• Inicio Sugerir Modificar

César y Zain


Cartel de César y Zain

Dos chicos, uno español y otro indio, han entrado en contacto por Internet movidos por su afición al ajedrez. Un lenguaje ancestral y un medio novísimo que no conoce fronteras. ¿Pueden muchachos de orígenes culturales tan distintos hacer compatibles sus definiciones de valores verdaderamente universales en la turbulenta situación actual?

     Título original: César y Zain
     Año: 2004
     Duración: 86 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Documental.
     Fecha de estreno: 03/06/2005
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: El Deseo, S.A.

 

Comentario

Durante los años 1999 y 2000, con ocasión del rodaje de la serie documental "El Laberinto de Tíbet", - que recibiría un Premio Ondas en 2001 - tuve la oportunidad de acercarme a un mundo lejano y misterioso, el del misticismo budista. Para un agnóstico como yo, pero también curioso impertinente, aquella inmersión fue una experiencia apasionante que me confirmó que la historia y el presente de muchos pueblos es imposible de entender si hacemos abstracción de las raíces religiosas que impregnan su pensamiento y su vida cotidiana.

A principios del 2001 quise continuar aquella experiencia cruzando el Himalaya y buscando en la India, en el pensamiento hindú, las raíces filosóficas del budismo. Así nació "Sadhus, los Hombres Santos de la India" - Magnolia Award en el Festival de Shanghai en 2004.

Fue precisamente al finalizar el rodaje de este documental cuando conocí en Delhi a Zaín Awan, un joven musulmán, estudiante de periodismo. De su mano conocí a la comunidad musulmana que vive desde hace siglos en el corazón de la India, en el Viejo Delhi, y de la de su familia y amigos, por primera vez en mi vida, me acerqué al Islam.

No a un Islam protagonista de la vida política como sucede en buena parte de los países de población musulmana, sino vivido y practicado en la India, que con sus más de mil doscientos millones de habitantes es la mayor democracia de la Tierra.

Supe de la afición de Zaín, también compartida por mí, a jugar ajedrez por Internet y cómo así, chateando mientras se mueven las piezas en el tablero, había conocido a muchos chicos de lugares y culturas muy distintas a la suya.

A uno de ellos en España, César.

César y Zaín querían conocerse.

Después de los atentados del 11 de Septiembre de 2001 me planteé que sólo el conocimiento mutuo puede ayudarnos a evitar la lucha de civilizaciones a la que algunos sostienen que estamos abocados. Decidí continuar mi recorrido por las grandes religiones acercándome a ese mundo tan próximo y a la vez tan desconocido que es el Islam, y pensé que César y Zaín podían colaborar en ese empeño.

Cuando poco después pusimos en marcha el proyecto documental, decidimos ayudarles a hacer realidad su sueño de conocerse y conocer el mundo del otro.

Así nació "César y Zaín".