• Inicio Sugerir Modificar

Para que no me olvides


Cartel de Para que no me olvides

Irene vive con Mateo, su padre, y con su hijo David, un joven de 22 años. La convivencia es armoniosa y feliz, pero un conflicto se desata: David ha decidido irse a vivir con su novia, Clara, a pesar de sus veintipocos años y de que él es un brillante estudiante de arquitectura y ella una cajera de hipermercado. Pese a su talante liberal, Irene no entiende que su hijo tenga una relación con una chica sin ambiciones.

David encuentra en su abuelo la complicidad necesaria para llevar a cabo sus planes. Mateo es un anciano octogenario y vitalista a pesar de su historia: era un niño durante la Guerra Civil española, y en ella perdió su casa y a toda su familia. Pero nada de eso pudo con la energía y las ganas de vivir de Mateo.

Un día, Mateo llega con una terrible noticia.

     Título original: Para que no me olvides
     Año: 2004
     Duración: 100 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama. Comedia
     Fecha de estreno: 18/02/2005
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 
Nominaciones:
Goya. Mejor interpretación femenina protagonista 2006
Goya. Mejor interpretación femenina de reparto 2006
Goya. Mejor dirección artística 2006

Comentario

El mejor cine europeo, el que caracteriza a los últimos años, es un cine que privilegia el sentimiento como elemento de comunicación; un cine en el que, más allá de un pudor convencional, se busca la conexión con el espectador a través del sentimiento, sin reservas intelectuales, porque creo que lo que nos importa a los espectadores es que la película nos afecte de alguna forma, que su contemplación nos permita ejercer la función de catarsis que es inherente a cualquier espectáculo.

Con este convencimiento inicié el trabajo en el guión de PARA QUE NO ME OLVIDES y con esta visión llevo a cabo cada día el rodaje de una película que se desarrolla en Madrid, en nuestros días, en los años iniciales del siglo XXI.

Mateo, el abuelo (Fernando Fernán-Gómez), cree que las personas queridas nunca desaparecen del todo de verdad, que siguen estando siempre a nuestro lado.

Irene, la madre (Emma Vilasarau), cree en un mundo de afectos y de trabajo: de afectos, hacia quienes viven junto a ella; de trabajo, como forma de proyectarse hacia los demás.

David, el hijo (Roger Coma), cree con su abuelo que hay que rescatar la memoria de cualquier sombra de olvido y actúa apasionadamente para guarecer el pasado de la terrible usura del tiempo.

Clara, su novia (Marta Etura), cree que la relación con David le ofrece la energía que necesita, le hace reencontrar la ilusión que le destrozaron en sus años de adolescencia.

Son personajes que creen, que se sienten respaldados o confrontados entre sí, la vida y la muerte como horizonte. Sus relaciones se van modificando, sujetas a los vaivenes de una existencia que, por ser común, es también excepcional.

David estudia arquitectura, es un buen compañero y alumno, y parece interesarse especialmente por esa casa antigua que la especulación inmobiliaria está a punto de derribar. Y ha encontrado a Clara, o Clara lo ha encontrado a él, en el hipermercado cercano del que ella es cajera. Se quieren de verdad, porque entre ellos ha surgido no sólo el amor sino también la comprensión, la complicidad.

Hijo único de un matrimonio separado, David no puede evitar la hostilidad de su madre hacia una relación que ella cree que no le conviene, que pone en peligro su futuro personal y profesional. Irene se entrega a su labor de dirección de un grupo teatral de invidentes, pero en casa ve abrirse una falla que no sabe cómo superar.

El engarce de todos ellos es Mateo, quizá por su edad, por su experiencia o su bonhomía. Se pensaría que está alejado del mundo, pero sólo porque ese mundo es mucho más amplio de lo que parece y en él ocupa un lugar esencial la recuperación de la dignidad de aquellos que fueron pisoteados por una guerra infame y un régimen implacable.

Ésas son sus vidas, cercanas y reconocibles. Hasta que un día un hecho inesperado las pondrá decisivamente a prueba…