• Inicio Sugerir Modificar

Hechizada


Cartel de Hechizada

Todo comienza cuando Ella de Frell recibe un "don" del hada madrina al nacer - el don de la perfecta obediencia. Ella se ve obligada a hacer todo lo que le piden -aunque sea algo absurdo o peligroso- y apenas puede controlar su vida. Las cosas se ponen feas cuando el padre de Ella se vuelve a casar, ya que se encuentra de repente con una malvada madrastra llamada Dama Olga, y dos siniestras hermanastras, Hattie y Olive, a las que les encanta observar cómo Ella obedece a todas sus peticiones en la "Galería Frell". Pero Ella decide independizarse y liberarse del hechizo que la aprisiona de una vez por todas. Ella emprende una búsqueda que le hace atravesar los bosques más peligrosos y oscuros del Reino, donde encontrará un compañero de viaje, el travieso Duende en su viaje al espectacular castillo del Rey. En el camino se cruza con el idolatrado Príncipe Char, que tiene esa pinta del típico adolescente medieval, y con él que acabará viviendo un verdadero cuento de hadas y al que rescatará por amor. Pero sobre todo, Ella descubrirá su poder para luchar por lo que realmente quiere.

     Título original: Ella enchanted
     Año: 2004
     Duración: 96 min.
     Nacionalidad: EE.UU., Irlanda, Reino Unido
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 06/05/2005
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Buena Vista Internacional.

 

Comentario

CAPÍTULO PRIMERO: TODOS LOS HECHIZOS PUEDEN ROMPERSE

Cuando el director Tommy O'Haver leyó ELLA ENCHANTED (Hechizada) cayó rendido a los pies de la heroína. "Me encantó la historia porque comprendí su potencial. Era algo más que la simple historia de una chica que quiere romper su hechizo. Pensé que podría convertirse en una chica joven que libera todo un reino gracias a su espíritu aventurero. Es una historia sobre el poder femenino, y también una historia que puede interesar a todo el mundo. En la película se mezcla el romance, la aventura, la emoción, la comedia, e incluso los números musicales, "para disfrutar y divertiste allí donde estés".

Y continúa: "Era el tipo de historia que estaba buscando. Siempre me han gustado las historias fantásticas, los dibujos animados y los cuentos de hadas, y era lo que más deseaba dirigir. Estaba emocionado por poder contar con la oportunidad de crear mi propio mundo encantado, darle una personalidad propia y una gran fuerza no desprovista de cierta irreverencia. Todos sabemos que los cuentos de hadas siempre tienen un final feliz, pero yo quería que resultara diferente, divertido y sobre todo inesperado".

La idea original de O'Haver era transformar el mundo medieval y darle un aire completamente contemporáneo. "Quería mezclar los sentimientos, decorados y valores antiguos de los cuentos de hadas tradicionales con una conmovedora aventura cómica que tanto gusta a los niños hoy en día, y al mismo tiempo crear algo nuevo", declara O'Haver. "Empecé a concebir la historia como si fuera una comedia de John Hughes que se desarrolla en un mundo urbano medieval".

Con la aportación de las ideas de O'Haver, el guión se fue desarrollando sometido a una tormenta de ideas muy creativa en la que los guionistas se volvieron locos con los más disparatados anacronismos. La productora Jane Startz ("The Mighty" [Un mundo a su medida], "Tuck Everlasting" [El bosque mágico de Tuck]) explica: "Al principio hicimos una adaptación muy fiel del libro, pero cuando Tommy llegó, nos retó a jugárnosla: dar otra vuelta de tuerca al humor, al color y a los conflictos. Así fue como comenzamos a incluir todos estos magníficos elementos a la historia, como el centro comercial medieval con escaleras levadizas a mano y restaurantes de comida rápida que servían ardillas en un palo y cosas así. Tommy no dejaba de hacer cambios y cada vez llegábamos más lejos".

Startz continúa diciendo: "Al final, Gail Levine estaba encantada con el ingenio y la imaginación de los guionistas y de Tommy. Gail se implicó totalmente en esta locura y disfrutó muchísimo viendo que el espíritu de su historia estaba vivo a pesar de que incluía elementos de una aventura fantástica contemporánea".

Mientras Tommy O'Haver sometía a la realidad medieval a un tratamiento de choque, seguía centrado en la que considera la base de la historia. "Para mí, lo mejor de 'Ella Enchanted' (Hechizada) es la inmersión en este mundo fantástico repleto de todo tipo de criaturas imaginarias, colores y mágicas sorpresas. Pero al mismo tiempo la base de la historia es muy real, muy centrada en las relaciones humanas, lo que le da su verdadero sentido", declara. "'Ella Enchanted' (Hechizada) combina fantasía y emociones reales".

CAPÍTULO SEGUNDO: EL ENCANTO DEL CASTING

Cada cuento debe tener un narrador y en el centro de ELLA ENCHANTED (Hechizada) hay uno que deleita al público con sus divertidas rimas mientras va contándonos la historia. Tommy O'Haver sabía que El Narrador marcaría el tono del cuento, y por eso, necesitaba que fuera un actor divertido y diferente por naturaleza. Entonces eligió a la estrella de "Monty Python", el cómico Eric Idle. "Sabía que tenía que contratar a alguno de los 'Monty Python' para la película", afirma O'Haver. "Tienen el descaro que yo estaba buscando, y además Eric puede ser también tierno y encantador, lo que te hace confiar en él mientras te guía por los vericuetos de esta aventura".

Pero lo más importante del casting era encontrar a la Ella de la película, una heroína que a pesar de vivir en un mundo antiguo de maldiciones místicas y míticos ogros, no deja de ser una chica moderna y hermosa. Desde el momento en que Tommy O'Haver vio a Anne Hathaway en "The Princess Diaries" (Princesa por sorpresa), supo que era alguien muy especial.

"Sabía que Anne era una chica fascinante pero me sorprendió aún más durante la película", declara O'Haver. "Me recuerda a Judy Garland en 'The Wizard of Oz' (El mago de Oz) porque conjuga la inocencia infantil con la seguridad e inteligencia de una mujer adulta. Era muy importante que el personaje reuniera sentido del humor y esa rapidez típica de la comedia y, por naturaleza, Anne es una cómica excelente. Además canta muy bien, lo tiene todo".

Hathaway estaba encantada con la mezcla que contenía el guión: alegría, fantasía y relaciones de verdad. "Yo veía a Ella como en una 'excursión' medieval en la que se encuentra con todos esos sorprendentes personajes y criaturas, pero donde también se hace fuerte y donde conoce el amor", comenta. "El personaje de Ella me sedujo porque es valiente y atrevida. Pero al mismo tiempo no sólo vive en la fantasía. Ella está convencida de que puede cambiar el mundo y hacerlo mejor".

Y añade: "También me encantó el sentido del humor presente en la historia, no sólo las partes cómicas, sino también las payasadas, el humor que hay en los gestos y todos los guiños modernos que se mezclan con bromas de tipo clásico. El resultado es la combinación de chistes de siempre con otros muy modernos. Esto se puede hacer porque es una película de fantasía en la que podemos dar rienda suelta a la creatividad. Ese es uno de los elementos que más me atrajeron".

Para Hathaway, ELLA ENCHANTED (Hechizada) era una oportunidad única de protagonizar una de esas películas que tanto le gustaban de niña. "Cuando era pequeña, las películas infantiles me decepcionaban porque eran demasiado simples", afirma. Y añade: "Sin embargo, este es el tipo de película que a mí me habría gustado ver porque desarrolla la imaginación de los niños, y además tiene ese ritmo y el ingenio de las películas para mayores".

Aunque Hathaway se volvió loca de alegría cuando consiguió el papel de Ella, también temía los números musicales. "Tommy O'Haver me había visto en el musical de Broadway 'Carnival', donde yo cantaba un poco, y por eso quiso que cantara en el papel de Ella. Pero no me considero buena cantante", afirma. "Tuvo que convencerme para que cantara en la película. Y eligió un número encantador con la canción de Queen 'Someone To Love'. Creo que no me parezco mucho a Freddy Mercury, pero lo hice lo mejor que pude".

Es la primera vez que Anne participa en escenas tan largas en las que actúa con un fondo azul, un escenario vacío que luego se llena de gigantes y serpientes creadas por ordenador. "El fondo azul es un poco inquietante", admite, "pero afortunadamente cuento con una imaginación desbordante, casi como la de 'Ella Enchanted' (Hechizada)".

Jane Startz comenta: "Ella es un personaje con un gran sentido del humor que se niega a someterse y lucha por lo que considera justo. "Siempre sabe cómo salir de los líos. Y Anne tiene todas esas cualidades, así que es absolutamente perfecta para el papel".

La elección de Hathaway obligó a los realizadores a encontrar al clásico caballero galán que busca su media naranja, el Príncipe Charmont. En el mundo medieval modernizado de ELLA ENCHANTED (Hechizada), el Príncipe Char es también una especie de chico de calendario al que persiguen las adolescentes. Se realizaron pruebas en Londres para encontrar un príncipe a la altura de esas apasionadas fans que le persiguen por todo el reino. Jane Startz explica: "¿Dónde mejor que en Londres para buscar a alguien encantador con alma de príncipe? Habíamos visto a una gran cantidad de actores británicos pero cuando le llegó el turno a Hugh Dancy, un actor sumamente atractivo y totalmente irresistible, supimos que era 'él'. Cuando Anne y él hicieron una prueba en voz alta, se produjo la química".

Tommy O'Haver también estaba muy impresionado con el porte real de Dancy. "No sólo contaba con el carisma, el físico y la inteligencia que necesitábamos, para ser el heredero del reino, sino que además tenía un gran sentido del humor", añade el director. "Anne y él congeniaron a la perfección".

Dancy, que había trabajado en "Black Hawk Down" (Black Hawk derribado) estaba muy intrigado con la extraña situación del príncipe. "En algunos momentos, el Príncipe Charmont parecía el típico príncipe de cuento", dice. "Pero es mucho más que eso. Es cierto que al principio parece un chico de calendario, pero lo largo de la película, cuando se enamora de Ella, descubre el verdadero significado de la palabra encanto, y comprende que debe asumir las responsabilidades del reino y hacer lo correcto".

Sin embargo, lo que más le gustaba a Dancy no era la gallardía del Príncipe Charm. "De hecho, lo que más me gustó al principio de la historia es que se parece un bufón", afirma. "Es un personaje cómico con todas las características de un príncipe perfecto, pero tienes que descubrirlas. Eso le hace mucho más interesante. No sólo es un personaje sacado de los dibujos, sino que es un joven de verdad que comete errores, corre riesgos y aprende a enfrentarse al futuro".

"La historia de amor me resulta muy real", declara. "Es cierto que se desarrolla en un mundo de cuento de hadas, pero es real porque habla de dos personas normales, Anne y yo, que se conocen y son diferentes. Aunque todo lo que les rodea son ogros, duendes y libros parlantes".

Una vez que encontraron a los protagonistas, el equipo de realización pudo dedicarse a buscar esos extraños personajes que intentan poner obstáculos a su historia de amor. La madrastra, Dama Olga, encabeza la lista y es tan divertida como malvada. Tommy O'Haver sólo podía pensar en una actriz: "Me encanta el trabajo de Joanna Lumley en 'Absolutely Fabulous' y sabía que ella podía interpretar a la malvada madrastra". Jane Startz añade: "Joanna hizo suyo el personaje, irradiaba 'Olguidad'. Daba en el clavo en todo, y además era muy divertida".

Lumley describe a Dama Olga como "totalmente superficial, materialista, ambiciosa y estúpida. Estúpida a la vez que astuta, y también tonta y codiciosa". Y continúa: "Me hace mucha gracia los planes que tiene para sus hijas, unas chicas tan repelentes y desagradables. Somos un trío de lo más malvado".

O'Haver contrató a la estrella irlandesa Patrick Bergin para interpretar al marido trepa de Dama Olga y padre de Ella, Sir Peter. O'Haver llegó aún más lejos al elegir a Vivica Fox, la actriz americana conocida por sus retratos irónicos de las mujeres modernas, para encarnar a Lucinda Perriweather, el "hada por excelencia" según sus propias palabras, y que se encarga de conceder a Ella el don indeseado de la obediencia. "Vivica imprimió tanto descaro y vitalidad al papel, que enseguida comprendes que no se trata del clásico cuento de hadas", explica O'Haver. "Es muy divertida".

En los papeles de las hermanastras, que esclavizan a Ella para satisfacer sus ambiciones de poder y todo lo que necesitan, los realizadores volvieron a Londres, donde descubrieron a Lucy Punch. Lucy Punch es una actriz británica que comienza a hacerse famosa y que había trabajado en televisión. Por su parte, Jennifer Higham, debuta en el cine como la cleptómana Olive en ELLA ENCHANTED (Hechizada). Las dos jóvenes actrices sorprendieron a los realizadores. "Realizaron un trabajo fantástico, nunca sabíamos lo que iba a salir de sus boquitas", afirma Tommy O'Haver. "Lucy y Jennifer se hicieron realmente con el papel, y junto con Joanna Lumley, llegaron a improvisar algunas escenas divertidísimas".

Para Lucy Punch, interpretar a la descarada y traicionera Hattie fue poner en práctica todas esas cosas que no había podido hacer en la vida real. "Al principio me costó trabajo, pero después me resultó muy divertido interpretar a alguien tan malvado, mezquino y terrible", dice Punch. Jennifer Higham comparte su opinión. "Me divertí muchísimo haciendo de tonta cleptómana", declara la actriz. "Pero creo que Olive también puede ser encantadora. Lo que pasa es que se deja influenciar por todo el mundo. Su madre se vuelve loca con el dinero y las joyas y ella la imita. De la misma forma su hermana se muestra muy malvada con Ella, y ella decide hacer lo mismo. ¡Pero una chica muy femenina, y yo me identifico con esa forma de ser!".

Los realizadores dieron otra vuelta de tuerca al elegir a quien desempeñaría el papel de Mandy, la leal niñera de Ella que le ayuda a dejar atrás la niñez y que conoce el hechizo de la obediencia al que está sometida. "Queríamos a una persona joven, divertida, atractiva y que fuera algo alocada. Minnie Driver es una gran estrella y una mujer hermosísima, que nunca había interpretado un papel como este. Así que cuando aceptó, estábamos encantados", explica Jane Startz. Driver comenta: "Me gustó mucho la originalidad de la película y pensé que sería divertido hacer de niñera porque no se parecía en nada a lo que había hecho hasta entonces".

Otro desafío fue Slannen, el duende que rompe todas las reglas establecidas. Él quiere ser abogado en lugar de cortejar a una duende, pero lo tiene prohibido por las estrictas normas que rigen en el reino. Tommy O'Haver empezó buscando una cara nueva y encontró al actor de teatro Aidan McArdle. "Aidan estuvo magnífico en la prueba y creo que ha sido un gran descubrimiento", afirma el director. "Le dimos una oportunidad y él la supo aprovechar".

McArdle se entusiasmó con su papel. "Slannen es un personaje muy descarado que está harto de que los duendes sólo sirvan para hacer chistes. Él se las da de persona seria, y resulta muy gracioso. Entonces aparece Ella y le convence de que puede cambiar las cosas y cumplir sus sueños", afirma. "Me encantó el personaje de Slannen, pero también ha sido un trabajo un poco extraño porque durante la película me ataron a un rueda giratoria, me lanzaron contra un muro y fui perseguido por la top model Heidi Klum que para mí era como un gigante. La verdad es que ha sido una experiencia totalmente sorprendente que no se parece nada a lo que he hecho hasta ahora".

Por último, Cary Elwes, que se dio a conocer en la fábula cómica "The Princess Bride" (La princesa prometida), realiza una importante aparición en el papel de Sir Edgar. Se trata del escurridizo y superficial tío del Príncipe Charm, el gobernador del reino que desterraba a todos los seres no humanos al bosque para quedarse con toda sus tierras. Elwes encajaba a la perfección en este guión tan original. "Para mí era un cuento con moraleja, con gran sentido del humor y con esas referencias modernas que lo hacen tan sorprendente", afirma. Y añade: "En ningún momento me lo tomé como una película para niños, porque al leerlo me había partido de risa. Creo que es una película apta para todos los públicos".

Para desempeñar el papel de Sir Edgar, Elwes sabía exactamente qué debía hacer. "Edgar es pura maldad. Sólo piensa en sí mismo, es conspirador y malicioso, y sus planes son realmente diabólicos. Es un verdadero tirano. Y todos deseamos que le den su merecido".

CAPÍTULO TERCERO: LUCES, CÁMARA, CUENTO

El diseño de ELLA ENCHANTED (Hechizada) era muy decidido y ambicioso para una película de este calibre. El objetivo de Tommy O'Haver era combinar el vestuario y los escenarios coloristas, cómicos y anacrónicos con los números musicales a gran escala con melodías pop crean un mundo de ensueño. La idea era crear un mundo de dulce en el que triunfara el amor y la libertad y cuyos colores fueran tan vivos y brillantes que parecieran sacados de los dibujos de Warner Bros y de un clásico en Technicolor.

Siempre quisimos rodar en Irlanda, ya que en ese país las montañas son verdes y los bosques frondosos. Además confiábamos en las magníficas instalaciones de los Estudios Ardmore de Dublín para construir los escenarios. "Es el país de las hadas", dice O'Haver comentando su decisión de rodar en la Isla Esmeralda. Estar en Irlanda es algo mágico de por sí. Es un país que reunía todas las condiciones necesarias, salvo que no había cielos azules. Llovió mucho, por lo que tuvimos que recrear el cielo por ordenador.

Para darle el toque "medieval-moderno", los realizadores acudieron al diseñador de producción tres veces nominado a los Oscar Norman Garwood (entre cuyos trabajos se encuentran la obra de arte de Terry Gilliam "Brazil" y la aventura fantástica de Steven Spielberg "Hook"). Garwood había sido el director artístico de "Time Bandits" de Terry Gilliam, una de las películas favoritas de Tommy O'Haver y también colaboró en el cuento de Rob Reiner "The Princess Bride" (La princesa prometida).

Garwood comenzó investigando para recrear un diseño medieval auténtico, desde las modestas casas de la aldea con vigas de madera hasta los castillos góticos con arcos inverosímiles. "Decidí que tenía que definir bien el estilo medieval y después divertirnos con los elementos modernos", explica. "Cuando terminas de investigar ya puedes añadir toques de humor".

Garwood se divirtió muchísimo. Tommy O' Haver puso en marcha la aldea de Frell, un lugar que él define como el típico barrio residencial a las afueras de la ciudad del Medio-oeste americano, pero con un toque medieval. En Frell, la el plato fuerte de Garwood era un muro medieval, la "Galería de Frell", una estructura completa de dos plantas como "Wands R Us", con elegantes avenidas, puentes con arcos y un ascensor de madera, accionado a mano con un rueda.

Garwood se fijó en los diseños celtas y escandinavos buscando ese estilo "desmedido" para crear Giantville, donde el salón nupcial albergaba chimeneas abiertas, fuentes de fuego, hornos y majestuosos artesonados. "Quería que aportar un grano de humor a esos gigantes. Ya habíamos visto gigantes en otras películas, así que quería crear un mundo reconocible pero que al mismo tuviera rasgos únicos".

Después creamos la gran ciudad de Lamia, hacia donde se dirige Ella para romper el hechizo de la obediencia. Garwood diseñó Lamia siguiendo el modelo de la ciudad moderna más importante que existe: Nueva York. "Queríamos que se asemejara al Downtown de Manhattan", explica, "pero en lugar rascacielos pusimos castillos. Como referencia utilicé una conocida fotografía de Nueva York de los años cuarenta. A partir de esa foto dibujé una fachada medieval con castillos, lo que le daba un aspecto familiar y al mismo tiempo totalmente sorprendente".

En su tónica cargada de humor, Garwood llegó a añadir taxis medievales a sus diseños. Tal y como él mismo nos explica: "También estaban basados en los típicos taxis neoyorquinos, ¡aunque en este caso se trata de carruajes pintados en amarillo ocre decorados con una raya a cuadros!". Y es que, tal y como afirma Tommy O'Haver "Norman Garwood ha creado la metrópolis perfecta de la Edad Media".

El castillo del Rey en Lamia fue uno de los platós más elaborados de la película y gran parte de su diseño se basó en la arquitectura autocrática, tan popular en Alemania e Italia durante la Segunda Guerra Mundial. "Quería reflejar la astucia y la megalomanía de Edgar", afirma Garwood. "Por ese motivo concebí el Gran Salón como un espacio enorme en el que todo está en su sitio pero repleto de objetos dedicados al culto personal de Edgar. Incluso tienen un ascensor. ¡A este dictador no le falta de nada!"

Garwood siempre tuvo presente que estaba diseñando una película que pretendía cautivar la imaginación de un público de todas las edades. "Nunca he pensado que se tratara de una película para niños, porque no quería darle una apariencia infantil", afirma. Lo que pretendía era darle un aspecto divertido, cargado de imaginación, que gustara tanto a grandes como a pequeños".

Al igual que Garwood, Ruth Myers (que cuenta en su haber con dos nominaciones a los Oscar por sus diseños de vestuario) se dejó influir por la tradición y el humor más desternillante a la hora de diseñar sus vestidos. "Cuando estás diseñando para un cuento de hadas tienes que dar un toque extravagante", nos explica. "Quería que los trajes hicieran volar la imaginación de la gente a ese mundo de fantasía, que cobraran vida. Evidentemente, queríamos que los diseños fueran muy originales, pero también que reflejaran todo lo que la gente sabe sobre hadas, ogros, duendes y gigantes para que, desde el primer momento en que aparecieran en la pantalla, los espectadores los identificaran inmediatamente y se metieran de lleno en la historia".

Al igual que Norman Garwood, Myers comenzó investigando los trajes tradicionales de la Edad Media, desde los adornos y los largos vestidos de las mujeres hasta las túnicas y las botas altas de los hombres. Después les añadió el toque divertido, incluyendo claras reminiscencias a los años 60 y 70 (Botas go-go, blusas campesinas de crochet...) e incluso prendas que dejan el ombligo al aire y que mezclan el estilo medieval con ciertas influencias de la serie 'I Dream of Jeannie' (Mi bella genio)".

En todos y cada uno de sus diseños queda patente la única exigencia de Tommy O'Haver: diversión, estilo caleidoscópico y colores llamativos. "Desarrollé paletas de colores para cada personaje", afirma. "Ella y el Príncipe Charmont siempre aparecen con tonalidades azules, mientras que Edgar siempre va vestido de rojo. Como no podía ser de otra manera, las hadas van de rosa. Hattie va vestida de naranja brillante mientras que Olive lleva tonos lila y violeta que denotan su personalidad". A la hora de vestir a las criaturas más fantásticas del bosque, Myers se inspiró en referencias orgánicas. "Los duendes son de la tierra, por eso son verdes y recuerdan a las hojas, mientras que los gigantes se parecen más a los troncos de los árboles, por lo que en su vestimenta destacan los tonos marrones", nos cuenta la diseñadora. "Por su parte, los ogros van vestidos del color de las rocas y las piedras".

Los diseños de Myers inspiraron al reparto que se sintió completamente transformado por el genuino encanto de sus diseños. "La verdad es que con tanto rosa y tanta purpurina me sentía como una hada de verdad", asegura Vivica Fox. "Mi vestuario y mi peinado eran asombrosos... ¡Había algo mágico en ellos!"

Evidentemente, algunos personajes se crearon por ordenador, como Benny, el Libro Parlante, y la serpiente Heston, una de las criaturas preferidas de Tommy O'Haver. "Me encanta el personaje de Heston porque ha reavivado mi pasión por los dibujos animados. Me recuerda las malvadas serpientes de algunos clásicos, el Sir Hiss de 'Robin Hood' y Kaa del 'Libro de la selva' pero con su propia personalidad", asegura. "Ver cómo lo creaban me resultó una experiencia completamente nueva, con mucha magia".

La Magia era exactamente lo que pretendía captar el director de fotografía John de Borman. "Tuvimos que trabajar muy duro hasta conseguir el aspecto que queríamos", comenta. "Buscábamos una atmósfera que tuviera algo de fábula o de sueño, por eso comencé haciendo fotografías digitales de todas las localizaciones y platós. Después, manipulé los colores para que todo lo que apareciera en pantalla, desde el cielo hasta la tierra, destacase por sus tonos brillantes y pasteles, propios de los cuentos de hadas. Luego, convencí a los productores para que todo el material filmado pasara por el filtro digital, de tal manera que la cinta tuviera coherencia. Fue un proceso muy intenso".

De Borman se empapó de un sinfín de clásicos del cine de Technicolor, entre ellos "The Wizard of Oz" (El mago de Oz). "También me centré en los exteriores y en las escenas nocturnas, todo con el fin de proporcionar a la historia un aspecto mágico. Además, creamos una luna muy especial que desprendía un color turquesa que, aunque no es demasiado natural, le da ese aspecto que caracteriza a los dibujos animados", explica.

En cuanto a los problemas de escala (que surgían por ejemplo a la hora de mezclar en pantalla a los gigantes con los duendes y los humanos) la solución la dio el supervisor de efectos especiales: Angus Bickerton. Tommy O'Haver señala: "No contábamos precisamente con el presupuesto de 'El señor de los Anillos' así que tuvimos que aplicar soluciones mucho menos tecnológicas". "Pero ha quedado muy bien, porque hemos creado un mundo de cómic donde puede pasar cualquier cosa".

CAPÍTULO CUARTO: UN AMOR PRINCIPESCO

Para todos los que participaron en la producción (tanto el reparto como el equipo técnico) los momentos más desternillantes se produjeron durante el rodaje de dos números musicales que forman parte de la historia. Desde el principio, Tommy O'Haver tenía claro que quería una canción para Ella y el Príncipe Char. La canción, que debía interpretarse durante la boda de Giantville, era un elemento clave para la película y el desarrollo del romance. Una noche, mientras charlaba con Anne Hathaway en su apartamento de Dublín, comenzó a sonar en su equipo de música "Someone to Love", de Queen.

"La verdad es que no había pensado utilizar esa canción, pero en cuanto empezaron a sonar los primeros acordes, nos enganchó", recuerda. Anne empezó a mover los labios como si estuviese haciendo 'playback' y se puso a bailar. Entonces supe que esa era nuestra canción".

O'Haver contrató los servicios de Bruno Tonioli, que contaba con una amplia experiencia como coreógrafo de números musicales, vídeos de música y películas. Tonioli colaboró estrechamente con todo los miembros del reparto, y eso que prácticamente ninguno era bailarín profesional. Durante un intenso periodo de dos días, trabajaron sus movimientos hasta tener la soltura suficiente para resultar divertido y espontáneo. "Quería dar instrucciones muy precisas a todo el mundo para que, cuando llegara la hora de la verdad, sólo tuvieran que concentrarse en las emociones de sus personajes", explica.

Uno de los grandes retos de Tonioli residía en que sus números tenían que encajar con el espíritu de la película. "Me inspiré mucho en el sentido del humor de Tommy y en la imaginación de los decorados... sólo así pude crear algo que encajara con un mundo de fantasía", comenta. Y añade: "Lo más importante es que los actores se lo pasaran bien mientras bailaban, que disfrutaran. . Y creo que eso es se refleja en la pantalla".

Tommy O'Haver concluye: "Me encanta incluir números musicales en mis películas, porque son explosiones de energía que sorprenden al público y les transportan a otro lugar", comenta. "El primer número musical de ELLA ENCHANTED (Hechizada) tiene lugar durante la boda en Giantville y es muy divertido. Despertó tanto entusiasmo en el reparto y en el equipo técnico, que tuvimos que incluir otro número, al final de la película".

En el segundo número de baile, que cierra la película con un guiño y una floritura, la música está basada en el gran éxito de Elton John "Don't Go Breaking My Heart". Para Vivica Fox era la mejor manera de poner punto y final a una producción mágica y misteriosa. "El último número musical es mi escena favorita, porque participar en él me pareció fantástico. Me recordaba a las grandes producciones antiguas de Hollywood pero con un aire totalmente actual".

CANAL COMPRAS