• Inicio Sugerir Modificar

Cosas que hacer antes de los 30


Cartel de Cosas que hacer antes de los 30

En 1983, Don Robson (George Innes), conocido como el Don, formó un equipo de fútbol llamado Athletico Greenwich. Veinte años más tarde, seis de sus miembros siguen jugando en el equipo, pero las cosas son ahora mucho más complicadas. Se acerca el partido número quinientos y, aunque a ellos les sigue gustando jugar, sus problemas personales están interfiriendo. Cass (Dougray Scott), el que más tantos se anota dentro y fuera del campo, no está seguro de estar preparado para tener un hijo con Kate (Emilia Fox), el amor de su vida. Adam (Shaun Parkes) aún no le ha contado al resto del equipo su mayor secreto. Colin (Bruce MacKinnon) está desesperado por montarse un trío, a pesar de que acaba de empezar su relación con la dulce Vicky (Billie Piper). Dylan (Jimi Mistry) cree que ha encontrado a la mujer perfecta, pero no sabe que ella está a punto de casarse con la última persona que querría tener como competidor. Billy (Roger Morlidge) está luchando por salvar su matrimonio. Johnny (Danny Nussbaum) no se ve capaz de aceptar que el Don, su padre, el que fundó el equipo hace tantos años, se está muriendo.

     Título original: Things to do before you're 30
     Año: 2004
     Duración: 105 min.
     Nacionalidad: Reino Unido
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 29/04/2005
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Deaplaneta S.L.

 

Comentario

All Stars, dirigida y coescrita por Jean van de Velde, se estrenó en 1997 y se ha convertido en una de las películas holandesas de mayor éxito de los últimos años; más tarde se hizo una versión en Bélgica y una serie de televisión derivada que ganó un premio Emmy Internacional. Alguien recomendó la película a Marc Samuelson, a quien Rolf Koot, productor holandés, envió una cinta con la comedia original. Samuelson comenta: "Me encantó. Me pareció tierna, divertida y sorprendentemente conmovedora". Enseguida adquirió los derechos para hacer un remake en lengua inglesa y empezó a desarrollar el proyecto con su socio y hermano, Peter Samuelson.

Marc y Peter encontraron apoyo en el equipo de dirección y guión, Patrick Wilde y Simon Shore, cuyo trabajo en Get Real admiraban. Juntos emprendieron el análisis del original holandés en búsqueda de los elementos más importantes y de aquellos que requerían un trabajo especial al ser trasladados al sureste de Londres. "Simon tiene un gran conocimiento de las estructuras propias del cine y de la teoría de la realización de películas que aplicó al análisis de la versión holandesa -explica Marc Samuelson-. Le gusta hacer películas optimistas y radiantes, incluso cuando trata temas muy serios, y esto ayuda a interesar al público. Patrick es una máquina, es un escritor extraordinario y enseguida nos entendimos. Como Simon, supo ver en la versión holandesa qué era bueno y qué podía mejorarse. Al ser actor y director de teatro, sus diálogos son excelentes e imprime pasión a lo que escribe de una forma particular, sofisticada y sutil."

Simon asiente: "Patrick y yo tenemos una relación de trabajo muy buena y colaboramos muy estrechamente en los guiones. Yo soy muy analítico y tengo muy en cuenta la estructura, mientras que él siempre piensa primero en los personajes, de modo que tuvimos que hablar mucho. La versión original tenía tres o cuatro líneas narrativas muy definidas que enseguida atrapan al espectador, y eso nos dio energía para seguir adelante con el largo desarrollo del proyecto. Al ser actor, Patrick escribe diálogos muy ágiles, pero tampoco se empeña en ceñirse a ellos cuando la emoción de la escena invita a apartarse un poco. Muchas veces me resultó útil que estuviera en el plató, hablando con los actores y haciendo pequeñas mejoras en el guión cuando lo necesitábamos."

A Patrick Wilde la historia le toca una fibra muy especial: "Yo jugaba los domingos en una liga de fútbol. Siempre he pensado que tenía que escribir algo sobre el tema, incluso a pesar de que por aquel entonces aún no era escritor. Parecía el proyecto perfecto para mí. Sé cómo funcionan las cosas tanto en el vestuario como en el campo. Hace veinte años formé mi propio equipo y todavía pega fuerte, aunque no esté yo. Además, yo también me crié en el sur de Londres, donde se desarrolla la película, por lo que estoy familiarizado con muchas de las cosas que se tratan. El único problema es que en el mundo del cine todo va muy lento. Tardé cinco años en llevar a la pantalla el guión de mi primer proyecto, y cuesta trabajo mantener la ilusión. Aunque... ¡al final vale la pena!"

Marc Samuelson también se identificó enseguida con el tema: "Es una película que no pertenece estrictamente a un género concreto y que simplemente trata de personas, como la mayoría de mis películas favoritas, como Reencuentro o St. Elmo, punto de encuentro. Son películas que sencillamente se centran en un grupo de amigos pero que tratan de las cosas que realmente importan en la vida."

El guión resultó de lo más atractivo a los actores que interpretaron los papeles principales y garantizó un reparto que hizo las delicias de los realizadores y de la directora de reparto, Sarah Bird, tal y como explica Samuelson: "Dougray Scott recibe un número ingente de ofertas, y ésta no es en absoluto la más sustanciosa que ha recibido en los últimos años. Sin embargo, le pareció que se trataba de un personaje verosímil en cuya piel podría meterse bien. El papel le dio mucho trabajo, era un desafío y al mismo tiempo formaría parte de un reparto coral muy interesante, cosa que no sucede tan a menudo.

"A Jimi Mistry le llueven las ofertas, y tuvo que irse a rodar otra película, pero participó en el desarrollo y la financiación del proyecto y luego se volvió a poner en contacto con nosotros. Emilia Fox es una actriz muy seria y lúcida. Está en la cumbre. Todo fue muy sencillo, leyó el guión, le gustó, y ¡trato hecho! Shaun Parkes debería ser una estrella mundial, está estupendo en todo lo que hace.

"También tenemos a Bruce MacKinnon, un joven cómico extraordinario que, aunque no ha participado en muchas películas, tiene un estilo muy físico parecido al de Jim Carrey, creo que ha sido un gran descubrimiento. Danny Nussbaum es un joven actor fantástico, intenso y apasionado al que ya conocía por TwentyFourSeven y que es perfecto para el papel de Johnny. Roger Morlidge, al igual que Bruce, es un cómico nato que imprime mucha presencia a todo su trabajo, que, por cierto, debería ser más conocido. Charlie Cox está a punto de revelarse como una de las grandes estrellas e interpreta un papel muy divertido en nuestra película. Además, está Keira Malik, la hija de Art Malik, que prácticamente no había hecho nada antes pero que tiene un talento enorme.

"Y entonces Sarah Bird dijo que deberíamos probar a Billie Piper para el papel de Vicky. Y resultó impresionante. En nuestro primer encuentro leyó el guión; estaba muy centrada, muy seria, encantadora. Y es curioso, porque cuando la elegimos para el papel, la gente pensó que estábamos locos, pero ahora que ha hecho cosas como "The Canterbury Tales", esas mismas personas dicen que es perfecta para el papel. Nos alegra comprobar que sabíamos muy bien lo que estábamos haciendo."

Sin embargo, Simon Shore se dio cuenta de las dificultades inherentes en aquel proceso de selección de reparto en concreto: "Cuando estás formando un elenco como éste, normalmente tienes una gran variedad de edades, acentos y estratos sociales. Pero lo que caracteriza a esta historia es que, aunque los personajes han seguido caminos muy distintos, todos han vivido en aproximadamente los mismos dos kilómetros cuadrados durante treinta años y tienen más o menos la misma edad. Es difícil jugar con estos parámetros. Tienes cierto margen en cuanto a raza, complexión, carácter y forma de actuar, pero en cierto modo era muy difícil.

"Cuando un director y un director de reparto intentan juntar a un grupo de tíos como los de la película es algo parecido a elegir amigos. Si lo haces bien y a ti te gustan, ellos se llevarán bien entre sí. Se llevaron muy bien e hicieron migas muy pronto (tan sólo una semana después de comenzar teníamos que grabar a todo el equipo bañándose y corriendo desnudos de un lado para otro, y para eso tenía que parecer que eran amigos de toda la vida).

"El proceso es parecido a cuando reúnes al equipo técnico. Si elijo a gente que me cae bien, con la que me siento a gusto, entonces me encantará verles trabajar bien juntos. Un elemento fundamental es el equipo de fotografía: Mike Fox, director de fotografía, que ha trabajado siempre en documentales y con el que he trabajado de vez en cuando durante mucho tiempo, su hijo Matt, el foquista, y Lax, el colaborador de Mike en los documentales, que es uno de los grabadores de sonido.

"Lo que sucede con la realización de documentales es que cuando tu trabajo consiste en entrar en las casas de la gente, sentarte en su sofá y preguntarles sobre una experiencia horrible que han vivido, si ellos no se sienten cómodos no consigues nada. Por eso, una gran parte del trabajo de un equipo de fotografía y de sonido consiste en tener buena mano con la gente para garantizar que no se cree una barrera entre el equipo técnico y los que se sientan delante de la cámara. Esto, que para los documentales es crucial, en el caso de un película es un plus fabuloso, porque enseguida se crea una buena relación con los actores. Se sienten a gusto, y no se crea la sensación de tener un muro para que se escondan los graciosillos, que es lo que pasa a menudo. No sólo se crea una atmósfera estupenda, sino que en el plató fluye la creatividad."

Según el productor Marc Samuelson, "fue un rodaje interesante. Buscamos localizaciones en sitios que reflejaran un Londres muy corriente pero que tuvieran también algo de épico. Nuestro director de localización, Matt Steinmann, se las ingeniaba siempre para encontrar un sitio un poquito diferente: hay unas dependencias del ayuntamiento que tenían una increíble vista panorámica del este de Londres". Como Simon Shore explica: "el panorama le daba una sensación más alegre. Muchas veces, el descarnado realismo social que se transmite cuando se ve a un personaje de clase obrera que vive en un bloque hace que el espectador casi pueda oler la porquería. Yo no quería que fuera algo feo. La historia no es fea, los personajes no son feos, sus mentes no son feas. Sin disfrazarlo ni hacerlo parecer algo que no es, si haces eso te estás olvidando del hecho de que las personas que viven en lugares como ésos tienen el mismo tipo de emociones que las demás".

Marc Samuelson añade: "aquella parte de la ciudad es genial, y sin embargo no se ha aprovechado mucho. La gente suele ser más amable que en el centro. Es un poco raro, porque para ir de una localización a otra en Londres tardas mucho, y eso hace que los días de rodaje sean muy largos. Así que fue un alivio desplazarnos a la isla de Man, que es totalmente maravillosa; es increíblemente fácil rodar allí. Es justo lo contrario de Londres, puedes recorrerte la isla en veinte minutos. La gente era muy hospitalaria, había una localizaciones excelentes y unos actores y un equipo maravillosos.

"Es el tipo de película que puedes llevar a ver a tu pareja, es para todo tipo de público. Es divertida y conmovedora, y eso se debe en gran medida a las interpretaciones. Es elegante, inteligente, divertida y tierna".

CANAL COMPRAS