• Inicio Sugerir Modificar

El último golpe (The last shot)


Cartel de El último golpe (The last shot)

El guionista de Hollywood, Steven Schats, está en la lista 'A' de fracasos absolutos. Su única ambición en la vida es hacer películas, pero tiene que conformarse con un trabajo de taquillero en el Teatro Chino. Pero un día, tras años de presentar su guión a media humanidad, consigue encontrar a un productor interesado, Joe Devine. Lo que Steven no sabe es que Joe es un agente del FBI y que van a utilizar el rodaje como tapadera para una misión secreta de la agencia.

Lejos de ser el agente más astuto en la lucha contra el crimen, Devine está tan determinado en ser una estrella en el FBI como lo está Schats de serlo en su industria. Y él es lo suficientemente inteligente como para hacer que el confiado escritor crea que finalmente está rumbo a un éxito en la realización cinematográfica.

     Título original: The last shot
     Año: 2004
     Duración: 93 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 21/01/2005
     Distribuidora: Buena Vista Internacional.

 

Comentario

El escritor y director Jeff Nathanson encontró por primera vez la historia real en la que basó "El último golpe (The last shot)" mientras leía un artículo de Steve Fishman en la edición de febrero de 1996 de la revista Details. El reportaje, titulado "¿Qué Error Hay en esta Película?" era la narración de una oscura pero verdadera operación secreta del FBI en la que dos aspirantes a realizadores de Hollywood, Gary Levy y Dan Lewk, se convirtieron en inconscientes títeres en la operación secreta del gobierno para desenmascarar a la mafia.

Levy y Lewk habían logrado una pizca de reconocimiento en Hollywood en la década de los años ochenta con su película de comedia de bajo presupuesto de doce minutos, "The Good Life". Los críticos aplaudieron el cortometraje, y luego ganó múltiples premios en el circuito de festivales de cine. Su siguiente comedia de bajo presupuesto, "Raw Tunes", fue seleccionada para ser exhibida en el Festival de Cine de Sundance. Aún así, los socios parecían estar muy lejos de hacer realidad sus sueños de ser exitosos realizadores de Hollywood. A pesar de lo disciplinados y decididos que eran, el dúo no tenía suerte.

Luego de súbito, la oportunidad parecía estar a su alcance cuando en forma inesperada fueron llamados a la oficina de David Rudder Productions localizada en Wilshire Boulevard.

¿David Rudder Productions? A Levy y Lewk no les importaba que en todos sus años en Hollywood nunca habían oído hablar del productor David Rudder. De hecho, Rudder admitió abiertamente que nunca había producido una película en su vida. Sin embargo, él insistió en que tenía una alianza formada con inversionistas que confiaban en él y que respaldarían cualquier proyecto cinematográfico que él quisiera desarrollar. Para Levy y Lewk lo único que contaba era que después de presentar ideas de películas a un indecible número de productores alguien creyera en ellos y estuviera dispuesto a poner el dinero en efectivo que convertiría sus sueños en realidad.

Había solamente un inconveniente. A pesar de que el guión de Levy y Lewk estaba escenificado en Arizona, y requería de localidades tan específicas como el Gran Cañón, el río Colorado, y cuevas americanas indígenas, Rudder insistía en que debían filmar la película en Providence, Rhode Island. Desconcertados, pero sin dejarse desanimar, y dispuestos a hacer todo lo posible por hacer su película, el dúo accedió a adaptar la historia para acomodar a New England.

La preproducción se puso en marcha, y las semanas siguientes las pasaron volviendo a escribir el guión y explorando localidades de filmación en Providence que con mucha imaginación pudieran hacer las veces de lugares del desierto de Arizona. Reunieron al equipo de producción, hicieron pruebas de reparto y seleccionaron a los actores para cada uno de los papeles.

Y luego ocurrió lo impensable. Cuando estaban a unos cuantos días de comenzar la fotografía principal, tan repentinamente e inesperadamente como el proyecto había empezado, Rudder les informó a Levy y Lewk que el inversionista mayor (no obstante inexistente) se había retirado del proyecto. "Tenemos que cancelar la producción", afirmó el agente secreto del FBI a los atónitos y desmoralizados aspirantes a realizadores cinematográficos.

"Muchos son llamados, pero pocos los elegidos". Así dice la mantra en los círculos cinematográficos de Hollywood. Es un pequeño milagro cuando un proyecto cinematográfico realmente llega a la pantalla de una sala de cine, pero para Levy y Lewk el haber estado tan cerca de lograr su sueño, y que luego se lo arrancaran de las manos a último minuto era una experiencia atroz que ninguno de los dos pudo comprender... hasta varios años después.

La verdad de lo que realmente ocurrió durante ese increíblemente corto pero fogoso y enérgico período de sus carreras fue revelado en un artículo en el periódico Los Angeles Times (julio 15, 1992). Fue a través de los medios de comunicación que ellos descubrieron que su experiencia de realización cinematográfica había sido nada más que una treta del FBI para intentar capturar a unos mafiosos involucrados en los sobornos entre los realizadores y las compañías que proporcionan camiones para las producciones cinematográficas. Levy y Lewk simplemente habían sido engañados y utilizados como títeres en una elaborada farsa.

Como Dan Lewk ahora dice, "De acuerdo al FBI esta era la primera y única vez que la población civil había sido utilizada sin su conocimiento o consentimiento en una operación federal secreta".

El escritor y director Jeff Nathanson se sintió intrigado por esta historia desde que leyó el artículo de Steve Fishman en la revista. Durante un período de seis años escribió varios planteamientos del guión de "El último golpe (The last shot)", pero en lugar de producir una narración exacta de la historia de Levy y Lewk, él utilizó su experiencia como la base de la película. Cuando Nathanson eventualmente le presentó la idea a Touchstone Pictures concordaron en que era una idea intrigante y que merecía ser adaptada para el cine.

"Los detalles que rodean al incidente real son indudablemente extraños y casi demasiado increíbles para ser descritos", afirma Nathanson. "Yo nunca hubiera podido tramar todo lo que les ocurrió a estos individuos, y lo que realmente les ocurrió en Rhode Island".

A pesar del hecho de que esta ha sido una de las más grandes decepciones de sus carreras como aspirantes a realizadores, Dan Lewk y Gary Levy se sentían muy entusiasmados de que Nathanson adaptara su historia para la pantalla. Ellos aún aman la industria cinematográfica. Y a pesar de que se quemaron y nunca pudieron hacer su película, no han perdido su entusiasmo. Ellos aún sienten mucha pasión por el proyecto.

Con su propio proyecto cinematográfico aprobado, al guionista Nathanson se le ofreció la oportunidad de dirigir su película. "Admito que nunca me sentí desesperado por dirigir", expresa Nathanson, "pero las magníficas personas de Disney tuvieron confianza en mí y me dieron esta oportunidad".

Para ayudar a poner la producción en marcha, Touchstone Pictures recurrió al respetado productor David Hoberman para solicitarle ayuda. "El estudio y Jeff Nathanson estaban buscando un productor que pudiera mostrarle cómo se hacen las cosas y ayudarlo en su primera película", recuerda Hoberman. "Me llamaron y me preguntaron si estaría interesado en producir 'El último golpe (The last shot)'. Leí el guión, el cual es muy ingenioso, una comedia negra satírica, y la disfruté muchísimo. Luego conocí a Jeff. De inmediato nos sentimos muy cómodos el uno con el otro y nos pareció que trabajaríamos muy bien juntos".

Hoberman, conocido por su profunda habilidad para identificar una historia única y divertida, reconoce los retos potenciales que enfrenta Nathanson como director. "Jeff es ante todo un guionista", afirma Hoberman. "Él escribió 'Catch Me if You Can' y 'Rush Hour', entre otras. Él es un talentoso escritor. Pero crear una película de comedia de lo que podría ser visto como una razonablemente oscura e inclusive triste experiencia podría haber sido difícil en manos menos capaces que las de Jeff. Después de todo, esta es una historia acerca de sueños destrozados. Es una historia acerca del lugar en donde algunas personas se encuentran en sus vidas, a diferencia del lugar en donde realmente se encuentran. Estas son grandes preguntas que constituyen tópico de disertación en nuestras vidas, y Jeff las emprendió muy bien".

Nathanson estaba muy entusiasmado de trabajar con Hoberman a quien él llama "El Mejor Productor".

Cuando "El último golpe (The last shot)" comenzó la etapa de pre-producción, Hoberman, con su recién renovada Mandeville Films/Television, estaba también en producción de "Raising Helen" para el director Garry Marshall, y se estaba preparando para comenzar a filmar la segunda temporada de la aclamada y premiada serie de televisión transmitida por USA Network titulada "Monk", protagonizada por Tony Shalhoub. El atareado productor también tenía numerosas otras películas en diferentes etapas de desarrollo. Aún así, Hoberman se sentía muy entusiasmado de hacer esta película.

A pesar de que Jeff Nathanson ya estaba establecido como uno de los más importantes guionistas de Hollywood, el equipo creativo detrás de "El último golpe (The last shot)" lo ayudó a hacer la transición a la silla de director. "Cuando eres un escritor, estás mayormente solo en una habitación durante diez horas al día", explica Nathanson. "Eso es algo a lo que ya estoy acostumbrado porque lo he estado haciendo durante toda mi vida. Es algo muy natural para mí. Pero dirigir es una experiencia muy social, y la mayoría de escritores no son animales sociales", admite.

Cuando David Hoberman y Jeff Nathanson comenzaron a reunir al equipo de producción para "El último golpe (The last shot)", consideraron solamente a los profesionales más talentosos de la industria. "Mi trabajo era el de proporcionarle a Jeff el mejor diseñador de producción, el mejor director de fotografía, y el mejor productor de línea", explica Hoberman. "Queríamos reunir a un grupo extraordinario de gente creativa para hacer esta película, y lo conseguimos".

Seleccionar a un director de fotografía es de suma importancia para todos los directores. Nathanson estaba muy entusiasmado de atraer el talento del célebre cinematógrafo John Lindley, ASC. Durante su ilustre carrera, Lindley ha trabajado con muchos aclamados directores, y sus esfuerzos de colaboración con Nathanson fueron de tremendo valor para el director novicio, y para la producción en general. "John ha sido un mentor y un amigo", señala Nathanson acerca de su asociación con Lindley. "Sin él no habría película. Es un individuo asombroso y con una magnífica visión".

David Hoberman sintetiza la relación de director y cinematógrafo entre Nathanson y Lindley. "John Lindley, como cinematógrafo y ser humano, le ofrece una gran cantidad de conocimientos y experiencia a Jeff. Cuando nos reunimos por primera vez con John Lindley, me di cuenta que era el hombre perfecto para este trabajo. Él ha sido una enorme ayuda para Jeff, y creo que Jeff ha aprendido mucho acerca de la realización cinematográfica de John".

Para la imagen general de "El último golpe (The last shot)" los realizadores recurrieron al diseñador de producción William Arnold. Original de Providence, Rhode Island, Arnold posee vastos conocimientos del área y presta mucha atención al más mínimo detalle. Uno de los grandes retos provinieron del hecho que las localidades de filmación servían completamente como localidades distintas y de época. Se supone que es una película acerca de Arizona, de modo que utilizar lugares que son exactamente lo opuesto a Arizona es una de las muchas cosas que la hacen cómica".

Filmar una película en donde se supone que Providence hace las veces de Arizona, en Los Angeles, y utilizar más de treinta y cinco localidades distintas en un programa de filmación de cuarenta y cinco días proporcionó singulares retos. "La mayor parte de nuestra película se suponía que debía ser filmada en Los Angeles, y estábamos decidiendo cuanto podría ser filmado en Providence, si es que lo hiciéramos", explica Arnold. "Nos preguntábamos, ¿qué cosa tendría sentido filmar en Providence, y cómo podríamos hacer que aquí en Los Angeles las localidades parecieran que eran de Providence? Para que todo esto funcionara, teníamos que ser muy imaginativos", afirma Arnold acerca de su complicado dilema.

Las localidades, al igual que la imagen y el estilo de la película no son solamente elementos de la narración sino que sirven como personajes en esta historia de optimismo y esperanza. El verdadero corazón y humor de la historia, sin embargo, proviene del talentoso y diverso elenco estelar de "El último golpe (The last shot)".

Matthew Broderick fue el primer actor que llegó a bordo de la producción. Él interpreta el papel del escritor y director Steven Schats quien está desesperado por obtener una buena oportunidad en Hollywood. "Matthew es alguien que desde el comienzo nos encantó", señala el productor David Hoberman. "Al estudio, a Jeff y a mí nos encantó la idea de tener a Matthew en esta película. Y esta película era algo que él quería hacer. Matthew tiene un aspecto y una energía muy juvenil que son perfectos para el personaje de Steven Schats, quien es un hombre lleno de un eterno optimismo que intenta conseguir lo que quiere de la vida y se esfuerza por realizar su película. Matthew era la elección perfecta para este papel".

El ganador del premio Tony y multi-talentoso Broderick estaba igualmente apasionado acerca de darle vida en la pantalla al personaje de Steven Schats. "Cuando leí el guión me pareció divertidísimo", afirma Broderick. "Me gustó todo acerca de la película. Y cuando me reuní con Jeff Nathanson quien la escribió, y con David Hoberman, el productor, me sentí realmente entusiasmado. Jeff era muy cómico en persona, y me pareció que sería un buen director. Supe que esta sería una muy buena oportunidad para mí".

Con respecto al personaje que está interpretando, Broderick observa, "Steven Schats es un idealista. Cuando afronta una decepción después de otra nunca se deprime y trata de ver la vida en forma positiva. Es un hombre muy optimista". Luego con una irónica sonrisa, Broderick agrega, "No sabemos si tiene talento porque nunca ha tenido ningún trabajo".

Seleccionar al actor para el papel del agente del FBI Joe Devine fue otro reto creativo. Como comenta el productor Hoberman, "La parte es la de un hombre un tanto desafortunado. Su hermano es el jefe del FBI, y Joe siente envidia de ese éxito. El hecho de que él no haya llegado muy lejos en su carrera le molesta".

Alec Baldwin es un hombre de fuerza personal y mando. "Cualidades que no tiene este personaje", afirma Hoberman. "Pero Alec es un actor asombroso, e hizo un trabajo fantástico con su papel. Alec ha creado un personaje el cual es un individuo del que te enamoras al comienzo de la historia y quieres verlo tener éxito al final".

"Joe es un individuo con sueños tan grandes como los de Steven", comenta Baldwin acerca de su personaje del FBI. "Ambos hombres quieren ser estrellas en sus respectivos mundos. Mientras que Steven sueña con el éxito en Hollywood, Joe se siente igualmente impulsado a brillar en el FBI. Son muy parecidos de muchas formas".

Interpretando la parte de la distanciada enamorada de Steven, Valerie, se encuentra Calista Flockhart, acerca de quien Broderick afirma, "Conozco a Calista desde hace muchos años, desde que trabajábamos en el teatro en New York. Toda la gente de la industria sabe que ella es enormemente talentosa, y también muy lista y graciosa. Es una persona maravillosa con quien trabajar. Me hace reír y se ríe con facilidad en las escenas", afirma.

David Hoberman recuerda el día que Flockhart llegó a su oficina. "Calista vino porque estaba interesada en hacer otra de mis películas", señala el productor. "Luego le pedimos que leyera para el papel de Valerie. Más tarde tuve una reunión con ella y traje también a Jeff. Pasamos un momento estupendo juntos y ella nos confirmó su deseo de interpretar el papel. Creo que el público encontrará que ella ha acabado con la imagen de Ally McBeal con esta parte", dice con una sonrisa conocedora.

"Me encanta el guión y definitivamente me siento identificada con el personaje de Valerie", afirma Flockhart. "Valerie ambiciona ser actriz, y está llena de neurosis e inseguridad. Ese centro emocional, el cual Jeff escribió en la historia, es cierto para mí. Valerie también puede ser muy agresiva, lo cual era una gran contradicción para mí en el papel".

Para Jeff Nathanson había realmente una sola actriz que debía interpretar el papel de Valerie. "Yo tenía a Calista Flockhart en mente cuando comencé a seleccionar el reparto para la parte", expresa. "Me gustó su programa de televisión y siempre pensé que era un talento extraordinario para la comedia".

Para la parte de Marshal Paris, el más cínico y ligeramente más frustrado hermano de Steven Schats, los realizadores seleccionaron al logrado actor y director Tim Blake Nelson. "Tim es alguien que vino a la producción al comienzo de la etapa de desarrollo", recuerda David Hoberman. "Él es un actor sumamente respetado que quería interpretar el papel del hermano en esta película".

Para Tim Blake Nelson, la decisión de interpretar el papel de Marshal Paris fue una decisión muy fácil de tomar. "Antes que todo, el guión de Jeff Nathanson era muy divertido", señala Nelson. "Cuando lo leí, de inmediato quise ser parte de este proyecto cinematográfico. Y, trabajar con Matthew Broderick fue una experiencia extraordinaria para mí. Yo había imaginado que él sería una persona muy fácil con la cual trabajar, y desde luego lo es. Fue fantástico trabajar con él y es algo que espero ansiosamente todos los días".

Jeff Nathanson estaba encantado de que alguien del calibre profesional de Nelson estuviera interesado en este papel. "Tim Blake Nelson es un individuo extraordinario", afirma Nathanson. "Él es también un magnífico director, y es sumamente ingenioso acerca del proceso de realización. Me siento muy feliz de tenerlo en la película".

Seleccionada para el papel fundamental de Emily French, una deslucida estrella de cine que hace una prueba de audición para el papel principal de la película de Schats, se encuentra la actriz nominada al Premio de la Academia Toni Collette. Jeff Nathanson comenta, "Una de mis películas favoritas es 'Muriel's Wedding'. Creo que es una película casi perfecta. Desde que vi esa película he observado muy de cerca la carrera de Toni. Ella ha actuado principalmente en dramas, lo que nunca pude entender porque ella tiene un maravilloso talento para la comedia. Para esta película, la dejé que tomara la parte de Charlotte y simplemente dejé que lo hiciera suyo. Toni es verdaderamente un genio y es una extraordinaria actriz y comediante".

Hoberman coincide y asiente, "Seleccionamos a Toni Collette simplemente partiendo del hecho que conocemos y adoramos su trabajo anterior. El director de reparto le envió el guión y cuando ella dijo que quería interpretar este papel nosotros simplemente dijimos, 'Es una actriz extraordinaria, tenemos que contratarla'. Así lo hicimos y estamos muy emocionados porque es asombrosa".

"Yo quería interpretar el papel de Charlotte no solamente porque era un personaje muy gracioso y muy distinto a los que he interpretado anteriormente, sino porque cubre algunos momentos muy dramáticos junto con la comedia", señala Toni Collette. "También, el guión, con su sofisticado diálogo e interesante historia me impresionó".

En la historia, es la labor del personaje de Alec Baldwin contactar a la mafia para asegurar un trato con la unión de camioneros. Para hacer esto se conecta con Tommy "The Black" Sanz, interpretado por Tony Shalhoub.

Estrella ganadora del premio Golden Globe de la exitosa serie de televisión "Monk", Shalhoub leyó el guión y se sintió de inmediato interesado en interpretar el papel del mafioso Tommy Sanz. "Él era la primera y única elección de Jeff Nathanson para el papel", comenta el productor Hoberman. "Tony es la selección perfecta como el hombre rudo. Es un camaleón. Él vive sus personajes a la perfección. Sanz es un personaje muy inusual, y Tony es el único actor que conozco que lo podría interpretar tan bien".

Acerca de su atracción al guión, Tony Shalhoub afirma, "Esta es una historia universal. Todas las personas sueñan con alcanzar algo grande en su vida. Para el personaje de Matthew ese sueño es el de ser un famoso realizador. Para el personaje de Alec es alcanzar el éxito en el FBI. Incluso mi personaje, que es un rudo mafioso, quiere lograr un puesto más importante en la mafia".

Completando el reparto se encuentra el legendario actor, escritor y director Buck Henry como Lonnie, el agente de Steven, y Ray Liotta como el jefe del FBI Jack Devine. Dialogando acerca de todos los miembros del reparto Hoberman afirma, "Nos fue extremadamente bien localizando a los mejores actores para cada papel. Contamos con un reparto estelar".

Con todos sus esfuerzos creativos y amor por el proyecto, al igual que trabajando en un relativamente corto programa de producción en treinta y cinco localidades distintas, el reparto y el equipo técnico terminaron la fotografía principal en una nota muy optimista. "No pudimos haber pasado momentos más placenteros", afirma el productor Hoberman. "Y los resultados no pudieron ser mejores. Todo salió muchísimo mejor de lo que esperamos".

"No cabía duda de que Jeff Nathanson era un talentoso escritor", señala el productor Larry Brezner. "Intuíamos que también sería un buen director. Su película se muestra sublimemente en los frentes de la creación literaria y directoral, y también es emotiva y graciosa".

Resumiendo su experiencia como director cinematográfico novicio Jeff Nathanson declara, "Yo no quería hacer una película que fuese una especie de chiste interno acerca de la industria cinematográfica. Yo trato de ver los conflictos mayores y los personajes. Esta es una película para todas las personas que hayan tenido el deseo de ser especiales. Vemos esos programas de televisión en donde las celebridades caminan por la alfombra roja en los programas de entregas de premios, y por alguna razón, nos hacen sentir como si cualquier cosa fuera posible. La industria cinematográfica le da a la gente cierta esperanza y yo no quería hacer una película cínica acerca de la industria del cine. Yo quería hacer una película que comprendiera lo que a mí me gusta acerca de Hollywood. Y lo hicimos con mucho éxito".

CANAL COMPRAS