mezcla de rivalidad e intimidad-- que caracteriza a los hermanos de verdad.

Forster recuerda el proceso: "Era muy importante que los chicos se llevaran como se llevan los hermanos de verdad. Quería que sus interpretaciones fueran muy naturales. Los actores que elegimos son especiales, tienen mucho talento. Todos ellos hicieron gala de una profundidad y una sensibilidad poco habituales, así como de un sentido del humor que hacía mucho más fluida la narración de la historia". Kate Winslet continúa: "A mí, los chicos me parecían más hombrecitos que niños porque son tan inteligentes, profesionales y cariñosos... incluso Luke Spill es tremendamente ingenioso y eso que sólo tiene seis años".

Por su parte, Johnny Depp hizo todo lo que pudo para sacar la faceta traviesa que se escondía tras el comportamiento tan profesional de los jóvenes actores. El actor lo recuerda así: "Uno esperaba que se pusieran a trepar por las paredes del plató, pero la verdad es que estaban muy concentrados y tranquilos. De hecho, a veces había que ayudarlos a que se dejaran llevar. Por ejemplo, en la escena de la cena, Marc y yo decidimos que lo mejor sería que yo utilizara mi máquina de pedos en determinados momentos. La escondimos debajo de la mesa y esperamos a que llegaran los primeros planos de los chicos. Justo entonces, puse la máquina en funcionamiento y los resultados fueron excelentes".

Al productor Richard Gladstein le impresionó especialmente Freddie Highmore, que interpreta a Peter, el serio tocayo del juguetón personaje que iba a inspirar. Gladstein nos lo cuenta: "Peter es el niño protagonista de la película y, en mi opinión, Freddie es pura magia. Fue el primer actor que leyó ante Marc y yo y comprendió el personaje a las mil maravillas. Vimos a algunos actores más pero, cuando terminó el día, nos dimos cuenta de que ya habíamos encontrado a nuestro Peter. Ha dado forma al papel tal y como lo haría un adulto, de una forma muy misteriosa, rica y conmovedora".

Highmore comprendió perfectamente la historia y el papel que desempeña su personaje en la misma. Él mismo lo explica así: "Peter siempre está pensando en su padre y no aprueba que Barrie deba ocupar su lugar. Pero Barrie le enseña cosas que él no conocía, como que sabe escribir. Peter no es como Peter Pan porque está preparado para madurar. De hecho, yo creo que el niño que nunca crece es Barrie, porque siempre lleva a los niños de paseo y juega con ellos a los piratas y a los vaqueros. Da igual lo que él diga, Barrie es el auténtico Peter".

Todos los chicos -incluido Joe Prospero, que da vida a Jack, y Nick Roud, que interpreta a George- estaban encantados con las bromas, los disfraces y las luchas de espadas sin fin que exigían sus papeles. Prospero lo resume así: "Ha sido muy divertido trabajar en esta película. Un día éramos piratas y al siguiente vaqueros y terminábamos empapados o agotados. Nos lo pasábamos en grande".

Para que los actores se lo pasaran aún mejor, dos jóvenes cómicos británicos, Paul Whitehouse ("The Fast Show") y Mackenzie Crook (conocido en Estados Unidos por su papel de Gareth en "The Office"), interpretan a los directores de teatro de Barrie. Richard Gladstein nos habla de ellos: "Paul Whitehouse y Mackenzie Crook son dos cómicos con una formación magnífica y, junto con Johnny y Dustin, crean una especie de mundo luminoso, fantástico y seguro dentro de las paredes del teatro en el que pueden ser libres, jugar y dar rienda suelta a su creatividad".

Finalmente, Laura Duguid, J.M. aparece en la película como invitada especial. Es la nuera en la vida real de Barrie e hija de Nico, el más joven de los chicos Llewelyn Davies. Tiene un papel pequeño pero esencial: la espectadora del teatro que en la fiesta que sigue al estreno de "Peter Pan" sugiere que el joven Peter Llewelyn Davies deber ser el auténtico Peter Pan, a lo que Peter responde mirando a Barrie: "Yo no soy Peter Pan, es él". Duguid sólo tenía nueve años cuando murió Barrie. Sin embargo, guarda unos recuerdos inolvidables del tiempo que pasó con él de niña.

CANAL COMPRAS