• Inicio Sugerir Modificar

Las hermanas enfadadas


Cartel de Las hermanas enfadadas

La brillante y espontánea Louise deja su pequeña casa de campo en Le Mans para visitar a su moderna y ocupada hermana en París. La vida de las dos hermanas parecen totalmente opuestas: una vida anodina para Louise, con un hombre del que está perdidamente enamorada; una agitada vida social para Martine, casada con un hombre al que cariñosamente detesta.

Louise ha escrito una novela y ha ido a París para reunirse con un editor que pretende publicar su libro. El hecho de ver a su hermana como una escritora de éxito y tres días de lágrimas, risas, recuerdos y recriminaciones entre las dos hermanas, hacen que el mundo de Martine se derrumbe a su alrededor.

     Título original: Les soeurs fâchées
     Año: 2004
     Duración: 93 min.
     Nacionalidad: Francia
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 22/04/2005
     Calificación: Mayores de 7 años
     Distribuidora: Baditri, S.L.

 

Comentario

- ¿Que le llevó a realizar esta película?

El cine siempre me ha atraído. Al principio, como muchas chicas jóvenes, yo siempre me imaginaba como actriz. Intenté todo lo que estaba a mi alcance pero delante de una cámara me sentía bastante incómoda. Tardé mucho tiempo en comprender qué era lo que realmente me gustaba. Hace cinco años, fui consciente de mi deseo de escribir. Escribir es un placer, es el principio de todo. La gente y sus sentimientos me interesan. Yo no pienso en inventar historias, me gusta lo real, experimentar e implicarme. He observado mucho durante largos años y ahora, tengo el deseo de compartirlo. La escritura y realización de un guión me parece un medio formidable de expresión.

- Su carrera personal es bastante atípica. ¿Puede hablarnos de ella?

Mi padre era militar y nos trasladábamos cada dos años. De mi infancia, no tengo raíces ni guardo buenos recuerdos. Después de la separación de mis padres, pasé mi adolescencia con mi madre en Rennes y me fui a los diecisiete años... escapándome por la ventana. Con quinientos francos en el bolsillo, cogí el tren hacia París, donde nunca había puesto los pies. Me fui a tomar una copa de champagne a los Campos Elíseos y me encontré con una chica, Elysée

Matignon, que me llevó a una discoteca muy de moda en ese momento.

Un hombre me abrió la puerta y he vivido siete años con él…

- ¿Cómo se ha preparado para esta película? ¿Qué experiencias han nutrido su trabajo?

Yo siempre lo escribo todo para no olvidar nada. Mi primer guión fue un ejercicio, una prueba dura y continuada. No conocía a nadie y llegué de ninguna parte, sin referencia alguna. No conseguí triunfar. Me empeñé en realizar un cortometraje de cinco minutos, Bouche à bouche, una conversación entre dos hermanas, ya entonces. Louise, venía de la provincia a casa de su hermana Martine, una

mujer muy ocupada, para compartir y explicarle la felicidad que ella estaba viviendo en ese momento de su vida. Martine se descomponía, se derretía. Era el principio de los vasos comunicantes, cuanto más alegre estaba una, más vacía se encontraba la otra. El derroche de felicidad de una, era la desdicha de la otra. Al final, se da cuenta de hasta qué punto sufre su hermana. Louise hace creer que su maravillosa historia no es más que una caricatura. Y su hermana se encuentra mucho mejor. Esto ya es el génesis de Les soeurs fâchées. Después de esta primera experiencia como directora, finalmente he encontrado mi lugar y estoy más decidida que nunca a continuar siendo feliz. El deseo de dirigir un largo se ha impuesto sobre todo de forma natural.

- La parte autobiográfica parece importante en su guión. ¿Nos puede decir algo más?

Yo pongo algo mío en todos los personajes. Esta película es un poco mi historia: tengo una hermana dos años mayor que yo, que en un momento de su vida decidió no volver a verme nunca más. De esto va hacer ahora cinco años. Me

gusta reírme de las cosas que me hacen daño…

Como el personaje de Louise, durante dos años, me cruzaba con un hombre camino al colegio y un día encontré el coraje para dirigirle la palabra.

Escribir Les soeurs fâchées me mantuvo ocupada durante seis meses. La parte autobiográfica ha sido muy importante, no he tenido que buscar material externo ya que lo tenía en mí misma…

- ¿Cómo conseguiste reunir tal casting?

Desde el principio escribí para Isabelle Huppert y Catherine Frot. Eran los personajes que yo advertía como más adecuados. Se impusieron ante la evidencia. Dominique Besnehard había leído mi primer guión y le gustó mi cortometraje. Fue a él al que envié la primera versión del guión de Les soeurs fâchées. Entonces, él aceptó y se convirtió en mi agente. Contacté con Jean-François Gabard, el agente de Catherine Frot. Ése fue un momento

decisivo. Le gustó mucho nuestro encuentro y me prometió que leería el guión y que se lo pasaría a Catherine. Estuve esperando noticias durante dos meses….

Durante todo este tiempo, asalté a Isabelle Huppert para darle mi guión. Me cruzaba con ella en el camino del colegio pero nunca había hablado con ella. Sorprendentemente, muy amablemente lo aceptó. Todavía sin noticia alguna, desembarqué en el Festival de Cannes en el año 2003, un poco como

Louise, con los guiones en mi maleta. Para mí, arrancar este proyecto era urgente, era la única manera de ser feliz.

Paseando por la Croisette, me pareció ver a Jean-François Gabard. Me comentó que a Catherine Frot le encantó el guión y que estaba deseando conocerme.

Me fui a París al día siguiente para reunirme con Catherine. Ella me confirmó que quería hacer la película. Me dio su confianza y me aportó la serenidad que yo necesitaba… Me entrevisté con algunos productores y tuve una corazonada inmediata con Philippe Godeau. Su sinceridad, algunas verdades, todo eso me impresionó. Realmente le gustaba el guión, y yo estaba segura de que con él haría mi película de una manera u otra, costara lo que costara… Isabelle Huppert se tomó un tiempo de reflexión y después de algunas recomendaciones, retoqué

el personaje de Martine convencida de que ella aceptaría el papel. Después del acuerdo con Isabelle, todo fue en cadena y muy rápido.

- ¿Cómo eligió a los otros actores y actrices?

Para el papel de Pierre, quería un hombre con la presencia de ‘el hombre esperado’. Pensé rápidamente en François Berléand. Brigitte Catillon se incorporó al cásting d forma rápida, simplemente porque la adoro y cuando vi a Michel Vuillermoz en el teatro, lo encontré formidable.

- ¿Qué recuerdo guardará de este primer rodaje?

Todo ha sido excepcional. Yo tenía total confianza en mi productor y en un equipo formidable. Cada noche, pulía los diálogos para el día siguiente. Me preocupan los detalles; no me gusta la improvisación. Si alguien me cambia una palabra, es un sufrimiento. Estaba totalmente implicada, sabía exactamente lo que quería y no he conocido la angustia. Hoy, la película existe y es fiel a la idea que yo tenía.

CANAL COMPRAS