• Inicio Sugerir Modificar

Miss agente especial 2: armada y fabulosa


Cartel de Miss agente especial 2: armada y fabulosa

En Miss Agente Especial 2: Armada y Fabulosa encontramos a la agente del FBI Gracie Hart poco después de haber neutralizado con éxito una amenaza contra el concurso de belleza de Miss Estados Unidos mientras trabajaba en secreto haciéndose pasar por concursante en Miss Agente Especial y de convertirse en una sensación mediática de la noche a la mañana.

Las cosas no le han ido muy bien últimamente. Mientras se recupera de una relación sentimental rota, y frustrada al comprobar que su nueva fama está poniendo en peligro el trabajo secreto que tanto ama, Gracie permite de mala gana que su jefe, el agente McDonald, la convenza de servir al Departamento del único modo ahora posible: vestida y peinada para el circuito de los programas de entrevistas como "el rostro del FBI". Aprovechando el mayor golpe maestro a nivel de relaciones públicas en la historia del departamento, el FBI lanza a su nueva "chica de póster" a un torbellino de sesiones fotográficas para la prensa en las que recrea sus hazañas en el concurso de belleza ante un público lleno de adoración, con la ayuda del estilista personal Joel para pulir su aspecto.

Aunque al principio se resiste, Gracie pronto se entusiasma con la atención que despierta y no tarda mucho en meterse en su nuevo papel un poco demasiado. Su nueva compañera Sam Fuller, una dura y ambiciosa agente que sin duda no es su mayor fan, es la primera en señalar que la mimada estrella del Departamento se está convirtiendo en la Barbie del FBI.

Pero cuando los mejores amigos de Gracie, la ganadora del concurso de belleza Cheryl Frazier y el presentador Stan Fields, que retoman sus papeles de Miss Agente Especial) son secuestrados en Las Vegas, el instinto policial de Gracie vuelve a aflorar.

Los jefazos del FBI, que no quieren arriesgarse a perder a su popular mascota, limitan su intervención a una conferencia de prensa en Las Vegas y envían a Sam como su guardaespaldas, dejando que el supervisor local del FBI Collins se haga cargo del trabajo de rescate mientras que el joven agente Jeff Foreman trata de mantener a Gracie y a su séquito al margen hasta que todo termine.

Pero cuando parece que Collins está llevando la investigación en la dirección equivocada, Gracie debe demostrar una vez más que las apariencias son engañosas y que cuando se trata de solucionar un caso difícil o de ayudar a sus amigos no hay nada que ella no haga.

     Título original: Miss congeniality 2: armed and fabulous
     Año: 2005
     Duración: 115 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 23/03/2005
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Warner Sogefilms, S.A.

 

Comentario

Los espectadores de todo el mundo recibieron con entusiasmo la popular comedia de 2000 Miss Agente Especial, protagonizada por Sandra Bullock en el papel de la agente del FBI Gracie Hart, víctima de la moda, que se hace pasar por una concursante para investigar un complot contra el concurso de belleza Miss Estados Unidos. Gracie no sólo aprende a andar con tacones altos por primera vez en su vida, sino que además salva la situación de manera heroica, desactiva una bomba, se clasifica en el concurso de belleza y se convierte en una sensación mediática de la noche a la mañana y en el rostro más famoso del FBI.

Bullock, que produjo la película original y vuelve a ser productora en Miss Agente Especial 2: Armada y Fabulosa, y Marc Lawrence, guionista y productor ejecutivo en la primera película y ahora guionista y productor del presente capítulo de la historia, sienten un verdadero afecto por su concienzuda heroína, un poco tosca y proclive a los accidentes.

"La razón de una secuela", dice Bullock, cuya interpretación de la irrefrenable agente le valió una nominación a los Globos de Oro y un premio de Blockbuster Entertainment, "es que Marc y yo nos encontramos en numerosas ocasiones imaginando qué habría hecho Gracie después de su gran triunfo en el concurso de belleza, y de qué modo le habría afectado la atención de todos los medios de comunicación. Hemos hablado de cómo las estrechas amistades que hizo en el concurso de belleza podrían haber cambiado su vida, o al menos su perspectiva. Había muchas perspectivas. Quería acabar la historia que habíamos comenzado".

"La primera película trataba de personajes", añade Lawrence, comentando que, "en lo esencial, el atractivo y el humor de la película estaban en sus imborrables personajes - no sólo Gracie sino también su amiga del concurso de belleza, Cheryl, que surge de la nada y gana la corona, y Stan, el clásico presentador, y en el modo en que todos ellos se motivaban entre sí. Creo que mucha gente estaría igual de interesada que nosotros en ver cómo ha evolucionado Gracie. ¿Qué está haciendo ahora?"

Bullock y Lawrence comparten una envidiable relación creativa que comenzó cuando el guionista Lawrence conoció a la arrolladora estrella de su comedia romántica de 1999 Las fuerzas de la naturaleza. A continuación trabajaron juntos en Miss Agente Especial y más tarde en la comedia romántica de 2002 Amor con preaviso, de la que Lawrence fue también director y Bullock productora. Miss Agente Especial 2: Armada y Fabulosa es su cuarta colaboración. En la típica vena de humor que mantiene a los dos sincronizados, Lawrence, cuando se le preguntó recientemente sobre su relación, dijo bromeando, "está basada exclusivamente en la comida. Yo la llevo al plató y ella se la come, porque, al margen del plan de nutrición que esté siguiendo en ese momento, no importa lo concreto que sea, cree que no lo está violando si come mi comida. Y yo siempre la complazco. Creo que eso es lo que realmente le gusta de mí".

"De hecho", continúa diciendo, "tenemos una especie de código entre nosotros. Yo sé lo que le hace reír a ella, y a mí me hacen reír la mayoría de las cosas que ella hace. Es una humorista física extraordinariamente natural. O bien le das a Sandy algo físico o se lo buscará por su cuenta, y eso aporta un equilibrio a los diálogos. Además, tiene el talento de ser absolutamente creíble, lo que permite llevar el material aún más lejos. Es un gran barómetro de lo que es real y de lo que no lo es, y te dice si no queda bien. Somos totalmente opuestos en muchos sentidos. Ella es una persona increíblemente optimista, positiva y llena de energía, y yo, pues… no".

Una cosa en la que los dos coincidieron fue en pedir al director John Pasquin, nominado a los Emmy, que dirigiese la nueva aventura de Gracie Hart. Citando la experiencia teatral de Pasquin, así como sus trabajos en televisión, entre los que figuran algunas de las series más populares de una generación (Growing Pains, Treintaytantos, La ley de Los Angeles, Roseanne, Home Improvement), Lawrence dice, "es sensible a los actores, a la motivación y a la verdad de una escena. No es habitual encontrar eso en alguien que además conoce tan bien la cámara y que puede aportar un maravilloso aspecto visual".

La atracción de Pasquin por el proyecto era triple. En primer lugar, dice, estaba "la oportunidad de trabajar con Sandy Bullock", a la que conoció mientras producía y dirigía episodios de la popular comedia de la ABC George Lopez, una serie de la que Bullock es productora ejecutiva a través de su compañía, Fortis Films. "Me parece intrépida, lo cual es el sueño de todo director. No hay muchas actrices clásicas y con una belleza de primera que no tengan miedo de hacer el tonto en la pantalla. Y sin duda ella lo hace. Además, suponía volver a colaborar con Marc Lawrence, al que conozco desde hace casi 20 años, desde Family Ties, cuando él era guionista y productor y yo era director. Es un magnífico guionista".

Por encima de todo, fue la historia lo que convenció a Pasquin. Tenía el deseo de "llevarla en una nueva dirección, poco convencional, que no siguiera necesariamente todo lo que estaba en la original pero que mantuviese su integridad y su esencia, de modo que la gente a la que le encantó no se sienta decepcionada".

Ciertamente y, sin duda, algo "poco convencional" es darle a Gracie no sólo un nuevo caso de vida o muerte sino también el igualmente imprevisible desafío de una nueva compañera descarada y hostil (Regina King como la agente Sam Fuller) con palpables episodios de ira, que se parece en muchos aspectos a como era Gracie. Las dos mujeres tienen mucho que aprender una de la otra, si al menos mantuviesen una buena relación.

El personaje de Sam fue idea de Bullock. "Al pensar en lo que quería ver en la nueva película, siempre me planteaba una cosa: un compañero - y concretamente una compañera. ¿Por qué todas las películas de colegas tiene que ser sobre hombres? ¿Por qué tienen que ser siempre ellos los que hagan esos magníficos dúos humorísticos? Necesitamos volver a ver a mujeres en esos papeles. Además, uno de los temas trata de la amistad, y de cómo los amigos pueden aparecer de las maneras más inesperadas e improbables. No son siempre las personas que inicialmente causan una primera impresión favorable. A veces te gustaría matarles y luego acaban siendo tus mejores amigos".

Hablando de la dinámica entre Gracie y Sam, Pasquin está de acuerdo, "Ésta es en parte una película de colegas femeninas. En este caso estamos tratando con una relación inflamable no entre contrarios, como se ve muy a menudo, sino entre dos mujeres fuertes y muy competitivas que se parecen mucho. Tuvimos suerte de encontrar a Regina King, que realmente respondió ante Sandy, y su química hace que la película mantenga la tensión y que el humor sea mordaz. El desarrollo de su relación es el núcleo de la historia".

Al igual que la primera película, Miss Agente Especial 2: Armada y Fabulosa trata de transformaciones, unas positivas y otras condenadas a fracasar. El mensaje subyacente, dice Bullock "es que siempre es mejor seguir tus propios instintos a pesar de lo que la gente te diga que seas o hagas. Cuando te apartas de eso es cuando te metes en problemas. Afortunadamente para nosotros y para los espectadores, en la superación de ese problema es donde está toda la diversión".

Los fans preocupados de que la creciente autoestima de Gracie la vuelva más tranquila, con mejor carácter y, digamos, blanda, que no teman.

Algunas cosas no cambian nunca.

"Acabo de pasar por un concurso de belleza. ¡Estoy harta de ponerme elegante!"

A pesar del rotundo éxito de Gracie Hart en el caso del concurso de belleza, por no mencionar los amigos que hizo allí y el hecho de que demostró que era estupenda en la pasarela, la verdad es que la tuvieron que convencer, preparar y amenazar directamente para que lo hiciese. Ahora que se imagina que sus 15 minutos de fama han terminado y que la dura prueba de posar sobre el escenario con tacones altos y traje de noche ha terminado para siempre, agradece volver a su traje estándar del FBI y al trabajo que adora; volver a las operaciones de vigilancia, a los tiroteos y a andar con los chicos. Volver, con suerte, a pasar un tiempo tranquilo y agradable con esa especie de novio al que ha visto bastante poco últimamente. Volver a la normalidad.

Incluso Bullock admite que, "fue un alivio volver a ponerme ese traje azul, el cuello con botones típicamente masculino, los zapatos ortopédicos; moverte como un hombre y escarbarte los dientes si te apetece. Es realmente liberador. Ésa es una de las cosas que me gustan de Gracie - no le importa lo que la gente piense".

Por desgracia, lo que piensa la gente va a suponer una enorme diferencia en su vida.

Lejos de haber terminado, la fama de Gracie después del concurso continúa creciendo. Incluso vestida de manera informal, es reconocida en toda la ciudad y se da cuenta, para su frustración, de que ni tan siquiera puede salir en misiones de vigilancia. Cuando un tenso robo a un banco casi acaba en desastre a causa de un extasiado fan que advierte a los sospechosos de su presencia, Gracie tiene que hacer frente al hecho de que se ha convertido en un lastre para el equipo y que ya no puede hacer el trabajo que le gusta.

En casa, se enfrenta a noticias más tremendas. La relación que creía que se estaba afianzando entre ella y su antiguo colega Eric Matthews se termina repentinamente, antes incluso de haber empezado: una cita cancelada, una embarazosa llamada telefónica y la terrible constatación de que ha sido una tonta.

"Es sólo porque esas cosas le hacen sentir que de repente no le queda nada en su vida", explica Bullock, por lo que Gracie se plantea la alocada idea que el Departamento le propone a continuación - convertirse en su mascota oficial.

Por muy pesada que Gracie encuentre su fama, para el FBI ha hecho maravillas y sus jefes no podrían estar más encantados. Ha aumentado el número de solicitudes de ingreso y su imagen, normalmente maltrecha, nunca ha sido más atrayente, y todo se debe a ella. El público la quiere. Diariamente llegan sacos de correo de mujeres que dicen que las hazañas de Gracie las han animado a aprender autodefensa y a tomar las riendas de sus propias vidas. Puesto que ya no puede realizar su antiguo trabajo, el supervisor McDonald (Ernie Hudson) le sugiere que saque partido a su posición de famosa convirtiéndose en la estrella portavoz del Departamento, el "nuevo rostro del FBI". Con la ayuda del estilista personal Joel (Diedrich Bader) para asegurarse de que el público tenga a la Gracie Hart que quieren ver - refinada, bien peinada, con más glamour y lista para la cámara - quieren enviarla a una larga gira publicitaria.

Pues ¿por qué no? Eso le permite conservar el único trabajo que siempre deseó, ser una agente del FBI, y puede que le ayude a apartar de la mente su desastrosa vida personal. Además, Gracie tiene que admitir que algunas de las cartas de los fans son verdaderamente conmovedoras y le levanta la moral saber que está ayudando a la gente. Aunque sigue sin apasionarle la idea, decide intentarlo.

Pero su nueva imagen pronto adquiere vida propia.

Provista de una ingeniosa pero insustancial autobiografía escrita por un "negro" sobre su brillante carrera en la lucha contra el delito, "From Misdemeanors to Miss Congeniality" [De delitos menores a Miss Agente Especial], Gracie es lanzada a una interminable serie de programas de entrevistas y sesiones fotográficas para la prensa, con el aplauso de los fans (por no mencionar el creciente resentimiento de sus antiguos colegas). No tarda mucho en disfrutar de la atención y tomarse el papel demasiado en serio. "Para ella, convertirse en el nuevo rostro del FBI supone una vía de escape de sus recientes decepciones,", sugiere Lawrence, "y se mete en ello de la manera que lo haría alguien que abraza una nueva religión. La siguiente vez que la vemos aparece absolutamente transformada. Pero, en el fondo, no es realmente ella".

Gracie domina pronto el arte de los complementos, tiene a un manicurista siempre dispuesto y viaja en limusina. Es fácil acostumbrarse al torbellino de adoración y al tratamiento de primera clase. "La parte dura", advierte Bullock, "es aprender cómo seguir siendo tú misma cuando la fama nubla la manera en que miras al mundo y a ti misma. Eso, y saber quienes son tus verdaderos amigos". Esos desafíos vitales, con sus posibles dificultades, son tanto un tema de la historia como los batacazos, las frenéticas persecuciones y las divertidas confrontaciones que constituyen un día de trabajo.

El primer toque de atención que le llega a Gracie llega en la figura de la agente Sam Fuller, trasladada recientemente por "problemas de ira", que interpreta con una tremenda intensidad Regina King. King, que sigue recibiendo galardones por su papel protagonista en el aclamado drama del pasado año Ray, es también muy conocida por su variedad de caracterizaciones en películas como Legally Blonde 2 y Jerry Maguire. Sam es todo eficiencia con su pelo bien cortado de acuerdo con las normas, su cuello planchado con esmero y sus relucientes zapatos. Inteligente, dura y muy motivada, está totalmente centrada en su carrera. No le impresiona la imagen de superestrella de Gracie y piensa que la famosa agente se ha convertido en la Barbie del FBI y así se lo dice.

Tal como King ve su personaje, "Sam es una persona que probablemente siempre ha estado en situaciones en las que tenía que demostrar que podía valerse por sí misma, por lo que está muy a la defensiva e inmediatamente levanta una barrera. Desde su primera escena, se percibe no sólo lo agresiva que es sino también lo mucho que debe de estar conteniéndose. Está muy indignada con Gracie, piensa que ha perdido su habilidad y que ya no es fuerte. Cuando mira a Gracie sabes que está pensando: 'Soy mejor que tú, soy mejor agente del FBI que tú'. Por supuesto, Gracie está pensando al mismo tiempo 'ah no, no lo eres'".

"Sam está a la que salta", comenta Pasquin. "Instalada como guardaespaldas de Gracie en sus diversas apariciones públicas, pasa a excederse físicamente en todas las situaciones".

La broma privada, como explica Lawrence, es que "Sam se parece mucho a como era Gracie en la primera película. Es dura. Es una inadaptada social. Cuando va al bar con los otros agentes se sienta sola. No tiene mucho don de gentes y trata de resolver todos los dilemas de su vida con los puños, de modo similar a como lo habría hecho Gracie un año antes. En algunos sentidos era como el personaje de Gracie dividido en dos y cargando contra sí misma, de frente. Era una interesante yuxtaposición de personalidades sobre el papel, y más tarde, en manos de Sandy y de Regina adquirió mucha más electricidad".

Un día, durante una firma de libros, Gracie se queda atónita al enterarse de que Miss Estados Unidos - su buena amiga Cheryl Frazier (Heather Burns) - y el acompañante del concurso de belleza Stan Fields (William Shatner), han sido secuestrados en Las Vegas durante una visita de buena voluntad. De repente, dice Lawrence, "todo el instinto protector que lleva dentro, como amiga y como agente del FBI, sale a relucir. Sabe que tiene que tiene que ir allí y salvarlos".

Sus jefes, aterrorizados de que su nueva y popular representante ante los medios de comunicación pueda sufrir algún daño, limitan las tareas de Gracie a una conferencia de prensa en Las Vegas y, teniendo en cuenta su fama de hacer las cosas a su manera, envían a Sam para mantenerla a raya. Para Sam, ésta es su gran oportunidad de destacar, y no va a permitir que la irresponsable actitud de Gracie ante el cumplimiento de la ley se la arruine - pase lo que pase. El agente local Collins (Treat Williams), que dirige la investigación en Las Vegas, tiene un punto de vista similar. Aunque en apariencia cordial, Collins recela de tener a la célebre agente en su territorio. Ambicioso e inflexible, lo último que quiere son interferencias - o lo que es peor, la posibilidad de que la famosa Gracie Hart se lleve toda la buena publicidad y le quite a él la primicia.

Collins asigna a su subordinado, el afable y dispuesto, pero poco competente, agente Foreman (Enrique Murciano), para que mantenga a las agentes visitantes ocupadas con espectáculos y fiestas, que las ayude en las conferencias de prensa y que las ponga en un avión de vuelta a Nueva York lo más pronto posible. De todos modos, Collins no soporta la visión de Foreman, por lo que esto debería ser una manera práctica de deshacerse de los tres.

Gracie no tiene intención de quitarle la primicia. De verdad. Sólo quiere ayudar. Pero cuando Collins hace caso omiso de su contribución, ignora las pistas que ella descubre y parece conducir la investigación en lo que Gracie cree que es la dirección totalmente equivocada, está claro que sólo hay una cosa que ella pueda hacer: resolver el caso y salvar a sus amigos.

Y será mejor que todo el mundo se aparte de su camino.

Casting: Saludando a viejos conocidos y algunos nuevos papeles

Junto a Sandra Bullock y Regina King en Las Vegas está Enrique Murciano como el bienintencionado pero ineficaz agente Jeff Foreman. Murciano, que fue nominado en 2002 a los premios del Screen Actors Guild como parte del reparto de Without a Trace en televisión, admite que "Jeff Foreman es probablemente el personaje más encantador que he interpretado en mi vida. Normalmente me eligen para el papel del tipo duro y fuerte que al final muere por su país, y aquí tengo que ser bobalicón y vulnerable, realmente atractivo". "La gente que tiene el aspecto de Enrique se supone que no es graciosa", dice Bullock bromeando. "Dios no trabaja así. Te da algo y se reserva en otro departamento. Pero no en el caso de Enrique - Dios le dio y le dio".

Gracie se interesa especialmente por Foreman, explica Bullock, "no sólo porque Sam y ella se aprovechan totalmente de él y le hacen sudar la gota gorda, sino también porque ve las posibilidades que hay en él y realmente quiere ayudar. Le recuerda a como era ella, con talento y confianza que no sabía cómo aprovechar, y sabe que él necesita ese empujón extra para descubrirlo".

William Shatner, ganador de un Emmy, un Globo de Oro y un premio Saturn, que vuelve a interpretar su papel de Stan Fields, el presentador del concurso de belleza en Miss Agente Especial, consigue aportar al cobarde e insincero personaje una dosis de encanto. Stan esta vez entra en la historia como rehén, por lo que inmediatamente se encuentra en una situación en la que el poco talento que utiliza para moverse por la vida es totalmente inútil. Sus captores, a los que no impresiona con su recitado de diversas actuaciones en salas de espectáculos, hacen caso omiso de su oferta de actuar en su vídeo del rescate.

"Creo que el público no es consciente de lo extraordinariamente divertido que es William Shatner", comenta Bullock, cuyo apodo para el actor en el rodaje era Bubba. "Es como el ganso que hay en todos nosotros. Interpreta a Stan con mucha finura, incluso aunque eso signifique hacer que parezca un idiota lloriqueante. Hay que ser una persona muy inteligente para hacer eso, de verdad; la gente tonta no puede hacer el tonto".

Ernie Hudson vuelve a interpretar al supervisor McDonald, el cual, bajo la presión de sus superiores, persuade a Gracie para que invierta su reciente celebridad en un papel público como portavoz del FBI.

Hudson, con 25 años de carrera en el teatro, el cine y la televisión, combina y pone de relieve las preocupaciones de McDonald, consiguiendo mostrarse autoritario y atribulado al mismo tiempo. Se trata de un hombre que probablemente entiende a Gracie mejor que nadie, y que se mueve en la línea entre jefe y confidente, encargado de mantener la disciplina y amigo. Obviamente, cuando Gracie lo hace bien, está orgulloso de ella y cuando mete la pata, se puede ver lo mucho que desea haber podido detenerla. Cuando Gracie y Sam casi llegan a las manos a los pocos segundos de conocerse en el gimnasio del FBI, es McDonald el que se interpone animosamente entre ellas.

También vuelve a participar la versátil Heather Burns como Cheryl Frazier, después de haber ganado la corona de Miss Estados Unidos y convertirse en la mejor amiga de Gracie en Miss Agente Especial. "Los espectadores se identificaron con el personaje de Cheryl", dice Bullock recordando la primera película. "Ella era la desvalida, la que tenía un gran corazón pero no la concursante con más posibilidades, y acabó ganando, lo cual fue muy agradable de ver. Es alguien que realmente quieres que gane, una persona que se parece un poco a ti o al menos alguien a quien puedes emular sin que sea una meta fuera de tu alcance".

"Cheryl complementa perfectamente al personaje de Gracie", cree Burns. "Gracie es dura y avispada y Cheryl es extraordinariamente inocente. Da la impresión de una mujer muy positiva y muy dulce que puede que no parezca la persona más brillante del mundo pero creo que tiene una inteligencia oculta que a veces aflora y sorprende a la gente".

"Heather tiene un talento cómico muy especial que te coge por sorpresa", dice Bullock, que trabaja aquí con Burns por tercera vez, tras Miss Agente Especial y Amor con preaviso. "A menudo no tienes idea de que está siendo graciosa hasta que hace una afirmación y te das cuenta de que acaba de decir la cosa más absurda de la manera más seria".

Otro actor famoso por su talento cómico es Diedrich Bader, más conocido como el incorregible y memo Oswald de la popular comedia de televisión The Drew Carey Show, que interpreta a Joel, el estilista de Gracie elegido por el Departamento. "No sólo aporta una enorme dosis de humor al papel", dice Bullock, "sino que también le da un nivel de compasión".

Coincidiendo con Bullock en que este tipo de humor "tiene que proceder de un lugar honesto", Bader interpreta el papel "de manera muy amplia, hasta el punto de que resulta difícil creer que exista realmente una persona como Joel. Cuando asumes un personaje tienes que pensar del modo en que pensaría ese personaje, y mientras hagas eso de manera honesta puedes ir todo lo lejos que quieras y los espectadores te seguirán porque tendrán la impresión de que eres un chiflado".

A nivel personal, Bader dice que sus sobrinas ven a Gracie Hart como ejemplo de una mujer que destaca en su carrera y se maneja de una manera exclusivamente personal y por lo tanto inteligente. "Trata de que las mujeres son más fuertes, en el trabajo y en general, si no permiten que los demás les digan cómo son consideradas".

Uno de los mayores fans de Bader en el rodaje fue Treat Williams, que asegura, "No podía estar en la misma habitación con él o me echaba a reír". Eso podría ser un problema, ya que el personaje de Williams, Collins, es un hombre extraordinariamente ambicioso y duro, centrado exclusivamente en la fama que espera conseguir poniendo fin a este caso de secuestro, al tiempo que trata de impedir cualquier tipo de ayuda de la ya demasiado famosa Gracie Hart.

A Williams, nominado a los Emmy, a varios Globos de Oro y a los premios del Screen Actors Guild, le atrajo inmediatamente el papel, diciendo, "Siempre me he divertido interpretando a estos tipos trajeados, intentando darles un pequeño y sutil toque. Eso, además del hecho de que, como cualquier otro hombre en Estados Unidos, llevo chiflado por Sandra Bullock desde hace 10 años, eran buenas razones para que participase en la película".

Incluso en Las Vegas, una mujer corriendo en medio del tráfico de la hora punta con tacones de aguja y un tocado de plumas de 90 centímetros resulta un poco extraña

Teniendo en cuenta el nivel que alcanzó Miss Agente Especial, con el telón de fondo, visualmente extravagante, de un concurso de belleza y toda la locura y el exceso naturales que le acompañan, sólo había un lugar en el que podía transcurrir la nueva historia: Las Vegas. "La única manera en que podríamos superarnos a nosotros mismos era llevarla a Las Vegas", dice Bullock con franqueza. "¿Qué otro lugar puedes encontrar en que todo es artificial y hay miles de millones de dólares en brillos y luces, barcos piratas y canales venecianos, y todo el oropel que te puedas imaginar? No hay ningún otro lugar en el que puedas encontrar ese tipo de estrafalaria extravagancia, y la gente de allí se portó estupendamente facilitándonos todas las alocadas ideas que teníamos. Si pedíamos volar el ala este de un hotel, ellos decían, 'vale, tal vez sólo volar el ala oeste porque la este está totalmente ocupada'".

Lawrence, que evitó deliberadamente repetir el tema del concurso de belleza, exploró una gran cantidad de nuevos y especiales escenarios en Las Vegas, incluida una trepidante escena que tiene lugar en un club de karaoke de travestis lleno de humo para la que, dice bromeando, "Sandra me obligó a ir a muchos clubs de travestis para documentarme".

Con la intención de "sacar partido de la música, las luces y la energía tan característica de Las Vegas", como dice Lawrence, por no mencionar la arquitectura y el espectáculo eclécticos tan representativos de la ciudad, la producción incorporó secuencias rodadas in situ en dos de los principales hoteles de The Strip: el Venetian y el Treasure Island. Los huéspedes de los hoteles procedentes de todas partes del mundo estaban encantados de encontrar que su viaje a Las Vegas incluía un lugar en primera fila desde el que ver a sus estrellas favoritas de Hollywood trabajando en escenas clave de la película.

La producción incorporó una parte del vestíbulo Venezia del hotel Venetian en una secuencia cómica de acción que se extendía hasta la Plaza de San Marcos del hotel. Estas secuencias, junto con tomas de la suite presidencial, suponen la primera vez que un equipo cinematográfico ha fotografiado el interior del edificio. Las secuencias en el Treasure Island incluyen una amplia cobertura de la pista principal del casino en la que Gracie y Sam se pelean con los "malos" desde detrás de dos mesas de juego al tiempo que las fichas - y la gente - salen volando. En el exterior, la acción tiene lugar en, en torno a, debajo de y a través de la atracción callejera más popular del hotel, "Las Sirenas", en la que dos barcos piratas rivales libran una batalla en una laguna.

Miss Agente Especial 2: Armada y Fabulosa también viaja al centro para captar a Gracie y a Sam, disfrazados con chillones trajes de coristas, requisando un coche cerca de la conocida intersección delimitada por el Four Queens, el Golden Nugget, el Fremont y otros famosos casinos, en un intento de última hora para rescatar a Cheryl y a Stan. La policía acordonó una parte del Las Vegas Boulevard delante del Mirage para continuar la escena mientras las dos apresuradas agentes abandonan su coche en medio del tráfico y se dirigen andando por la calle vestidas de tiros largos.

A unos 32 kilómetros al sur del resplandor de las luces de los casinos, la producción también rodó escenas en la pequeña ciudad de Jean, Nevada, en la que un arenoso risco proporcionó el escenario totalmente desolado para la solitaria casucha en la que se esconden los secuestradores con Stan y Miss Estados Unidos. Entre otros exteriores figuraban comunidades vecinas del área de Las Vegas, con las brillantes luces de la ciudad que no duerme iluminando el fondo de cada fotograma a kilómetros de distancia.

Después de terminar el rodaje en Nevada, la producción se trasladó a Los Angeles para varias semanas de rodajes prácticos y en plató antes de terminar en Nueva York, el lugar de residencia de Gracie.

Diseño de producción: Desde el opulento espectáculo de travestis del Oasis Club

a una cabaña abrasada por el sol en medio de la nada

Cuando se le pregunta por una muestra de los decorados que aparecen en Miss Agente Especial 2: Armada y Fabulosa, Pasquin adopta una apropiada actitud de monólogo interior: "Estamos en una serie de hoteles de Las Vegas, estamos en Fremont Street, que está en el centro y tiene un ambiente totalmente diferente al del Strip. Estamos en el desierto. Estamos bajo el agua. Estamos en un barco pirata, en una cabaña, en diversas oficinas del FBI. Estamos en el aeropuerto y en coches por todas Las Vegas y Nueva York. ¿Qué he omitido? Ah sí, el club de travestis".

Ah sí. El club de travestis…

Bautizado como el Oasis Club, el ficticio local nocturno fue creado por el diseñador de producción Maher Ahmad, "totalmente producto de mi imaginación", en un plató. El espléndido decorado, un equilibrio de ambiente y precisa funcionalidad, fue diseñado para una escena crucial en la que Gracie y Sam deben hacerse pasar por artistas para conseguir llegar hasta un testigo clave entre bastidores. Aunque en ningún momento tenían intención de actuar, las mujeres se ven de repente empujadas a escena en medio del caos de los acontecimientos y se encuentran cantando nerviosamente una canción ante un local lleno de bulliciosos fans para proteger su tapadera.

La evaluación que hace Ahmad del proyecto como un "decorado que requirió mucha mano de obra y muchos materiales" parece demasiado comedida. "Es uno de esos decorados en los que no sólo importa su aspecto sino también cómo funciona", dice. "Tiene recovecos, pasillos, escaleras y camerinos que se comunican entre sí para conseguir el mayor flujo de circulación, porque en la acción hay gente persiguiéndose, encontrándose y perdiéndose". La escena también requiere una pasarela para los artistas con una escalera monumental que conduce a la pista principal y al bar, donde tienen lugar escenas adicionales al mismo tiempo que el espectáculo, todo lo cual tiene que acomodar la iluminación y el movimiento de las cámaras. "Una plataforma lateral", señala Maher, "sale en aproximadamente un minuto simplemente quitando tres tornillos, para permitir el acceso de una grúa de cámara. El conjunto es fácil de utilizar en la medida de lo posible".

En armonía con el nombre del club, la decoración adoptó un toque claramente exótico y marroquí. Lámparas fabricadas en el norte de África complementaban a varias magníficas arañas, el cristal mezclándose con doseles de tela y tapicerías muy elaboradas, y papel pintado diseñado e impreso exclusivamente para la producción. "Las mesas del bar están hechas de fibra de vidrio con la parte de arriba de cristal, de modo que pudiesen ser iluminadas desde abajo, una idea que tomé prestada de una película musical de los años 40", confiesa Ahmad.

Aunque el efecto global es el de un ambiente íntimo y lleno de humo, estima que, "Hay probablemente unas cinco mil luces en total en el club, incluyendo las prácticas y todas las decorativas que parpadean y brillan, además de las tiras de luces y las luces de candilejas".

Ahmad también salió al sol para buscar escenarios para otro decorado clave, el destartalado escondite de los secuestradores en el que están retenidos Stan y Miss Estados Unidos. "El guión pedía 'una cabaña en el desierto en medio de la nada'", recuerda, "por lo que tenía que estar completamente aislada". Trabajando con los parámetros establecidos por el Bureau of Land Management (Oficina de Gerencia de la Tierra), para preservar el paisaje natural en gran parte intacto, Ahmad encontró un lugar en Jean, Nevada - una zona llana realzada por dos pequeñas lomas, con restos de un camino de tierra desierto y el lecho de un lago seco en la distancia.

Habiendo encontrado el escenario perfecto, sería mucho pedir que ya tuviera la adecuada estructura destartalada. Ésa tuvo que ser importada. Construida en Los Angeles a partir de un plano básico ideado por Ahmad y Pasquin, la cabaña se desmontó a continuación y fue transportada en camión a Jean, donde se volvió a montar in situ. Una vez que se rodaron los exteriores, se la volvió a trasladar de la misma manera y se colocó en un estudio de sonido para las escenas de interiores.

Vestuario: Tina Turner y la Gallina Caponata le toman gusto al escenario

La primera vez que los espectadores vieron a Gracie Hart, en Miss Agente Especial, "tenía una transformación temporal", afirma la diseñadora de vestuario Deena Appel, nominada para el premio del Costume Designers Guild por su trabajo en Austin Powers: La espía que me achuchó en 1999. "No era algo que la cambiase por dentro, era simplemente otro disfraz para pasar inadvertida. En el fondo sigue siendo una agente del FBI", y tan pronto como termina el concurso de belleza, en Miss Agente Especial 2: Armada y Fabulosa vuelve con su traje azul del Departamento, la camisa blanca arrugada y unos zapatos sensatos, con el pelo recogido en una coleta de la que salen pelos rebeldes en todas direcciones. "Era importante para Sandy", explica Appel, "que empezásemos con la naturaleza de su personaje, el lugar en el que se encuentra más cómoda. Después de sobrevivir al concurso de belleza está ansiosa por volver a la antigua Gracie".

Por desgracia para Gracie, su comodidad dura poco. Antes de que pueda disfrutar del hecho de tener los pies firmemente sobre el suelo, se ve arrastrada a un papel público que requiere lo que su jefe considera como "limar algunas asperezas" y que ella llama desdeñosamente "ponerse elegante". Aparece el estilista Joel, contratado por el departamento para asesorar a Gracie sobre pelo, maquillaje, ropa, porte y, si se nos permite decirlo así, el uso de accesorios para su nueva imagen como el rostro más famoso del FBI.

Detrás de todas las elecciones del Joel de la ficción estaba Appel, aplicando la lógica y diseñando los trajes. "Tomamos el uniforme del FBI, que exige un atuendo profesional, y buscamos maneras de darle la vuelta a su estilo de vestir de manera gradual, de modo que cuando ella entra en una habitación se ve la metamorfosis y cómo pasa de ser simplemente irritante a volverse totalmente loca", dice. "Así que, si tenía que haber 'trajes', al principio se trataba de sobrepasar los límites utilizando telas con brillo que fueran inadecuadas, tacones que fueran un poco demasiado altos, una gama de colores dominada por el rosa, el coral y el amarillo; y luego cargándola de perlas, pañuelos de bolsillo y detalles como pendientes que son demasiado grandes o una bufanda que siempre está estorbando, todo lo cual la aleja aún más del resto de sus colegas.

"En una escena", continúa diciendo la diseñadora, "irrumpe en la oficina del FBI en Las Vegas para conocer al jefe del Departamento local y lleva una gabardina de satén de color amarillo fuerte que la hace desentonar terriblemente, que era realmente la intención. Ni tan siquiera se da cuenta de que se ha convertido en ese tipo de criatura".

Animada por la adoración de sus fans y deseosa de darles lo que quieren, que es la glamorosa Gracie Hart de la que se enamoraron, Gracie comienza a adoptar el nuevo look y a sentirse más cómoda con él. Dice Pasquin, "nueve meses más tarde, está completamente transformada y se ha convertido en el tipo de personaje Barbie del FBI que juraba que nunca sería. Ahora viaja con un conjunto de maletas de Fendi a juego con su neceser. Al final se da cuenta de que tal vez eso ha sido un error y necesita volver a ser quien realmente es".

"Vestir a Gracie de tiros largos" fue sólo el preludio del auténtico reto de Appel y la parte más divertida que tuvo en la película - los diseños para la escena del club de travestis, en el que Gracie y Sam se hacen pasar por artistas (como una corista de Las Vegas totalmente cubierta de plumas y una imitación de Tina Turner, respectivamente) para localizar a un importante testigo que actúa en el espectáculo. Por supuesto, Joel también se disfraza y se une a la fiesta. Simplemente porque necesita pasar una noche fuera.

El traje de corista de Sandra Bullock no sólo tenía que tener un aspecto estupendo, dice Appel, también tenía que servir a algunos puntos de la historia, incluidos un espectáculo teatral y una escena bajo el agua. Como gag visual, tiene un tocado alto y pesado y una cola de plumas que hace que entrar y salir de un coche resulte casi imposible. La preparación de Appel incluyó visitas a los espectáculos de Las Vegas Jubilee y La Cage Aux Folles, que llevan mucho tiempo en cartel. Al final creó un traje de color amarillo canario al que llama "un gran espectáculo de elementos: un falda hecha de cristales de Swarovski, plumas de avestruz de ocho capas teñidas de color rosa y con puntos amarillos, un collar de falsos diamantes realizado sobre una malla desnuda y un body de Lycra brillante y teñido, con un añadido desnudo para dar la ilusión de que todo el traje está suspendido sin ninguna tira. El objetivo era la combinación perfecta de comedia y diseño".

"El traje era una idea divertida cuando se nos ocurrió", dice Bullock. "Después de cinco días de rodaje no es tan divertido. Parecía la Gallina Caponata. Digamos que no es algo que me voy a llevar a casa para una noche de cita".

Appel también creó un traje a lo Tina Turner para el personaje de Regina King, Sam, con peluca y unos tacones tremendos, y un traje de "Gallina Caponata" duplicado para Diedrich Bader como Joel, que dice de manera inexpresiva, "El ambiente de los clubs de travestis no es nada nuevo para mí. Suelo ir una semana sí y otra no. Realmente, la depilación con cera no es tan dolorosa como se podría pensar".

La depilación era la menor de sus preocupaciones. "Sandy tenía que soportar el peso del tocado mientras bailaba al ritmo de 'Proud Mary', así que tuvo dolor de cabeza durante casi cinco días", dice Pasquin. Además, la naturaleza ajustada de la tela podía ser implacable, por no decir más. "Los trajes se diseñaron como auténticos trajes de escena de Las Vegas", dice Bullock. "Eran muy llamativos y un poco constreñido. Además, teníamos que movernos con ellos puestos. Regina y yo teníamos que asegurarnos de que nos sentaban igual todos los días durante la duración del rodaje, por lo que teníamos que vigilar lo que comíamos. Lo programamos hasta el último día y luego me lancé a los donuts. Por supuesto, luego hubo que volver a rodar algunos planos… y volver a contener la respiración cuando me di cuenta de que tenía que volver a ponerme esa cosa".

Entre los restantes trajes creados para la película figuraban un disfraz de jubilada irascible para la visita de incógnito que hace Gracie a un residencia local para ancianos en busca de información. El conjunto, con sus extravagantes accesorios, al que Bullock y Appel llamaban la "abuela del tragaperras", fue sin duda otro placer oculto para la versátil actriz.

En el extremo opuesto de la escala, el asesor técnico del FBI, el sargento Tom Fletcher, estaba a mano para asegurar que el vestuario y el equipo utilizado por los que interpretaban a miembros del Departamento tuviesen el aspecto correcto, aunque el "aspecto" es lo más que podían conseguir de manera realista. "Todo es mucho más ligero en la película", admite Fletcher. "Nuestro equipo normalmente pesa entre 34 y 40 kilos, dependiendo de lo que se lleve. Lo que tenemos aquí pesa en torno a los 9 y los 11 kilos. Todas las pistolas son de plástico".

¿Cuánto tiempo se puede mantener la respiración bajo el agua?

Sumergidos en el espectáculo de piratas del Treasure Island

La acrobacia más llamativa de la película transcurre en el espectáculo "Las Sirenas" del Treasure Island, en el que cientos de turistas se reúnen a diario para la representación en directo y al aire libre de unas tripulaciones piratas peleando y un barco derrotado que se hunde en el lago.

Algunas secuencias se rodaron in situ, con los actores y el equipo técnico nadando en el agua fría o trepando por los laterales de un tanque esculpido para una serie de tomas clave, pero la mayor parte del rodaje esencial y subacuático se realizó con una réplica a escala meticulosamente construida en el Plató 16 de los Estudios Warner Bros. en Burbank. Aquí, Pasquin tenía control sobre los elementos (una tormenta repentina en Las Vegas puede convertir la laguna del Treasure Island en algo parecido al interior de una batidora) y una multitud de cuestiones de seguridad así como los aspectos prácticos de subir y bajar el barco en el momento adecuado.

El plató 16 cuenta con uno de los tanques de agua más profundos del mundo. El tanque, que originalmente era un estanque menos profundo en el que el estudio rodó la clásica película de Spencer Tracy The Old Man and the Sea, entre otras, fue re-excavado y ampliado de dos metros y medio a 6,5 metros de profundidad para satisfacer las necesidades del director Wolfgang Petersen para la película de tema marinero La tormenta perfecta de 2000. Ahora, con unas dimensiones de 29 x 30 x 6,5 metros, proporcionaba a Miss Agente Especial 2: Armada y Fabulosa un espacio adecuado para la parte reproducida de 16 por 4 metros del barco pirata, así como para el sistema hidráulico necesario para mover su mole por encima y por debajo de la línea de flotación.

"Sabíamos desde el principio que sería imposible rodar el interior del barco real de Treasure Island", dice el director artístico Andrew Cahn, que vuelve a trabajar aquí con el diseñador de producción Ahmad tras su reciente colaboración en la comedia Cuestión de pelotas. "El interior es básicamente un casco abierto, lleno de sistemas mecánicos e hidráulicos; es un espacio muy estrecho y no tiene suelo, algo que la gente no puede ver desde la calle. Necesitábamos mostrar los sistemas mecánicos pero también una galera ficticia con espacio para permitir una secuencia dramática completa".

Basándose en la perspectiva de Pasquin y en las necesidades concretas de cámara del director de fotografía Peter Menzies Jr., así como en fotografías y mediciones de casi cada centímetro del modelo existente, se diseñó la sección de 16 metros del barco. Hecha de acero y fibra de vidrio, se construyó en 8 secciones en un solar de West Hollywood y luego se transportó al plató en camiones y se reconstruyó - un procedimiento para el que fueron necesarias ocho semanas.

Además de reproducir el aspecto del original, el coordinador de efectos especiales Burt Dalton explica cómo la producción se esforzó para simular la velocidad y el ángulo del hundimiento del barco tal como sucede en el espectáculo de Las Vegas mediante la utilización de tres potentes cilindros hidráulicos de 3 metros. "Reproducimos lo que sucede en el Treasure Island; ese barco no se hunde directamente hacia abajo sino que se inclina sobre un ángulo. Tres enormes gatos de acero sujetan nuestro barco y la plataforma. Cuando las vigas que hay debajo son activadas por el sistema hidráulico la plataforma gira y se baja para empujar al barco completamente bajo el agua, por lo que podemos mostrar a los actores dentro cuando está empezando a llenarse. Primero se verán algunas goteras y luego el agua empezará a entrar hasta que los actores y todo el decorado están completamente sumergidos. Cada vez que quieren otra toma, sacamos a los actores, ponemos el barco en la posición inicial y lo secamos. Los actores se secan, se ponen nuevo maquillaje, vuelven a sus puestos y volvemos a repetirlo".

Para levantar el decorado del barco, casi 23 toneladas en total, el procedimiento se invierte, con un sistema de drenaje para extraer el agua. Todo está controlado por ordenador, para asegurar un movimiento suave y preciso y para controlar la presión, el equilibrio y los posibles riesgos de seguridad segundo a segundo. A pesar de toda la alta tecnología, Dalton dice bromeando que su plan infalible de contingencias número uno se inclina más hacia lo tradicional: "Desconectar todo y conseguir una grúa muy grande".

CANAL COMPRAS