• Inicio Sugerir Modificar

Dina


Cartel de Dina

Noruega, década de 1860, en el lavadero de su casa, involuntariamente, Dina causa un horroroso accidente y, de un solo golpe, pierde a su madre y el amor de su padre. Abrumado por la pena, el padre de Dina no puede ni mirar a su pequeña, y se separa de ella dejándola al cuidado de sus sirvientes. Pronto la niña se vuelve ingobernable, una criatura salvaje poco dispuesta a hablar e incapaz de leer. Su único amigo es Tomas, un muchacho estable.

Viendo el estado de la niña, un buen amigo de la familia (Depardieu) habla con el padre y consigue que éste acepte un tutor que intente devolver a la niña a la civilización. Dina va poco a poco saliendo de su aislamiento gracias a su pasión por el violonchelo y a la ayuda de su tutor, pero sigue tan obstinada e imprevisible como siempre; la relación con su padre sigue siendo muy fría y la niña sigue confortándose conjurando al fantasma de su madre, fantaseando sobre su encuentro con ella en el mundo de los espíritus.

Los años pasan y Dina se convierte en una hermosa joven (Bonnevie) bastante peculiar y algo salvaje todavía. A pesar de la diferencia de edad, y en contra de su propio padre, se casa con el Jacob, el amigo de la familia, y se va con él a Reinsnes, la factoría que Jacob lleva junto a su anciana madre Karen (Wenche Foss ) y sus dos hijastros Niels (Mads Dittmann Mikkelsen) y Anders (Jorgen Langhelle). Jacob pronto se dará cuenta de que la voracidad de su joven mujer se extiende a todos los aspectos de la vida, entusiasmado pero también exhausto, comienza a cuestionarse si la pasión por la vida de Dina no acabará con él.

El hijastro más joven (Anders) y la madre de Jacob están muy unidos a la nueva señora de la casa, pasando por alto sus excentricidades y sus costumbres inapropiadas para una dama. El hijastro mayor (Niels) tiene sus propias ideas sobre la fortuna de Jacob y su propia posición en el negocio familiar. No aprueba a Dina.

Dina tiene buena cabeza para los números y poco a poco se hace con la contabilidad en Reinsnes. Para disgusto de Niels, Jacob la anima en su interés por los asuntos financieros, llevándola incluso con él en un viaje de negocios a Bergen. Jacob se divierte viendo como los comerciantes se escandalizan al ver a su joven mujer fumando y negociando como uno más, pero incluso él mismo se sorprende cuando Dina insiste en parar a ver la ejecución pública de un enemigo del estado. Una cara entre la multitud llama su atención: es el enigmático Leo (Eccleston) que reaparecerá en determinados momentos de su vida antes de cambiarla del todo.

Desgastado por la obsesiva sexualidad de Dina, Jacob busca paz en el hogar de una viuda local. Mientras repara su tejado, cae y se rompe una pierna. Dina insiste en llevar a su marido a casa para su recuperación. Jacob empeora y su muerte parece inminente, entonces Dina toma las riendas, ella sabe como hacer que nunca la abandone.

No asiste al funeral de su marido, sino que se encierra en su habitación comportándose como una salvaje y negándose a hablar como hizo años atrás. De nuevo es su antiguo amigo Tomas quien la ayuda, pero esta vez (ante la insistencia de ella y el asombro de él) convirtiéndose en su amante.

Jacob acompaña ahora a su madre en el otro mundo y aparece también ante Dina… tampoco la ha abandonado.

Niels decide encontrar la última voluntad de su padre y arrebaterle el control del negocio a la esposa de su padrastro, pero Dina termina con su luto y asume sus deberes como jefa de Reinsnes.

Al contrario que todos, Dina parece no ser consciente de su embarazo e incluso rechaza cualquier comentario al respecto. Cuando marcha a los bosques a dar a luz, es de nuevo tomas quien va a su busca. Aunque ella lo niega, él está convencido de que el niño es suyo.

Aun a pesar de las muchas objeciones del padre de Dina, el bebe es bautizado con el nombre de Benjamin sin ningún respeto a la tradición de dar un nombre familiar al primer descendiente. Todo empeora cuando Dina arremete contra su madrastra Dagny. La familia se ofende de nuevo cuando Dina, que no tiene tiempo para bebes, decide dejar a su pequeño al cuidado de una nodriza soltera (Stina) que acaba de perder su propio hijo, pero nadie se atreve a discutir con Dina, y Stina, poco a poco, va creando su propio hogar en Reinsnes criando a Benjamin como si fuera su propio hijo.

Un fuego en el granero de Reinsnes obliga a desalojar una fiesta en un barco anclado cerca del fiordo, de repente aparece un extraño que se lanza al rescate… es el misterioso ruso Leo Zjukovskiij que causa un efecto hipnótico en Dina… juntos se harán cargo del rescate. Leo se marcha con la promesa de volver mientras dina se alborota con la llegada de un violonchelo que perteneció a Lorch, su amado tutor. La melancolía regresa a Reinsnes.

Cuando Dina se entera de que Stina está ambarazada de Niels, le dice a éste que, o se casa con la mujer a la que ha violado, o se marcha para siempre de Reinsnes… sabe que Niels ha estado robando en el negocio.

Leo vuelve a Reinsnes y Dina espera que esta vez se quede. Niels, ante las amenazas, propone matrimonio a Stina, pero ella le rechaza y Niels se suicida. Cuando Leo se marcha de nuevo, Dina se entrega a Tomas pero le sugiere que se case con Stina.

El padre de Dina le dice a su hija que sabe donde puede encontrar al misterioso ruso, está entre rejas acusado de tramar contra el gobierno. Ella va a buscarlo a Bergen segura de que le podrá ayudar pero sólo le permiten una corta visita antes de expulsarla de la prisión. De vuelta a casa sólo piensa en una cosa: si Leo vuelve, nunca la volverá a abandonar.

     Título original: I am Dina
     Año: 2002
     Duración: 125 min.
     Nacionalidad: Suecia, Francia, Noruega
     Género: Drama.
     Distribuidora: Vertigo Films

 

Comentario

"Esta es la historia de una niña de 8 años que, accidentalmente, mata a su madre. Desde entonces es rechazada por todo el mundo, sobre todo por su padre. Para seguir viva, hace un pacto con la naturaleza, con los fantasmas y con los demonios. Mantiene viva a su madre creando un fantasma e invocándolo siempre que lo necesita. Dina crece y se convierte en una mujer muy fuerte estrechamente relacionada con la naturaleza y con sus propios demonios. Visto desde la perspectiva de aquella época, la década de 1860, es una provocativa mujer que abusa de los hombres, muy violenta y cabezota. Está entre la vida y la muerte, pero para ella eso no importa porque ambos mundos se le presentan como reales. Será Leo, un anarquista con fuertes convicciones, quien consiga devolverla a la vida y hacerla darse cuenta de que pertenece al mundo de los vivos y no de los muertos.

Siempre quise hacer una película de época, sobre todo porque hay tantas tan aburridas… fue como si decidiéramos que no estaban realmente relacionadas con sus sentimientos más íntimos, con los verdaderos caracteres… sobre todo en las películas escandinavas, por ejemplo, parece que todos los personajes de raza negra tienen que ser personas introvertidas sin derecho a expresarse y gritar lo que sienten. Por eso me decía a mi mismo, que si hacía una película de época, la haría como una moderna con personajes modernos. No creo que sólo por vivir en el siglo XXI seamos más modernos que hace cien o doscientos años; de hecho pienso que somos más antiguos y puritanos que ellos. Creo que ésta es una película que incluso provocará al espectador.

Espero también satisfacer a los fans de la novela pero no porque la película sea un fiel reflejo del libro, sino porque verán una nueva historia en un nuevo medio. Cine y literatura son dos medios distintos y si crees que puedes añadir imágenes al libro estás cometiendo un error.

Mucha gente no estuvo de acuerdo conmigo en la elección de la actriz porque en el libro, Dina tiene unas características físicas totalmente diferentes a las de Maria, que es una mujer mucho más pequeña pero, desde mi punto de vista, mucho más erótica.

Fue muy fácil dirigir a Depardieu, básicamente le dije que Jabob es un niño. Cuando conoce a Dina, es seducido rápidamente y se convierte en un chaval de 14 años. Gerard no tuvo ninguna dificultad en interpretar a este niño. De hecho, creo que es una de sus actuaciones más interesantes.

El casting fue química pura. Tuvimos actores ingleses, suecos, noruegos, daneses, franceses… quizá es el mejor casting con el que he trabajado. Son todos maravillosos, incluso se retaban entre ellos.

No hay nada malo en Hollywood, pero Hollywood pone condiciones y no te da la libertad que yo necesitaba para hacer una película como Dina, el resultado nunca hubiera sido el mismo. Mi suerte ha sido que yo fui a Hollywood al principio de mi carrera, así que no es un misterio para mí. Existen en Europa muchas posibilidades de financiación, así que no encuentro razón para marcharme allí. Si eres un cineasta con ambición no hay razón para marchar a Hollywood a menos que no quieras hacer cosas como "Misión imposible". El mundo también necesita esa clase de películas, pero I am Dina es una cinta europea y nunca podrá ser otra cosa.

A la gente que me pregunta por qué no rodé en noruego les contesto: ¿por qué Doctor Zhivago no se rodó en ruso? Su lo hubieran hecho, a lo mejor hubieran visto la película 200.000 personas. El inglés es un buen idioma para el cine y es necesario para proyectos más ambiciosos y caros. Un buen proyecto no tiene que ser caro, yo odio hacer películas caras. Me hubiera encantado que la película hubiera costado sólo $5 millones, pero no es el caso. Así que, si quieres hacer una gran película tienes que hacerla en inglés… son las reglas del mercado, no puedes ir contra eso".

CANAL COMPRAS