• Inicio Sugerir Modificar

La dama de honor


Cartel de La dama de honor

Philippe, de 25 años, es un chico normal, atractivo, que vive con su madre y dos hermanas más pequeñas en un barrio tranquilo de las afueras y que acaba de empezar a trabajar con un contratista inmobiliario. En la boda de su hermana, se siente atraído por su dama de honor, Senta, se trata de un amor a primera vista, pero Senta no ama como los demás. Su pasión envuelve y consume a Philippe. Más tarde ella declara que, como prueba de su amor mutuo, deberían matar a un completo extraño...

     Título original: La demoiselle d'honneur
     Año: 2004
     Duración: 110 min.
     Nacionalidad: Francia, Alemania
     Género: Intriga.
     Fecha de estreno: 08/04/2005
     Distribuidora: Wanda Films

 

Comentario

- Sus películas de suspense siempre han sido totalmente diferentes. ¿Cómo explicaría eso?

En general, en las películas de suspense, es la trama la que mantiene la acción. En mis películas no ocurre así. Es más bien lo que aprendemos de los personajes. En el análisis final, la trama no tiene una importancia tremenda. Intento sacarla adelante en el primer intento.

- Aún así, al final la trama siempre se resuelve.

Por supuesto, pero espero que el público se olvide de todo lo que han oído sobre una chica que se pierde en los próximos quince minutos de película. Lo que realmente quiero es que el público se involucre, que se identifique con el personaje de Benoit para que, cuando al final toma la decisión, y estamos hablando de una decisión realmente irracional, el público no se sorprenda. De ese modo pensarán "eh, después de todo, ¿por qué no?". Cuando de hecho lo que decide es totalmente inconcebible.

- ¿Qué fue lo que más le interesó de la psicología de los personajes de la novela de Ruth Rendell?

Normalmente, al abordar la relación entre la pasión y la razón, suele ganar la pasión pero solemos arrepentirnos, y pensamos "Oh, pobre, se está dejando dominar." Aquí, no quiero que pase eso. La película termina con la decisión irrevocable de Philippe de lanzarse al abismo y me gustaría que el público dijese "Yo, en su caso, quizás hubiera hecho lo mismo..."

- ¿Fue deliberado filmar una historia más pasional, más sensual que las de sus películas más recientes?

No siempre se pueden tratar los mismos temas. Nos guste o no, la pasión se expresa a través del sexo, al menos durante un tiempo. Necesitamos mostrar la atracción que siente Philippe, el 80% de la cual se basa en el sexo y sólo el 20% es el resultado de la necesidad de llenar un profundo vacío en su vida, una ausencia de sueños. Si la chica no resultara atractiva sexualmente, no funcionaría. Él se lo pensaría mucho. Pero en este caso, se entrega por completo.

- ¿Cómo describió el personaje a Benoit Magimel?

Si el actor necesita que le explique lo que quiero y lo que significa, probablemente es porque me he equivocado al elegirlo. Le envié el guión a Benoit y le pregunté si le interesaba. Me contestó que le gustaba mucho y hablamos de ello de forma inteligente. Después, tuvimos que suspender el rodaje un par de veces y Benoit se aseguró de estar disponible cada vez.

- ¿Por qué le eligió para interpretar el papel de Philippe?

Hay muy pocos actores que sean nerviosos y al mismo tiempo estén esperando a ser liberados (a no ser los que puedan actuar o hacer que lo son), como si estuvieran encerrados tras una puerta totalmente abierta. Benoit es así en la vida real. Le he dado la oportunidad de ver por dónde sale, qué es capaz de sacar de sí mismo, al tratarse de un personaje tan cercano a él. Le encontré sumamente convincente en El profesor de piano, de Michael Haneke, pero también resulta muy convincente en otras muchas películas. Después de El profesor de piano, cuando le comenté a Isabelle Huppert que quería rodar con Benoit, me dijo: "Sí, es sorprendente, nada que ver con los demás actores jóvenes." Tengo mucha fe en la opinión de Isabelle en ese sentido.

- Como ocurre en sus películas, la novela de Ruth Rendell hace más hincapié en la psicología que en el misterio y el suspense...

Cierto. Sabe lo que pasa en la mente de la gente. Al mismo tiempo, algo bastante inusual es que es capaz de capturar el impacto de su entorno social, cómo se ganan la vida, dónde viven, etc. Todo eso puede resultar totalmente fascinante, pero hay muy pocos escritores de suspense que sean conscientes de ello.

- ¿Qué es lo que más le atrae de este género?

Trabajé en el guión con Pierre Leccia, que hizo un trabajo excelente adaptando otras obras de Ruth Rendell. Normalmente, cuando escribo, me encargo de mantener la trama bien atada, y dejo que mis colaboradores se concentren en sutilezas psicológicas. En este caso, la trama ya estaba muy elaborada así que me dediqué a disfrutar de las pequeñas cosas, algo que normalmente no tengo la oportunidad de hacer.

- ¿Ha realizado cambios significativos?

Sí, hubo una idea que me surgió en el último momento. Resultó muy gratificante porque le envié el guión a Ruth Rendell y me contestó que estaba encantada. Espero que no lo dijese por cortesía. Le gustó especialmente mi idea, que era que el vestido de dama de honor se limpiase y se le devolviese a Senta, que lo utiliza para un propósito que no puedo decir sin desvelar toda la trama, pero resultó una buena idea desde el principio.

- ¿Cómo encontró a Laura Smet para interpretar el papel de Senta?

Había hecho algunas audiciones con ella para un par de películas y era tan buena como Melanie Doutey, pero Melanie era más lo que estaba buscando físicamente. Entonces me dije: "En cuanto tenga la oportunidad, voy a trabajar con Laura". Así que esta vez, no me hizo falta darle más vueltas, sabía que ella estaría genial.

- ¿Qué es lo que le gusta de ella?

Lo primero, es muy precisa en todo lo que hace. Al mismo tiempo, tiene un toque extravagante que en Laura resulta muy natural, que no se puede interpretar. Cuando dice "Llévame al mar," resulta muy turbadora. Pero es natural. Me gusta que los actores no sean muy diferentes del personaje que interpretan.

- Senta tienen una presencia desconcertante, especial...

Ella atraviesa la realidad. La realidad sigue ahí pero ella la ha atravesado. Ése es el principio básico de la brujería. Me gusta cuando el horror se acerca sigilosamente. En ese sentido, los decorados contribuyen a comprender al personaje. Si un personaje es muy cuadriculado, vivirá en una casa muy cuadriculada, que no resulte salvaje ni alocada. Lo mismo ocurre con Senta. Lo desconcertante es ese sentido de decadencia que transmite su apartamento pero que aún no sabemos de dónde proviene.

- ¿Diría que el asesinato es la anarquía llevada al límite?

El problema es que el asesinato es un poco más serio que la anarquía. Ahí está el problema. Ya no hay anarquía porque es verdad que ahora matar a alguien es la única forma de rebelarse pero como rebelión es inexcusable. Estaría bien que la gente se rebelase más, pero necesitan encontrar otros medios.

- Una vez dijo que no era pesimista respecto a las personas sino respecto a sus vidas.

Sí, creo que han tomado el camino equivocado. La gente le da mucha importancia a cosas que no la tienen, o que tienen menos de la que creen. Me impactó especialmente el ataque reciente contra la felicidad. Se publicaron varios libros que afirmaban que la felicidad es una idiotez. Me hizo gracia porque siempre podemos encontrar a gente que lo piense pero no todos se ponen a escribir libros al mismo tiempo. De todos modos, hubo muchos debates y discusiones, y al final la gente dijo "pues la felicidad no es una idiotez total después de todo."

- ¿Qué piensa del público mientras está rodando?

Trato de no hacerles las cosas más difíciles. Hay algunas películas aterradoras, que proponen soluciones vacías o idiotas a los problemas de la gente. Todas las soluciones tipo Schwarzenegger son malas. No hablo del Schwarzy el gobernador sino de Schwarzy el actor. Está muy, muy equivocado. Es el ídolo de gente como Bush, que no tienen ni un solo pensamiento racional en la cabeza. Sus pensamientos parecen racionales pero no tienen nada que ver con la realidad.

- La película comienza con lo que parece una familia unida que salen juntos y termina con toda la familia siendo interrogada en comisaría.

Al principio de la película, todos los miembros de la familia, excepto Philippe, que no se da cuenta, tratan de escapar o de huir de una forma u otra. Incluso Christine, la madre, quiere escaparse y vivir con su novio. La hermana pequeña de Philippe está obsesionada con irse de casa y su otra hermana se casa con un bombero algo insólito. Es inquietante, una familia normal destruida antes de tiempo.

- Nunca proyecta una imagen particularmente atractiva de la vida familiar.

La familia es uno de los mayores fraudes que existen. En la medida en que es un concepto tremendo, cuando se convierte en una estructura social obligatoria, resulta atroz. Ahora mismo, las cosas son interesantes porque la gente habla mucho de la ruptura de la familia nuclear pero en vez de usar sentimientos reales como punto de partida, usan una especie de carta de obligaciones. La idea tradicional de la familia es abominable. El árbol familiar es una invención monstruosa. La gente presume de que uno de sus antepasados era el proveedor de mostaza oficial de Papa. ¡Es patético!

- Al final de la película, con las sirenas de la policía sonando en la calle, ¿intenta que sea un elemento de ambigüedad, para que el público no esté seguro de lo que ha pasado?

Lo sabemos. Lo sabemos muy bien pero no queremos admitirlo. Por eso me gusta, porque alcanza un punto en que el público se pregunta si serían lo suficientemente fuertes, o lo suficientemente locos como para rechazar todo su entramado mental. Si llegan a preguntárselo, me harán muy feliz.

- ¿Es posible dominar la propia locura?

Resulta muy tentador saber cómo es cierta forma de perversidad. Resulta enrevesado, pero en el libro ya era así. El listado de "cosas que debo hacer" de Senta es muy retorcido. Hacer el amor con alguien del mismo sexo parece lo más sorprendente, si exceptuamos matar a un completo extraño para probar que tu amor lo hace todo más apetecible, una especie de chiste. Plantar un árbol resulta muy duro...

- A menudo se le compara con Hitchcock. ¿Pensó en Psicosis cuando estaba escribiendo la película?

Ahora lo veo. En función de los gustos de la gente, será "me recuerda a Psicosis" o "no se parece en nada a Psicosis". O una o la otra.

- ¿Le molesta la comparación?

No me molesta y tampoco me agrada. No es ni totalmente cierto ni totalmente falso, en el sentido que piensa la mayoría de la gente. Es un análisis poco preciso de la situación. Aún así, prefiero que la gente diga que les recuerda a Hitchcock pero no es tan bueno como que digan que les recuerda una película de Alan Smithee.

CANAL COMPRAS