• Inicio Sugerir Modificar

Enamórate


Cartel de Enamórate

En algunas ocasiones, la vida da un vuelco. Y quizá por ello se hace tan difícil creer que alguien, particularmente Halley Martin (Mandy Moore), de 17 años de edad, pueda experimentar realmente lo que se da en llamar amor.

La gente próxima a Halley se halla en pleno cataclismo en cuanto a su vida sentimental. Su madre, Lydia (Allison Janney), está amargada por el divorcio cuya tramitación acaba de finalizar. Su hermana, Ashley (Mary Catherine Garrison), se va a casar con un tipo con el que se discute constantemente. Su mejor amiga, Scarlett (Alexandra Holden), no puede dejar de arrimarse a su primer novio formal. Y aún queda lo que resulta más doloroso para Halley: su padre, Len (Peter Gallagher), que ejerce como pinchadiscos en una estación de radio local, contrarresta la crisis de los cuarenta por medio de una estereotipada fuga juvenil con una periodista de la emisora encargada del tráfico mucho más joven que él.

Así las cosas, ¿cómo va a conducirse Halley? Se propone no caer ante el espejismo de castillos en el aire propios de un romance de cuento de hadas. Macon Forrester (Trent Ford) es el único tipo que pone a prueba su idea de que el amor no hace sino estropear una buena amistad. A medida que la vida de Halley se complica cada vez, Macon se va convirtiendo progresivamente en su amigo, pero cuando ella se da cuenta de que se está enamorando de él ¿será capaz de superar sus miedos y decepciones y abrirse al auténtico amor?

     Título original: How to deal
     Año: 2003
     Duración: 102 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 15/04/2005
     Calificación: Mayores de 7 años
     Distribuidora: Laurenfilm, S.A.

 

Comentario

ENAMÓRATE es la historia de una adolescente de 17 años, Halley Martin, que se ha convencido, ante las relaciones amorosas de las que es testigo, de que el concepto de amor verdadero está abrumadoramente sobrevalorado. "Los padres de Halley acaban de divorciarse. Su hermana piensa casarse en breve, y ella está convencida de que la pareja no está en absoluto enamorada" -nos comenta la protagonista del film, Mandy Moore, quien a los 19 años ya ha logrado tres discos de platino y dos exitosos largometrajes: A WALK TO REMEMBER (UN PASEO PARA RECORDAR, 2002); y THE PRINCESS DIARIES (PRINCESA POR SORPRESA, 2001). Moore añade que la mejor amiga de Halley, Scarlett, "con quien había formalizado el juramento de no enamorarse jamás, la traiciona al enamorarse perdidamente de un chico nuevo. Eso no hace sino reafirmar la opinión de Halley acerca del amor: no existe."

ENAMÓRATE es una historia sobre el amor en todas sus formas: amor paterno, amor romántico, amor fraternal, amor de amigos, y amor intergeneracional. Moore se considera a sí misma "una persona bastante romántica" -explica-. "Creo en el amor y en enamorarse a edad temprana; de este modo, voy a contracorriente. Pienso diametralmente lo contrario que Halley defiende en la película."

Moore estaba emocionada por tener la oportunidad de encarnar a alguien distinta de ella, y aun así con cualidades de las que poder aprender. "La historia de Halley está al alcance de la mano" -opina la actriz-. "Creo que es fundamental para que las chicas de mi edad penetren en este tremendo cambio que va aconteciendo a lo largo del film."

La directora Clare Kilner se mostraba encantada de incorporar a Moore en el reparto con el papel de Halley Martin. "Halley deviene una investigadora con curiosidad por la gente. Encuentra belleza en lo mundano y es una gran observadora de la vida. Mandy también posee esta cualidad. La gente le fascina y le encanta observarla. Encara su trabajo con honestidad, sencillez y auténtica pasión."

Inevitablemente, Halley se enamora. "Se cruza con ese chico tan raro, Macon Forrester, quien comparte con ella la misma filosofía sobre el amor. Y por alguna razón, constituyen la combinación idónea. Macon y Halley aprenden algo mutuamente, y tienen sentimientos protectores para con el otro. Casi parece como si se estuvieran diciendo: "No voy a hacerte daño, ni tu tampoco a mí; todo va a ir bien. En realidad, no estamos manteniendo una relación. Somos amigos que ocasionalmente compartimos un rato o nos damos el lote, o lo que sea.""

Trent Ford [GOSFORD PARK (GOSFORD PARK, 2001)] da vida a Macon, cuya amistad embrionaria con Halley hace que ésta exteriorice sus nociones preconcebidas sobre el amor. "Macon ve algo en Halley que le llega muy hondo, y no le importa ir tras ella" -comenta el productor William Teitler-. "Lo que ocurre entre ellos es algo que les sorprende. A lo largo de la película, su relación va consolidándose."

ENAMÓRATE ha sido "la primera película que realmente he querido hacer por mi mismo" -nos comenta Ford-. "Quería el papel y el reto que comportaba."

Acompañando al personaje de Halley hay una serie de almas desesperadamente enamoradas y con el corazón roto. Allison Janney, la célebre protagonista de la serie THE WEST WING (EL ALA OESTE DE LA CASA BLANCA, 1999), de la NBC, es protagonista dando vida a Lydia, la madre de Halley. "Lydia es una mujer cuyo marido la ha abandonado; tiene que seguir adelante con el resto de su vida" -nos dice Janney-. "Trata de mantener la familia unida y ser una buena madre; sin embargo, en su interior está convencida de que ya no la amará nadie nunca más."

Janney se describe a sí misma como alguien "que se siente atraída por personajes que atraviesan experiencias que cambian la vida. Lydia siente que se va a quedar sola el resto de su vida, y está horrorizada ante la perspectiva" -nos explica la actriz-. "Todos tenemos ese miedo, por lo que me identifico con su temor a ser una mujer madura que se ve enfrentada a la soledad. Siento una gran compasión por ella."

"Allison es una actriz brillante y divertida que es muy honesta y halla la comicidad en un lugar muy íntegro" -comenta la directora Clare Kilner-. "Ella es el sostén 'adulto' del film."

Peter Gallagher, el protagonista versátil de películas como THE PLAYER (EL JUEGO DE HOLLYWOOD, 1992) y SEX, LIES AND VIDEOTAPE (SEXO, MENTIRAS, Y CINTAS DE VÍDEO, 1989), encarna a Len, el ex-marido de Lydia, quien se ha ido con una periodista joven y de pecho generoso; en sus esfuerzos por ser un tipo "guay," acaba por convertirse en una fuente de constante mortificación para su hija, Halley. "Len se precipita definitivamente hacia la crisis de los cuarenta" -comenta Gallagher-. "Sin embargo, entiende este periodo de su vida como un momento para pasárselo bien, y por ello trata de divertirse. Halley cree que Len realmente estropeó algo bueno cuando abandonó a su madre, y encima, no ha estado demasiado al lado de ella durante esos momentos difíciles de su vida."

"Len es un caradura, sin embargo es alguien a quien también se podría amar; y puede entenderse la razón por la que Lydia todavía guarda sentimientos para con él" -comenta la productora Erica Huggins-. "Parecía una idea excelente que Peter encarnara a Len."

El interés creativo de Gallagher se vio espoleado por el tono realista de esta historia acerca de la vida de una adolescente. "Me gustó el hecho de que esta historia de maduración se narrara de un modo realista y con humor, pero también con buena predisposición para exponer la complejidad de esos problemas" -dice el actor-. "La película no muestra a unos jóvenes creyendo que los problemas se resuelven fácilmente y sin fisuras. Trata los temas con dimensión y realismo."

Alexandra Holden [THE HOT CHICK (¡ESTE CUERPO NO ES MÍO! 2002)], da vida a la mejor amiga de Halley, Scarlett, quien completa el triángulo de amigos, los verdaderos protagonistas de esta historia de adolescentes. Holden sintió inmediatamente una profunda identificación con el material. "Se trataba de todo un trozo de vida. Es una historia con la que muchísima gente diferente puede identificarse; personalmente, lo hice con Scarlett" -comenta la actriz-. "Scarlett se ve empujada a crecer rápidamente a lo largo del metraje. Al principio, respeta mucho a Halley, pero hacia el final de la película acaba por darse cuenta de que hay cualidades en ella misma que también son dignas de consideración."

"Scarlett es un personaje realmente sorprendente, bondadoso, maravillosamente positivo" -añade Mandy Moore-. "Es alegre, y siempre enfoca cada situación con espíritu positivo. Al principio, Halley es la única que controla la relación. Es ella quien decide y Scarlett escucha y asiente en todo. Sin embargo, ambas cambian. Halley se da cuenta de que Scarlett es realmente inteligente y de que tiene suerte de tener un amigo que la ama tanto como ella."

Durante el curso de la producción, también brotó una amistad sincera entre Moore y Holden. "Alex aporta mucho a su papel" -comenta Moore-. "Es carismática y está segura de sí misma, y su sonrisa ilumina la pantalla entera; es sencillamente contagiosa. Es alguien con quien mantendré la amistad durante mucho tiempo."

Los realizadores del film confiaron en el director de reparto Avy Kaufman para que poblara la película de rostros y figuras que aportaran autenticidad a los papeles secundarios. Después de conformar un reparto por EE.UU. y Canadá, los realizadores lograron un cast de conjunto integrado tanto por actores relativamente noveles como por otros ya establecidos. "Cada uno de los actores principales tenía que ser apropiado, pues de lo contrario erosionaría la autenticidad del proyecto" -comenta el productor William Teitler-. "Tuvimos mucha suerte de poder reunir el reparto que tuvimos."

La directora Clare Kilner tenía una idea muy clara acerca de las cualidades que buscaba en los actores. "En este largometraje hay momentos cómicos, pero también quería que los actores fueran muy honestos. Cada uno de los personajes lucha denodadamente por entender en qué momento de su vidas se halla. Les preocupa saber dónde estarán dentro de diez años."

Cerrando el reparto de conjunto, Connie Ray encarna a Marion, la madre de Scarlett, y Dylan Baker aparece como Steve, el nuevo novio de Lydia. Mary Catherine Garrison, que da vida a Ashley, la hermana mayor de Halley, impresionó a la directora Clare Kilner por su "honestidad, humor, y fisicidad."

Mackenzie Astin, que interpreta a Lewis, el tenso novio de Ashley, "nos dejó anonadados" -nos explica Kilner-. "El personaje de Lewis hubiera podido caer fácilmente en la farsa, y no es hacia donde queríamos ir. Enfocó a Lewis con una veracidad que realmente me satisfizo."

Para el papel de la abuela Halley, fumadora de marijuana y sin pelos en la lengua, los realizadores eligieron a la actriz veterana Nina Foch, nominada a un Oscar por su interpretación en el film de 1954 EXECUTIVE SUITE (LA TORRE DE LOS AMBICIOSOS, 1954), y que entre los títulos en su haber constan AN AMERICAN IN PARIS (UN AMERICANO EN PARÍS, 1951), THE TEN COMMANDMENTS (LOS DIEZ MANDAMIENTOS, 1956), y SPARTACUS (ESPARTACO, 1960).

En ENAMÓRATE hay dos familias diametralmente distintas: la de Ashley, los Martin; y la de Lewis, los Warsher. "Los Warsher y los Martin se sitúan definitivamente en polos opuestos" -comenta Mackenzie Astin-. "La familia de Lewis se adscribe al Sur con mentalidad de antes de la Guerra Civil, así que pertenecen a la vieja escuela. Los Martin son mucho más modernos: han alcanzado en su seno familiar un inequívoco componente matriarcal. Algo tan distinto de los Warsher como pueda imaginarse."

"Era habitual que las películas mostraran familias perfectas que no hacían sino que te sintieras mal con respecto a la tuya propia" -comenta Allison Janney-. "La gente puede sentirse identificada con los Martin y los Warsher, pues todos procedemos de familias disfuncionales, seamos o no conscientes de ello. Todos tratamos de abrirnos paso en nuestra vida, hallar algo de felicidad, paz y amor en alguna parte. Esos personajes también procuran lograr esto. Por eso me identifico tanto con ello."

La película trata de la relación entre pares e hijos de un modo igualmente veraz. En la familia de los Martin, Lydia se muestra a favor de Halley, mientras que Ashley se siente más próximo a su padre Len. Según Janney, "Lydia mantiene una relación más próxima con Halley que con Ashley porque ve mucho de ella misma reflejado en Halley." Mary Catherine Garrison coincide: "Ashley se las tiene que ver con el hecho de que es muy distinta de su madre y hermana. Tiene mucho en común con su padre, quien va a dejar de vivir con ellas. Ashley no se siente apreciada por el hecho de ser diferente, y mucho de lo que está afrontando tiene que ver con la reivindicación de quien es, en lugar de disculparse o avergonzarse por ello."

Tanto Moore como Garrison desarrollaron una gran compenetración con sus padres cinematográficos, Janney y Gallagher. "Allison es una de las personas más maravillosas" -dice entusiasmada Mandy Moore-. "Trabajar con ella es extraordinario. Se erige como la meta que hay que alcanzar. Haber tenido la oportunidad de trabajar con ella me honra y me hace sentir una privilegiada." Janney devuelve el cumplido: "Mandy me ha impresionado mucho; es atrevida y encantadora. Es una delicia trabajar con ella. Se lanza sin pensárselo, y le agrada improvisar antes de que se inicie la escena. Se muestra decidida ante cualquier reto que la interpretación cinematográfica pueda plantear."

El proceso de llevar a la pantalla ENAMÓRATE se inició varios años atrás, cuando el productor William Teitler leyó las novelas Someone Like You y That Summer, ambas de Sarah Dessen, e inmediatamente le impactó el modo en que se identificó con "la intensidad emocional y la exposición honesta de la vida familiar" que había en los libros. Padre de dos hijas, Teitler halló la inspiración para realizar una película que fuera "tan emocionalmente verídica como precisa a la hora de mostrar cómo experimentan la vida los adolescentes."

Teitler y su socio de producción Chris Van Allsburg tenían un antiguo acuerdo de producción con Interscope Communications antes de que la empresa se reconstituyera como Radar Pictures. Teitler logró una primera opción sobre ambos libros a través de su acuerdo con Interscope, con la intención de desarrollar las dos novelas en un único largometraje. Teitler recurrió a la autora Neena Beber tras asistir a una representación de su obra para dos personajes MISREADINGS, donde evolucionan un alumno agudo y cínico y su profesor, y de haber tenido en cuenta su trabajo en la serie televisiva para la MTV, y éxito de culto DARIA (1997). "Su escritura es afilada y cínica, y aun así también humana y divertida" -comenta Teitler-. "Combina una gran capacidad de escritura, un buen sentido de la ironía cómica, requerido para el personaje de Halley, y también una profunda comprensión del público adolescente. Pero Neena no les mira desde las alturas; es capaz de penetrar en la mente de la protagonista adolescente."

"Trabajar en algo que ya existía se erigía como un reto interesante" -dice Beber-. "Sarah Dessen ya había creado un mundo que yo debía penetrar antes que crear. Al principio, mi trabajo se parecía más al de un traductor."

Beber y Teitler comenzaron por efectuar un amplio esbozo de todo lo que querían incluir de ambas novelas. Sabían que el punto de confluencia sería la boda de Ashley y Lewis y el nacimiento del hijo de Scarlett. El reto consistía en hallar un modo de conectar los diversos puntos a lo largo de un periodo de nueve meses en los que transcurre la historia. En los tres o cuatro años invertidos por Beber y Teitler para el desarrollo del guión, también añadieron escenas que no aparecen en ninguna de las novelas, como la inolvidable secuencia de la cena del día de Acción de gracias donde las familias Martin y Warsher se encuentran por primera vez.

Teitler confió en Beber para que éste hallara un modo de hacer que el nuevo material se ajustara al tono y el sentir del original. "A Sarah Dessen le pareció extraño y divertido leer a sus personajes diciendo cosas que se revelaban completamente ajustadas a sus personalidades y que, sin embargo, no se pronuncian en sus libros" -comenta Teitler-. "Ello es todo un cumplido para Neena."

La productora Erica Huggins, quien también ejerce como vicepresidenta ejecutiva de producción para Radar Pictures, albergaba muchas esperanzas para el proyecto. "Se trata de un idilio entre Halley y Macon, pero en un segundo término, también es un film de conjunto multigeneracional" -nos dice-. "Nos encanta cómo escribe Neena: es al mismo tiempo sofisticada y auténtica."

Cuando la opción sobre el libro amenazaba con expirar, los realizadores supieron que debían tomar una decisión sin tardanza. Por la misma época, Huggins mantuvo un encuentro con Mandy Moore poco después de que ésta hubiera acabado de rodar su primer papel protagonista en A WALK TO REMEMBER (UN PASEO PARA RECORDAR, 2002). Cuando finalizaba el encuentro, Huggins le habló a Moore sobre ENAMÓRATE y el personaje de la independiente y enérgica Halley Martin. Tras leer el guión, Moore reaccionó con entusiasmo y aceptó el papel.

Con Moore a bordo, David Linde de Focus Features (antes Good Machine International) se incorporó al proyecto para financiar la película, y entonces Radar introdujo New Line Cinema como el distribuidor para los EE.UU. Ya era hora de ir buscando al director.

Algunos años antes, Erica Huggins y William Teitler tuvieron la oportunidad de ver un film titulado JANICE BEARD: 45 WPM (1999) y conocieron a su directora, Clare Kilner. Ésta y su comedia acerca de una mujer obrera dejaron huella en ambos. Teitler comenta que "la autenticidad emocional, el genuino sentido de humor, el singular punto de vista, y la voz fuerte de Kilner se evidenciaban adecuados y un gran plus para el proyecto."

"Me atraen los proyectos sobre las disfunciones familiares, sobre gente luchando por vivir su vida y aprender a amar y a quién amar" -apunta Kilner-. "También me interesa las diferentes generaciones de las mujeres de esta historia: la abuela, la madre, y la nieta, y los pequeños celos que se crean entre ellas."

El recurso multigeneracional de la película se hace también evidente en el diseño. El diseñador de producción Dan Davis describe el aspecto del film a caballo entre dos mundos distintos: "Existe el mundo suburbano habitual poblado de adultos, y hay el mundo adolescente que es mas industrial e inhóspito, con paisajes duros" -nos dice Davis. El rodaje fue en localizaciones tan variadas como una escuela, una presa y la iglesia donde tiene lugar la boda de Ashley y Lewis.

"Esta película acontece en la Norteamérica contemporánea" -añade el productor William Teitler-. "No queríamos ni una imagen perfecta, a lo Norman Rockwell, ni el típico aspecto disfuncional de los barrios periféricos que tan a menudo aparece en el cine. Queríamos una combinación del sentido de pleno realismo con algo que pareciera clásico y familiar."

La diseñadora de vestuario Alexandra Welker quería mantener el aspecto de los personajes "tan real como fuera posible." Para ella, era preciso que el vestuario expresara todo por lo que los personajes estaban pasando, centrándose en la textura de lo que les hace interesantes y, por lo tanto, favoreciendo que el público se identifique con ellos. Desde un punto de vista práctico, su labor se hacía más desafiante porque la historia tiene lugar a lo largo de un año. "Había el reto de hallar el vestuario para cada estación del año mientras se estaba rodando en verano, y había el reto narrativo de mover a los personajes a través de todo un año, permitiendo percibir cómo crecen y cambian" -comenta Welker.

Welker no quería que Halley fuera la típica adolescente cínica. "La estrategia con Halley estaba en nuestro intento por expresar el hecho de que es una chica muy individual" -apunta Welker-. "En muchos aspectos, se trata de un persona hecha y derecha. Me parece que se expresa por medio de su modo de vestir, de aspecto muy fresco pero sin que se perciba que hace un esfuerzo para ese efecto. No está demasiado pendiente de la moda. Me concentré en la paleta de colores y en las texturas y mezclé las cosas de manera sugestiva."

La película muestra dos secuencias de boda. Mary Catherine Garrison, que encarna a una novia por primera vez, se sorprendió ante las sensaciones que las escenas de boda le evocaban. Su incomodidad comenzó en el remolque de peluquería y maquillaje, y siguió en la escenificación de la ceremonia. "Fue una experiencia traumática. En primer lugar, la peluquería y el maquillaje requerían mucho tiempo, y entonces había que meterse en ese vestido de boda que parece un pastel. Era bonito, pero también demasiado para mi. Y entonces nos vimos en una iglesia enorme repleta de extras. El órgano empezó a interpretar la marcha nupcial, y todo el mundo se puso derecho y me miraba. Empecé a reírme y a temblar como una hoja. El pánico me atenazaba y me emocioné. Estaba avanzando por el pasillo, y me pareció demasiado real."

"Vi a Mackenzie Astin en el altar" -continúa Garrison-, "manteniendo esa sonrisa helada y mirada desafiante que nunca olvidaré. Mentalmente, no dejaba de decirme 'Sólo hay que llegar a él.' Porque realmente me parecía que iban a casarnos en pro de la película. Todo era muy extraño. Y encima, más tarde supimos que el actor que encarnaba al pastor era realmente un capellán. De tal manera que llegué a pensar que nos habíamos casado de verdad hasta que me enteré de que ¡hubiéramos tenido que firmar una licencia de matrimonio!"

Aunque nadie del reparto ni del equipo técnico estaba de hecho casado, se generaron unos lazos muy estrechos en todo el grupo a lo largo de los dos meses de rodaje en Toronto. Trent Ford compara la atmósfera entre los actores y el equipo a la experiencia de un campamento de verano. "Irnos a Toronto fue una experiencia orgánica maravillosa porque hizo que nos uniéramos mucho, lejos de Los Ángeles" -comenta Ford-. "Aunque teníamos unos planes de trabajo muy apretados y un presupuesto con el que trabajar, aquello fue como un campamento de verano. Estuvimos todos en el mismo hotel, y pasamos mucho tiempo juntos. Con este equipo técnico ha ido mucho mejor que con cualquiera otro equipo con el que haya estado en un plató cinematográfico, y para mí eso es lo más importante en la realización de una película: el espíritu con el que este film se ha concebido y la dedicación que todos aportamos al mismo."

Todos los actores confiaron en la directora Clare Kilner para generar ese buen ambiente en el plató. Según Dylan Baker, "Clare pertenece a la escuela de directores ingleses que se hacen accesibles. Con Clare, uno puede acercarse a ella y preguntarle lo que sea, o es ella la que se acerca a ti y te habla acerca de algo que ni siquiera tiene que ver con la película. Sin embargo, tiene perfecto control sobre lo que quiere y permite a todos hacer su trabajo y finalizarlo."

Moore se refiere a ella como 'Capitana Clare' y añade: "No hay nadie como Clare. Independientemente del tiempo requerido para establecer la iluminación y de que todo lo demás esté a punto, siempre se te acerca antes de la toma y te sitúa en el estado mental preciso. Dado que las películas nunca se ruedan en orden cronológico, puede resultar confuso el rodaje de dos o tres escenas al día completamente distintas, por lo que se hace absolutamente agradecido y es maravilloso saber que hay alguien al otro lado de la cámara que se preocupa por tu interpretación. Siempre sonríe, indiferente al estrés y a la presión que todos podamos estar soportando en nuestro intento de lograr una toma. Siempre está allí para decirnos "Vamos a conseguirlo todo... no os preocupéis."

Kilner cree que la exploración sobre el amor que hace la película hallará eco entre el público. "El film tiene un atractivo universal pues trata temas fundamentales de la vida de un modo inteligente y divertido." La productora Erica Huggins coincide: "ENAMÓRATE es una película sobre temas que les parecerán interesantes a las adolescentes y sus madres. Clare sintió esto inmediatamente tras leer el guión. A todos nos encanta la idea que se subraya en este film: que "la vida acontece," aunque si se tiene sentido del humor uno puede tirar adelante."

CANAL COMPRAS